Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
B Laura y la muerte de su esposo (MEDITENLO!!)

B Laura y la muerte de su esposo (MEDITENLO!!)

Ratings: (0)|Views: 472|Likes:
Published by shabedekam

More info:

Published by: shabedekam on May 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
Fragmento de predicación por el pastor Alejandro Bullon, durante la campañadel Madison Square Garden, New York,USA
Hace un año y medio, dos años tal vez, fui a la ciudad de Presidente Prudenteen el interior de Sao Paulo. Estaba dirigiendo una semana de oración en laiglesia y me dijeron: pastor, tiene que visitar a Laura. Hacia unos 15 días habíarecibido el golpe mas brutal que una mujer puede recibir. Tenia una familia linda,Laura toca arpa como nadie; ella es paraguaya pero vive hace muchos años enBrasil, toca el arpa maravillosamente. Su esposo un hombre dedicado a laiglesia, un hombre de esos que trabajan por las almas. Salía del trabajo, llegabaa la casa, cenaba, hacían dormir a los niños y salía con Laura a hacer el trabajomisionero. El predicaba y ella tocaba el arpa, el cargaba el arpa para ella. Y elsábado en la tarde, los niños cantaban, Laura tocaba, él predicaba, era unafamilia linda.Un día a las siete de la mañana Laura, su esposo y los niños estaban cantando,haciendo su culto matinal; antes que el esposo saliese para el trabajo, cuandoalguien toco la puerta, salió a abrir el esposo con la Biblia en la mano, salió paraabrir y ver quien era. Él abrió, y un hombre a 50 centímetros de él con unaescopeta de cañón corto, sin una palabra de explicación dio un tiro que hizo unhueco en el pecho de él. Cayo instantáneamente muerto. Laura corrió, todos losvecinos salieron a ayudar, el hombre ya estaba muerto. Laura se vistió de negro,tenia el cabello largo hasta la cintura; y no recibía a nadie. Los vecinos y losamigos ayudaban a alimentar a los niños porque Laura moría literalmente, ibamuriendo cada día.Y fui a visitar a Laura, decirle ¿qué cosa?. Laura me reconoció, yo no la conocíapero ella me conocía, aparentemente mi visita significo alguna cosa especialpara ella. Ella decía: Pastor, solo quiero que me responda una pregunta ¿Por 
 
qué? y ahí me contó. Mi marido era así, era un buen hombre, un hombre digno,trabajador, un hombre de Dios. Dígame, ¿Por qué?. Si al menos ese hombreque lo mato hubiese dicho te mato por esto, pero ni siquiera esto.¡Ah, hermanos! Decir que cosa a una mujer así. Termine la semana de Oraciónen Presidente Prudente y fui a visitar nuevamente a Laura. Dentro de 2 mesescomenzaría el grande campamento de jóvenes en Brasil en el que se reunióveinte mil jóvenes. Fui a visitar a Laura y le dije, Laura, la Unión te va el pasajepara ti, para tus hijos, para toda la familia, el hospedaje, la alimentación ennuestro campamento en Julio. Anda para allá, tu tocas el arpa bonito, para queno sientas que estar recibiendo todo sin hacer nada por lo menos toca el arpaallá. Y ella me dice, pastor, nunca mas, yo no quiero ver el arpa nunca mas enmi vida. Ese arpa me recuerda a mi esposo, nunca mas quiero ver el arpa. Yo ledije, de todas maneras la Unión te esta pagando todos los gastos para ir alcampamento, estas invitada, eres invitada de la Unión.Pasaron dos meses. El campamento de Brasilia comenzó y un día la encontréen una de las calles de la gran ciudad que habíamos construido ahí para los jóvenes. La abrace, le dije Laura, que bueno que estés aquí. No le preguntenada del arpa. No le pregunte nada de nada. La sentí triste, pero un día ella mebusco y me dice: Pastor, los hermanos trajeron el arpa, no fui yo quien traje elarpa, los hermanos trajeron el arpa. Yo nunca volví a tocar mas el arpa, yo no sesi me atrevería a tocar mas el arpa. Es algo que yo quiero olvidar.Un miércoles de noche predique este sermón que estoy predicando hoy y contéla historia de Laura. Dije, hermanos, Laura esta aquí esta noche y los hermanosde la iglesia trajeron el arpa aquí, solo que yo quiero hacer una invitación. Aquíesta el arpa y los hermanos trajeron el arpa, Laura, no se donde estés entreesas veinte mil personas, pero a pesar que no entiendes, a pesar que hay un por que enorme en tu cabeza, a pesar que tuviste ese sueño de vivir, de envejecer allado de tu esposo maravilloso, de ver tus hijos jóvenes junto con el, a pesar quetu sueño parece que se hizo agua. ¿Quieres darle a Dios también el privilegio desoñar? ¿Quieres decirle, Dios yo te doy el privilegio de soñar? yo se que tusueño es mayor y mejor que el mío. Si es así Laura, de donde estés ven y tocael arpa.Hubo como dos minutos de silencio y yo pensé que Laura no vendría, pero derepente Laura apareció y subió al tablado. Estaba llorando, tomo el arpa y tocoun himno que ustedes conocen muy bien, Nos veremos junto al río. Veinte milpersonas podían ver a una mujer que renacía de las cenizas, que se levantabaen medio del dolor y que le daba a Dios el derecho de soñar.

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->