Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El impacto del microcrédito en la mujer rural

El impacto del microcrédito en la mujer rural

Ratings: (0)|Views: 304|Likes:
Published by CIES-PE

More info:

Published by: CIES-PE on Jun 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/25/2013

pdf

text

original

 
39Economía y Sociedad 71, CIES, abril 2009
Uno de los mecanismos para la superación de lapobreza y la disminución de las desigualdades socia-les y de género que desde hace varios años vienenimplementándose en algunas zonas rurales del paísson los programas de microcrédito, y generalmentelos estudios sobre su impacto se han centrado sobrevariables económicas, dejando de lado otras varia-bles, especialmente aquellas que tienen que ver conla mejora de la equidad de género, en las relacionesintra y extra familiares y el empoderamiento de lamujer. En este sentido esta investigación busca deter-minar el impacto sociofamiliar del microcrédito en lamujer rural desde un enfoque de género
A nivel especíco, son tres ejes en los que se analizadicho impacto: el primero se reere a los cambios
generados en la división del trabajo y en la tomade decisiones al interior de la familia; el segundocomprende el análisis de la mejora en el estatus y lagestión comunal/social de la mujer; y el tercero busca
identicar los cambios en el acceso a activos de las
mujeres a partir del crédito que recibieron, para contodo ello colaborar al mejor diseño e implementaciónde los programas de microcrédito por parte de lasentidades crediticias de las zonas rurales, desde unaperspectiva de género.
La perspectiva de género en lainvestigación
Las mujeres constituyen un grupo objetivo común enlos programas de microcrédito debido a la mayor inci-dencia de la pobreza en ellas. Algunas experienciashan demostrado que el microcrédito puede mejorar
la situación nanciera de la mujer y su posición en
la familia y en la sociedad, su autoestima y su poderde decisión. Es por ello que muchos programas demicrocrédito tienen un enfoque de género.Los efectos del acceso al microcrédito se extiendena la apertura de potencial respecto al ejercicio de losderechos políticos en tanto permiten acceder o con-solidar la propiedad de la tierra o algún otro activo,así como desarrollar su capacidad de transacción.De igual manera, la mejora en sus ingresos permitemejorar el acceso a otros servicios (educación, salud,vivienda). Todo ello se traduce en un mayor nivel de
equidad social y de género, lo que a su vez signica
desarrollar un nivel de inclusión y pertenencia a lasociedad.Para poder analizar el impacto del microcrédito enla vida de las mujeres de zonas rurales, se utiliza elenfoque de género vinculándolo con el enfoque delas capacidades de Sen.Son tres los ejes sobre los que versa el enfoque degénero: identidad, relaciones y sistema de género.Estos se van conjugando de acuerdo a los temas de
Pamela Cabala – UCSM*
El impacto del microcrédito en la mujer rural
   F  o   t  o   C   I   E   S
Las mujeres constituyen un grupo objetivo común en los programas demicrocrédito debido a la mayor incidencia de la pobreza en ellas.
«…el microcrédito puede
mejorar la situación nanciera
de la mujer y su posición enla familia y en la sociedad,su autoestima y su poder dedecisión»
 
* Artículo basado en el estudio “El empoderamiento de la mujerrural a partir de su acceso al microcrédito: una mirada desde elgénero”, desarrollado en el marco del Concurso de InvestigacionesCIES ACDI-IDRC 2006.
 
