Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Drogas Para Violar 2007

Drogas Para Violar 2007

Ratings: (0)|Views: 2,197|Likes:
Published by jongkilove
Sustancias alucinógenas se utilizan para cometer delitos sexuales.
Sustancias alucinógenas se utilizan para cometer delitos sexuales.

More info:

Published by: jongkilove on Jun 07, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2013

pdf

text

original

 
10
interviú 
 1 de enero de 2007
 
www.interviu.es
interviú 
11
agayo.interviu@grupozeta.es
[
Alberto GAYO
]
 
PARA VIOLAR
Hasta hace poco parecía una leyenda urbana, pero desde 2004 se han
detectado en España más de treinta agresiones sexuales en las que
como arma incapacitante se han utilizado drogas sedantes, hipnóticaso anestésicas. Las asociaciones de ayuda a mujeres violadas exigen
que las víctimas sean sometidas siempre a análisis toxicológicos.
ROHYPNOL, GHB,ESCOPOLAMINA…EL USO DEPSICOACTIVOS QUE ANULANLA VOLUNTAD, POSIBLE ARMA EN MÁS DE30 AGRESIONESSEXUALESEN ESPAÑA 
os años y medio después de lapesadilla, Sara –nombre supuestode una treintañera alicantina– halogrado que la Audiencia Provin-cial de Barcelona reabra su caso.
En mayo de 2004, en una noche de
 juerga en un
after-hour,
Sara sólorecuerda que después de beber de
una copa empezó a tambalearse, a
transformarse. Una hora después, la
sacaban del cuarto de baño medio
desnuda, llena de golpes y con los pantalo-nes ensangrentados. No recordaba nada.
Hasta hace poco estos relatos pertene-
cían a la categoría de leyenda urbana: undesconocido aprovecha el despiste de una
chica en la barra de una discoteca para
soltar en su bebida unas gotas de un líqui-
do sin color, sin sabor, sin olor. Al rato,
la mujer despierta de un letargo amnésicocon la huella de haber sido víctima de un
asalto sexual. Se decía que el escenarioeran zonas turísticas del Caribe, y los
protagonistas, bandas maosas internacio-
nales que usaban sustancias psicotrópicaspara cometer tropelías… pero siempre eralejos, muy lejos.
“En 2004 empezaron a llegar a nuestra
Bares y discotecas han sido algunos de loslugares de ocio donde los agresores han hechouso de sustancias psicoactivas para dejara la víctima inconsciente, con una amnesiatemporal o indefensa. Las bebidas suelen serel principal soporte de estas drogas.
SORPRESA EN LA BEBIDA
010-015_COVER 10-1127/12/2006 14:25:40
 
13
www.interviu.es 
interviú 
 
13
asociación mujeres de entre 18 y 25 añoscon trastornos raros. Chicas que no recor-
daban nada, que no eran consumidoras de
drogas y que después de tomar algo en unbar aparecían en un sitio desconocido conmarcas de haber sido violadas”,
comentaTina Alarcón, presidenta de la Asociaciónde Asistencia a Mujeres Violadas. En los
últimos 24 meses, la asociación ha con-
trolado 37 casos donde se supone que los
agresores han usado drogas hipnóticas,
sedantes, anestésicas o alucinógenas para
llevar a cabo sus delitos sexuales. La mayo-
ría se han producido en Madrid, Barcelona
y Valencia. Aunque es ahora cuando se lan-
za la voz de alarma, uno de los primerosantecedentes se produjo a nales de 2002,
cuando la policía investigó la denunciade una mujer que perdió la conscienciamientras tomaba una copa en un bar deMadrid y despertó tumbada en un banco
con hematomas en la zona púbica y otraspartes del cuerpo.
En Francia –donde el Ministerio de
Sanidad ha llegado a admitir que este tipode delito había sido subestimado– se hanregistrado más de 200 agresiones sexuales
relacionadas con drogas en los últimos ocho
años, y en Alemania más de 300 chicas
llamaron en 2005 a centros de auxilio por-que creyeron haber sido violadas bajo losefectos de alguna droga. Lo mismo ocurre
en el Reino Unido, con más de cien denun-
cias al año, y en Estados Unidos, con casi
1.200 casos denunciados en los últimos dosaños, según la revisión realizada
el pasado año por un grupo de
forenses galos y publicada en la
revista especializada
 Journal of Clinical Forensic Medicine.
En la literatura cientíca y
entre los cuerpos de seguridadse las conoce como
rape drugs(drogas de la violación),
sustancias con unpoder de sedación muy potente, que inca-
pacitan a la víctima para defenderse, borrande su memoria lo sucedido e impiden así el
esclarecimiento de lo ocurrido.A la lista de principios activos como elunitrazepam –ansiolítico comercializado
con el nombre de Rohypnol
 –,
sedanteshipnóticos como el zolpidem, tranquili-
zantes como el trizolam y el lorazepam, yalucinógenos milenarios como la escopo-lamina –más conocida como burundanga,
sobre todo en Suramérica–, se sumanahora drogas de síntesis química que se
han ido haciendo un hueco en las nochesde juerga, como la gammahidroxibutirato
A
Sara –nombre que ha elegido paracontarnos su pesadilla– no le cuestasonreír, a pesar de todo. Tiene 30años, es alicantina y trabaja en Madrid. Enmayo de 2004 la destrozaron por dentro y porfuera. Había salido de fiesta con un grupo deamigos por discotecas de la capital catalana.
“Llegamos a un ‘after-hour’ cerca del Paseode Sant Joan, arriba era como una cafetería, pero bajando unas escaleras te encontrabascon el auténtico sarao. Había bebido, claro,
estábamos de juerga y era tarde”.
De re-pente, sus colegas le dicen que van a salirun momento a la calle; ella se quedó abajo,bailando. Un grupo de chicos se divertía a sualrededor, cada vez más cerca, mientras labarra se llenaba de
chupitos
. A partir de esemomento, Sara no se acuerda de casi nada,ha tenido que ir montando sus recuerdos pie-za a pieza gracias a los testigos del horror.
“Algo me dieron en la bebida y a los se-gundos empecé a transformarme, a tamba- learme. Uno de los chicos me agarró y me llevó hacia la puerta del lavabo. Yo ya no era yo, pero un testigo observó cómo me resis-tía a entrar”.
El supuesto agresor salió a losdiez minutos sin camiseta y abrochándoselos pantalones. Le dio un toque a otro de susamigos para que pasara dentro.Los amigos de
 
