Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Del crecimiento económico al desarrollo humano

Del crecimiento económico al desarrollo humano

Ratings: (0)|Views: 3,357|Likes:
Published by Alberto Christin
Capítulo del informe Delors La Educación encierra un tesoro
Capítulo del informe Delors La Educación encierra un tesoro

More info:

Published by: Alberto Christin on Jun 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/18/2013

pdf

text

original

 
Capítulo 3Del crecimiento económico al desarrollo humano
El mundo ha experimentado durante los últimos cincuenta años un auge económico sinprecedentes. Sin proponerse hacer un balance exhaustivo de ese periodo, lo que rebasaría su mandato,la Comisión quisiera recordar, ateniéndose a su propia perspectiva, que esos avances se deben antetodo a la capacidad del ser humano de dominar y organizar su entorno en función de sus necesidades,es decir, a la ciencia y a la educación, motores fundamentales del progreso económico. Sin embargo,consciente de que el modelo actual de crecimiento tropieza con limitaciones evidentes en razón de lasdesigualdades que induce y de los costos humanos y ecológicos que entraña, la Comisión estima nece-sario definir la educación no ya simplemente en términos de sus repercusiones en el crecimientoeconómico, sino en función de un marco más amplio: el del desarrollo humano.
Un crecimiento económico mundial muy desigual
La riqueza mundial ha venido aumentando considerablemente desde
1950
gracias a los efectosconjugados de la segunda revolución industrial, el aumento de la productividad y el progreso tecnológico.El producto interior bruto mundial ha pasado de 4 a
23
billones de dólares y durante el mismo periodo seha triplicado con creces el ingreso medio por habitante. El avance técnico se ha difundido rápidamente;por no citar sino un ejemplo, cabe recordar que en el lapso de una vida humana la informática ha pasadopor más de cuatro fases sucesivas de desarrollo y que en
1993
las ventas mundiales de terminalesinformáticos superaron 12 millones de unidades(1). Esto ha transformado profundamente los modos devida y los estilos de consumo, y se ha conformado de manera casi universal el proyecto de mejorar elbienestar de la humanidad mediante la modernización de la economía.Sin embargo, esa forma de desarrollo fundado únicamente en el crecimiento económico hasuscitado profundas desigualdades y los ritmos de progresión son muy diferentes según el país y laregión. Por ejemplo, se calcula que más del 75 % de la población mundial vive en países en desarrollo ysólo cuenta con el 16 % de la riqueza mundial. Más aún, según los estudios de la Conferencia de lasNaciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), están disminuyendo en la actualidad losingresos de los países menos adelantados, cuya población se cifra en 560 millones de habitantes. Seestima que dichos ingresos ascienden a 300 dólares por año y por habitante, en comparación con 906 enlos demás países en desarrollo y 21.598 en las naciones industrializadas.Por otra parte, se han acentuado las desigualdades a raíz de la competencia entre los países y losdistintos grupos humanos; la desigualdad de distribución de los excedentes de productividad entredistintos países y dentro de algunos considerados ricos revela que el crecimiento agrava la fractura entrelos más dinámicos y los otros. Se diría que algunos países van abandonando la carrera en pos decompetitividad. Estas desigualdades se explican en parte por el disfuncionamiento de los mercados y porla índole intrínsecamente desigualitaria del sistema político mundial, además de estar estrechamentevinculadas al tipo de desarrollo actual que atribuye un lugar preponderante a la materia gris y a lainnovación.
1 Para el conjunto de estos datos véase PN UD, Informe sobre el Desarrollo Humano, 1995. Harla S.A.de C.V., México, 1995.
 
Demanda de una educación con fines económicos
Se observa que, debido a la presión del progreso técnico y la modernización, durante el periodo quenos ocupa ha venido aumentando en la mayoría de los países la demanda de una educación con fineseconómicos. las comparaciones internacionales ponen de relieve lo importante que es para laproductividad el capital humano y, por consiguiente, la inversión en educación(2). Las relaciones entre elritmo del progreso técnico y la calidad de la intervención humana se tornan cada vez más visibles, asícomo la necesidad de formar agentes económicos capaces de utilizar las nuevas tecnologías ymanifestar un comportamiento innovador. Se exigen nuevas aptitudes y los sistemas educativos debenresponder a esta necesidad, no sólo garantizando los años estrictamente necesarios de escolaridad o deformación profesional, sino formando científicos, personal innovador y tecnólogos de alto nivel.Asimismo se puede situar en esta perspectiva el auge experimentado estos últimos años por laformación permanente, concebida ante todo como acelerador del crecimiento económico. En efecto, larapidez de las mutaciones tecnológicas ha dado lugar, en las empresas y en los países, al imperativo dela flexibilidad cualitativa de la mano de obra. Es primordial seguir e incluso preceder los cambiostecnológicos que afectan permanentemente a la índole y organización del trabajo. En todos los sectores,incluida la agricultura, se requieren competencias evolutivas articuladas a la vez en conocimientos ycompetencias profesionales actualizadas. Esta evolución irreversible se opone a la rutina y lascalificaciones adquiridas por imitación o por repetición y se constata que son cada vez más importanteslas inversiones denominadas inmateriales como la formación, conforme produce sus efectos la«revolución de la inteligencia»(3). En estas circunstancias la formación permanente de la mano de obraadquiere la dimensión de una inversión estratégica que entraña la movilización de varios tipos deagentes: el sistema educativo, los formadores privados, los empleadores y los representantes de losasalariados. Así pues, en numerosos países industrial izados se observa un aumento considerable de losrecursos financieros asignados a la formación permanente.Todo indica que esta tendencia se va a intensificar a raíz de la evolución del trabajo en lassociedades modernas. En efecto, el carácter de este último ha experimentado un profundo cambiodurante los últimos años, en los que se ha observado en particular un aumento neto del sector terciarioque hoy emplea la cuarta parte de la población activa de los países en desarrollo y más de las dosterceras partes de la de los países industrializados. la aparición y el desarrollo de «sociedades de lainformación», así como la continuación del progreso tecnológico, que constituye en cierto modo unatendencia importante de fines del siglo xx, subrayan su dimensión cada vez más inmaterial y acentúan elpapel que desempeñan las aptitudes intelectuales y cognoscitivas. En consecuencia, ya no es posiblepedir a los sistemas educativos que formen mano de obra para un empleo industrial estable; se tratamás bien de formar para la innovación personas capaces de evolucionar, de adaptarse a un mundo enrápida mutación y de dominar el cambio.
Distribución desigual de los recursos cognoscitivos
En los albores del siglo XXI, la actividad de educación y formación en todos sus componentes se haconvertido en uno de losprincipales motores del desarrollo. También contribuye al progreso científico ytecnológico y al avance general del conocimiento, que constituyen los factores más decisivos delcrecimiento económico.
2 Edward F. Denison:
Why growth rates differ. Postwar experience in nine western countfies.
Brookings, 1967.3 0livier Bertrand,
Education et travail,
estudio realizado por la Comisión.
 