40Economía y Sociedad 71, CIES, abril 2009
La división sexual del trabajo, la distribución de tareas y actividades enbase al sexo, se funda en el modelo de las esferas separadas y mutuamentecomplementarias.
interés de los trabajos a desarrollar; por ello, paratérminos de la presente investigación y de acuerdoa nuestros objetivos propuestos, se desarrollaránestos ejes: primero, la división del trabajo, en dondese incluye un análisis de las relaciones y roles degénero, así como de la segregación del trabajo y ladivisión moral. El segundo eje será el del estatus ygestión comunal; y el tercero el de los activos y dela accesibilidad.La división sexual del trabajo, la distribución de tareasy actividades en base al sexo, se funda en el modelode las esferas separadas y mutuamente complementa-rias, de ello resulta que la autoridad de la familia seaprivilegio del padre y que la esposa esté sometida a suautoridad (Fuller 1993). Son las feministas marxistaslas que más desarrollaron este concepto, basando suanálisis en la división sexual del trabajo, los sistemasduales (patriarcado y capitalismo) y los modos deproducción. Heidi Hartman resalta la importanciade considerar el patriarcado y el capitalismo comosistemas separados pero que interactúan. Siendo lacausalidad económica la que tiene prioridad, de estemodo el patriarcado se desarrolla y cambia siempreen función de las relaciones de producción. Su pro-puesta es
erradicar la división del trabajo para acabar con la dominación del varón, es decir, para terminar la segregación del trabajo por sexos.
Para analizar lacategoría “división del trabajo”, importa analizar, antetodo, la segregación en el trabajo, que está basadaen las estimaciones de las actividades que realizanmujeres y varones y en el valor que tiene cada unade estas, pudiendo existir una segregación horizon-tal y otra vertical. En las zonas rurales se tiene encuenta el criterio que tanto la mujer como el varónrealizan actividades agrícolas, bajo el concepto decomplementariedad, pero interesa ver cómo se rea-liza la segregación dentro de cada una de las esferas
productivas y si se modica o no a partir del acceso
de las mujeres al microcrédito.Por otro lado, Pitt River habla de la distribución delas cualidades morales entre los sexos y en conse-cuencia qué comportamiento se considera adecuadoo concebible para cada uno de ellos. Es decir, hacereferencia a una división moral del trabajo, vinculadacon el tema de los “estereotipos” (modelos). Tambiénes importante tener en cuenta las funciones asignadasa cada sexo, según la cultura o el grupo social depertenencia, es decir, los roles de género. Finalmente,se analiza cómo se establecen las interacciones, apartir de las identidades ya elaboradas de mujeres yvarones.En el segundo eje se ha utilizado elementos concep-tuales referidos al estatus, entendido este como posi-ciones sociales. El microcrédito entregado a mujeres
tiene como nalidad principal la mejora del estatus de
las mismas. Mucho del trabajo realizado por las ONGque dan microcrédito a mujeres hace una vinculaciónde la mujer con la pobreza, es decir, las mujeres conun estatus inferior. Se incluye en el análisis elementosreferidos a la gestión comunal entendida como lasacciones y actividades emprendidas desde la comuni-dad o grupo para sí misma, defendiendo sus intereses,es decir, que tiene un carácter público, y no privado,con respecto a estos.Dicha gestión se desarrolla en el marco de la partici-pación ciudadana, la cual se realiza mediante algunaorganización establecida en la zona. Se introdujo esta
categoría en la investigación a n de, con ella, anali
-zar en qué medida las mujeres prestatarias del créditose insertan en la participación de sus comunidadesal consolidar liderazgos. Petra Durstewitz desarrollaampliamente el tema de la gestión comunal, pun-tualizando que dentro del rol de gestión comunitariase puede diferenciar entre administración y políticacomunitaria.En el tercer eje, o el eje de activos y de accesibilidad,se considera activos al conjunto de todos los bienesy derechos con valor monetario que son propiedad
de las personas y que se reejan en su contabilidad.
La accesibilidad, por su parte, indica la facilidad conla que algo puede ser usado, visitado o accedido engeneral por todas las personas. Tanto en los activoscomo en la accesibilidad, se considera las variables detierra, bienes muebles, bienes inmuebles y vivienda,analizando para el tema de los activos el nivel detenencia y los niveles de evolución de la misma,mientras que para el caso de la accesibilidad se con-sideran los factores que la propician.
   F  o   t  o   C   I   E   S
 
