Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El retorno de la heroína 2006

El retorno de la heroína 2006

Ratings: (0)|Views: 192 |Likes:
Published by jongkilove
Repunte de la heroína
Repunte de la heroína

More info:

Published by: jongkilove on Jun 07, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2012

pdf

text

original

 
EL REtoRNo DELA hERoíNA
el aumento de la producción afgana y de los decomisos en espaÑa y la aparición de nuevos consumidores vaticinan un repunte en el consumo de la droga maldita 
Sólo han pasado veinte años de los chutes
y de los dramas provocados por el caballoy parecen borrados de la memoria colec-
tiva. Responsables de la lucha contra la
droga, de la sanidad y de ONG advierten
que la heroína no ha desaparecido y que suconsumo puede aumentar en los próximos
años. Lo avalan el incremento de la oferta
y de los decomisos. Los análisis realizados
a papelinas revelan, además, cómo enga-ñan los tracantes a los consumidores.
as ciras en España
cantan
: la policía haincautado en lo que va de año el triple de
heroína que en el mismo periodo de 2005.
Hasta el 10 de septiembre, se habían in-tervenido 349 kilos de este opiáceo, cira
estratosérica para los responsables dela Brigada Central de Estupeacientes
(BCE):
“Son cantidades altísimas. Cuan-
do hablamos de heroína no hay barcosque lleguen con dos o tres toneladas…
 Decomisar 30, 40 o 60 kilos son golpes
espectaculares para nosotros”,
explica
un responsable policial.
Las estadísticas aún no reflejan nada. Lacocaína sigue siendo la reina de las drogas
ilegales, la marihuana se percibe como lamenos peligrosa, las de
diseño
siguen ensu línea, pero de la heroína, de la droga
maldita que causó estragos en los años
ochenta, nadie parece o quiere acordarse.
¿O sí? Antes del verano, varios respon-
sables de la lucha antidroga hicieron unvaticinio que da pánico: el caballo (nom-bre coloquial de la heroína) puede volvera
trotar 
. Si la delegada del Gobierno parael Plan Nacional sobre Drogas, Carmen
Moya, advertía en Barcelona que habíaque
“estar alerta ante un posible auge
del consumo de heroína en los próximos
años”,
el director de Proyecto Hombre,Luis Bononato, reconocía que estaban
apareciendo nuevos consumidores y
“enel momento en que aumente el precio de
la cocaína y aparezca una heroína de
[
Alberto
GAYO / 
Manuel
MARLASCA
]
agayo.interviu@grupozeta.es/mmarlasca.interviu@grupozeta.es
⁄‹
 
Afganistán (en la foto, unos cultivadoresde opio afganos) produce el 87 por ciento dela heroína que se consume en el mundo. El95 por ciento del opiáceo que se consumeen España procede de ese país. Arriba, unalijo incautado por la policía en Madrid.
dEaFganiStÁnaLoSpobLadoS
10 11
www.interviu.es
interviú 
 
1110
interviú 
 18 de septiembre de 2006
010-017_COVER 10-1115/09/2006 19:10:25
 
A
nalgésicos, antihis-tamínicos, cafeína,estimuladores de las neu-ronas, impurezas varias…y, de vez en cuando, algode heroína, aunque deescasa pureza. Éste seríael resumen del análisis dediez muestras de heroínacallejera realizado porel Instituto Nacional deToxicología a petición deMadrid Salud, organismoautónomo del Ayuntamien-to de Madrid. Las muestrasfueron recogidas en lospasados meses de junioy julio en poblados margi-nales y calles céntricas decinco ciudades españolaspor miembros de EnergyControl, colectivo que sededica a trabajar en lareducción de daños de losconsumidores. Tan sólo tresmuestras, la de San Sebas-tián (Guipúzcoa) y las de ElSalobral y Las Barranquillas(
hipermercados
de la dro-ga madrileños), rondabanuna pureza del 40 porciento. En los tres casos,los adulterantes eran loshabituales: cafeína y para-cetamol. Curiosamente, lasdos muestras adquiridas enel mercado negro barcelo-nés no tenían ni una solamicra de heroína. El proble-ma añadido de este fraudees el mono
 
