Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
29Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
A REBELIÓN DE LOS HERMANOS GUTIÉRREZ

A REBELIÓN DE LOS HERMANOS GUTIÉRREZ

Ratings: (0)|Views: 9,992|Likes:

More info:

Categories:Types, Resumes & CVs
Published by: Viter Carlos Trinidad on Jun 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOCX, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/20/2013

pdf

text

original

 
A REBELIÓN DE LOS HERMANOS GUTIÉRREZ
El triste fin de 3 hermanos militares y violentos que quisieron tomar el poder En 1871 el presidente José Balta estaba dejando el poder en medio de una crisis política. La campañaelectoral de 1871-1872 estuvo marcada por los desbordes de la prensa, la efervescencia de las reunionespúblicas y la conmoción en el país entero. El gobierno de Balta cerró los diarios que apoyaban al candidatoManuel Pardo: El Comercio y El Nacional.Ese año, hubo varios cambios de gabinete que también generaron inestabilidad política. El 7 de diciembre,Balta nombró al coronel Tomás Gutiérrez como Ministro de Guerra, un militar que era visto con temor por la población y cuyo nombramiento alarmó a la oposición, liderada por Manuel Pardo.Tomás Gutiérreztenía fama de"brusc"Silvestre Gutiérreztenía fama de"siniestro"MarcelianoGutiérreztenía fama de"más brusco"
LOS VIOLENTOS HERMANOS GUTIÉRREZ
Una de las causas por las cuales el régimen de Balta gozó de estabilidad durante estos días conflictivos,provino justamente del apoyo que le dieron cuatro hermanos coroneles: Tomás, Silvestre, Marceliano yMarcelino Gutiérrez, a las órdenes de ellos estaba un ejército de siete mil hombres bien armados.Los hermanos Gutiérrez eran considerados militares violentos, que no habían tenido reparos para arrestar y flagelar con doscientos azotes al coronel Juan Mauel Garrido y al celador Luis Montejo y de amenazar lavida de periodistas de oposición como el escritor del diario El Nacional, Andrés Avelino Aramburú.Tomás era corpulento y tenía fama de brusco, impetuoso, altivo, ignorante y resuelto. Marceliano sedistinguía por ser todavía más atleta, más brusco y más ignorante, con un defecto en el ojo derecho, por elcual se le llamaba "el Tuerto" y con una voz poderosísima y una presencia imponente, que atraían alpúblico en los días de maiobras de tropas. Silvestre, más delgado y blanco, de cabello crespo, poseía másinteligencia e ilustración, pero se le consideraba duro y siniestro. Marcelino, en cambio, se distinguía por un carácter apacible.Los cuatro eran arequipeños, oriundos de Majes. Tomás, había participado en revueltas encabezadas por Castilla, en 1854; fue diputado por la provincia de Castilla en 1858 y jefe del batallón Ancash durante losgobiernos de San Román y Pezet, estuvo en la campaña en el Ecuador. También participó en la defensadel Callao en 1866. Todo esto le dio algún renombre como hombre sagaz, valiente y buen soldado.
MANUEL PARDO GANA LAS ELECCIONES DE 1872
En las elecciones que se realizaron en 1872, fue electo como nuevo presidenteManuel Pardo, que contaba entonces con apenas 37 años y que lideró elmovimiento "cívico" que lo llevó a la presidencia de la República.Los hermanos Gutiérrez consideraban que sería un desastre la llegada al poder de Manuel Pardo y debido al carácter violento de estos hermanos, se sintieronnaturalmente inclinados a las soluciones de fuerza y le propusieron alpresidente Balta que haga un golpe de Estado en contra de Manuel Pardo.Balta pensó en la posiblidad, pero finalmente, durante una violenta discusióncon Tomás Gutiérrez, se negó rotundamente a toda acción subversiva.Es entonces que los hermanos Gutiérrez decieron actuar.
EL GOLPE DE LOS CORONELES GUTIÉRREZ
 A las dos de la tarde del 22 de julio de 1872, Silvestre entró en el Palacio deGobierno, al frente de dos compañías de su batallón a relevar las guardias y depronto se dirigió a las habitaciones del Presidente. Ante su esposa y su hijaDaría, cuyo matrimonio debía realizarse aquella misma noche, le intimó prisión,y se produjo una escena violenta entre las dos damas y el siniestro Silvestre.Presidente Manuel Pardo
(1872-1876)
 
