Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las Competencias en La Educacion Escolar

Las Competencias en La Educacion Escolar

Ratings: (0)|Views: 32|Likes:

More info:

Published by: Cmr Hospital de Especialidades on Jun 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/23/2010

pdf

text

original

 
34|
Aula
de Innovación Educativa.Núm. 161
portadores de mejores soluciones, que vienen asustituirlos. A menudo la historia de las ideas ydel pensamiento educativo parece adoptarmás bien la forma de un proceso de refunda-ciones sin fin que la de una evolución de ideasy planteamientos que se van enriqueciendo,afinando y diversificando de manera progre-siva.Con estos antecedentes, parece lógicopreguntarse si los enfoques basados en com-petencias no constituyen un eslabón más deesta cadena de propuestas y planteamientoseducativos que se suceden con relativa rapi-dez, pero que, mientras están vigentes, se eri-gen en fuente de solución de todos losproblemas educativos. Así parecen sugerirlo,en efecto, la rapidez con que se han difundidoestos enfoques, el entusiasmo un tanto acrí-tico con que se presentan en ocasiones y lasvirtudes maravillosas que se les atribuyen. Hay,sin duda, ingredientes en este fenómeno quepueden llevarnos a pensar que estamos anteotra «moda educativa». Sin embargo, más alláde este componente de moda, el concepto de
competenci
y los enfoques basados en com-petencias tienen elementos interesantes queconstituyen un avance en la manera de plan-tearse, afrontar y buscar soluciones a algunosde los problemas y de las dificultades más acu-ciantes con los que se enfrenta la educaciónescolar en la actualidad. Por supuesto, y con-trariamente a lo que parecen sugerir a vecesalgunos discursos entusiastas y ciertamenteacríticos sobre el alcance y las ventajas de es-tos enfoques, tampoco en esta ocasión pareceque hayamos encontrado el remedio maravi-lloso susceptible de curar, cual bálsamo de Fie-rabrás, todos los problemas de la educación.Los enfoques basados en competencias supo-nen –a mi juicio– un progreso respecto a enfo-ques y planteamientos precedentes, perosiguen presentando, como no puede ser deotra manera, limitaciones importantes, altiempo que comportan riesgos y peligros en supuesta en práctica a los que conviene prestarespecial atención. En lo que sigue, y con el finde argumentar y concretar esta valoración, co-mentaré brevemente en primer lugar algunosCircunscrito prácticamente al ámbito de la for-mación profesional, ocupacional y laboralhasta bien entrada la década de 1990, el dis-curso de las competencias ha ido ganando te-rreno de forma progresiva en todos los ámbitosy niveles de la educación formal, desde la edu-cación superior hasta la educación infantil,convirtiéndose en muchos países en un enfo-que dominante. Su adopción por muchas Ad-ministraciones educativas y por instituciones einstancias internacionales orientadas a formu-lar recomendaciones curriculares y a promoverevaluaciones de rendimiento en una perspec-tiva comparada es, sin duda, un factor impor-tante para entender esta rápida difusión ypenetración del concepto de
competencia 
y delas propuestas y planteamientos educativosacordes con él.Sin negar la especificidad del fenómenoni la importancia que pueden tener en estecaso otros factores –como, por ejemplo, el én-fasis en los resultados y en la rendición decuentas de los servicios públicos, incluidos loseducativos; o en la calidad entendida no tantoen términos de «inversiones» y de «recursos»como de «resultados»–, la rapidez y la amplitudcon las que se han extendido los enfoques ba-sados en competencias no son una excepciónen la evolución de las ideas y de los plantea-mientos pedagógicos. La educación es uncampo de conocimiento y de actividad profe-sional especialmente proclive a la aparición ydifusión de conceptos y enfoques presentadosa menudo como «novedosos» y portadores desoluciones a todos los problemas y carenciasexistentes, que pueden llegar a alcanzar ungrado considerable de aceptación en periodosde tiempo relativamente breves. Su vigencia,sin embargo, suele ser también breve, ya quesucumben con relativa rapidez y escasa resis-tencia ante nuevas oleadas de conceptos y en-foques, supuestamente más «novedosos» y
Las competencias en la educaciónescolar: algo más que una moday mucho menos que un remedio
César Coll*
Las competenciasen la educaciónescolar
I
INNOVACIÓN EDUCATIVA
El concepto de
competencia
y las propuestas pedagógicas y di-dácticas basadas en competencias han irrumpido con fuerzaen el panorama de la educación escolar en el transcurso de losúltimos años.
 
