Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ravier, Adrián - 2010 - La economía de Paul Samuelson (Laissez Faire)

Ravier, Adrián - 2010 - La economía de Paul Samuelson (Laissez Faire)

Ratings: (0)|Views: 385|Likes:
Published by Adrián Ravier
Falleció uno de los economistas más prestigiosos del siglo XX. Un escritor cuyas obras fueron leídas en los cincos continentes y fueron parte de la formación de las últimas generaciones de economistas. Falleció un profesor notable que dejó tras de sí numerosos discípulos, que hoy dominan la academia y la política económica de la Casa Blanca. Pero ¿quién era Samuelson? ¿Qué pensaba?
Falleció uno de los economistas más prestigiosos del siglo XX. Un escritor cuyas obras fueron leídas en los cincos continentes y fueron parte de la formación de las últimas generaciones de economistas. Falleció un profesor notable que dejó tras de sí numerosos discípulos, que hoy dominan la academia y la política económica de la Casa Blanca. Pero ¿quién era Samuelson? ¿Qué pensaba?

More info:

Published by: Adrián Ravier on Jun 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2012

pdf

text

original

 
 __________________________________________________________________ 
 Laissez-Faire
, No. 32 (Marzo 2010): 71-75
 Adrián O. Ravier 
Falleció Paul Samuelson, uno de los eco-nomistas de mayor prestigio y reconoci-miento en el siglo XX, quien estudiara enChicago, Harvard y Cambridge y convir-tiera su tesis doctoral en la medalla
 John Bates Clark 
, otorgada por la
 American Economic Association
, un anticipo en sucarrera, para más tarde recibir el PremioNobel en Economía.Falleció quien—para muchos—es elpadre de la economía moderna, quienconvirtió al
 Massachusetts Institute of Technology
(MIT) en uno de los principa-les centros de investigaciones económi-cas. Su brillante carrera atrajo a importan-tes economistas a estudiar y enseñar en elMIT, como fueron los casos de los NobelGeorge A. Akerlof, Robert F. Engle III,Lawrence R. Klein, Paul Krugman, Fran-co Modigliani, Robert C. Merton y Jo-seph Stiglitz.Falleció un escritor, cuyas obras fue-ron leídas en los cincos continentes yfueron parte de la formación de las últi-mas generaciones de economistas. Sumanual de economía, publicado por pri-mera vez en 1948, fue el libro de textomás vendido por cerca de 30 años(50,000 ejemplares al año) y traducido a20 lenguas.Falleció un profesor notable, que dejódetrás de él a una generación de econo-
mistas que hoy domina la academia y la
 política económica de la Casa Blanca. Sa-muelson enseñó economía keynesiana avarios presidentes norteamericanos, líde-res mundiales, miembros del Congreso ya la Junta de la Reserva Federal, ademásde reconocidos economistas. Fue un ase-sor del Tesoro de los Estados Unidos ytambién de la presidencia. Posiblementesea John F. Kennedy su alumno más des-tacado, quien le ofreciera ocupar el pues-to de jefe de asesores de su gobierno. Laanécdota cuenta que Samuelson, sin em-bargo, declinó ante la misma, para noubicarse en una posición en la que nopudiera decir y escribir aquello que pen-saba.Falleció un hombre cuya curiosa vidalo sorprendió con trillizos (todos varo-nes), cuando esperaba el nacimiento de sucuarto hijo. Con su primera esposa Ma-rion, fallecida en 1978, tuvo seis hijos,los que a su vez le dejaron quince nietos.Falleció un hombre de suerte—comoél mismo se denominó—“por estar siem-pre en el lugar correcto, en el momentoadecuado” (Samuelson, 2003).Pero detrás de estos títulos, ¿quién eraSamuelson? ¿Qué pensaba?
La Economía de Paul Samuelson
Adrián O. Ravier es Doctor en EconomíaAplicada por la Universidad Rey Juan Carlosde Madrid y profesor visitante de la Universi-dad Francisco Marroquín.
 
