Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
57Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Poder en el Perú

El Poder en el Perú

Ratings:

4.85

(13)
|Views: 17,965 |Likes:
GRUPOS DE PODER ECONOMICO EN EL PERU
GRUPOS DE PODER ECONOMICO EN EL PERU

More info:

Published by: Arquitecto JAMES DAVID ROJAS QUISPE on Jun 06, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/06/2013

pdf

text

original

 
LOS NUEVOS DUEÑOS DEL PERÚ 
Francisco Durand 
* (Quehacer, octubre-noviembre 2004)
La curiosidad reina cuando quienes poseen la riqueza en grado sumo se afananpor demostrar en privado lo que tienen y esconder al público cuanto tienen. Laacicatea el hecho que son y se sienten poderosos al extremo y porque esa islade prosperidad en medio de un mar de pobreza constituye un problema. Losricos temen ser tocados, rodeados, acosados, abrumados, atacados, o alabados-interesada o sinceramente-, por el pueblo que trabaja o depende de ellos. Por lotanto, mejor ocultarse.
Poderes ocultos
Lo que sabemos de ellos es poco. La propiedad anda repartida entre variasramas de las grandes familias, o manejada por holdings -compañías quecontrolan compañías-, ese ingenioso invento norteamericano de los años 20para esconder lo que se tiene, y también porque es controlada por muchascorporaciones extranjeras. Si no fuera por la bolsa de valores, y la obligación dereportar al público quien tiene qué -en tanto algún derecho informativo existepara poder comprar acciones-, y de la internet -que socializa la información-,estaríamos en una oscuridad mayor. Aún así, muchas empresas no operan enbolsa y permanecen cerradamente familiares. De otras sabemos poco porqueoperan en el extranjero. Además, cambian de manos con frecuencia, lo quedificulta un seguimiento.El Estado ciertamente conoce mucho, sea porque recibe las declaraciones juradas de impuestos, o por contar con información sobre propiedades einversiones. Pero la guarda celosamente; muy rara vez sale a la luz. Nosabemos, por ejemplo, quiénes son los principales pagadores del impuesto a larenta, aunque sospecho que encontraremos nombres como Dionisio RomeroSeminario y Pedro Brescia Caferatta, dos conocidos jefes de los grupos depoder económico (GPE) nacionales de mayor peso. Ni siquiera los contratos deestabilidad tributaria, ese ejemplo de privilegios legales en la era de laglobalización económica, que obliga a los Estados más que a las empresas, yconcede por escrito rentas a los “grandes inversionistas”, contratos a vecesabusadamente interpretados, -caso de las eléctricas Luz del Sur y Edelnor-, sepublican. Son leyes secretas hechas para los grandes poderes que los demásno deben conocer, menos criticar.La prensa informa de sus negocios, cierto, pero suele alabarlos en lugar decriticarlos. Si por ahí un periodista audaz, o un director amargado, echan un leñaal fuego que consume a quienes critican a los dueños corporativos del Perú, lapoca crítica se ahoga rápidamente en un mar de publireportajes y
 
contracampañas a las cuales se prestan muchos. En tiempos de paz el silenciose paga con publicidad.
Poderes revelados
Pero la curiosidad termina predominando y siempre hay alguien dispuesto ahacer revelaciones. Para satisfacer esa insaciable interés sobre quién poseequé, investigadores amateurs y profesionales, empíricos y científicos, se hanesforzado por revelar los secretos mejor guardados de la sociedad capitalista.Uno de los primeros en hacerlo fue Ricardo Lagos, el actual presidente delvecino país prusiano, quien en 1961 publicó el libro
La concentración del poder económico: su teoría, realidad chilena 
. Imprimió cinco ediciones en seis años.Otros le siguieron. En el Perú, Carlos Malpica escribió allá por 1965 el ahorafamoso
Los dueños del Perú 
.En esos años el poder de los “barones del algodón y del azúcar”, todavía relucía,a pesar de estar cada vez más a la sombra de las multinacionales, ycompitiendo con nuevos empresarios nacionales de origen europeo. El casomás conocido fue el de Luis Banchero Rossi, el magnate de la pesca al que sele negó entrada en el exclusivo y hereditario Club Nacional. Estos empresariosemergentes blancos siguieron insistiendo en ser invitados a los saraos de lasmansiones de Miraflores y San Isidro y los clubes exclusivos, hasta que ungeneral, Velasco, acabó con sus propiedades y abrió las puertas del podereconómico a otra generación, quienes de pronto pasaron a ser los más fuertesrepresentantes del sector privado nacional.Tres ediciones de esta obra famosa se agotaron en dos años. Fue inclusopopular entre los propios
dueños 
, quienes, según me relatara el propio Malpica,le pedían autógrafos o lo criticaban por haber cometido la terrible omisión de noconsiderarlos en la lista siendo, según insistían,
vecinos notables 
, parte cierta,comprobada de las
grandes familias 
de valles alejados.No han faltado similares esfuerzos en otros países, que muchas veces siguieronla claridad denunciativa e informativa del peruano. Este se limitó a listar familias,haciendas, y empresas, con rigurosidad de ingeniero, descubriendo que lariqueza habla por si misma. En Colombia, Silva Colmenares publicó
Los verdaderos dueños de Colombia 
(1977). En otros lares, Hughes y Quinteroeditaron
Quiénes son los dueños de Panamá? 
(1987). En México Concheiro,Gutiérrez y Fragoso publicaron
El poder de la gran burguesía 
(1979). Rosariotambién hizo lo suyo en el Caribe con
Dueños de la República Dominicana 
 (1988). En el Uruguay, Stolovich, Bértora y Rodríguez sacaron el muy popularlibro
El poder económico en el Uruguay actual 
(1988). Acevedo lo hizo en laArgentina con
Quién es quién: Los dueños del poder económico 
(1990 ), seguidopor Majul, con
Los dueños de la Argentina 
(1992).
 
