Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
P. 1
Introducción al Antiguo Testamento

Introducción al Antiguo Testamento

Ratings:

4.71

(7)
|Views: 15,429|Likes:
Published by javra33
Apuntes del curso Biblia I, del Postítulo en Religión UCT.
Autor: P.Santiago Andrade, ofm
Apuntes del curso Biblia I, del Postítulo en Religión UCT.
Autor: P.Santiago Andrade, ofm

More info:

Published by: javra33 on Jun 12, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/12/2013

pdf

text

original

 
1
INTRODUCCION A LA TEOLOGIA DEL ANTIGUO TESTAMENTO 
INTRODUCCION
El Antiguo Testamento es primordialmente un libro de historia, en el que se han incorporado otrosgéneros literarios. La “historia” constituye el tema principal de la literatura del Antiguo Testamento. Y esque, efectivamente, contar historias es una vieja actividad, tan antigua como el hombre mismo. De ella senutre buena parte de la literatura universal. Todas las culturas tienen en su pasado histórico mitos,leyendas y relatos sobre héroes, dioses y hazañas, transmitidos oralmente y por escrito. Todas lasgeneraciones registran y transmiten sus realizaciones y los acontecimientos más o menos importantes dela vida. La narrativa ocupa amplio espacio en los actuales medios de comunicación (prensa, radio ytelevisión). Y en su conversación diaria, lo que hacen fundamentalmente hombres y mujeres es contarcosas.Esto que decimos de la literatura universal, se realiza plenamente en la Biblia, que es en últimainstancia historia, la historia de la salvación. La revelacción bíblica es esencialmente histórica. Dios se daa conocer por medio de la palabra que comunica a sus siervos los profetas, pero se revela sobre todo através de sus intervenciones en favor de su pueblo. El credo israelita no es un catálogo de dogmasdoctrinales abstractos, sino una secuencia de intervenciones salvíficas de Dios en la historia. El Dios de laBiblia no es el Zeus lejano del Olimpo ni la causa primera de la filosofía, sino el Verbo encarnado enmedio de la masa y de a vida humana, que acompaña al hombre en su andadura histórica, compartiendocon él gozos y penas.La Biblia gusta de enraizar el dogma, la ley y la ética, no en razonamientos y principios filosóficosde carácter especulativo, sino en el marco de la historia. El designio salvador de Dios se realizaprogresivamente en la historia del acontecer humano. La religión de la Biblia está encarnada en la vida.Yahveh no es un Dios cósmico y metafísico, al que se llega por vía de especulación, sino que se hacepresente y salva al hombre desde dentro, desde el seno de la historia. En resumen, la historia está en laraíz de la Biblia. 
1. Historia sagrada
El calificativo de “libros históricos”, que los cristianos damos a una parte de la Biblia, pudierainducir a creer que se trata de crónicas o anales históricos en el sentido científico de la palabra. Pero no esasí. La historia bíblica no es crónica o narración aséptica y neutral de los hechos. En realidad, ninguna
 