 
Entre tanto, Marceliano al frente de su batallón, proclamaba en la Plaza de Armas jefe supremo de laRepública a su hermano Tomás Gutiérrez, a quien dio el grado de general. Tomás aceptó el mandosupremo a través de un decreto.Mientras tanto, José Balta fue llevado preso al cuartel de San Francisco.Sin embargo, al encarcelar al presidente Balta, la rebelión tomaba un sesgo no esperado. Los Gutiérrez seestaban sublevando contra el mandatario legal, contra su propio jefe y protector. Algunos, que acasohubieran simpatizado con un movimiento de Balta y los Gutiérrez unidos contra Pardo, se sintierondefraudados, escandalizados, o aturdidos. Balta, sin quererlo, resultaba así, a última hora, un aliado dePardo. Aquella tarde, el Congreso se reunió y condenó el levantamiento militar, haciendo un llamado al Ejército ya la civilidad para retomar el orden constitucional. Sin embargo, cuando se estaba terminando de firmar ladeclaración, un comandante y 80 celadores se presentaron al Congreso y a culatazos desalojaron a losrepresentantes. Muchos de los cuales, huyeron por los techos.El presidente electo, Manuel Pardo, fue avisado del golpe y huyó de Lima embarcándose en el famosomonitor Huáscar, que ya estaba al mando de Miguel Grau y que trasladó a Pardo hacia el sur del país.Nuestro héroe, Miguel Grau también tuvo parte activa en la resistencia contra los Gutiérrez.
LA PRIMERA VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA
Entre tanto, había en Lima una sensación de vacío. El recelo del pueblo a losGutiérrez interrumpió la vida de la ciudad. Al mismo tiempo, el miedo de losGutiérrez al pueblo los aisló, los volvió timoratos y paralizados.El 24 y 25 de julio hubo numerosas deserciones en los cuarteles. Muchosempleados públicos también habían abandonado sus puestos y se oyeron en lascalles algunas vivas a Pardo y mueras a los Gutiérrez, contestados con disparos.También estalló una rebelión popular en el Callao.En la mañana del 26 de julio, Silvestre Gutiérrez se dirigió a la estación delferrocarril para dirigirse al Callao, llevaba una importante cantidad de dinero paragratificar a la tropa y ascensos para sus subordinados. Muchos transeúntes losiguieron y cuando Silvestre tomó asiento en el vagón, comenzaron a escucharsegritos de protesta. A través de una ventanilla, Silvestre disparó contra losprotestantes, hiriendo a uno de ellos. Hubo un intercambio de disparos y SilvestreGutiérrez cayó herido de muerte.El populacho se lanzó contra Silvestre, le arrancó las ropas, dejándole casidesnudo y robando el dinero y los nombramientos de ascensos. Los restos de Silvestre fueron trasladadosa la iglesia de Los Huérfanos. Mientras tanto, la turba sublevada fue en dierección de Palacio de Gobierno.
EL ASESINATO DE BALTA
 Al saber la noticia de la muerte de Silvestre, Marceliano Gutiérrez, que custodiaba al presidente Balta,ordenó asesinarlo. Balta dormía cuando fue acribillado a balazos. Su cuerpo cayó al suelo. La noticia de lamuerte de Balta corrió rápidamente por toda Lima. Marceliano, entonces, se dirigió al Callao, donde muriócombatiendo contra el pueblo sublevado.Tomás Gutiérrez dejó palacio de gobierno y se trasladó al cuartel de Santa Catalina. Más tarde, en lanoche, en medio del fuego de fusiles y cañones, Tomás y Marcelino abandonaron el cuartel. Marcelino, elmás tranquilo de los hermanos, se refugió en una casa amiga y logró salvarse de la furia del pueblolimeño.
LA FUGA DE TOMÁS GUTIÉRREZ
Tomás, con el rostro cubierto y con sombrero de paisano, huyó por las calles de Lima gritando
"VivaPardo" 
con el objetivo de pasar desapercibido. Sin embargo, tropezó con un grupo de oficiales y civilescapitaneados por el coronel Domingo Ayarza quien lo reconoció inmediatamente. Al ser apresado, Tomás Gutiérrez dijo que fue azuzado por sus jefes para sublevarse, los cuales luego loabandonaron y aseguró no saber nada del asesinato del presidente Balta. Avanzaron unas cuadras, mientras eran seguidos por una turba que crecía y crecía a los gritos, profiriendoamenazas. Al llegar a la plazuela de La Merced, los militares que lo apresaron, no pudieron protegerlo máse ingresaron a Tomás en una botica y cerraron las puertas. El populacho las rompió, buscó a su víctima ylo mató de un disparo, para luego llevarlo a la calle. Allí, el cadáver abaleado fue desvestido y alguien le cortó el pecho desnudo con un sable mientras decía:
"¿Quieres banda? Toma banda" 
. Enseguida fue arrastrado a la plaza y colgado de un farol frente al Portalde Escribanos. Horas más tarde le hizo compañía, colgado de un farol cercano, el cadáver de SilvestrePresidente José Balta
(1868-1872)
 
 
llevado desde la iglesia de los Huérfanos. Aquella noche todo el ejército se dispersó y los cuartelesquedaron vacíos.Los hermanos Gutiérrez colgados en la Catedral
EL TRISTE FIN DE LOS HERMANOS GUTIÉRREZ
 Al amanecer del día 27 ambos cuerpos aparecieron colgados de las torres de laCatedral, desnudos y cubiertos de horrorosas heridas, a una altura de más de 20metros, a la que no se ha visto ascender jamás el cuerpo de delincuente alguno.Horas después fueron rotas las sogas que los sostenían, cayendo los cuerpos alpiso, estrellados contra las baldosas. Luego se quemó a los dos despojoshumanos en el centro de la plaza. En la tarde el fuego dio cabida a un tercer cadáver, el de Marceliano, traído del cementerio de Baquíjano.Las casas de los hermanos Gutiérrez fueron reducidas a escombros.Días después, Manuel Pardo hizo su entrada apoteósica en la capital y asumió elmando de la Nación el 2 de Agosto de 1872.Para algunos, el populacho de los días 26 y 27 de julio de 1872 fue unamuchedumbre épica que con castigos ejemplares defendió la inviolabilidad delsufragio, el respeto a la opinión pública y la soberanía popular frente aldespotismo cuartelario, traidor de su protector Balta, presidente legal del Perú.Es para otros, en cambio, una masa delincuente, azuzada por el dinero y por elalcohol hasta los más horrendos extravíos, para satisfacer pasiones e interesesajenos.(Con información de "Historia de la República del Perú", Jorge Basadre).El populacho arrastra el cuerpo de Marceliano Gutiérrez

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->