Volvamos al Perú. En tiempos más recientes, y luego del estéril afánexpropiatorio del alocado presidente García en 1987, una ola de información sefiltró desde el ejecutivo para atacar a la “nueva oligarquía” liderada por los GPE.El Instituto Nacional de Planificación iba a filtrar información con su última acciónde importancia antes de que el presidente Fujimori lo cerrara para siempre. Esosactos audaces fueron seguidos por acuciosas investigaciones del Congreso,desde donde el entonces senador Malpica volvió a la carga con más bríos,exigiendo información y demandando documentos. De allí salió otra generaciónde sus libros titulada con menos acierto
El poder económico en el Perú 
(1989) ypublicada en varios tomos. Acompañaron al ya legendario investigador el textomás analítico de Alcorta,
Concentración de capital en el Perú 
(1987), coninformación compilada en la Bolsa de Valores de Lima, y el de Anaya,
Los grupos de poder económico 
(1991), basado en datos de Contribuciones.También destacó el esfuerzo multidisciplinario de Campodónico, Castillo yQuispe, investigadores de DESCO, con el sugerente título
De poder a poder 
 (1993). En cuanto a la adaptación de los GPE a los nuevos tiempos, eso quealgunos llaman reingeniería, la obra más elaborada es la de Vásquez,
Estrategias del poder: grupos económicos en el Perú 
(2000).
Reconfiguración del poder económico
Dado que un título bueno ayuda a la diseminación de ideas, me atengo a latemprana inspiración malpiquiana. Debemo entender los cambios profundosocurridos desde 1990. Ese nuevo mapa es fundamental para ubicar a las eliteseconómicas de la sociedad peruana del siglo XXI, quienes se han convertido enel actor político más influyente. Lo dicho no debe sorprender pues en nuestrosiglo sucede acá y acullá. Como dijera un multimillonario norteamericano, “escierto que existe la lucha de clases y la estamos ganando nosotros”.El análisis del nuevo mapa del poder económico también sirve para contrarrestarla prédica neoliberal vigente, que usa términos vagos como
fuerzas de mercado 
 y
grandes inversionistas 
. Además, insisten en mantener discutibles supuestosteóricos como el del
equilibrio general 
y la
competencia perfecta.
Estosconceptos con dados cargados, a los cuales se añade un nuevo, el
ruido político 
  –que implícitamente admite que no se debe espantar a los inversionistas-,ocultan más que explican la realidad vigente y desvían nuestra atención de larealidad propietaria de nuestro tiempo.La transformación ocurrida en parte nos asemeja a lo que el país era cuando,antes de la revolucion velasquista de 1968, y en plena etapa oligárquica, Malpicasacó su primer libro. El país vivía con un Estado pequeño y una economíadominada por el sector privado nacional, liderada por las grandes familiasoligárquicas y algunas multinacionales (MN). A diferencia del pasado, hoy seconfigura una nueva y dura realidad: existe un predominio sofocante de las MN,combinado con la entrada agresiva de GPE de países latinos, entre los cualesdestacan las provenientes del vecino prusiano, y se observa el debilitamiento o

Activity (57)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Mei-chan Annie liked this
luis liked this
Jackeline Margot liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->