Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
20Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
BERNARD TSCHUMI Concepto Contexto Contenido

BERNARD TSCHUMI Concepto Contexto Contenido

Ratings: (0)|Views: 574|Likes:
Published by historiaucu

More info:

Published by: historiaucu on May 23, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/16/2013

pdf

text

original

 
Concepto, contexto, contenido.Bernard TschumiConcepto versus Contexto(s) No hay arquitectura sin concepto —una idea general, un diagrama o un esquema que dacoherencia e identidad a un edificio. El concepto, no la forma, es lo que distingue a laarquitectura de la mera construcción. Sin embargo, no hay arquitectura sin contexto(excepto para la utopía). Una obra arquitectónica está siempre situada o “en si¬tuación”,
 
localizada en un sitio. El contexto puede ser histórico, geográfico, cultural, político oeconómico. No es nunca sólo un asunto visual, o lo que en los años 80 y 90 se llamaba“contextualismo”, con cierto conservadurismo estético implícito.Dentro de la arquitectura, el concepto y el contexto son inseparables. Frecuentemente,también, están en con¬flicto. El concepto puede negar o ignorar las circunstancias quelo rodean, mientras que el contexto puede oscurecer o difuminar la precisión de una ideaarquitectónica.¿Debería prevalecer alguno de estos dos términos so¬bre el otro? La historia de laarquitectura abunda en deba¬tes entre los partisanos de la tabula rasa —el concepto— yaquellos del genius loci —el contexto— o, dicho de otro mo¬do, entre conceptosgenéricos y específicos. La respuesta puede descansar no en el triunfo de uno sobre otro,sino en explorar la relación entre ambos. Como punto de par¬tida, es útil ver tresmaneras básicas que tienen de relacio¬narse contexto y concepto:1. Indiferencia: donde una idea y su situación se igno¬ran absolutamente entre sí —untipo de collage accidental en el que coexisten pero no interactúan. El resultado pue¬denser tanto yuxtaposiciones poéticas como imposiciones irresponsables.2. Reciprocidad: donde el concepto y el contexto interac¬túan muy cercanamente,complementándose, pareciendo mezclarse en una entidad continua sin fracturas.3. Conflicto: donde se hace chocar estratégicamente el concepto con el contexto, en una batalla de opuestos que los obliga a negociar su propia supervivencia.Estas tres estrategias son válidas como aproximaciones ar¬quitectónicas. Seleccionar laadecuada para un proyecto dado es parte del concepto.Si estamos de acuerdo en que concepto y contexto invariablemente están relacionados,la pregunta que sur¬ge es si un concepto puede contextualizarse o, viceversa, si uncontexto puede conceptualizarse. Contextualizar el concepto significa adaptarlo a lascircunstancias de un si¬tio o situación política particular. Conceptualizar el con¬textosignifica transformar las idiosincrasias y restriccio¬nes particulares de un contexto en lafuerza que empuja el desarrollo de una idea arquitectónica o concepto, algo no muydiferente de la táctica del practicante de judo que utiliza la fuerza de su oponente para su propia ventaja.Concepto versus Contenido¿Qué pasa entonces con el contenido? No hay espacio ar¬quitectónico sin algo quetenga lugar ahí: no hay espacio sin contenido. La mayoría de los arquitectos empiezancon un programa, es decir, una lista de requerimientos del usuario que describe el propósito del edificio. En va¬rios momentos de la historia de la arquitectura, se haafirmado que el programa o la función pueden ser gene¬radores de forma, que “la formasigue a la función” o, qui¬zás, que “la forma sigue al contenido”. Para evitar entrar endiscusiones acerca de la forma per se o de la forma con¬tra el contenido, la palabraforma se reemplaza, aquí, por concepto. ¿Se puede sustituir la fórmula “la forma sigue ala función” por “el concepto sigue al contenido”?Sin embargo, el concepto de un edificio puede pre¬ceder a la inserción del programa oel contenido, ya que un contenedor neutral puede alojar numerosas actividades. Delmismo modo, un elemento programático puede exacerbarse o tematizarse de tal modoque se convierta en el concepto del edificio. Por ejemplo, en el Museo Guggenheim de Nueva York, Frank Lloyd Wright toma un ele¬mento implícito del programa —elmovimiento a través del edificio desde la entrada a la salida— y lo transforma en unconcepto en forma de rampa continua que, final¬mente, caracteriza al museo. El hechode que la configu¬ración de la rampa derive o no de la tipología de un esta¬cionamientoes algo secundario en relación al concepto general que determina al edificio.
 