que provoca alconsumidor.La
mercancía
que se ven-de en la calle –casi siemprea 50 euros el gramo– sueleestar compuesta por algode heroína (diacetilmorna),monoacetilmorna (el primermetabolito de la heroína),impurezas del opio como lanoscapina y la papaverina–ambos alcaloides que nohan llegado a destilarse– yadulterantes, donde entra-rían estimulantes como lacafeína, fármacos como elparacetamol (analgésico),o el piracetam (estimuladorneuronal), azúcares comoel manitol y antihistamínicoscomo el metamizol. Ningu-no de los adulterantes estóxico, todos son baratos yfáciles de conseguir.
Muesra 1Mallrca
Droga: heroína
Derivados:monoacetilmorna
Adulterantes: piracetam(estimulador neuronal)
Diluyentes: manitol
Muesra 2Madrid (cenr)
Derivados: noscapina(3,1%), monoacetilmorna(3,1%)
Adulterantes: cafeína(16,7%), paracetamol(25,9%) y piracetam(32,4%)
Muesra 3Barcelna (pblad)
La muestra recogida enuna zona de habitualventa de heroína nocontenía ninguna drogade abuso, tan sólo eraparacetamol (analgésico)
Muesra 4Sevilla (cenr)
Droga: heroína (8,4%) ycocaína (3,1%)
Derivados: noscapina(8,2%), monoacetilmorna(5,2%), y papaverina (0,7%)
Adulterantes: cafeína (20,5%)y paracetamol (34,7%)
Muesra 5Sevilla (pblad)
Droga: heroína (8,8%)
Derivados: noscapina(8,8%), monoacetilmorna(5,6%), y papaverina (0,7%)
Adulterantes: cafeína(23,1%) y paracetamol(38,1%)
Muesra 6Madrid (Reir)
Derivados: noscapina(2,5%), monoacetilmorna(2,6%)
Adulterantes: cafeína(15,4%) y paracetamol(30,7%)
Diluyentes: manitol
Muesra 7San Sebasián
Droga: heroína (43,4%)
Derivados:noscapina (21,2%),monoacetilmorna (1,8%)y papaverina (1,9%)
Adulterantes: cafeína(2,8%) y paracetamol (3,6%)
Muesra 8Madrid (Barranquillas)
Droga: heroína (39,1%)
Derivados: noscapina(19%), monoacetilmorna(1,9%), y papaverina (1,5%)
Adulterantes: cafeína (8,1%)y paracetamol (11,6%)
Muesra 9Madrid (El Salbral)
Droga: heroína (43,5%)
Derivados:noscapina (19,5%),monoacetilmorna (2,6%),y papaverina (1,4%)
Adulterantes: cafeína(6,1%) y paracetamol (7,9%)
Muesra 10Barcelna (cenr)
La muestra recogida enel mercado negro delcentro de Barcelona yvendida como heroínablanca no era nadamás que metamizol, unantihistamínico.
El im del ‘jac’
buena calidad y a precio bajo, el mercado
se abrirá por ahí”
.
El mayor golpe al tráfco de heroínalo asestó la Udyco (Unidad de Drogas y
Crimen Organizado de la Guardia Civil) deMadrid en abril: 60 kilos en la
operación
 Renacimiento
(ver recuadro). Los poblados
chabolistas de Madrid y Portugal eran el
destino de la droga, que hasta llegar allí ha-bía hecho un viaje de miles de kilómetros.
La caída del régimen talibán exterminó
la producción de opio en Aganistán en
2002, pero hoy los campos aganos están
inundados de amapolas de opio, planta
de donde se extrae el látex que luego se
convertirá en caballo. Según la JIFE (el
organismo de Naciones Unidas encargado