35|
Aula
de Innovación Educativa.Núm. 161
INNOVACIÓN EDUCATIVA
Las competencias en la educación escolar
D
ISEÑOYDESARROLLOCURRICULAR
/ G
ENERAL
I
aspectos de los enfoques basados en compe-tencias que suponen un avance, para señalar acontinuación y de forma también sintética al-gunas de las limitaciones y riesgos que com-portan igualmente estos enfoques.
Algo más que una moda...
El interés fundamental del concepto de
competencia 
reside –a mi juicio– en el hechode que proporciona una mirada original y muysugerente para abordar un aspecto a la vez nu-clear y extremadamente complejo de la educa-ción escolar: la identificación, selección,caracterización y organización de los aprendi-zajes escolares; es decir, las decisiones relativasa lo que debe esforzarse en aprender el alum-nado y, por tanto, a lo que debe intentar ense-ñar el profesorado en los centros educativos.Sería incorrecto, sin embargo, limitar el interésdel concepto de
competencia 
a un compo-nente puramente instrumental, de herra-mienta útil para concretar las intencioneseducativas. En realidad, el interés del conceptoreside sobre todo en los matices que aporta ala manera de entender los aprendizajes que seaspira a promover mediante la educación es-colar. Veamos algunos ingredientes del con-cepto de competencia con el fin de precisarestos matices. De acuerdo con el proyecto DeS-eCo de la OCDE (2002, p. 8):
«Una competencia es la capacidad para res- ponder a las exigencias individuales o socia- les o para realizar una actividad o una tarea [...] Cada competencia reposa sobre una com- binación de habilidades prácticas y cognitivas interrelacionadas, conocimientos (incluyendel conocimiento tácito), motivación, valores,actitudes, emociones y otros elementos so- ciales y de comportamiento que pueden ser movilizados conjuntamente para actuar de manera eficaz.»
En la misma línea, apunta la siguiente conside-ración, extraída de un documento sobre
Com- petencias clave para un aprendizaje a lo largo de la vida 
elaborado bajo los auspicios de laDirección General de Educación y Cultura de laComisión Europea (2004, p. 4 y 7):
«Se considera que el término "competencia" se refiere a una combinación de destrezas, cono- cimientos, aptitudes y actitudes, y a la inclu- sión de la disposición para aprender, además del saber cómo. [...] Las competencias clave re- presentan un paquete multifuncional y trans- ferible de conocimientos, destrezas y actitudes que todos los individuos necesitan para su realización y desarrollo personal, in- clusión y empleo.»
Estas definiciones reflejan con claridad los ma-tices principales que introduce el concepto de
competencia 
en lo que concierne al tipo deaprendizaje escolar que se desea promover. Elprimero se refiere a la
movilización de los co- nocimientos 
(Perrenoud, 1998). Ser compe-tente en un ámbito de actividad o de prácticasignifica, desde este enfoque, ser capaz de ac-tivar y utilizar los conocimientos relevantespara afrontar determinadas situaciones y pro-blemas relacionados con dicho ámbito. Así, porejemplo, ser competente para comunicarse enla lengua materna significa, de acuerdo con la
Recomendación del Parlamento Europeo y deConsejo de 18 de diciembre del 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje per- manente 
(Parlamento Europeo, 2006), ser ca-paz de:
«expresar e interpretar conceptos, pensa- mientos, hechos y opiniones de forma oral y escrita (escuchar, hablar, leer y escribir) [y de] interactuar lingüísticamente de una manera adecuada y creativa en todos los posibles contextos sociales y culturales, como la edu- cación y la formación, la vida privada y pro- fesional, y el ocio».
Sin duda esta dimensión del aprendizaje esco-lar es fundamental y el hecho de subrayarlaconstituye una aportación indudable de los en-foques basados en competencias. Sin embargo,no puede decirse que sea totalmente novedosa.En efecto, la importancia de la funcionalidaddel aprendizaje como uno de los rasgos distin-tivos del aprendizaje significativo ha sido su-
 
