Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
22Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Urbanización y metropolización en AL

Urbanización y metropolización en AL

Ratings: (0)|Views: 2,697|Likes:
Published by arvillamdp8704

More info:

Published by: arvillamdp8704 on May 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/18/2013

pdf

text

original

 
Urbanización
y
metropolitización
en
 Iberoamérica:
una realidad 
a
enfrentar 
en
el
siglo
XX
AmaliaInés
OFRAIGES
DE
LEMOS
LOS
ANTECEDENTES
Los
procesos
que
produjeron
la
urbanización
en
Iberoaméricadeben ser
con
-
siderados
como
un
fenómeno
multidimensional
donde
se
tienen que
analizar
los
problemas
económicas,
espaciales,
demográficos,
sociales,
culturales
y
políticos.
No
podemos
tener
una
visiónsimplista
y
mecánicadonde
se
relacione
con la
modernidad
a
las
situaciones políticas
y
económicas
con
dimensión
social
que
se
viven
en
América
Latina.
Para poder
hacer
ese
tipo
de
análisis
hayque considerar
los
espacios
carga
-
dos
de
tiempos,
con
desarrollos
diferentes
y
diferenciados
que
produjeron
unaorganización
territorial
con
características
estructurales
particulares
en
cada
región
o país de
este
continente.AméricaLatina
eshoy el
continente
más
urbanizado
y
al
mismo
tiempo
con
-
centra
algunas
de
las
áreas
metropolitanas
mayores
del
mundo
como
México,
SAo
Paulo,
Buenos
Aires,
Río
de
Janeiro
y
Caracas
entre
otras.
Esta
constataciónnos
lleva a
verque desde
los
primordios
de
la
ocupación
y
antes
de la
llegada
de los
europeos
la
organizaciónespacial
de
América Latina
ya
poseía una
realidad
urbana
según
podemos verificar
en
la
siguiente
arenga
de un
cacique
azteca:
«Aquí tenochcasaprenderéis
como
empezó
la
renombrada,
la
gran
ciudad,
México-Tenochtitlan,
en
medio
del
agua,
en el
tular,
en el
cañaveral,
 Anales de
Geografía
de
ía
Universidad 
Complutense,
n.» 16,
65-79
Serviciode Publicaciones.UniversidadComplutense.
Madrid,
1996
 
66
Amalia Inés
Geraiges
de
 Lentos
donde
vivimos,
donde
nacimos,
nosotros
los
tenocheas».(Crónicas
Méxicayotl).
Estos
escritos
nosmuestran quetenían
los
aztecas
conciencia
depertenecer
a
una
gran
ciudad
y
de
referencia
al
lugar
donde
se
realizaba
su
cotidiano.Con
la
llegada
de los
europeos,
africanos
y
asiáticos
en
diferentes
momen
-
tos
históricos—
llegaron
también
las
diferentes
etapas
de
la
«modernización»
que
crearon
la
identidad que
hoy
llamamos
de
«latinoamericana».
Esaprofundadicotomía, que
crea
en la
población
la
sensación
de
vivir
en
dos
mundos
al
mis
-
mo
tiempo,
y
que
vive la
experiencia
de
estar material
y
espiritualmente
en un
mundo
que
no
llega
a
ser
totalmente
moderno.
Milton Santos
en
su
libro
 Ensaios
sobre
a
Urbaniza~&o
Latino
Americana
(1982) escribe: «En
América
Latina,
la
génesis
del
fenómeno urbano
es
diferente. En
principioeste
es el
único
conti
-
nente
que
conoce
elementos
de
modernización
durante
el
período
del
comercio
en
gran
escala.
Este
hecho
le
confiere
una
especificidad,
ya que
las
ciudades quefueron fundadas
para
responder
a
las
necesidades
de los
intercambios
se
benefi
-
cíaron
con los
elementos
de
modernización
de la
época»
(p.
12).
Esta
afirmación
del
autor
al
respecto
lo
hace
comparar
el
fenómenourbano
con los
continentes
africano
y
asiático
afirmando:
«En
AméricaLatina
la
colonización
se
fundaba
enla
expansión
agrícola
y
la
explotación
mineral,
responsables por
el
comercio
que
alimentaba
la vida
urbana»
(p.
13).
Comolos
tiempos
de esos
espacios
fueron
producidos
antes
de la
revolución
industrial,
las
ciudades
de
AméricaLatina
vivían una
paulatina
europeización.
La
sociedadurbana
en
clases,
donde
los
«peninsulares»
ocupaban
la
cima
de la
pirámide, era
naturalmente
aceptada
por
los
indios
y
negros
—los
que
más
sufrí 
-an
esta dominación.
«Lo
que
no
excluye
la
rebelión
de
determinadas
clases
en
algunas ciudades:
las
revoluciones
o
“movimientos
sociales”
tenían
un
carácterurbano»
(p.
13).
En
Iberoamérica
los
diferentes momentos
económicos, sociales
y
políticos
que
se vivió
en
sus
períodoshistóricos
conformaron
lo
que
Milton
Santos
deno
-
minó «UnaGeografía
de la
Urbanización
en
América
Latina».
Esta
Geografía permitió
la
formación
diferente
entre
las
llamadas
«facha
-das»
Atlántica
y
la del
Pacífico
que dan características
propias
al
poblamiento
y
al
proceso
de
urbanización
de
estas regiones.
Las diferencias
se
inician
con sus
cuadros
físicos.
En
la
costa
Pacífica
las
abruptas
montañas que
como
columna
vertebral
se
extienden
de
Norte
a
Sur,
con
pequeños
valles
alternantes
entre
algunos
longitudinales,
y
otros
transver
-
sales,
orientaron
la
penetración,
dificultándola
así 
como
las
comunicaciones.
Los
obstáculos
del
relieve
sostuvieron
incluso
el
poder
de los
«caciques»
locales
y
regionales
y
lo
que
probablemente
dio origen
a
la
formación
de
tantos
estados
nacionalesdesmenbrados
de
los
antiguostres
virreinatos:
el
de
Nueva
España,
Nueva
Granada
y
el de
Peru.
La
fachada
Atlántica, con
relieves
más
suaves
de
llanuras
y
mesetas
para
el
interior,
con los ríos
que nacen
en el
litoral
—Serra
do
Mar—
y desagUan en el
 
