Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Resumen - Goldman Noemí (1992)

Resumen - Goldman Noemí (1992)

Ratings: (0)|Views: 251 |Likes:
Published by ReySalmon

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: ReySalmon on Jun 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/23/2014

pdf

text

original

 
Noemí Goldman
HISTORIA Y LENGUAJE. LOS DISCURSOS DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO
 LA REVOLUCIÓN DE MAYO: MORENO, CASTELLI Y MONTEAGUDO. SU DISCURSOS POLÍTICOS 
La visión más habitual de la Revolución de Mayo en los discursos y prácticas políticas de los dirigentescriollos más radicales, los asimila al modelo jacobino de la Revolución Francesa. La intención del trabajo esmostrar los diversos usos que la historiografía realizó del modelo y como, desde diferentes perspectivas, lasinvestigaciones recientes modificaron las formas tradicionales de aproximarse al tema.
 Breve revisión historiográfica
La historiografía de la Revolución de Mayo legó un extenso debate en torno a las influencias de los filósofosde la Ilustración en el pensamiento emancipador, y en relación a las concepciones y prácticas políticas de losrevolucionarios de Mayo. El modelo de la Revolución Francesa predominó en la interpretación de la políticarevolucionaria de la Primera Junta. El primero en hacer mención al jacobinismo como modelo fue el propiohermano de Moreno: Manuel Moreno. Él pone acento en el carácter ante todo político que la etiqueta de jacobino tuvo en la Revolución de Mayo; ésta se constituyo -a sus ojos- en el más eficaz instrumentoideológico de lucha política contra el secretario de la Junta. La publicación del
 Plan de operaciones
atribuidoa Moreno fue el punto de partida de un largo debate en torno a las concepciones de lucha revolucionaria en elRío de la Plata. La serie de medidas políticas y de terror propuestas en él, con el fin de conquistar laindependencia por medio de una transformación radical del orden social fue considerada como un modelo de política jacobina.
Norberto Piñero
considera así a la Revolución como una prolongación de las doctrinas yde las reformas de la Francia revolucionaria. La historiografía liberal coincide así, en general, en establecer una filiación, tanto del pensamiento de la Ilustración como del programa político francés de 1789, con laRevolución de Mayo.
Paul Groussac
se enfrenta a la tradición liberal, cuando sostiene que la formaciónfilosófico política de los revolucionarios era muy débil, y más aún, que desconocían el proceso políticofrancés. La identificación entre Moreno y Robespierre será plenamente establecida, con sentido positivo, por 
José Ingenieros
en su obra
 La evolución de las ideas argentinas
. Los revisionistas de comienzos del sigloXX se opondrán a esta visión, al sostener la tesis del complot. Así
Carlos Ibarguren
califica a Moreno y susadeptos como hombres del terror que quisieron desatar una guerra interminable contra los españoles.
Ricardo Levene
se propuso en su obra una revalorización de las fuentes hispánicas para el análisis de losorígenes intelectuales de la Revolución de Mayo. Ello le permitió reconstruir las lecturas de Moreno cuandoera estudiante en la Universidad de Chuquisaca, para concluir con la negación de toda influencia francesasobre el pensamiento revolucionario de Mayo.
Sergio Bagú
y
Rodolfo Puiggros
concibieron a la Revolucióncomo una especie de traducción, aunque trunca, de lasa revoluciones burguesas europeas. Para esta visiónMoreno se constituyó como el portavoz de la “revolución democrática burguesa”. Esta última tesis de unaindependencia concebida como fruto de un proceso de maduración interna, apoyada en la existencia de ungrupo social con conciencia de clase, que requería de la independencia para su desarrollo, fue reemplazada, en particular en los trabajos de
Tulio Halperin Donghi
, por la idea más plausible de un proceso independentistacomo efecto de la crisis de las monarquías ibéricas.Los estudios de
José Carlos Chiaramonte
sobre la actividad intelectual de fines del siglo XVIII pusieron derelieve la importancia de las modificaciones internas en los cauces tradicionales del mundo cultural hispano.Considera que la revisión y los orígenes y conformación de la cultura ilustrada rioplatense no puede menosque reconocer la relación cultura eclesiástica-cultura ilustrada, relación que se expresó con el concepto de
 Ilustración Católica
”. Dentro de esta nueva perspectiva perdería su sentido el estudio de las fuentesideológicas que habrían preparado el movimiento emancipador y se abriría paso la idea de que el pensamientoilustrado no llevaba necesariamente a la formación de una conciencia revolucionaria. Si en la actualidad ya no parece posible seguir concibiendo al movimiento de la independencia como el advenimiento revolucionariode la burguesía al igual que en Europa, por la inexistencia de una clase social dirigente de amplitud nacional, pierde sin duda valor la idea del modelo para la explicación del proceso revolucionario rioplatense, pero
1
 
