Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Resumen - Frega Ana (2003b)

Resumen - Frega Ana (2003b)

Ratings: (0)|Views: 21 |Likes:
Published by ReySalmon

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: ReySalmon on Jun 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/05/2010

pdf

text

original

 
Ana Frega
(2003b)PERTENENCIAS E IDENTIDADES EN UNA ZONA DE FRONTERA. LA REGIÓN DEMALDONADO ENTRE LA REVOLUCIÓN Y LA INVASIÓN LUSITANA (1816-1820)
La región de Maldonado, en el sureste de la Banda oriental, era y es una zona de fronteras. Constituía un lugar de pasaje y de refugio entre los territorios portugueses y españoles. Si bien los pobladores fueronconstituyendo grupos y formando “conciencias de comunidad” (de un “dentro” y un “fuera”, de un “nosotros”y un “ellos”) con diferentes niveles de “desconfianza” hacia los grupos vecinos, el estudio de la región no puede limitarse a los enfrentamientos por la ocupación del suelo. La historiografía de corte “nacionalista” hatrazado líneas divisorias “recortando” un territorio que consideraba “nacional” y ha descuidado el estudio dela diversidad al interior de ese espacio construido. Historiografía que ha asimilado los fenómenos dediferenciación y relativa autoidentificación de los pueblos con la “identidad nacional”. El artículo proponeincursionar históricamente en una región habitada por indígenas, “americanos”, “europeos” y “naturales delos dominios de Portugal”, africanos, “extranjeros”, en un período marcado por la revolución radical artiguistay la invasión portuguesa. El propósito es brindar una aproximación a loas múltiples vinculaciones,sentimientos de pertenencia y posiciones políticas que los habitantes de Maldonado asumieron entre 1816 y1820.
Maldonado: una zona de fronteras
San Fernando de Maldonado fue designada como cabeza de jurisdicción del departamento de ese nombre,creado a comienzos 1816 por el gobierno artiguista. Además de la jurisdicción de la ciudad, el departamentoabarcaba las villas y partidos de Minas, San Carlos, Rocha y Santa Teresa. En tanto “puerto menor” durante lacolonia se había desarrollado en Maldonado un descontento contra la “especie de pupilaje” que le imponíaMontevideo. La multiplicidad de orígenes de sus habitantes y la modalidad de asentamiento (migraciónespontánea, traslado forzado), eran otras expresiones de la complejidad de la región. Sin embargo, debetenerse en cuenta que las identidades de origen suelen tornarse difusas en la frontera. Del recorrido realizado por el naturalista francés Auguste de Saint-Hilaire, que recorrió la zona a fines de 1820, cuando hacia pocosmeses que el territorio había pasado a dominio portugués, puede verse la diversidad y complejidad de estazona fronteriza [ver… descripción de las distintas villas visitadas por el francés]
 La guerra en la frontera
Por su ubicación geográfica, la región de Maldonado fue la primera en sufrir los avances del ejército invasor  portugués. La situación se complicaba más en tanto la invasión se producía en un territorio que ya se hallabaen guerra, dividido entre “europeos” y “americanos”, así como entre “orientales” y “aporteñados”, sin que loslímites entre los bandos estuvieran claramente definidos.
Pierre Vilar
: estudio de las relaciones existentes en una “
 zona-frontera
”. Zona de frontera, lugar de tránsito yde tráfico, siendo frecuentes las arreadas de ganado a uno y otro lado de la “línea”, o el refugio de desertoresde uno y otro bando. Para las poblaciones fronterizas de la Banda Oriental, mantener y acrecentar los vínculoscon los territorios de Brasil era cuestión de subsistencia. Intercambios a escala menor, lazos familiares y deamistad, mudanzas a un lado y otro de “la línea”, mostraban una gran adaptabilidad a los cambios políticos.Un segundo aspecto a tener en cuenta alude a las divisiones al interior de la sociedad. Vilar hace referencia ala “dualidad conservadurismo-rebelión”, donde las clases dirigentes se inclinarían hacia la moderación y elconservadurismo, mientras que las clases populares serían proclives a la rebelión. La región fue la primera ensufrir los avances del ejército y la elite de san Fernando fue la primera en ensayar un modelo de relación conlos invasores. Pero la región fue también lugar de resistencia del ejército oriental y el último punto en aceptar la autoridad del nuevo gobierno instalado en Montevideo.Antes que pelear, la elite local prefirió negociar. Acuerdo entre el comerciante Francisco Aguilar y el Condede Vianna el 22 de noviembre de 1816, que incluyó los siguientes puntos: los funcionarios conservarían susempleos, los militares podían dejar su servicio, los habitantes “dispersos” podrían volver libremente a suscasas, etc. Este acuerdo definió los alcances de la nueva alianza que las elites urbanas ensayaron paramantener su “orden”.
1
 
