Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Entre el discurso y la práctica

Entre el discurso y la práctica

Ratings: (0)|Views: 196 |Likes:

More info:

Published by: Norman Simón Rodríguez on Jun 01, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial No-derivs

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/26/2013

pdf

text

original

 
 Entre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la práctica::::Una aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianos
 █ 
 █ 
 
 █ 
 █ 
1111
ENTRE EL DISCURSO Y LA PRÁCTENTRE EL DISCURSO Y LA PRÁCTENTRE EL DISCURSO Y LA PRÁCTENTRE EL DISCURSO Y LA PRÁCTIIIICACACACA
Una aUna aUna aUna aproximación a la cultura pproximación a la cultura pproximación a la cultura pproximación a la cultura poooolítica delítica delítica delítica delos dirigentes cololos dirigentes cololos dirigentes cololos dirigentes colommmmbianosbianosbianosbianos
Norman Simón RNorman Simón RNorman Simón RNorman Simón Roooodríguezdríguezdríguezdríguez
****
 
“Pero el charlatán, sin descanso, insistía en que poseía mágicos poderes y, además, daba un plazo para cumplir su propuesta”.
“El charlatán”. Jean de la Fontaine (1621-1695).
Para los colombianos es ya folklórico decir que los políticos prometen pero nocumplen, que sus palabras no se corresponden con sus actos. La palabrahablada y el obrar pueden ser indistintamente discursos políticos (ya lo ve-remos más adelante), por lo que debe existir armonía entre lo que se dice y loque se hace, para que haya consistencia en la argumentación. Si lo llevamosa términos más concretos, la coherencia moral en los gobernados y gobernan-tes es condición ineludible para todos los procesos de cambio y mejora socia-les. Desde el trueque de un voto por un sancocho o una invitación a bailarhasta la falta de transparencia del servicio público administrativo, serán loscasos que nos tendrán ocupados a lo largo de este escrito. Partiremos conuna exposición conceptual básica para el abordaje del tema, seguiremos conanálisis de casos típicos y por último retomaremos lo dicho para dar algunasconclusiones.
*
Estudiante de Ciencia Política, Universidad Nacional de Colombia sede Medellín. Investigador del grupo Gestión yPolíticas Públicas Territoriales de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la misma universidad. Artículoprotegido por la Creative CommonsAttribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License (mayo de 2010).Información sobre la licencia enhttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/. Correo electrónico:normansimonr@gmail.com.
 
 Entre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la práctica::::Una aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianos
 █ 
 █ 
 
 █ 
 █ 
2222
El discursoEl discursoEl discursoEl discurso y la políticay la políticay la políticay la política
En este primer momento nuestratarea será dar a nuestro análisisun soporte conceptual que nos sir-va de criterio para las próximassecciones. Aquí asumiremos lasnociones no apegados con rigor auna tradición teórica sino en sustérminos más generales.La existencia del hombre se da ensu relacionamiento con su entorno. Apoyándonos en diversas simbolo-gías, los seres humanos establece-mos vínculos que llevan a lamodificación de otros humanos yde nosotros mismos. Esos vínculosse dan gracias a que realizamosacciones y actos. Una acción se di-ferencia de un acto, primordial-mente, en que el acto no tiene unaincidencia directa sobre otros sereshumanos, pero la acción sí. Entrelas modificaciones posibles encon-tramos, por ejemplo, la de alterarla mentalidad de los demás, suconducta y sus estados afectivos. A ésta la llamamos
sugestión 
y puededarse por vías racionales (argu-mentación analítica-lógica) y porvías emocionales, con todos los ma-tices que se pueden encontrar.Gracias a esta interconexión entrelas personas, deducimos que el serhumano no sólo existe para sí ypara quienes le rodean inmedia-tamente. La propia existencia de-pende, en gran medida, de lasinteracciones e instituciones que sedan a un nivel macro, es decir,allende los límites de la privacidad(más allá de la familia). De estamanera introducimos la noción dedependencia social. Merced a ladependencia, la conducta de un serhumano está influida por todos losdemás y puede también, en mayoro menor grado, influir en la de losotros. Sin pretender explicar elorigen o evolución histórica de lacomunidad política, diremos que suprincipal característica es la inter-acción entre seres humanos inter-dependientes. Aún más, tal modode relacionarnos con nuestros se-mejantes implica juegos de poder.Las desigualdades entre individuosson inherentes a la comunidad y,dada la existencia de propósitosdiversos en cada uno, se debe pre-sentar una
norma 
que indique elcómo obrar o el cómo no obrar enlos casos de la vida cotidiana segúnuna principialística (jurídica y mo-ral) adecuada.Retomemos el axioma de la digni-dad humana, que establece que sia cada ser de la naturaleza se ledebe tratar de acuerdo a su esenciaparticular (dignidad), entonces alos hombres y mujeres se les debetratar como humanos dignos. Deahí que si el fundamento de la ac-ción social
1
es la promoción de ladignidad humana, todo procedi-miento organizativo de la colectivi-dad debe tender a ello. Cuandoesas acciones sociales tienenhechos sobre la vida de la comuni-dad macro, estamos frente a proce-
 