2
historia es neutral. Están ya superadas las tesis del historicismo liberal alemán del siglo pasado, que teníala pretensión de poder reproducir la historia químicamente pura, libre de toda interpretación. Se trata deuna utopía no sólo irrealizable, sino contraria incluso a las leyes del conocimiento humano. Los hechos,para que sean accesibles e inteligibles, deben ser verbalizados, y toda verbalización es ya unainterpretación. No existe más historia que la narrada, o sea, la historia interpretada.Estos criterios metodológicos son especialmente aplicables a la historia bíblica, que desborda lascoordenadas de los acontecimientos intraterreno para abrirse a la trascendencia, dimensión que sólo sepuede conocer y expresar por la fe y desde la fe. Este factor configura la historia bíblica con unos perfilesdiferenciales, que podemos concretar en estos seis adjetivos: es una historia confesional, kerigmática,interpelante, profética, escatológica y salvífica. 
a)
Confesional 
La historia bíblica está escrita desde la fe en Dios, que se dio a conocer al pueblo de la Biblia conel nombre de Yahveh. Por eso, la llamamos “confesional o sagrada”. Los autores bíblicos descubren enlos acontecimientos una cuarta dimensión que hace referencia a la Divinidad. Todo viene de Dios y todocamina hacia Dios. Aquello que, para cuantos lo veían desde fuera, no era más que una de tantas salidasde nómadas que abandonaban Egipto, para los historiadores bíblicos es el “éxodo”, la mayor experienciade la presencia y acción liberadora de Yahveh, que constituye el acontecimiento fundamental y fundantede la historia de la salvación del Antiguo Testamento. Aquello que para los demás era sólo una de tantasoperaciones de castigo -por ejemplo, la destrucción de Samaría o Jerusalén-, para los autores sagrados eraexpresión del justo juicio de Dios, que prueba y castiga a su pueblo con el fin de moverlo a conversión. 
b)
 Kerigmática
Escrita desde la fe, la historia bíblica quiere ser proclamación y anuncio de esa misma fe. Es lo quepodríamos llamar una “historia kerigmática”. El credo bíblico está integrado por dogmas de carácterhistóricos. Los artículos de la fe israelita no son verdades abstractas, sino intervenciones concretas yacciones salvíficas de Dios en favor de su pueblo. El Dios de la biblia no se da a conocer a través demensajes desencarnados llovidos del cielo, al estilo de los oráculos de Delfos, sino que se autorrevela pormedio de sus intervenciones en la historia de los hombres, leídas e interpretadas por la palabra de losprofetas. Por ello, cuando los israelitas profesaban su fe, decían: Creemos que Dios eligió a nuestrospadres, que nos libró de la esclavitud de Egipto, que nos condujo por el desierto con mano fuerte y brazoextendido, que nos dio esta tierra, que elegió a Jerusalén como ciudad santa y a la casa de David comodinastía perpetua (cfr. Dt 26,5-9; Sal 78,67-71). Notemos de paso que el credo del Nuevo Testamento es
 
3
del mismo tenor: Creemos que “Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fuesepultado y que resucitó el tercer día, según las Escrituras; que apareció a Cefas y luego a los Doce” (1Cor15,3-5). 
c)
 Interpelante
Al estar escrita desde la fe y ser una proclamación de fe, ya se entiende que la historia bíblica noes pura crónica aséptica y neutral, destinada simplemente a informar, sino que es anuncio de buena nuevade salvación, que pide y espera respuesta y asentimiento del oyente o el lector: Es palabra interpelante.Esta dimensión se descubre sobre todo en las llamadas “historias ejemplares” (Tobías, Judit, Ester, Rut),pero también las demás historias han sido escritas con la misma finalidad. Así, la historia deuteronomista-de la que hablaremos más tarde- quiere ser un llamamiento a la conversión y a la esperanza. La forma dehablar y de actuar de los personajes, la presentación de los acontecimientos, los premios y castigos quereciben los buenos y los malos respectivamente..., todo apunta siempre en la misma dirección:llamamiento a seguir los postulados de la ley y a optar por el Dios de la alianza. 
d)
 Profética
Los libros que los cristianos llamamos “históricos”, en el canon judío reciben el nombre de“profetas”. Es sin duda un título más apropiado. En realidad, los libros históricos son lectura profética dela historia. Los profetas son teólogos de la historia, capaces de leer los signos de los tiempos y dedescubrir en la historia de los diversos acontecimientos el designio salvífico de Dios. La historia es ellugar teológico por antonomasia de los profetas. Dios se autorrevela, se da a conocer a través de susintervenciones en la historia (cfr. DV 2). La presencia y la actuación de Dios en la historia, junto con lavoz de los profetas que las interpretan, forman la palabra completa de Dios y constituyen su revelación.Las intervenciones de Dios sin la voz de los profetas permanecen mudas. La voz sin las intervencionessuena a vacía: “No, no hace nada el Señor Yahveh sin revelar su secreto a sus siervos los profetas” (Am3,7). 
e)
 Escatológica
Los pueblos vecinos, que profesaban creencias míticas y naturistas, tenían una concepción cíclicay cerrada de la historia. Creían que ésta giraba y se repetía siempre en torno al mismo centro de gravedad,como los ciclos de la naturaleza, sin jamás avanzar. Es la creencia reencarnacionista del eterno retorno. Laconcepción israelita de la historia es más bien lineal. La historia tiene en su punto de arranque unencuentro inicial con Dios y camina hacia el encuentro pleno y definitivo a través de los tiempos

Activity (39)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Heather Davis liked this
rodobla5 liked this
sevavi liked this
luisalbertodel liked this
cirojmed liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->