El ejemplo anterior sugiere que la relación entre contenido y concepto, como aquellaentre concepto y con¬texto, también puede ser de indiferencia, reciprocidad o conflicto.Se puede guisar al aire libre —indiferencia—, en una cocina —reciprocidad— o en el baño —conflicto—, o podemos usar una bicicleta en una plaza —indiferen¬cia—, unvelódromo —reciprocidad— o en una sala de conciertos —conflicto.Un programa o contenido puede ser también utili¬tario o simbólico. Las relaciones deindiferencia, recipro¬cidad o conflicto se aplican en cada caso. Por ejemplo, unmemorial se puede hacer con agua, árboles y luz, o puede ser un club nocturno, concuerpos que bailan y sonidos estridentes. Por tanto, el contenido puede calificar odes¬calificar a los conceptos.Contenido versus Contexto(s)¿Qué hay de la relación entre el contexto y el contenido? Debates sobre los usosapropiados para cierto lugar se dan, comúnmente, fuera de la arquitectura, es decir, en lasociedad en general. La construcción de un aeropuerto en una reserva ecológica o de uncentro comercial en un cen¬tro histórico son ejemplos familiares de polémicasyuxta¬posiciones entre contexto y contenido. Sin embargo, tales yuxtaposiciones pueden llevar a cuestionar conceptos so¬ciales o arquitectónicos, como son, por ejemplo, las lí¬neas militares construidas dentro de túneles en los Alpes suizos durantela Segunda Guerra o el gran centro co¬mercial construido bajo el Louvre, en París. Enotras pa¬labras, un santuario para aves puede construirse en un parque, o no; una tiendaen un centro comercial, o una alberca en el océano. Las relaciones entre contenido ycon¬texto pueden ser, de nuevo, de indiferencia, reciprocidad o conflicto.Hechos versus interpretacionesAunque los arquitectos, por lo general, distinguen clara¬mente lo dado —el contexto— y lo concebido —el concepto—, la relación no es tan simple. En vez de algo dado, elcontexto es algo definido por el observador del mismo modo que un hecho científicorecibe influencia del obser¬vador. Los contextos son enmarcados y definidos por con¬ceptos, del mismo modo que la afirmación contraria es cierta. El contexto no es unhecho; es siempre resultado de una interpretación. El contexto de un preservacionista noes el mismo que el de un industrial. El primero ve el habitat para peces donde elsegundo ve el potencial para instalar turbinas que provean energía para miles. Elcon¬texto es comúnmente, ideológico y, por tanto, puede ser calificado o descalificadomediante conceptos.Una genealogía de conceptosLa historia de la arquitectura no es tan diferente de la his¬toria de la ciencia. Es unahistoria de formas de conceptualización. Elaborar conceptos significa empezar con preguntas o problemas que, comúnmente, se apoyan en conceptos anteriores, pero queno presuponen la existen¬cia de una solución o respuesta específica.A través de esta historia, los arquitectos han estado fascinados con tentaciones de utopíay universalidad, principalmente, por conceptos que puedan aplicarse, sin cambios, encualquier situación o cultura. De ahí nuestra obsesión con geometrías ideales, modelosmatemáticos y arquetipos sociales. Esto se aplica tanto a la era digital como se aplicó ala analógica. Si uno quiere reconstruir la genealogía de los conceptos arquitectónicos,encontrarí¬amos sin duda que la arquitectura está llena de presu¬puestos nocuestionados, incluyendo aquellas ideas pre¬concebidas que disimulan territorios prohibidos o no autorizados, reprimiendo nuevas invenciones y descubri¬mientos. Estagenealogía incluiría una lista de conceptos generales como orden, estructura, forma, jerarquía y otros específicos como basamento-en medio-arriba o planta libre. Aún másimportante, puede descubrir otra histo¬ria en la que los conceptos derivan,

Activity (20)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jose Ortiz liked this
Bia Goulart liked this
Mariana De Wendy liked this
rstandve liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->