Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
23Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Torré, Abelardo - Introduccion Al Derecho - 2da Parte

Torré, Abelardo - Introduccion Al Derecho - 2da Parte

Ratings: (0)|Views: 949 |Likes:

More info:

Published by: Grupo TODOS MULTIDISCIPLINARIO on Jun 14, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/03/2013

pdf

text

original

 
570 ABELARDO TORREfecha simbólica, 9 de noviembre de 1989, que corresponde al comienzo de la demolición delmuro de Berlín (v. Cap. 25, párr. 9). Tan extraordinario hecho fue provocado, entre otras cau
sales,
por el fracaso de las economías comunistas (de planificación centralizada
y
totalitaria).Antes de
tratar
desde el punto de vista de la Filosofía Política,
la clasificación de lasconcepciones formuladas sobre los tlnes del Estado, dedicaré unas palabras a ese valor quese llama
dignidad humana,
pues como luego se verá, dichas concepciones giran básicamentealrededor de la mencionada cualidad, ya que la diferencia esencial está en que algunas concepciones respetan la dignidad humana y otras no.
51.
La dignidad humana.—
a)
Introducción:
el hombre —reitero—
es
un ser
racional y libre por naturaleza,
pero,
además, debemos tener presente que dichas cualidades son
esenciales y exclusivas
delser humano, pues no las tienen los demás seres vivos, ni tampoco obviamente las cosas. Perotambién y como derivación de un progreso
cultural
de siglos, el ser humano ha logrado significativos avances en otros ámbitos, entre los cuales uno de los más destacados, es el
aumento de la valoración del ser humano en cuanto tal,
es decir, del hombre por el solo hechode ser hombre y, en consecuencia,
de todos los hombres,
entendiéndose la expresión hombreen senddo genérico, por lo que abarca no sólo a hombres, sino también a mujeres.Pues bien, a esa cualidad cultural, que es un valor, se la llama
dignidad.
b)
Concepto:
es una cualidad del ser humano, fruto de un progreso
cultural
ensectores sociales cada vez más amplios, desarrollado a través de varios siglos, que consisteen considerar que
todo ser humano
tiene un fin propio a alcanzar (en realidad son un conjunto de fines sucesivos a lo largo de la vida), que él mismo se fija y que él mismo los debecumplir, o que por lo menos, trata de lograr. Precisamente como
él mismo (y no un tercero)se fija los objetivos o fines
que quiere alcanzar, se califica de
autofín
al hombre, porque,como es sabido,
auto
es un prefijo derivado del griego
autos,
que significaporsím/s/no. Enconsecuencia, todo acto o doctrina que rebaje al hombre a la condición de
medio
al servicio
defines de otra u otras personas,
es, en principio, violatorio de la dignidad humana. Obviamente, si la violación surge de una doctrina como lo son todas las calificadas de
antihumanistas (o transpersonalistas),
la violación será espiritual; en cambio, si es ejecutada por unrégimen polídco (como el nazi, el fascista, etc.), estaremos frente a una violación real, a veces trágica, tal como sucedió en los ejemplos dados.Del concepto antedicho surge que la dignidad humana es una cualidad
moral
delser humano y, por lo tanto, un
valor moral,
como son la bondad, la caridad,
etc.
Y es
moral porque el respeto a la dignidad humana
es
de cumplimiento voluntario y, además, tiene los otros caracteres de la moral. Por eso mismo se han cometido tremendas indignidades a lo largo de lahistoria (esclavitud, servidumbre, explotación laboral, etc.) que, lamentablemente, se siguencometiendo en la actuahdad bajo formas diversas (sobre todo la explotación laboral).Por otra parte, como la dignidad es la calidad de digno, corresponde aclarar queel hombre digno es el que a consecuencia del
reconocimiento
de esa cualidad en todos-sussemejantes,
respeta
la dignidad humana de ellos
en su conducta real
y, en consecuencia,nunca rebaja a sus congéneres a la condición de medio al servicio de sus propios fines, ya queen tal caso cometería una indignidad.
c)
y
para que esta dignidad tenga vigencia en la sociedad, es obvio que deben tomarse algunas medidas, aun en los países donde gocen de acep-
 
