Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
33Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Revista Cero Riesgo Junio 26 de 2010

Revista Cero Riesgo Junio 26 de 2010

Ratings: (0)|Views: 1,000 |Likes:
REVISTA DE SALUD OCUPACIONAL
REVISTA DE SALUD OCUPACIONAL

More info:

Published by: Francisco J Lozano B on Jun 26, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/28/2013

pdf

text

original

 
0
 
 
Riesgo
REVISTA DE SALUD OCUPACIONAL
 
CERO RIESGO
www.riesgodevida.com
      R    e    v      i    s     t    a
0
 
Riesgo
La Informacion es unSeguro a Todo Riesgo
PRIMERAEDICION
Circulacion Mensual
Revista Especializada En Salud Ocupacional
Como Prevenir el estres
DENGUE...ENFERMEDADQUE VUELA
 
0
 
Riesgo
Por: Denys Jesus GomezDocente UniversidadMinuto de Dios, CaliBombero Voluntario e Inspector de Seguridad
1
“Muchacho no salgas le grita mamá, pero el hace un gesto y muy orondo se va”, la anterior frase la extraje de la literatura infantil, del ilustrísimoRafael Pombo, y hace suponer que el hogar es un espacio seguro, situación un tanto ajena a la realidad y para corroborarlo no es necesario recurrir abibliografía especializada o las estadísticas que en muchos casos no reflejan la realidad.El hogar es un espacio donde la mayoría de las personas pasan gran parte del tiempo, por lo tanto, si se le mira bien ofrece un sin número de riesgosque por ser de constante observación resulta ser muy fácil pasarlos por alto, porque se convierten en parte del paisaje; para corroborar, mis ojalainfundadas teorías le pediré que eche un vistazo, por toda la casa, mire muy bien, pero muy bien la cocina y piense en ella como un escenario demuchos riesgos, ahora le pido que se aventure a husmear por el lavadero… qué observa… qué ve… que tal que… se quemara, resbalara, lo bebiera, lotocara, se cortara, cayera, tropezara, se electrocutara, lo inhalara, lo punzara, lo olvidara, lo ignorara, lo ingiriera, se raspara, se lacerara, se luxara,se fracturara, se hiriera o muriera…Pero, si le resulta aburrido y de mal gusto que literalmente editores y redactores de una revista nos le metamos a la cocina, le pido que por favor  piense en los niños que van y vienen por los recovecos de la casa, y piense un poco más en ellos y tenga muchos cuidados. Hay padres de familia queestán absolutamente seguros que sus niños son invulnerables si están en casa y se olvidan de un tropezón, de las escaleras, del piso mojado, de losalimentos calientes en la cocina de las fuentes energizadas, de la profundidad de los reservorios de agua, de la ducha, de los detergentes, de uno queotro obstáculos, de los objetos contundentes y de los punzantes; del inmenso riesgo que representa desconocer los números de las centrales deemergencia y por si no los recuerda, 123, 119… También es muy probable que usted sea de los que piensa en lo inútil y en lo antiestético de un extintor, pues el rojo o el amarillo no van con las cortinas o con el color de los muebles, en lo ridículo que se vería un botiquín por ahí colgado en una pared,espacio que indubitablemente debería ser usado por un hermoso cuadro.En mi ejercicio como prevensionista me he topado con varios insultos de personas poco afables, confiables, torvas y suicidas. Una vez un hombre queusaba una pulidora que soltaba chispas por doquiera me dijo con sutileza “fatalista profético”, porque le pregunte porqué no usaba monogafas … melanzó una mirada lacónica y me dijo que él no los usaba porque jamás le había pasado nada. Eso me lo dijo apelando a un pasado colmado la mitad desuerte y la mitad de ignorancia.Una mujer, cuyo nombre no quiero recordar me dijo: cuando tenga mi casa ¡que a mi esposo ni se le ocurra tener un extintor a la vista! Otra me dijo el hecho que una pared este agrietada con una abertura de más de un centímetro no implica que pueda colapsar.En fin no quiero entrar en más detalles de casos particulares y deseo más bien decir que la ausencia de prevención obedece más en nuestro entorno asituaciones culturales, a pensar que somos inmunes y que las desgracias existen sólo para los otros y no para nosotros.En cambio no hubo ni miradas odiosas, ni frases punzantes, ni vituperios soslayados cuando una mujer que frisaba en los veinticinco después de ver  parte de su casa reducida a cenizas, me dijo ojala hubiera tenido un extintor … tan sólo hubiera tenido que comprar una cortina…Es por todo lo anterior, por lo que se dijo y por lo que no, que nos urge una fuente de información como LA REVISTA CERO RIESGO, quizás la únicarevista en este país del Sagrado Corazón de Jesús que no vale la pena ser leída sino aplicada, un documento que nos puede salvar la vida, un texto quenos abre los ojos y que nos invita a no imitar a quienes han sufrido tragedias o calamidades, un magnifico medio de información que con sólo unimperativo y una pregunta nos abre los ojos…mire a su alrededor… qué tal que….
EDITORIAL
REVISTA CERO RIESGO

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->