Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword or section
Like this
15Activity
×
P. 1
El Club de La Comedia Contraataca

El Club de La Comedia Contraataca

Ratings: (0)|Views: 9,119|Likes:
Published by M.MSZ

More info:

Published by: M.MSZ on Jun 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOCX, TXT or read online from Scribd
See More
See less

02/26/2014

pdf

text

original

 
Prólogo de José Manuel Lorenzo.PrólogoDe repente les abren las puertas del camerino y entre muecasque disimulan su estado de excitación, y grandes aspavientoscon los que tratan de rebajar su tensión, atraviesan el estrechopasillo, bajan unas poco iluminadas escaleras, y de repente, seolvidan de sí mismos, entran en el teatro y una banda demúsica y un ruidoso publico les reciben con la sonrisadibujada, dispuestos a disfrutar de una nueva narración, acercade algo cotidiano, sobre lo que durante quince delirantesminutos ironizarán, sentados en un taburete, circundados poruna emblemática luz de cabaret y delante de un micrófono: esEl Club de la Comedia en su estado más puro.El día que nos propusieron escribir un libro que recopilara losmejores (siempre según la opinión del editor) monólogos, nosabíamos si cometeríamos un error, ya que parecía que dichospasajes estaban escritos para ser interpretados. Sin embargo, alleer el primer libro aprendimos que tenían vida propia más alláde la interpretación teatral o su realización televisiva. Cada unopodría imaginarse las situaciones y construir en los espacios sindefinir su propia exageración de la realidad, y así, casi sinquererlo, miles y miles y algunos millones (bueno, de estoúltimo no estoy seguro) de personas sin ninguna tarareconocida (dato sin confirmar) se acercaron a las librerías ytambién a alguna frutería y ¡venga!: como si no hubiera cosasmás interesantes que leer arrasaron las estanterías, y sinningún pudor por la estética las dejaron vacías. Y claro la típicacadena que hace que todo se mueva, se movilizó: los librerosllamaron a los editores y éstos a los creadores y éstos a losescritores y éstos, bueno, éstos realmente llamaron a susmadres, que, por supuesto, dijeron que se pusieran a trabajarsin descanso aunque se quedaran sin vacaciones. Y ya ven,aquí está la segunda entrega de El Club de la Comedia, humoren letras, sin comas, humor sostenido y sin estridencias, humorpara divertirse leyendo.
 
O
pino que la irreverencia con que este libro se escribe serácaptada por los lectores, a los que imagino gesticulando sindarse cuenta mientras se adentran en las diferentes situacionesque se proponen.El Club de la Comedia es un programa emblemático de latelevisión moderna, es una obra de teatro que goza de unaentusiasta legión de seguidores, es un contenido diferente enInternet y es un pequeño gran libro. Ninguno de los que loempezamos suponíamos que nos iba a divertir tanto y que nospermitiría hacer tantas cosas, y si ha sido así es por queaunque nosotros creyéramos que estábamos locos, la realidadnos dice que los locos de verdad son ustedes, nuestros lectores:locos en busca de humor.Gracias y que lo disfruten José Manuel Lorenzo
 
Esos locos bajitos suicidas.
Mi hijo de doce meses por fin ha empezado a dar sus primerospasitos. Qué cosa más... jodida. Sí, porque, de repente, se haconvertido en un auténtico suicida.Lo primero que uno descubre cuando su hijo empieza a andares su afición por los deportes de riesgo: concretamente, a mihijo los que más le gustan son el «esquining», que consiste enlanzarse de cabeza contra todas las esquinas. El «tresilling»,consistente en subirse al tresillo y tirarse de morros contra lamesa... Y el más peligroso: el «telerunking», que básicamenteconsiste en correr hacia el televisor... y empotrarse contra lapantalla. Sin ir más lejos, mi hijo el otro día se lanzó contra Losdesayunos de Antena 3 y le comió tres churros a Isabel SanSebastián.Bueno, con deciros que para que no se haga daño hemos tenidoque acolchar las mesas, las puertas y las esquinas de toda lacasa... Ahora más que en una casa parece que vivo en unpsiquiátrico. Que, como yo le dije a mi mujer: ³¿Por qué no acolchamos directamente al crío...?Y ella me contestó: ³¡Y una leche, yo he parido a un niño, no al muñeco deMichelín!Pero seamos justos, ¿eh?: a esa edad la vida es muy difícil. Tiene que ser muy humillante llorar porque tienes sed y que tuspadres lo primero que piensen es que te has cagado. Es como sitú entraras en un bar, pidieras una caña, y el camarero en vezde ponerte una cerveza te oliera el culo.Claro, por eso luego quieren vengarse de nosotros y seconvierten en kamikazes con pañales: ¿se han fijado que losniños intentan suicidarse atacando nuestros puntos vitales? Túentras en casa, le llamas, «¡Alvarito!», y ves que coge carrerilla yviene lanzado hacia tu línea de flotación.En ese momento sólo tienes dos opciones: o bien te apartas ydejas que se estrelle contra el mueble bar y te descojonas deél... o te quedas quieto y dejas que te haga impacto y entonceses él el que te descojona a ti. Yo, como le quiero mucho, siempreelijo la segunda opción... aunque reconozco que a veces mecuesta un huevo... o los dos.

Activity (15)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Maria Luque liked this
titoroque liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->