de fscalizar las sustancias estupeacien-tes), Aganistán produce el 87 por cientode la heroína mundial y dedica al cultivode opio 104.00 hectáreas.
“Además, lasdos últimas cosechas han sido muy bue-nas”,
según un experto policial.
Los clanes turcos, tradicionales seño-res de la heroína, han pasado por malosmomentos. Las acciones policiales, que
culminaron con la detención de UrfCetinkaya –el número uno del tráfcode heroína mundial–, obligaron a las
amilias a desmantelar los laboratorios
en suelo turco y a refnar la droga en
Aganistán. Allí se han detectado labo-ratorios capaces de producir tres tone-ladas de heroína al mes.
Las autoridades policiales europeas han
revelado que los clanes turcos han cam-
biado la ubicación de sus
caletas
(almace-nes) y las rutas de transporte hasta los paí-
ses de consumo. La droga ya refnada y aun precio que en Turquía ronda los 3.000euros el kilo, se almacena en la actuali-dad en Bulgaria, Rumanía y en antiguas
repúblicas soviéticas. En estos países,
el consumo ya tiene rango de problema
sanitario, tanto que policías de Ucraniahan visitado a ONG españolas que tra-bajan con heroinómanos para aprender
a gestionar una
epidemia
de heroína queen España y Europa occidental se surióentre 1975 y fnales de los ochenta.
Desde los países del Este, las organi-zaciones de trafcantes envían sus car-
gamentos hasta los lugares de demanda.Reino Unido encabeza la lista de consu-
midores europeos y en los últimos años la
demanda se ha disparado en Irán y en lasantiguas repúblicas soviéticas asiáticas.España sigue siendo el principal clien-
te del sur de Europa.
“Para meterla, la
clásica ruta de los Balcanes es cada vezmenos utilizada
–cuenta uno de los me- jores especialistas de la policía en mafasturcas–,
ahora se lleva la droga por ca-rretera hasta Grecia y desde allí muchasveces viaja en barco a Italia. A partir deahí puede llegar por tierra o por mar yhasta por aire”.
Curiosamente, en Italia
se ha detectado también un incremento en
el consumo de este opiáceo.En la
operación Marea,
la BCE deco-misó 22 kilos que habían introducido en
España, a través del puerto de Alicante, el
capitán y el segundo ofcial, ambos tur-
cos, de un barco con bandera georgiana.
Los marinos entregaron la mercancía a
dos
históricos
del tráfco de heroína, Se-
yithan Yasa y Omer Baybasin, que ueron
detenidos por la policía:
“Es un sistemaideal
–relata un responsable de la BCE–:
las tripulaciones no pasan controles y
 pueden llevar la mercancía en una bolsao en una mochila”.
El precio de la heroína sigue estable
desde hace años. Los trafcantes españoles
–clanes quinquis y gitanos– pagan entre15.000 y 20.000 euros por kilo puesto enterritorio español,
“aunque son capaces
de bajar el precio de manera sensible
 –afrma un mando policial–.
 Ahora, los
españoles tienen crédito en Turquía. Ya noes necesario que los turcos envíen un emi-sario para hacerse cargo de la operación
.
 
