Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
25Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Destacamento Miliciano José Bordaz rev

Destacamento Miliciano José Bordaz rev

Ratings: (0)|Views: 1,201 |Likes:
Doc. revisado para su publicación
Doc. revisado para su publicación

More info:

Published by: adriana-goni-godoy-7822 on Jun 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/27/2013

pdf

text

original

 
DESTACAMENTOMILICIANOJOSÉ BORDAZ
 GUILLERMO RODRIGUEZ MORALES“…
el 5 de Diciembre de 1975 murió José Bordaz Paz, ingeniero civil, dirigente del MIR, quien luegode haber salvado con vida del operativo que termino en la muerte de Miguel Enríquez, falleció en unenfrentamiento con agentes del SIFA, en el sector alto de Santiago, luego de una persecución enautomóvil. La Comisión considera que José Bordaz cayó como consecuencias de la violencia política…”.(Informe Comisión Rettig)
 
¿Puede contar cómo fue ese operativo?
“Le di un punto para encontrarnos. Alonso de Córdoba y Vitacura. Iban varios vehículos al operativo y yo dirigía los movimientos por un radio. El apareció por otro lado y le dio un topón a una camioneta. Yoestaba en un auto con Wally y un suboficial que era el chofer, esperando. Entonces el suboficial se bajó yle disparó. El Wally hizo lo mismo y las balas atravesaron su asiento. Desde donde estaba vi cuando lo sacaron muy malherido del auto y se lo llevaron al hospital de la FACh rápidamente.”
(Memoriaviva.cl, Entrevista a Leonardo Schneider, el “Barba”)
 
 Sabemos que en esta lucha se nos puede ir la vida, pero la continuaremos hasta la victoria final…” (MIGUEL ENRIQUEZ)
 
 EN HOMENAJE A ARCADIA FLORES PEREZ 
 
 
OLGA”, “VICTORIA”, CAIDA EN LA LUCHACONTRA LA DICTADURA MILITAR CHILENA EL 16 DE AGOSTO DE 1981.
 
 A QUIENES SIGUEN LUCHANDO
 
Y CONSTRUYEN HOY LA UTOPIA
 
1. CARCEL Y EXILIO
 
 
Si me remonto a Junio de 1975, podría decir que no pensé ese mediodía en la Penitenciariade Santiago, cuando estaba preparando la mesa de la “carreta veintiuno” para nuestroalmuerzo, que minutos después, la vida me depararía tantos cambios: que recuperaría milibertad después de dos años de “prisionero de guerra” como nos calificaban, que saldría alexilio rumbo a Canadá pero que recorrería varios países antes de regresar, tres años mástarde clandestinamente, a luchar contra la dictadura militar asumiendo la dirección de lasMilicias de la Resistencia Popular. No podía imaginar siquiera que sería nuevamenteapresado, sometido a un segundo Consejo de Guerra, luego envenenado en prisiónquedando con serios problemas respiratorios para siempre, mi voz enronquecida y débil, yque pasaría once largos años encarcelado. Ese día sólo ponía la mesa para los compañerosque conformábamos la carreta y no podía siquiera imaginarme ese futuro que me esperaba.
 
Alguien mencionó que llegaba un nuevo uniformado a la galería. No era raro. Una decena demiembros de la FACH, algunos carabineros y uno que otro marino eran enviados a nuestragalería, acusados de traición a la patria, abandono de deberes por haber colaborado con elGobierno de la Unidad Popular, o simplemente por no compartir los métodos y acciones desus mandos. Pensé que se trataba de uno de ellos.Era un carabinero. Vistiendo un uniforme sucio, arrugado y sin botones, el nuevo presoavanzó titubeado, sorteando las mesas de las diferentes carretas en que nos agrupábamoslos presos. Probablemente no sabía que estaba en una galería de presos políticos. Un par deex carabineros, prisioneros de guerra como nosotros salieron a recibirlo y lo llevaron a lamesa contigua. Era un hombre de alrededor de treinta y cinco, quizás un sargento. Hablabafuerte y todos escuchábamos su vozarrón mientras almorzábamos.- ¿Y por qué lo detuvieron amigo? – preguntó uno de los que lo acogían.
 