 __________________________________________________________________  __________________________________________________________________ 
Laissez-Faire 72
Metodología
 Samuelson fue un economista neoclásico.Robert Solow, uno de sus colegas en el
 Massachusetts Institute of Technology
ytambién ganador del premio Nobel, decíaque “proporcionó las herramientas queutilizan y las ideas que aplican todos.” ¿Aqué herramientas se refería? Al instru-mental neoclásico, al uso de las matemá-ticas en economía.Samuelson (1952, 1958) elevó los ni-veles de sofisticación en el análisis ma-temático. Basta recordar su contribuciónen el desarrollo de la programación lineal,una herramienta utilizada por empresas yplanificadores centrales que permite cal-cular cómo producir un set de bienes yservicios al menor costo.Samuelson (1974, 1977) pensaba que“dentro de cualquier economista clásicohay un economista moderno tratando desalir,” queriendo identificar con “econo-mista moderno” a aquel que utiliza lamodelización y la formalización matemá-tica. Una formalización matemática queera ajena al “no-economista” y que ter-minó por relegar los problemas económi-cos sólo para los que hablaban “ese” len-guaje y ridiculizando al resto de los escri-tos como “no-científicos.”Para algunos, el pensamiento neo-clásico contribuyó a que la economía seamás formal, más rica en su intento porformalizar las leyes económicas; paraotros, “el modelo de las ciencias duras noes apropiado para la economía.” La año-ranza de Buchanan (2001) por ejemplo, lollevó a recordar que su generación deeconomistas sentía “pasión por salvar elmundo.” Hoy, los alumnos que se acercana las facultades de economía, son atraídospor el uso de la matemática.
La Historia del Pensamiento
Samuelson adoraba tanto su nacientesíntesis neoclásica que en 1954 llegó aafirmar que los economistas incapaces deseguir la revolución matemática despuésde la Segunda Guerra Mundial son losque se refugian en la historia del pensa-miento económico.Y es que Samuelson (1987) fue uneconomista que—al igual que GeorgeStigler (1982) o Gregory Mankiw (2006)—suponía que cualquier cosa escrita hacemás de 20 ó 30 años es irrelevante. Pen-saba que en la medida que una teoríaeconómica fuera relevante, inevitable-mente pasaba a ser incorporada en elcuerpo de la disciplina, la que luego pre-pararía a los futuros Ph.D’s.Esto no es otra cosa que “la teoría
whig
de la historia de la ciencia,” es de-cir, la creencia de que los economistasmodernos han leído, asimilado e integra-do la totalidad de los conocimientos ela-borados con anterioridad y que, por tanto,la evolución de la ciencia sigue siempreun curso ascendente, progresivo y lineal(Rothbard, 1995).En pocas palabras, para Samuelson,leer a Adam Smith, Jean-Baptiste Say oJohn Maynard Keynes resulta en unapérdida de tiempo. Todos sus aportesestán ya incluidos en los manuales deeconomía. Por citar un ejemplo, ¿acasopodemos confiar en su interpretación dela Ley de Say? ¿No deberíamos estimulara los jóvenes estudiantes y economistas aleer estos textos e interpretarlos por sí mismos?
Microeconomía
Samuelson desconfiaba de los mercadoslibres. No creía en la soberanía del con-sumidor, ni que los precios, las tasas de
 
 __________________________________________________________________  __________________________________________________________________ 
Laissez-Faire 73interés y las ganancias y las pérdidas,fueran la guía de la función empresarial.Además, veía a los mercados comoinherentemente inestables. Ya en los ini-cios de su carrera, bajo la guía de AlvinHansen, desarrolló un modelo matemáti-co rudimentario sobre ciclos económi-cos—el llamado modelo “multiplicador-acelerador”—que capturaba justamente latendencia de las economías de mercadohacia las fluctuaciones económicas (Sa-muelson, 1939).Por esto, creía más bien en la planifi-cación central. Sorprenderá a más de unoque el mismo economista que criticó aMarx, Lenin o Stalin, defendió en 1989 laeconomía socialista soviética, señalandoque “puede funcionar e incluso prospe-rar.” Contrariando la teoría de la imposi-bilidad del cálculo económico en el socia-lismo, de Ludwig von Mises, Samuelson(1948) señalaba que “una sociedad en laque la mayoría de las decisiones econó-micas son adoptadas de manera adminis-trativa, donde los beneficios no sean elmotivo principal detrás de la producción,puede crecer durante largos períodos detiempo.”Samuelson claramente se equivocó, yal poco tiempo, sin ninguna menciónexplícita, corrigió en sus posteriores edi-ciones el texto introductorio de economía.
Estado de Bienestar y FinanzasPúblicas
Ni marxismo, ni capitalismo. Samuelsonse posicionaba en el centro, en una terce-ra vía. Esto derivó en el desarrollo de “lateoría de las fallas de mercado,” un justi-ficativo del Estado de Bienestar, y de porqué el gobierno debía jugar un rol centralen la economía, proveyendo de bienespúblicos. Estos bienes son definidos en laliteratura como aquellos que pueden serefectivamente provistos por la accióncolectiva o gubernamental y que al mis-mo tiempo, no serian provistos por elmercado, tanto por la ausencia de incenti-vos como por la presencia de
 free riders
 (Samuelson, 1954).Muchos recordarán, sin embargo, elejemplo del faro, el que fue ridiculizadomás tarde por otro premio Nobel comoRonald Coase (1974). Habrá que analizarsi las aludidas fallas de mercado son fa-llas, o más bien, condiciones del merca-do, del mundo real. Y aun aceptadas talesfallas, la literatura se pregunta: ¿puede elgobierno solucionarlas? ¿o más bien re-troalimenta los problemas?Las fallas de la política, o del estado,son ignoradas por Samuelson, y tambiénpor la mayoría de los programas de estu-dio (Krause, Zanotti y Ravier, 2007).
Macroeconomía
Si Samuelson debe a su temprano pasopor Chicago el interés por el uso de lasmatemáticas en economía, también debea Harvard su adhesión al keynesianismo.Recién llegado a esta universidad en1935, Samuelson se sintió atraído por lasideas de Alvin Hansen, el entonces prin-cipal exponente de la teoría keynesianaen Estados Unidos.Sin embargo, no fue un “keynesianoreligioso,” aceptando el paquete de teor-ías que heredó de su maestro. Criticó laconcepción de “equilibrio con desem-pleo,” y fue uno de los que contribuyó enconstruir la síntesis neoclásica del keyne-sianismo, un modelo que para muchosdesfiguró el pensamiento expuesto en la
Teoría General
de Keynes.

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
David Andaur liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->