36|
Aula
de Innovación Educativa.Núm. 161
INNOVACIÓN EDUCATIVA
Las competencias en la educación escolar
D
ISEÑOYDESARROLLOCURRICULAR
/ G
ENERAL
I
brayada en numerosas ocasio-nes por las teorías constructi-vistas del aprendizaje escolar(ver, por ejemplo, Ausubel yotros, 1978; Ausubel, 2002).Así mismo, la insistencia enimpulsar desde la educaciónescolar la realización deaprendizajes significativos yfuncionales está presente en los enfoquesconstructivistas en educación que han orien-tado las reformas educativas en numerosos pa-íses en las últimas décadas del siglo
XX
. Lanovedad y la originalidad de los enfoques basa-dos en competencias no residen, pues, tanto enla toma en consideración de la funcionalidadcomo una dimensión importante del aprendi-zaje, como en el hecho de situarla en el primerplano del tipo de aprendizaje que se desea pro-mover mediante la educación escolar, lo queciertamente no es un aspecto menor.La puesta en relieve de la necesaria
inte- gración de distintos tipos de conocimientos 
(habilidades prácticas y cognitivas, conoci-mientos factuales y conceptuales, motivación,valores, actitudes, emociones, etc.) es otro as-pecto esencial de los enfoques basados encompetencias. Se asume, por tanto, la distintanaturaleza psicológica del conocimiento hu-mano; y se asume también de alguna manera,en consecuencia, que hay que tener en cuentaesta especificidad a la hora de promover y eva-luar el aprendizaje de los diferentes tipos deconocimientos que requiere la adquisiciónde cualquier competencia. Una vez más la ideano es totalmente novedosa; sí que lo es, encambio, el hecho de que, al identificar y defi-nir los aprendizajes escolares en términos de«competencias», estamos poniendo el acentode entrada en la movilización articulada e in-terrelacionada de diferentes tipos de conoci-mientos, con todo lo que ello supone.Un tercer aspecto del concepto de
com- petencia 
que merece ser destacado es el rela-tivo a
la importancia del contexto 
en el que seadquieren las competencias y en el que se apli-carán posteriormente. De ahí, por ejemplo, lareferencia a «todos los posibles contextos so-ciales y culturales» en la de-finición de la competenciapara comunicarse en la len-gua materna que hemos re-producido antes. Lascompetencias no puedendesligarse de los contextosde práctica en los que se ad-quieren y se aplican. Un en-foque basado en la adquisición y desarrollo decompetencias generales destacará probable-mente la necesidad de enseñar a los alumnos yalumnas a transferir lo aprendido en una situa-ción concreta a otras situaciones distintas. Losenfoques basados en competencias –o en ca-pacidades situadas, es decir, en capacidadesque incluyen en su caracterización la referen-cia a unos conocimientos y unas situacionesdeterminadas– pondrán más bien el acento enla necesidad de trabajar las competencias cuyoaprendizaje se quiere promover en contextosdistintos.Un último aspecto de esta breve, y porsupuesto incompleta, relación de aportacionesvaliosas de los enfoques basados en competen-cias es –a mi juicio– la prioridad otorgada enla educación básica a la adquisición de un tipoespecial de competencias:
las que convierten a un aprendiz en un aprendiz competent
, lasque están en la base de la capacidad para se-guir aprendiendo a lo largo de la vida, las quepermiten desarrollar las capacidades metacog-nitivas que hacen posible un aprendizaje autó-nomo y autodirigido. Un aprendiz competentees el que conoce y regula sus propios procesosde aprendizaje, tanto desde el punto de vistacognitivo como emocional, y puede hacer unuso estratégico de sus conocimientos, ajustán-dolos a las exigencias del contenido o tarea deaprendizaje y a las características de la situa-ción (Bruer, 1995).Los comentarios precedentes bastanpara apoyar la afirmación de que los enfo-ques basados en competencias han supuestoun avance en muchos aspectos, especial-mente en lo que concierne al tipo de aprendi-zajes que hemos de promover desde laeducación escolar y, por extensión, a la iden-
Los enfoques basados en capa-cidades que han sido dominan-tes en el discurso pedagógico yen la definición de políticascurriculares en muchos paísesdurante las dos últimas décadasdel siglo
XX

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->