siguen siendo esclarecedores los estudios comparativos que intentan echar luz sobre procesos políticos queconservan cierta afinidad histórica.
Pilar González
se propone dar respuesta a las preguntas de en qué medida y hasta que punto la Revolución deIndependencia fue, a la manera de la Revolución Francesa, una revolución política moderna y democrática.Las conclusiones muestran más las distancias que las semejanzas con el caso francés: mientras la sociabilidadrevolucionaria francesa sirve como espacio de reivindicaciones sociales y como estructura para unarepresentación nacional; la sociabilidad rioplatense por su carácter municipal así como por su concepciónelitista de la soberanía popular, condujo al fracaso de la primera tentativa democrática en el Río de la Plata.Estas recientes investigaciones advierten sobre el peligro de caer en el error metodológico de identificar las prácticas políticas por el signo ideológico que se les atribuye.
 El impacto de la Revolución Francesa en el Río de la Plata
Ricardo Caillet Bois
(1929): de sus lecturas surge que la filosofía francesa del siglo XVIII era conocida por al elite ilustrada de la sociedad colonial, así también como los principales sucesos políticos de la RevoluciónFrancesa. La correspondencia privada muestra en particular que los criollos ilustrados de la colonia seguíancon interés los sucesos franceses, convirtiéndose muchos de ellos en admiradores de la Revolución. La noticiade la muerte del rey Luis XVI produjo, sin embargo, un vuelco en los espíritus: los franceses comenzaron aser vistos con temor y repulsión. A pesar de ello Caillet Bois sostiene que persistieron en el virreinato del Ríode la Plata algunos entusiastas partidarios de la Revolución Francesa. Con la caída de Robespierre seexpanden las versiones termidorianas sobre la Revolución que lo convirtieron en el símbolo de un régimen deterror y de sangre. Los rioplatenses se vuelven más bien hostiles a la Revolución. No obstante, afirma CailletBois, un círculo “afrancesado” continuará durante la Revolución de Mayo sosteniendo las enseñanzas de1789.Acerca de la pregunta sobre el impacto de la Revolución Francesa durante la Revolución de Mayo, seobserva, en primer lugar, una cierta presencia de la Revolución Francesa que se refleja en los emblemas patrios (los laureles, el sol y las manos tomadas en los escudos patrios), y en las Asambleas y reuniones patrióticas. Pero donde la referencia a la Revolución Francesa es más frecuente es cuando se la utiliza comoarma política para desprestigiar al adversario. La imputación de jacobino en el Río de la Plata constituye así yante todo una etiqueta denigratoria. Asimismo, en el campo de las representaciones políticas de la época, lareferencia al jacobinismo surge como la cristalización conceptual de un enfrentamiento local: el que opuso en1810 al moderado presidente de la Junta al secretario de la misma. Moreno es acusado de jacobino por sutemperamento político enérgico, su ferviente predica igualitaria y por el firme control que mantiene sobretodas las acciones de la Primera Junta.Los revolucionarios del Río de la Plata pudieron haber traducido a su propio lenguaje los textos filosóficos y políticos franceses, pero no así las condiciones y características específicas del proceso revolucionario del país galo. Por otra parte, ninguno de los morenistas manifestó una explicita adhesión al jacobinismo comoarquetipo de poder revolucionario.
Moreno y la concepción de la Revolución
Una lectura retrospectiva de sus discursos políticos permite observar que esa noción de revolución elaborada por Moreno es al mismo tiempo resultado de una serie de deslizamientos de sentido, en ciertos enunciados, yde la aparición de otros como efecto de coyunturas determinadas. Cada etapa de ese trayecto se define por elsurgimiento de un nuevo enemigo: pueblo/autoridades coloniales, pueblo/españoles europeos, pueblo/rey, pueblo/criollos moderados. Al elegir el apoyo de la legitimidad monárquica, que en principio no cuestionaríael lazo colonial que une a los pueblos americanos con su metrópoli, los revolucionarios sólo reconocen comoenemigos a las autoridades que se oponen en forma violenta o conspirativa a sus proyectos. En los primerosmeses de gobierno de la Primera Junta la esperanza de captar a los peninsulares no desafectos al nuevosistema es aún viva. Esta situación no tardará en revertirse. Ser patriota cobra aquí un nuevo significado, enadelante significará ser antiespañol. La manera como Moreno se esfuerza en mostrar las bases del poder delos españoles europeos y el sistema que los sostiene no surge solamente de la necesidad de informar sobre losfundamentos que guían la acción de la Junta, sino que hace a su propia concepción de la revolución, donde laeducación política constituye una de las piezas fundamentales. Es interesante notar, como rasgo permanentede Moreno, su insistencia en una campaña de esclarecimiento ideológico centrada en los derechos de los
2
 