1
En este contexto, la acción social denota a todaacción ocurrente entre dos o más personas.
 
 Entre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la prácticaEntre el discurso y la práctica::::Una aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianosUna aproximación a la cultura política de los dirigentes colombianos
 █ 
 █ 
 
 █ 
 █ 
3333
dimientos políticos. Valga aclararque asumimos la política como
or- ganización de lo social sobre valo- res razonables compartidos.
  Ahora bien, no todo lo que haga-mos tiene una connotación política.Por esta razón, hablamos de quedebe existir un tipo especial de ac-ción que tenga su zona de influen-cia en la organización social: la
acción política 
. Y decimos que
debe 
existir porque si no existiera, lainfluencia de un humano sobreotro(s) sería absolutamente impo-sible. Como dijimos, esas influen-cias son realizadascomunicativamente (aunque hayinfluencias que no son comunica-das sino
invisibles 
, como veremos).Hemos dicho que todo obrar políti-co es necesariamente una acción,sin importar el código o simbologíausado. Como ejemplo, un desfilemilitar el 20 de julio
2
es un discur-so, así como lo es una alocuciónpresidencial. Evidentemente, haycomunicación implícita en los doscasos, porque se emite un mensajecodificado o simbolizado, el cual esrecibido. Del mismo modo, las di-námicas de la opinión pública y lasvotaciones son mensajes que lasociedad civil y el sistema políticoen general envían a los represen-tantes. Ahora bien, no toda acciónpolítica es una acción comunicati-va. Esto se explica porque haymensajes que
no 
son recibidos (oemitidos). Cuando en nuestro país
2
El 20 de julio es el día nacional de Colombia.
un alcalde sustrae dinero del era-rio público de manera ilegal, yoculta, su obrar afecta a la socie-dad (hay menos recursos para in-versión) pero ésta no se da porenterada, no hay comunicación.Dado que la argumentación racio-nal exige comunicación (es decir,argumentos visibles y entendibles),la corrupción administrativa es-condida es un elemento destructorde la política: los valores sobre loscuales se funda la organizaciónsocial son no comunes y/o extermi-nadores de la sociedad. En estapremisa basamos, entre otras, laimportancia de hacer transparen-tes la gestión pública y la opiniónpública
3
.Chaïm Perelman (1997) nos da unavisión del discurso político comomedio ideal para ejercer influenciasobre las personas a nivel social. Acomodándose a su auditorio(quienes están recibiendo el men-saje), el orador puede mover a losdemás a pensar y actuar de unadeterminada manera, sea a travésde argumentos lógicos, aseveracio-nes emotivas o ambos. Sin embar-go, surge una dificultad: ¿cómoimpedir que a través de la retóricase incite a la destrucción de lasbases mismas de la política? Enotras palabras: ¿cómo impedir quela población de un territorio (físicoo virtual) sea persuadida para
3
Entendemos gestión pública en un sentido restringi-do como gestión estatal. La opinión pública es elgermen de la formación de voluntad política en lasociedad.

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Robert Taquire liked this
Elmer liked this
Daniel liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->