 Los españoles viajan hasta allí y cierranel trato con los proveedores”.
EL REtoRNo DELA hERoíNA
torrecilla: “tiene mala pinta aunque elconsumo por vena sea menor y estemosmÁs preparados para una segunda oleada”
 
Los análisis demuestran que en el mercado negrose vende heroína de escasa pureza o se utilizanfármacos para engañar al drogodependiente.
 
El responsablede Madrid Salud,José ManuelTorrecilla, temelas nuevasincorporacionesal consumo deheroína, sobretodo de jóvenes.Hasta el momentono usan la aguja.Los que la pruebanoptan por esnifarlao fumarla.
torrEciLLa,atEnto
12 13
www.interviu.es
interviú 
 
13
interviú 
18 de septiembre de 2006
010-017_COVER 12-1315/09/2006 19:11:58
 
L
os que saben dirían de ella quees una consumidora experimen-tal, que su coqueteo con el caballono pasará de eso, de un coqueteo.O no.
“Me gusta probar, saber por 
mí misma. Igual que es una droga
demonizada, también hablan mara-villas”.
Ante la disyuntiva, Mercedes–estudiante y promotora de eventosculturales– optó por esnifar heroínahace casi dos años. En este tiempo,cuatro o cinco veces más.
“La pri-mera vez fue con dos amigos quetenían experiencia; es mejor estar bien acompañada. Es tanta la paz
que mejor no estar solo”.
No queríaagujas, se metió una raya por la nariz,como si fuese cocaína. Medio gramopara tres. Mercedes sabe que esuna sustancia peligrosa, pero niegaque después de la primera dosis nohaya marcha atrás.
“Depende de tucabeza, de tus circunstancias. No esuna droga para momentos de inesta-bilidad emocional. Me gustó mucho, por eso mantengo la distancia, al díasiguiente te puede apetecer”.
El caballo
“te quita todos los
males, te deja en un estado dondeno necesitas nada más, en una paz
contigo y con el resto. La heroínatapa muy bien las carencias; con
otras drogas puedes ‘viajar’, pero tedevuelven a tus propios problemas,con la heroína sabes que están ahí  los problemas, pero no te importa”.
 Mercedes pertenece a una genera-ción que está perdiendo el miedo aeste opiáceo, que puede acceder a éligual que al resto de drogas,
“cuandono todas son iguales. La heroína es para la madurez, un adolescente no
sabría manejarla”.
Mercedes diceque con la heroína se saborea másel placer,
“el placer de dormir, el de la paz,
 
también el del sexo, por esocreo que los opiáceos van a volver a ponerse de moda, ahí está el peli-gro, las sensaciones son tan buenasque quien no esté preparado puedeengancharse”.
M
amen no tiene nada que ver conMercedes, pero coincide en quela primera vez que la heroína llegó asu cerebro le encantó, se quitó todoslos marrones. Pero esta andaluzaresidente en Barcelona tuvo peorsuerte. Siete años en la capital ca-talana, siete años de
 pinchazos
de
 jaco…
y ahora también de cocaína.Es presumida pese al deterioro físicoque provoca tanta heroína, tanta co-caína, tanta metadona; pese a tenerlos pies hinchados porque
“encoca-da perdida pegué un salto creyendo
que me perseguía la policía y me
caí, tenía una paranoia total”.
Antes,esta morena era camarera,
“en la
noche me junté con quien no debía
 y si te pinchan una vez, las ha ca-
gado… ¿cómo no me iba a gustar?Los problemas desaparecían, ahoracada vez que tengo alguno recurrosiempre a la droga”.
Cuando sustitu-yó la heroína por metadona empezóa pincharse cocaína. Hace dossemanas le robaron el bote de meta-dona y la excusa fue perfecta:
“Tuve
que comprar heroína”.
Mezcla ensus dosis caballo y coca (
speedball 
 llaman al cóctel).
“Estaba gordita y mírame ahora, viviendo de ‘okupa’en una casa sucia, llena de gente pinchándose. Como me quede en
Barcelona no salgo de ésta”.
Tieneel VIH, hepatitis C y episodios deepilepsia, intenta cuidarse y que suhija de 12 años no la vea tan escu-chimizada.
“Me encantaría trabajar con animales, adoro a los perros” 
.Hasta que salga de Barcelona, Ma-men seguirá cometiendo pequeñoshurtos, prostituyéndose y cobrandouna mínima pensión… Necesita almenos cien euros diarios para los
speedball.
za, la cara y le plantan un fármaco infalible.Levan llegó a Barcelona hace dos añosdesde Rusia y después de estudiar Econó-micas en su país, la república ex soviéticade Georgia. Algunos de sus compatriotasllegan a España como consumidores deheroína, una de las drogas más extendidasen los países del Este. Levan no. Cuandoaterrizó en Barcelona se juntó con otroscompatriotas en una casa:
“Allí había variosque se pinchaban y decidí probar. Ahora
me doy cuenta de que pasan los días y 
cada vez es más difícil dejarlo. Si no me pincho, tengo frío, me duelen las piernas,
tengo temblores…”.
A Levan se le va elhabla, está todavía tocado por la sobredosisaunque ya está pensando en meterse lasiguiente dosis. Hoy libra en la obra dondetrabaja desde hace meses. Echa de menossu país.
“Es muy bonito, no quiero quedar-me aquí, estaré poco tiempo” 
.
L
a puerta corredera de la sala de ve-nopunción situada en una muralla delcéntrico distrito de Ciutat Vella (Barcelona)–conocida como El Baluard– se abre ines-peradamente. Un enfermero y una educa-dora ventilan a Levan, un chaval georgianoal que le acaba de dar un subidón tremendode heroína y cocaína, una especie de so-bredosis bajo control después de pincharseuna dosis de
speedball 
. Le mojan la cabe-
“Mesm,esmels”“Semeeemelll”“LleéEsñesñsymeeé”
MAMEMMERCEDESLEVAN
24 ñs,stut  FsfíMadrid31 ñs, pBarcelona24 ñs,b   stuóGeorGia
Un inspector de Sevilla asegura que
“la
cantidad de droga que intervenimos no
 parece corresponderse con el número de
consumidores”.
Parecería que hay más
droga que usuarios.
 