Urbanización
y
metropolitización
en
Iberoamérica:
una
realidad 
a...
67
este
—cuenca
del
Plata—
ayudaron
las
entradas
de la
población
«que
se
orien
-
tan
en
la
misma
dirección
y
facilitan
también
la
penetración»
(Santos,
M. p. 15).
En
la
fachada
del
Pacífico
la
explotacióneconómica
es
minera,
la
agricultu
-
ra
comercial
es
prácticamente
del siglo
XIX.
En
la
del
Atlántico,
al
contrario,
se
inicia la
organización
espacial
con la
agricultura
comercial,
la
explotación
mIne
-
ra
es
bastanteposterior
Milton
Santoscontinuaanalizando
la
Geografia
de la
urbanización
latinoa
-
mericanadiciendo
que:
«En
el
lado
del
Atlántico
se
siente
la
necesidad
de
trans
-
portar
grandes
masas
de
productos
pesados
(por
ejemplo,
azúcar,
tabaco,
algo
-
dón,
trigo);
en el
lado
del
Pacífico,
al
contrario,
se
transportan
pequeñascantidades,
sin
embargo
de
granvalor
(por
ejemplo:
oro
y
plata)».Estas
ciudades
estaban
localizadas
en el
interior
del
territorio
donde
se
encontraban
las
minasproductoras
y
al
respecto
se
refiere
el
autor antes
citado:
«necesitaban
estar
próximas
de la
actividad
principal,
actividad que
exigía
gran
vigilancia
por
parte
del “fisco” (el
sistema
impositivo
español
era más
pesadoen
relación
al
sistema
portugués;
entre
otros
existían
los
impuestos
siguientes:
“donativo”
(tributación indígena),
“avería”
(tasa
de
transporte),
“alcabala”
(tasasobre
las
ventas),
“quinto” (quinta
parte
de la
producción
de
las
mis
-
mas...»)
(p.16).
Había
que
localizar
también
un
puerto
que
no
siempre
estaba
próximo
al
emplazamiento
productivo, era
un
puerto
subsidiario
y
con
muy
pocas
actividades
de
sostenimiento
a la
gran riqueza
que exportaba:
Guayaquil,
Callao
y
hasta
Buenos
Aires en
relación
a
Potosi.
Las ciudaddes
del
litoralAtlántico
eran
al
mismo
tiempo puerto,
lo
que
significaba
una mayor
relación
con
las
metrópoliseuropeas
y
al
mismo
tiempo
una
facilidad
en
su
expansión
y
comunicación,
beneficiadaspor
las
condiciones
físicas.
Surgidas
en
la
necesidad
de
mantener
las
zonas
agrícolas
próximas,
ellas
fueron
los
nudos
de
conexión
de
las
redes
que
se
formaron
entre
las
áreas
de
producción
y
las
áreas
distribuido
-
ras
y
consumidoras.
«La
proximidad
de los
contactos
aumenta
la
productividad
de la
red,
con
lo
que
se
produce
una mayor
y
más
rápida
acumulación
de
los
recursos.
La
activi
-
dad
agrícola
permite
mayordistribución
de
rentasque
la
extracción
minera»
(p.
16). «Se
intensifican
y
aumentan
los
productos
“para
la
ciudad
y
en
la
ciudad”,
lo
que
resulta
en un
aumento
de
la
población
y
en
los
empleos».Hay
una
multi
-
plicación
de
actividades
que
la
ciudad
diversifica
en sus
funciones:
los
comer
-
ciantes,
los
estancieros
y
agricultores
enriquecidos,
los
empleados
administrati
-vos, los
peones
y
trabajadores
del
puerto,
así 
como
las
funciones
religiosas
y
militares,
«...
por
lo
tanto
menossensibles
que
las
ciudades
mineras
a
las
fre
-
cuentes
crisis
económicas,
lo
que
es
tanto
más
verdadero
en
cuanto
en
la
región
se
cultive
más
que
un
producto.
Por
ejemplo:
Buenos
Aires,
trigo
y
ganado;
Salvador,azúcar
y
tabaco;
Recife,azúcar
y
algodón»
(p. 16).
Las fachadas del
Atlántico
y
la
del
Pacífico
poseían cada
una
de
ellas
unaorganización
espacial
expresada
en
las
formas
económicas
diferentes que
desa
-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->