Diferente era la situación de la campaña. La región se transformó en teatro de operaciones -y fuente derecursos- del ejército oriental. La organización de guerrillas corría por parte de gente del lugar. Cuando la prolongación de la guerra y el tráfico clandestino anunciaban la privación de recursos, las disposiciones prohibieron la matanza con destino a la salazón de carnes, se limitó la introducción de cueros que no fueran producto del consumo de la casa y se dispusieron controles sobre la propiedad de los ganados introducidos para el abasto. Esta situación tenía un límite, y el año crítico de 1819 marcó la necesidad de cambiar el rumbo.Luego de la derrota artiguista en Tacuarembó a comienzos de 1820 las negociaciones se aceleraron. Perdida laesperanza, se buscó preservar el espacio local y se aceptaron las condiciones de la Comisión Representativadel Excelentísimo Gobierno de la Provincia.
 Identidades y pertenencias
En este escenario, Saint-Hilaire indagaba entre los pobladores sus impresiones sobre la reciente guerra y eldestino del territorio. Si bien el enfoque está fuertemente teñido del eje “civilización y barbarie”, losinformantes del francés cubrieron un amplio espectro social: hombres y mujeres, residentes en los centrosurbanos o en la campaña, de distintos orígenes, pertenecientes a distintos grupos sociales y étnicos.Presentación esquemática de los testimonios recogidos:
1-
Extranjeros (ingleses y franceses). Dedicados mayoritariamente al comercio, no son un gruponumerosos, pero si poderoso y han aprovechado su calidad de extranjeros para evitar la leva yacrecentar sus negocios, manteniendo su posición con independencia del gobierno de turno.
2-
Españoles peninsulares. Dentro de estos se destaca un núcleo de fervientes partidarios del retorno aldominio español. Detestaban a los portugueses tanto como a los patriotas. Por un lado había razonesde tipo económico; por otro, la identidad española y la secular rivalidad con los portugueses seguíafuerte. Pero no todos los “europeos” eran partidarios del retorno a la dependencia de España. La pertenencia al lugar de origen podía cambiarse por la “patria” adoptiva. Pero también podíadesdibujarse frente a intereses de clase.
3-
Portugueses y naturales de los territorios de Brasil.En este caso los testimonios están divididossegún su posición en el reparto de las riquezas de la provincia. La cuestión no era tanto el lugar denacimiento, sino la relación con el ejército invasor ya que la zona de ocupación se convertía,inevitablemente, en fuente de recursos y gratificaciones. También hubo naturales de Río Grande quese sumaron a la defensa del territorio frente al avance portugués.
4-
Americanos.Los casi cuatro años que se sostuvo la resistencia armada contra los portugueses podrían ser un indicador de adhesión a la causa revolucionaria. Sin embargo, no siempre los apoyosfueron voluntarios. La prolongación de la guerra, y con ello, las contradicciones entre un apolítica deconservación de la producción por un lado y las exigencias de la guerra por otro, replanteaban laadhesión al “sistema de los pueblos libres”.Los testimonios presentados por Saint-Hilaire corresponden a quines tenían “algo que perder” con la guerra,esto es, hacendados y comerciantes principalmente. A las lealtades “ambivalentes” que suponía una situaciónde frontera donde lo común eran los lazos personales entre los pobladores de uno y otro lado de la “línea” ydonde los vínculos con los respectivos gobiernos centrales eran débiles, se sumaba otro elemento: los pobladores de la frontera eran el blanco de los ataques de todos los bandos. No es posible asociar la idea deindependencia absoluta a la presencia de un sentimiento de nacionalidad ni tampoco lo inverso. Intereses máscercanos y concretos como la defensa de vidas y propiedades parecían guiar su accionar.
 A modo de final 
La región de Maldonado sufrió los efectos de la guerra contra españoles y portugueses y los enfrentamientosentre las diversas corrientes de la revolución. Sus pobladores, habitantes de una frontera abierta, lugar detránsito y de tráfico, mostraban a fines de 1820 una impresión altamente compartida de rechazo a los efectosde la invasión. A su vez, el ensayo de varios gobiernos había mostrado las dificultades de conciliar las“soberanías particulares”, la autonomía del espacio local, con los intereses del poder central.Por otra parte, las posturas se definieron más en función de la posición social que del lugar de nacimiento.
2

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->