La explicación puede
estar en que una parte de la heroína quepasa por España tiene como destino Por-
tugal, pero otros mandos policiales tienen
otra idea:
“A la hora de decomisar heroí-na infuyen muchos actores: la suerte, la
coyuntura internacional… Nosotros nun-
ca hemos dejado de trabajar y este año
estamos teniendo buenos resultados”.
Otro responsable de la lucha antidroga
es más tajante:
“En España nunca se ha
dejado de consumir heroína. El hecho
de que no incautásemos no quería decir 
que no hubiera. La había, pero no la
detectábamos”.
Lo que nadie quería ver comienza a
materializarse, por lo menos así lo ven lasONG que trabajan a pie de calle con toxi-cómanos. A los heroinómanos
residuales
,
los que llevan años, décadas,
 poniéndose
heroína en sus venas, se han unido otrosconsumidores: los experimentales –jóve-
nes de clase acomodada que toman de vezen cuando y nunca pinchada–; algunos jó-
venes que se meten atracones de cocaínay drogas de síntesis los fnes de semana yluego usan la heroína –esniada o uma-da– para
bajarse
el subidón y relajarse; ygrupos de inmigrantes, en especial de lospaíses del Este, que o bien ya consumían
en sus países o se
enganchan
aquí tras ra-
casar su integración o sus expectativas.
Según datos de la Agencia de Salud
Pública de Barcelona, la capital catalana
es la ciudad española donde hay más con-sumidores de heroína por vía inyectada. A
escasos 200 metros de las Ramblas y dela estatua de Colón se encuentra la SalaBaluard, un dispositivo de emergencia al
que diariamente acuden a
 pincharse
encondiciones higiénicas casi un centenar
de personas, un centro gestionado por laAssociació Benestar i Desenvolupament
(ABD) donde pueden ducharse, tomar
un caé, echarse una cabezadita o charlar.
Esther Henar, directora de la sala de veno-punción, lleva trabajando con heroinóma-
nos desde 1985 y así describe el perfl delconsumidor habitual: hombre de 30 a 35
años, politoxicómano,
“que en el caso delespañol lleva muchos años con las drogas,
 y que en el caso de los extranjeros hay
dos grupos importantes, los que proceden
del norte de Europa, que llegaron comoconsumidores de hachís y se metieron a
la heroína, y los Este, consumidores de
heroína en sus países de origen”.
Alrededor del 60 por ciento de los que
pasan por esta sala de emergencia sonextranjeros.
“Las cifras duelen pero mi
EL REtoRNo DELA hERoíNA
un mando policial reconoce que “nunca se ha dejado de consumir. el hecho de noincautar no significa que no hubiera”
 
Aunque haytodavía consumosbajos de caballo,la delegada delGobierno parael Plan Nacionalsobre Drogas,Carmen Moya,advierte del peligrode un repunte.
aLErtadESdEELpLannacionaL
14 15
 
1514
interviú 
 18 de septiembre de 2006
 
15
www.interviu.es
interviú 
 
15
010-017_COVER 14-1515/09/2006 19:12:47

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->