Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CUENTOS INFANTILES 2

CUENTOS INFANTILES 2

Ratings: (0)|Views: 101|Likes:

More info:

Published by: THE READER GIFTER XD on May 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/22/2014

pdf

text

original

 
La esperanza de un sueñoUn pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol.Muy cerca del camino se encontraba un chapulín. -Hacía nde tediriges?, le preguntó.Sin dejar de caminar, la oruga contestó: -Tuve un sueño, anoche soñé quedesde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó loque vi en mi sueño y he decidido realizarlo.Sorprendido, el chapulín dijo mientras su amigo se alejaba: -Debes estarloco!, Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? -Tú, una simple oruga! Unapiedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco unabarrera infranqueable.Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies nodejaron de moverse.De pronto se oyó la voz de un escarabajo: -Hacía dónde te diriges contanto empeño?Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante: -Tuve un suo y deseorealizarlo, subiré a esa montaña y desde ahí contemplaré todo nuestromundo.El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo:-Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa.El se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó sucamino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestroamigo a desistir. No lo lograrás jamás! -le dijeron-, pero en su interiorhabía un impulso que lo obligaba a seguir. Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar yconstruir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. -Estaré mejor,fue lo último que dijo, y murióTodos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estabael animal s loco del pueblo. Haa construido como su tumba unmonumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno quemurió por querer realizar un sueño irrealizable.
 
Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos losanimales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en unaadvertencia para los atrevidos.De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse ycon asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la orugaque creían muerta.Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueronsaliendo las hermosas alas arcoiris de aquel impresionante ser que teníanfrente a ellos: Una mariposa.No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría. Se iría volando hastala gran montaña y realizaría un sueño, el sueño por el que había vivido, porel que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habíanequivocado.Dios nos ha creado para realizar un sueño, vivamos por él, intentemosalcanzarlo, pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos,quizá necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambioradical en nuestras vidas y entonces, con otro aspecto, con otrasposibilidades y con la gracia de Dios, lo lograremós.
El éxito de la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino 
. 
Mirando por la ventanaHabía una vez un niño que cayó muy enfermo. Tenía que estar todo el día en lacama sin poder moverse. Como además los niños no podían acercarse, sufríamucho por ello, y empezó a dejar pasar los días triste y decaido, mirando elcielo a través de la ventana.Pasó algún tiempo, cada vez más desanimado, hasta que un día vio una extrañasombra en la ventana: era un pingüino comiendo un bocata de chorizo, que entróa la habitación, le dio las buenas tardes, y se fue. El niño quedó muy extrañado, y aún no sabía qué habría sido aquello, cuando vio aparecer por la mismaventana un mono en pañales inflando un globo. Al principio el niño se preguntabaqué sería aquello, pero al poco, mientras seguían apareciendo personajes locospor aquella extraña ventana, ya no podía dejar de reír, al ver un cerdo tocandola pandereta, un elefante saltando en cama elástica, o un perro con gafas quesólo hablaba de política ...
 
Aunque por si no le creían no se lo contó a nadie, aquellos personajes teminaronalegrando el espíritu y el cuerpo del niño, y en muy poco tiempo este mejorónotablemente y pudo volver al colegio.Allí pudo hablar con todos sus amigos, contándoles las cosas tan raras quehabía visto. Entonces, mientras hablaba con su mejor amigo, vio asomar algoextraño en su mochila. Le preguntó qué era, y tanto le insistió, que finalmentepudo ver el contenido de la mochila:¡¡allí estaban todos los disfraces que había utilizado su buen amigo paraintentar alegrarle!!Y desde entonces, nuestro niño nunca deja que nadie esté solo y sin sonreir unrato.Sueño o ilusionHabía una vez un niño que se llamaba Pablo. Era un niño normal, aunque no deltodo. El no dormía. Nunca dormía. Y por su culpa, llamamos Ilusiones a lossueños y sueños a las ilusiones.Antiguamente, las ilusiones sólo las teníamos estando despiertos y los sueñosmientras dormíamos.Pero sucedió una gran tragedia.Como Pablo no dormía nunca, el Sueño estaba enfadado. Todas las noches, sequedaba a vigilar al lado de la cama del niño, esperando que diera unacabezadita y poder meterse dentro de él. Pero pasaban los días y el niño no serendía jamás. La Ilusión veía a Sueño a través de los ojos de Pablo y se mofabade él.-Soy más fuerte que tú, Sueño. Vete a buscar otro niño.-No me moveré de aquí. Finalmente tendrá que dormir y entonces me apropiaréde él y no te volveré a dejar entrar.Pasaba el tiempo y el sueño seguía expectante, vigilando a Pablo día y noche.Hasta que un día, ocurrió. La gran tragedia.La Ilusión, cansada de haber trabajado mucho ese día, decidió sacar lacabezita para respirar un poco de aire fresco, y el Sueño, que estaba alerta, lavió. Sin pararse a pensar, la cogió por los pelos, y tirando de ella, la sacó delcuerpo de Pablo, quedando éste dormido al instante.Cuando se liberó de la mano del Sueño. la Ilusión ya no pudo volver a entrar,porque Pablo dormía profundamente.

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Victoria_1978 liked this
OMCORTES liked this
Eduardo Sanchez liked this
Eduardo Sanchez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->