41Economía y Sociedad 71, CIES, abril 2009
La edad de las beneciarias uctúa principalmente entre los 24 y 73 años.El segmento entre 36 y 45 años es el que concentra a la mayor cantidad 
de mujeres.
Metodología
El estudio es principalmente de carácter descriptivo y
explicativo. A n de poder discriminar los efectos del
microcrédito a mujeres de los efectos de otras varia-bles, el diseño metodológico estableció dos gruposde estudio. El primero conformado por mujeres queaccedieron a uno o más préstamos durante los últimoscinco años y con una antigüedad no menor de un año(grupo “experimental”), en las zonas de Puquina yOmate; y un segundo grupo conformado por mujeresque no accedieron al crédito pero que presentaroncaracterísticas socioeconómicas similares al primergrupo, todas de la zona de La Capilla, que no ha sidozona de intervención de las entidades crediticias.El grupo “experimental” fue constituido por todas lasmujeres que cumplieron con la condición anterior-mente indicada. El grupo de control fue conformadopor un número igual de mujeres, seleccionadas alea-toriamente y que presentan características similares alas del primer grupo, en términos de edad, estado civil,nivel de instrucción, ocupación inicial y de acceso aactivos cinco años atrás. Ello permite la comparaciónde los resultados entre ambos grupos. Además, lametodología considera el análisis retrospectivo del his-torial de cada una de las mujeres, durante los últimoscinco años, de manera que se pueda establecer unaespecie de línea de base y las principales tendenciasde cambio que se vienen dando.Como unidades de análisis, además de considerar alas mujeres, se incluyó a la familia y al grupo comunalal que pertenecen. Como fuentes y técnicas de infor-mación se utilizó documentos y datos de Fondesurco.
Se revisó las chas socioeconómicas utilizadas porFondesurco en el primer crédito a n de establecer elperl socioeconómico de la mujer. Además, se aplicó
una encuesta estándar para ambos grupos (aproxima-damente entre 70 y 80 encuestas por cada grupo),así como entrevistas en profundidad a los casos másrepresentativos, determinados por el nivel de mejoraso cambios en su condición y posición (seis entrevistaspor cada grupo). También entrevistas en profundidad alíderes comunales (seis), entrevistas en profundidad alas parejas de mujeres más representativas, esto últimodeterminado por el nivel de mejoras o de cambios ensu condición y posición (seis).Fondesurco es una entidad que atiende al públicodel sur del país, y entre sus zonas de intervención seencuentran Puquina y Omate (General Sánchez Cerro,Moquegua). La cartera de clientes de Fondesurco,en Omate y Puquina, está constituida por 250prestatarios/as, siendo mujeres, aproximadamente,35% del total.Fondesurco no tiene un enfoque de género expresa-mente incorporado en su trabajo, al contemplar a lamujer como un grupo de interés. Entre los enfoques deFondesurco está el del alivio a la pobreza y de autosos-tenibilidad, siendo el tipo de préstamo que más viertesobre las zonas de estudio el de capital de trabajo.
Los resultados de la investigación
La edad de las beneciarias uctúa principalmente
entre los 24 y 73 años. El segmento entre 36 y 45 añoses el que concentra a la mayor cantidad de mujerescon un 26,15%. De esta cifra, el 1,62% de prestata-rias son mayores de 73 años, 31,08% son casadas,casi 23% convivientes y 36% solteras. Es importanteanotar que muchas de las mujeres solteras tienencarga familiar, lo que hace que en ese grupo la mediade hijos sea 1,67. En términos generales, la media denúmero de hijos es de 3,37.El monto de los préstamos de las mujeres se sitúaentre US$ 3.000,00 (tres mil dólares americanos)como máximo y US$ 158,00 (ciento cincuenta y ochodólares americanos) como mínimo, con una medianade US$ 952,38 (novecientos cincuenta y dos dóla-res americanos) y una moda de 634,92 (seiscientostreinta y cuatro dólares americanos). Finalmente, elpromedio por crédito es de US$ 1.183,88 (mil cientoochenta y tres dólares americanos).Contando ya con estas características, es importantever que son las casadas quienes tienen el mayor pro-medio de préstamos (US$ 1.459,94), en comparacióncon las viudas, que presentan un promedio menor.Para esta investigación la división del trabajo aludea la distribución de tareas y de actividades en basea algún criterio. El enfoque de género permite con-
   F  o   t  o   C   I   E   S

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Daysi Fornos liked this
movulis liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->