571 -Cap. 21tación general las concepciones morales que prescriban el deber de respetar la dignidad detodos los seres humanos. Esto es así, ya que para solucionar cualquier problema social, hayque partir de la realidad que se quiere transformar, con sus vicios y virtudes. Procediendo así,lo más probable es que encontremos seres capaces de llegar hasta la santidad, el heroísmo,
etc.,
para que se respeten los valore morales, inclusive la dignidad que estamos analizando,mientras que habrá otros dispuestos a cometer los delitos más graves —inclusive a matar semejantes— para satisfacer sus deseos e intereses. Pues bien, para estos últimos, además dela acción moralizadora pertinente, es necesario establecer con la mayor precisión posible,qué conductas se consideran ilícitas y cuáles son las sanciones que se aplicarán a los responsables. Así, por ejemplo, los delitos contra la vida, la integridad física, etc. Por otra parte,debe establecerse un conjunto de derechos, con el mismo fin de proteger la dignidad humana, tales como el derecho a la expresión del pensamiento, a ejercer cualquier culto religioso(por supuesto que no sea ilícito), la libertad física (o ambulatoria), etc., etc. En resumen, paraque en un Estado se respete la dignidad humana de
todos
sus habitantes, es necesario que losderechos fundamentales del hombre, tengan vigencia
J3ara
todos los habitantes (v. párr. 97).Todo lo explicado nos pmeba que
no hay ni puede haber un derecho específicoa la dignidad humana,
en el sentido técnico jurídico de un verdadero derecho subjetivo; enefecto y en síntesis, como la dignidad humana puede ser violada con tantas conductas distintas, como se ha explicado, son necesarias para preservarla, tantas prevenciones, cuantossean los medios a que se recurra o pueda recurrir para violarla.
52.
Clasificación de las concepciones sobre los fines del Estado.
— Por ser la másaceptada, sintetizaré la clasificación inspirada en el pensamiento de Gustavo Radbruch i^
que,
según la concepción que se tenga del valor del hombre con respecto al valor del Estado,distingue dos posturas fundamentales frente al problema de los fines del Estado: son el
personalismo y el transpersonaüsmo.1) Personalismo (o humanismo).
Para esta posición, el valor supremo lo constituye la persona humana y, el Estado es un simple medio al servicio de aquel tín, que debetender a asegurar la libertad y la dignidad del hombre en su más amplia y cabal realización(de ahí que el nombre destaque precisamente el predominio de la persona). Pertenecen a estatendencia, el HberaHsmo, el socialismo, la democracia cristiana y otras tendencias intervencionistas moderadas.De la sintética enunciación hecha, resulta bien claro que para esta posición,
el Estadoes
un
simple medio o instrumento,
organizado para la realización de fines que no son propios,puesto que son del hombre. Es por ello que para las tendencias personalistas, resulta hastaimpropio hablar de "fines del Estado".
2) Transpersonalismo (o aníihumanismo).
"El transpersonalismo es denominador común de las corrientes que sostienen que el individuo sólo encama un valor en cuantoes parte del Estado o en cuanto es instrumento para la realización de los valores culturales(los productos del arte, de la ciencia y de la técnica). Tiende en general a representarse al Estado como un organismo cuyas partes —los individuos— carecen de individualidad, y solamente representan ingredientes o medios puestos al servicio del todo ai que pertenecen. Lafinalidad suprema es propender
Sobre la concepción de Radbruch, véase e! Cap. 18, párr. 55, y la nota 19 del mismo capítulo.
 
572 ABELARDO TORREde tutela al derecho, sino como un fin en mismo;el poder por el poder. Es lo que sucedecon los programas militaristas, imperialistas, de nacionalismo a ultranza, etc." '*.
V. NATURALEZA DEL ESTADO
53.
Este
problema, según Jellinek "el más importante
y
difícil
de
la doctrina del Estado",consiste en preciar
la
esencia
misma
del
Estado
tal
cual
es,
vale decir, dotado
de
podercoactivo, porque sin poder coactivo
no
hay Estado.
En otros
términos, el problema
se
refierea
la. justificación
del Estado, vale decir a los motivos o factores por los cuales existe el Estado. Dos corrientes fundamentales tratan de explicarlo.I)
Teorías naturalistasde!Estado.
En general, para estas doctrinas (que sonmuchas),
el Estado tiene un origen natural
y
también
lo
tiene
el
poder
que es su
nota esenciale indispensable. Pero no se quiere significar con ello que el Estado sea independiente de lavoluntad humana, puesto que por ella se mantiene y ella
 finalmente
e imprime los cambios
necesarios para
ajustarlo a
las aspiraciones del
momento. Por
el
contrario,
el Estado es un hechonatural en el sentido de que tiene sus raíces en la naturaleza de las cosas y no en el caprichoindividual
". Por eso jamás ha dejado de existir una forma embrionaria
de
Estado
y
aun hoypuede observarse, en aquellos pueblos que denen una vida social primitiva
(p.
ej.,
tribus).Si son
las
necesidades de la naturaleza humana,
dice
Tristán
de
Athayde
20,
las
que llevan el hombre
a
la sociedad, son los imperativos de la naturaleza social,
los
que llevan la sociedad al Estado. Ahora bien, la desigualdad es ley natural de la especie humana (todos loshombres —sin desconocer
sus
semejanzas básicas—
no
son iguales orgánica
y
mentalmente)
y
la vida social, supone por
ende la
existencia
de
numerosas tendencias individuales, queprocuran satisfacerse
en
ella,
ya que es en la
sociedad
donde el
hombre puede desarrollar
am
pliamente su personalidad. Y si no hubiera una autoridad tal como queda dicho, reinaría elcaos y la violencia.En síntesis, el
Estado es
un fenómeno natural en el sentido explicado, que está por encima
de las
clases
y
grupos sociales, estableciendo entre ellos por
lo
menos el orden
y,
a ve
ces,
otros
valores jurídicos
como la paz, la sohdaridad, la justicia, etc.; por
lo
tanto, aunquees evidente que cambiará de estructura, no es menos cierto que existirá siempre.
54.
2)
Teorías
de la
dominación
o de la
fuerza.
Para estas
concepciones (anarquis
mo,
socialismo, etc.),
el
Estado es
un fenómeno
de clase
y
tiene
por
objeto mantener el
do
minio de una clase sobre
otra.
En otros términos, es
la
organización política
de
la clase económicamente gobernante, que tiene por objeto proteger el régimen económico existente yaplastar la existencia de las demás clases. Por otra parte, igual que la propiedad privada, elEstado no ha existido siempre, sino que
nació junto
con la división de la sociedad en clasesexplotadoras
y
explotadas
y es el
producto
del
carácter irreconciliable
de las
contradiccionesque existen entre ellas. En tal sentido dice Sánchez Viamonte
21:
"el Estado no ha sido, no
'
^
AFTALIÓN - GARCÍA OLANO,
Introducción al Derecho,
Buenos Aires, 1939, pág. 136." VEDIA
Y
MrrRE,
Ob.
cit.
en nota6, pág. 43.-'
Ob. cit.
en nota 10, pág. 89.

Activity (23)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
antoniodepadua47 liked this
Gabriela Murmylo liked this
Liz G. Pacheco liked this
Mayra Cedeño liked this
Nathy Jama liked this
Joel Diaz R liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->