- ¡Puras huevadas colega, yo creo que hago unos días y salgo luego!- contesto con muchaseguridad.
 
- ¿No me diga? –insistió el que acogía al nuevo.
 
Alzando la voz aún más para que todos escucháramos, dijo: - Lo que pasó es queestábamos allanando una población y teníamos a todos los viejos manos arriba cuando llegóun lote de viejas huevonas a gritarnos y a joder la pita. Las metimos ahí mismo a la fila y unade ellas trató de arrancar y en eso se me salió un tiro y la vieja paró las chalas.
 
No se como salté por sobre la mesa y mis compañeros, para caerle al descarado. Atinó soloa cubrirse con las manos y caímos. Me levanté y comencé a golpearlo, mientras miscompañeros y otros presos trataban de controlarme. El rufián ni siquiera entendía lo queocurría y cuando entraron los gendarmes gritó desaforado que yo lo había intentado matar.Me fui castigado sin apelación alguna.Dos años en prisión como “prisionero de guerra” habían transcurrido desde que el CoronelParodi de la FACH me había encontrado en la misma Penitenciaria como “detenido por toquede queda” y me había incorporado al proceso FACH 04-73 que culminó en un Consejo deGuerra que condenó a militantes del MIR y a trabajadores de FENSA, PERLACK y apobladores por las acciones de resistencia realizadas entre el once y catorce de septiembrede 1973. Dos años en que la dictadura derrumbó todo el mundo construido hasta ese
 
entonces, arrasando con todo intento de reconstruir organizaciones políticas, sindicales,sociales, iniciando la reestructuración del aparato productivo que nos instalaría finalmente laeconomía más dócil del continente a los designios del capital internacional, y despojando alos trabajadores de todas sus conquistas, instalando por la fuerza de las armas un nuevoChile. A la Penitenciaria llegaban los primeros ecos de la huelga de hambre de compañerospresos en el campo de concentración de Ritoque, que denunciaban ante el mundo laexistencia de presos que después de estar detenidos, eran asesinados y de quienes hacíandesaparecer toda evidencia de su detención e incluso sus cuerpos.Dos años conociendo el terror de la DINA directamente por los labios de compañeros quellegaban trasladados al penal o que iban de paso, o que simplemente eran secuestradosdesde el mismísimo penal como lo ocurrido con David Silverman.
 
Pero la destinación a celda solitaria que me imponían en ese momento, no era mi primer castigo ni incomunicación. Lo enfrenté tranquilo y como otras veces llenando de dibujos lasparedes de la celda, realizando caminatas de horas en la inmensidad de los tres metroscuadrados del calabozo, haciendo gimnasia, cantando a todo pulmón marchas, boleros yrancheras que los presos castigados como yo, festejaban llenando el pasillo de la galería conaullidos y gritos, sobretodo cuando a todo lo que daban cantaba una canción española yadaptada a las circunstancias:
Dime donde vas morena / dime donde vas al alba
 
Dime donde vas morena y a las tres de la mañana
 
Voy a la “Peni e´Santiago” / a ver a los compañeros
 
Que los tiene prisioneros esa canalla fascista…
 
Pero el premio mayor, el escándalo que hacia ingresar a la Guardia Internas paracontrolarnos con sus apaleos, era una canción anónima, surgida en el festival de la canciónorganizado por los presos políticos de la Calle Diez:
 
Señores con su licencia venimos a presentar a esta junta de asesinos que nos quieren gobernar:
 
Demos paso al presidente de esta junta de chacales
 
Demos paso a don Agusto que no quiere ya esperar 
 
 
Tiene blanco los bigotes muy pegados al hocico
 
Pero le escasea el seso para ponerse a pensar 
 
 
En los pobres de esta tierra que no puede torturar 
 
 
Rema, rema en alta mar, el almirante Merino
 

Activity (25)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Marcela Monica liked this
Adriana AF liked this
Marcela Monica liked this
Cristian Guevara liked this
titoroque liked this
titoroque liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->