 pueblos y de la cual ningún sector social debía quedar excluido. Toda su gestión reposa sobre las urgencias dela defensa revolucionaria ligada a la necesidad de unión entre las provincias del virreinato. La idea de unasolidaridad económica acompañada del ejercicio de los derechos políticos como base de una solidaridadmoral entre los nativos de las provincias y la Junta de Buenos Aires, se encuentra así en el centro de lasInstrucciones. Son los principios singulares del Contrato social de Rousseau los que darán a Moreno elinstrumento teórico para pensar la revolución. “Los vínculos que unen el pueblo al rey -afirma Moreno- sondistintos de los que unen a los hombres entre sí mismos; un pueblo es un pueblo antes de darse un rey, y deaquí es que aunque las relaciones sociales entre los pueblos y el rey quedasen disueltas o suspendidas por elcautiverio del Monarca, los vínculos que unen a los hombres quedaron subsistentes…” Por otra parte, latraducción de la teoría de la soberanía popular tiene consecuencias revolucionarias para el Río de la Plata porque conduce necesariamente a la independencia. Este reconocimiento por parte de Moreno del desfasajeentre un sentimiento colectivo, en apariencia aún muy fuerte, y los principios de la política es anulado con lareintroducción de la figura del Contrato. El pacto colonial se verifica como un falso contrato debido a quesurgió de la fuerza y de la violencia impuesta por la conquista española. Al Código de Leyes de Indias,Moreno contrapone la exigencia de un código ideal basado en “los principios de la razón, que son la baseeterna de todo derecho, y de que deben fluir las leyes por sí mismas”.Surge el filoindigenismo como uno de los componentes esenciales de una concepción de la revolución comoacontecimiento que viene a restituir en el plano histórico derechos de carácter universal.Al código de leyes indianas, Moreno contrapone la exigencia de un código ideal basado en los principios de larazón, como base de derecho. Sigue así a los ideólogos del derecho natural. Introduce en su artículo del 15 denoviembre la idea de que el acto contractual, al crear al pueblo emancipado, excluye de la comunidad al reyde España. Con el acto del 25 de mayo no hubo en realidad reversión de los derechos de la soberanía al pueblo sino que la fuerza y la violencia son la única base de la conquista que agregó estas regiones al tronoespañol. En esta línea de pensamiento nos encontramos frente a un rechazo no sólo de un pacto colonial sinoigualmente de la monarquía como sistema.Siguiendo siempre a Rousseau, Moreno considera al poder legislativo como la instancia dominante. En efecto,los gobernantes son meros ejecutores y ministros de las leyes que la voluntad general ha establecido.La cuestión de si podrá una parte de la América por medio de sus representantes establecer la constitución o sideberá esperar la reunión de un congreso de toda América, es la última cuestión que aborda Moreno en laGaceta del 6 de diciembre. Este lema lleva implícito otro más importante, la extensión geográfica del nuevoEstado. De sus argumentaciones surge con claridad la voluntad de constituir una nueva nación, peroconsideraciones políticas conducen a Moreno a considerar inviable la unidad americana. La revoluciónconcebida así como la reinstalación de la razón, la libertad y la justicia universales se presenta como unatransformación completa del orden vigente. Es esta solo la visión de Moreno o es acaso representativa delconjunto de los protagonistas criollos de 1810? La conciencia de una divergencia de destinos entre españoles,europeos y criollos fue el primer estímulo que comprometió a todos en la decisión de crear un gobierno propio. La lista de agravios imputados por Moreno a la Metrópoli es ampliamente compartida por el conjuntode sectores, que debido a su prosperidad, deseaban controlar los destinos del antiguo virreinato ante la caídade la metrópoli. La actitud revolucionaria se observa en todos los que participaron de una u otra forma en larevolución. Separarse de España o de su rey no bastaba, era necesario proclamar la república inspirada en principios igualitarios. Moreno advierte sobre el peligro de una simple mudanza de poder.El 3 de diciembre, una circular de la Junta redactada por Moreno dispone la exclusión de los cargos públicosdel español europeo. Esta medida acelera la ruptura entre Moreno y Saavedra.Se propaló la versión de que Saavedra intentaba coronarse como nuevo monarca de América, en consecuenciaMoreno publica, el 8 de diciembre, el célebre decreto de supresión de honores que el Presidente de la Juntaaun del depuesto virrey, estableciendo así la absoluta igualdad entre todos sus miembros. Por el mismodecreto se determina que el comando superior del ejército pasa del presidente a la Junta. Explica el decreto enlos siguientes términos: “La libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en los papelessolamente... Si deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de laigualdad.”
Castelli y los Derechos Naturales.
La doctrina bajo la cual se constituyó la primera Junta fue presentada por Castelli en el Cabildo abierto del22/5. Con la disolución de la Junta Central había caducado el gobierno soberano de España y se producía deacuerdo a la tradición española la reversión de la soberanía al pueblo y su libre ejercicio en la instalación de
3

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
curazado liked this
Rocío Rotela liked this
Rocío Rotela liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->