Sara estaban cerca, perocon el jaleo del
after 
pensaron que ella se ha-bía marchado, no intuían lo que se vivía en elcuarto de baño. El testigo y su novia estabanalucinados, subieron a la puerta y le dijeronal portero que abajo estaban violando a unachica. El portero les dijo que no se metiesenen líos,
“de hecho, cuando llegó la policíahabía desaparecido”.
Casi una hora estuvo Sara dentro del cuartode baño. Fuera se oían golpes, pero nadiehizo nada.
“Lo siguiente que recuerdo es que
me sacaban a la calle sin camiseta, con el 
sujetador roto y los pantalones con manchasde sangre. Mis amigos estaban histéricos, el testigo gritaba sin parar”.
El informe forensele hizo llorar: cortes en la mano, en la espalda,
claración dijeron que se metían de todo menosheroína
”,
 
recuerda Sara– y se intentará un co-tejo de perfil genético de los restos de semenencontrados en un tampón y del pantalón llenode sangre. Aunque a Sara sí se le practicó unanálisis toxicológico, las drogas que se busca-ron fueron alcohol, benzodiacepinas, cocaínay mdma
(éxtasis).
Sólo dio positivo al alcohol.Nada se sabe de dos de las sustancias másutilizadas para cometer estas fechorías: la es-copolamina y la gammahidroxibutirato (GHB).Esta última se ha extendidoen las noches de juerga,sobre todo en Cataluña, ya dosis altas o mezcladacon alcohol puede provocarinconsciencia o estados decoma que revierten a laspocas horas y que provocanamnesia.
“Tuve miedo a
salir a la calle, a volver sola
 por la noche. Me quitaron
 la libertad de ser yo misma,
me anularon y sé que hay 
unos culpables, que tienenque pagar. Tardé semanas en reaccionar, enser consciente de lo que habían hecho con-migo. Trabajo a destajo, incluidos los fines desemana, para pagar los gastos de dos años enabogados; sigo yendo a terapia, pero no pue-do dejar de hacer mi vida. Con mis amigas mehe vuelto muy precavida y siempre les digo:«Cuidado con vuestras copas»”.
La reaperturadel sumario sólo le ha traído cierta paz.huella de dedos en los brazos, moratones yhematomas por todo el cuerpo, la boca hechapolvo. No recordaba nada. Confusión, amne-sia y vergüenza se fundieron para bloquearla.A los diez días, con un atestado policial e in-formes hospitalarios, el juzgado de instrucciónarchivó el caso por falta de pruebas sobre unpresunto delito de violencia sexual.
“Una en-fermera del hospital me dijo algo que se me
quedó grabado: «Muchos fines de semana
tenemos a chicas que vienen como tú». No lo podía creer”.
Sara iba saliendo delletargo al mismo tiempoque la pesadilla se hacíamás presente. Se marchóde Barcelona, se fue unosmeses a una isla, trabajó enun crucero, se estableció enMadrid…, y mientras, psicólo-gos, psiquiatras y terapias. Elpasado 10 de noviembre, lasección quinta de la Audien-cia Provincial de Barcelonadecidió reabrir el caso, dosaños y medio después. Ha ordenado practicartodas las pruebas necesarias para esclarecer sihubo delito sexual y si se utilizaron sustanciasque facilitaron la supuesta agresión.A su favor, Sara
 
tiene los informes forensesque describen de forma espeluznante cómosalió de aquel cuarto de baño y el testimoniode dos testigos. Además, se interrogará a losdos supuestos agresores
 –“en su primera de-
“No recuerdo nada, sólo que salí machacada, con el sujetador roto y el pantalón lleno de sangre” 
La Audiencia deBarcelona reabre el casode la presunta violaciónde una joven alicantinaen un ‘after-hour’
PESADILLA SIN RECUERDOS
Tina Alarcón, presidentade la Asociación deAsistencia a MujeresVioladas, ha escuchadoen su despachodenuncias de chicasmuy jóvenes, muchas deellas extranjeras.Esta treintañeravitalista haestado más dedos años dandotumbos judiciales.Una noche defiesta con unoscompañeros detrabajo se tornóen una pesadilla,en una agresiónhorrible en loslavabos de un‘after-hour’. Pocorecuerda de aquelmomento.
CADA VEZ MÁS DENUNCIAS
PARA VIOLAR
“ALGO ECHARONEN MI BEBIDA; AL MINUTOEMPECÉ A TAMBALEARME;NO ERA YO”EN FRANCIA HA HABIDO200 AGRESIONES EN 8 AÑOSVINCULADASCON DROGAS
interviú 
 1 de enero de 2007
 
12
010-015_COVER 12-1327/12/2006 14:26:18

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Juan Garcia liked this
David Sislema liked this
Dolly J Medina liked this
Diego Mendoza liked this
henryrh liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->