Ahora bien, es evidente que numerosos países en desarrollo se encuentran especialmentedesprovistos de estos recursos y sufren de un grave déficit de conocimientos. Es cierto que laalfabetización y la escolarización ganan terreno entre las poblaciones de los países del Sur, lo quepermitirá tal vez reequilibrar a largo plazo las relaciones económicas mundiales (véase el Capítulo 6),pero siguen siendo muy graves las desigualdades en materia científica y de investigación y desarrollo;en 1990, el 42,8 % de los gastos se efectuaba en América del Norte y el 23,2 % en Europa, encomparación con el 0,2 % en el África Subsahariana o el 0,7 % en los Estados Árabes(4). El éxodo deprofesionales hacia los países ricos acentúa este fenómeno.
El éxodo de profesionales hacia los países ricos
Los países en desarrollo pierden cada año miles de especialistas, ingenieros, médicos, científicos,técnicos. Frustrados por los bajos salarios y la limitación de oportunidades en sus países, se marchan a países más ricos donde se puedan aprovechar y remunerar mejor sus talentos.
El
problema se debe en parte a un exceso de producción. Con frecuencia, los sistemas educativos de 
los
países en desarrollo se organizan en función de necesidades propias de los países industrializados y capacitan demasiados profesionales de alto nivel. Somalia, por ejemplo, produce cerca de cinco veces más graduados de los que el país puede emplear. En Costa de Marfil el desempleo de los profesionales alcanza al 50 %.Los países industrializados se benefician de las capacidades de los inmigrantes. Entre 
1960 y 1990,
Estados Unidos y Canadá recibieron más de un millón de profesionales y técnicos procedentes de países en desarrollo. El sistema educativo de los Estados Unidos depende en gran parte de ellos, en 
1985,
en las instituciones de enseñanza de ingeniería eran extranjeros aproximadamente la mitad de 
los
profesores auxiliares menores de 35 años. Japón 
y Austria
también han procurado atraer inmigrantes altamente calificados.Esta pérdida de trabajadores calificados representa una severa hemorragia de capital. Según estimaciones del servicio de investigaciones del Congre 
so
de Estados Unidos, en 
1971-1972
los países en desarrollo, en conjunto, perdieron una inversión de 20.000 dólares en cada emigrante calificado, lo queequivale a un total de 646 millones de dólares. Parte de esta cantidad retorna en forma de remesas, pero no en escala suficiente para compensar las pérdidas.Es posible que algunos países tengan más personas capacitadas de las que pueden utilizar, pero otros están perdiendo especialistas que necesitan urgentemente. En Ghana, el 60 % de los médicos que estudiaron a comienzos de los años 80 vive hoy en día en el extranjero, situación que plantea una escasez crítica en los servicios de salud. Se calcula que, en conjunto, entre 1985 y 1990 África ha perdido hasta 60. 000 administradores de nivel medio y alto.Incumbe a los países en desarrollo tomar medidas para reducir esas pérdidas. Es preciso que adapten sus sistemas educativos para que correspondan mejor a sus necesidades prácticas y que mejoren el manejo de sus economías. Pero para eso también tienen que tener un mejor acceso a los mercados internacionales.Fuente.
PNUD.
Informe sobre Desarrollo Humano 1992,
págs. 134-135, Santa Fe de Bogotá, TercerMundo Editores, 1992.
4 UNESCO, Informe Mundial sobre la Educación 1993. Madrid, 1993.

Activity (12)

You've already reviewed this. Edit your review.
Mayra Ruiz added this note
jhkjhkjhkjk
1 hundred reads
1 thousand reads
Nisho Guzman liked this
Mari Ulloa liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->