Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Pestañas como Agujas, de Luz Pearson

Pestañas como Agujas, de Luz Pearson

Ratings: (0)|Views: 883|Likes:
Published by luzpearson
Obra de teatro, estrenada en Buenos Aires en 2003.
Una pareja con los minutos contados. Dos personajes encerrados en sus propias contradicciones viven, en tiempo real, los últimos 45 minutos de su relación. El la deja de amar primero, ella después. Antonio se quiere ir y no puede hacerlo. Petunia no quiere que él se vaya y lo echa. Como en toda separación, aferrados a lo único que les queda en común, discuten por “qué es tuyo y qué es mío”. Como tal vez sea en muchas separaciones aunque no se note, en vez de bienes, Antonio y Petunia discuten por minutos de amor. Ella no lo va a dejar ir hasta que él le devuelva los minutos de más en que ella lo amó sin ser amada.
Obra de teatro, estrenada en Buenos Aires en 2003.
Una pareja con los minutos contados. Dos personajes encerrados en sus propias contradicciones viven, en tiempo real, los últimos 45 minutos de su relación. El la deja de amar primero, ella después. Antonio se quiere ir y no puede hacerlo. Petunia no quiere que él se vaya y lo echa. Como en toda separación, aferrados a lo único que les queda en común, discuten por “qué es tuyo y qué es mío”. Como tal vez sea en muchas separaciones aunque no se note, en vez de bienes, Antonio y Petunia discuten por minutos de amor. Ella no lo va a dejar ir hasta que él le devuelva los minutos de más en que ella lo amó sin ser amada.

More info:

Published by: luzpearson on Jun 14, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF or read online from Scribd
See more
See less

06/25/2014

pdf

 
Libro de la obra:“PESTAÑAS COMO AGUJAS”
 
de Luz Pearson 
 
PESTAÑAS COMO AGUJAS
de Luz Pearson
Personajes: Petunia y AntonioLugar: Espacio vacío con una silla.
Petunia y Antonio corren, jugando a agarrarse. Luego bailan, seseducen y se encuentran: Petunia lo espera a Antonio sentada en lasilla, él aparece.
Petunia- ¿Qué soñaste anoche? ¿Te acordás?
Antonio se coloca detrás de ella y empieza a acariciarle el peloexcitado.
Petunia- De a ratos te reías, muy fuerte… en un momentopensé que me hablabas, decías: “alu pe tu né tu bu, tenés” …pero no, no era para mí ¿con quién hablabas? Dale decime…Me quedé mirándote un largo rato, me tentaba tocarte lascejas pero no te quise despertar. Tu risa rompía la quietud dela noche, interrumpía el ritmo monótono de la heladera quees casi parecido al silencio. Me quedé hipnotizada mirándote:como cuando era chica que me pasaba horas espiando la telade araña de mi ventanala araña esperaba con eternapaciencia que cayera algún insecto…Me pasó lo mismo que laprimera vez que salimos: te miraba con ganas de metermeadentro tuyo para conocerte, me gustó sentir de nuevo eso…¡qué ridícula! Me acuerdo que lo primero que te conté esa vezfue un sueño, había soñado que me salía nieve por la boca…debiste pensar que era una loca mística o algo así, no? Enrealidad creo que casi ni me escuchabas, vos también memirabas callado y eso me puso nerviosa ¿Qué pensabas? Creoque me mirabas la boca, tal vez te imaginabas el frío de lanieve saliendo entre mis labiosNo, no: eran mis labiospintados de rojo oscuro, eso te gustaba. Hace tiempo que notengo sueños como esos… casi ni sueño. Creo que el últimosueño que tuve fue en blanco y negro, como una tele vieja…Anoche te reías tan feliz que me dio tristeza: era como si yono estuviera. Hace mucho que no sueño…
Antonio engancha sus dedos en el pelo de Petunia, o los pelos dePetunia lo atrapan como redes. Ahora ella se excita, suspende surelato y se dispone a la acción: poseerlo.Intentan darse besos pero algo se los impide. Se atraen como imanesy ese mismo impulso los rechaza. Se miran y corren a encontrarsepero sin tocarse, tiemblan de emoción contenida que los separa derepente como si se soltara un elástico.
 
Finalmente, se detienen y se acercan despacio hasta encontrarse enun largo beso.Ella ríe feliz y se sienta en la silla invitándolo. Intentan sentarse juntos pero caen varias veces. La situacn se va acelerando yentorpeciendo cada vez más hasta tornarse imposible. Antonio quedaa upa de Petunia, agotado. Ella le pregunta:
Petunia- ¿Me dijiste feliz cumpleaños? ¿Me dijiste? ¿Me dijistefeliz cumpleaños?Antonio- No te amo más.
Las manos de Petunia caen como palas pesadas y él –soltado porquien lo contenía- se desploma entre sus piernas. Como un resorte sepone de pie, alejándose de ella.Petunia queda en la silla, él parado a un lado, guardando unaprudencial distancia. Le teme.Se miran. Se toman las cabezas en simultáneo (sin saberlo, siguenteniendo un ritmo similar). Ella camina hacia él, al cercarse caedesvanecida a sus pies.El se apura a ver qué le sucede y, al acercarse, ella se levanta derepente.Impresionados por de verse cara a cara caen al mismo tiempo.Ambos se espían desde el suelo, levantando apenas sus cabezas. Tratando de no ser descubierto por ella, Antonio mira hacia la puerta,calculando la distancia que lo separa de su libertad. Cuando se ve asalvo de la mirada de Petunia, se levanta en puntas de pie y escapaen dirección a la puerta. Ella continúa en el piso, indiferente.
Antonio- Adios Petunia, me voy.
(no hay respuesta)
Petunia, meestoy yendo... No es por la vibracn del vidrio de laventana: los colectivos, el hollín. No es por mo teagachás para ver si están listos los “huevos kimbos”. Noes porque no sepa qué pensás cuando mirás lejos. No espor mi temor al fuego, a las velas, a las llamas. No esporque me duelan tus silencios, ni tus palabras. No esporque necesite tener un árbol, un farol y un perro.No es por eso. El hombre se va Petunia… y soy yo, me voy.¿Petunia? ¿Petuti?
Impresionado por su falta de respuesta, Antonio toca el cuerpo dePetunia con la punta de su pie: nada. Se acerca más, presintiendo lopeor.
Antonio- Ay! La maté. Maté el amor que había entre nosotros,maté mi amor, la maté a ella. Quebré tu confianza, traicionétu ternura, rompí tu corazón: ¡soy un asesino!

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->