Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
MÁS ES MENOS. REFLEXIONES TRAS UN CONGRESO

MÁS ES MENOS. REFLEXIONES TRAS UN CONGRESO

Ratings: (0)|Views: 100 |Likes:
Published by fredymassad

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: fredymassad on Jul 08, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/15/2011

pdf

text

original

 
Fredy Massad
El siguiente texto es una reflexión realizada tras la celebración del congreso'Arquitectura: Más por Menos'.Como introducción previa, invitamos a leer el artículoReunión urgente. 
1. UN CARTEL DE LUJO
 Como introducción preliminar valga referir la anécdota que sucedió duranteunaentrevista que se emitió en CNN+dos días antes de la inauguración delcongreso‘Arquitectura: Más por Menos’ : durante la conversación conLuís Fernández-Galiano,director del congreso, el periodista Iñaki Gabilondosufría un lapsus y olvidaba el nombre deFrancisco Mangado,el arquitecto alfrente de laFundación Arquitectura y Sociedad,organizadora del congreso. ‘Patxi…he olvidado su apellido. El arquitecto estellés’, se esforzaba por notitubear Gabilondo, en un lapsus involuntario que no resulta intrascendente,puesto que es posible interpretarlo como una reacción que desvela eldesconocimiento que, a nivel general, tiene la sociedad acerca del mundode la arquitectura.Es muy posible que ese lapsus no hubiese sucedido nunca al hacerreferencia a un cantante, a un escritor, a una estrella de cine o undeportista. El gesto era una evidencia del hecho que la arquitectura y ladiscusión sobre ella parece ser algo que ha acabado sólo importando a losarquitectos, situándose muy al margen de la sociedad.Sea tal vez con intención de subsanar esa alienación de la arquitectura ensu propia esfera endogámica y evitar que el congreso quedara reducido aser una reunión de arquitectos sin mayor trascendencia, o por una torcidacomprensión de lo que significa otorgar prestigio a un evento, el tándemLuís Fernández Galiano - Patxi Mangado (director y promotor del congresorespectivamente) optó por envolver de un boato que incluyó una apertura acargo de miembros de la realeza española y la confección de un cartel departicipantes donde se destacaba la presencia arquitectos laureados con elpremio Pritzker,dos exministros, los decanos de las escuelas dearquitectura de las Universidades de Harvard y de Columbia y dosmiembros del jurado de los premios Pritzker; de manera que se dotara degrandeza y repercusión mediática a lo que, en principio, se presentaba y seesperaba que fuera un encuentro para propiciar el necesario cambio derumbo que desatasque a la arquitectura de ese callejón sin salida al que hasido llevado en los últimos años y la reconduzca a un encuentro con sucompromiso social desde el que construir un nuevo territorio arquitectónicode contemporaneidad.
2. ¿CON LAS MEJORES INTENCIONES?
 
 
 Por la necesidad de la realización de una convocatoria de este tipo, estecongreso suscitabainterés y expectativas.Bajo el lema ‘Más por Menos’ se planteaba investigar cuáles serían lasclaves para una arquitectura “más justa y eficiente, capaz de enfrentarse alos periodos de crisis y de optimizar los recursos para lograr
más
calidadcon
menos
coste”. Ésta podía aparecer, a primera vista, una proclamabienintencionada, adecuada y oportuna.Sin embargo, al aproximarse más a él, ‘Más por Menos’ comienza aaparecer como un lema excesivamente ambiguo y reduccionista, cuyoplanteamiento resulta del todo insuficiente para contener y expresar laprofundidad de los cambios que de hecho son necesarios en este momentopara la arquitectura: la arquitectura no requiere hoy por hoy solamente demayor eficacia a menos coste (algo que sería una mera cuestión funcional,coherente con las necesidades de un tiempo de recesión económica). Lahonda crisis de ideas, de pensamiento, de crítica…que afecta a laarquitectura viene palpándose desde hace tiempo (y era un síntomadefinitorio de ese reciente tiempo eufórico de excesos arquitectónicos). Lasalarmas han saltado sólo cuando esa grave crisis de fondo ha colisionadocon la crisis económica.Este tiempo que ha propiciado la necesidad de iconizaciones y dedivinizaciones debe ser leído más allá de su superficie. Es momento de quecomencemos a ver esos edificios más que como muy criticables desperdiciosmateriales que han incurrido en la más absoluta inutilidad al poco de suconstrucción, para comenzar a analizar su obsesiva grandilocuencia comoun símbolo del extravío en que nuestra cultura ha ido sumiéndose a lo largode este periodo.Por ello, cuando el congreso comenzó a publicitarse (y exhibir su aval deprestigio y trascendencia) sin tomar realmente distancia de esa cultura delespectáculo, de la grandilocuencia arquitectónica, sino mediante la llamativanoticia de la concurrencia a él de varios arquitectos laureados con unpremio Pritzker y de muchas otras figuras que habían sido participantes, deuna u otra manera, de la fiesta de la abundancia hipercapitalista y elespectáculo de la arquitectura icónica, parecía fundamental formularse unaprimera pregunta esencial: qué interpretación y utilización se trataba dehacer de este estado de crisis en este congreso. ¿Iba a ser este congreso laocasión de que esas figuras formularan una reflexión autocrítica o seacabaría convirtiendo éste en otro escenario que se abría para facilitaroportunistas amnesias y sus metamorfosis en profetas de la sostenibilidad yla responsabilidad social?La primera respuesta es que durante ‘Más por Menos’, lamentablemente,fue imposible vislumbrar en ningún momento la intención de poner en crisisun modelo agotado y auto-condenado a su propio colapso. De una maneramuy clara, este congreso ha corroborado cómo la supuesta reflexión acercade ese periodo de fanfarrias arquitectónicas no ha hecho sino convertirse enun atractivo recurso para aparentar la emergencia de una supuestareflexión crítica con visos de ansias de renovación y cambio pero que no es
 
sino otro atractivo y muy políticamente correcto objeto de consumomediático y de convenientemente posicionamiento para este momento. Unapostura que, como una peligrosa y absurda paradoja, viene formuladaademás por muchos de los personajes pertenecientes que auspiciaron esesistema del que hoy estarían renegando, tras haberse nutrido de él.Esa supuesta postura crítica de reacción se posiciona desde una actitud quese siente salvaguardada y legitimada por la respetabilidad ética que pareceinherente en la negatividad de la crítica que emite. Vitupera los efectos yactitudes de la arquitectura del star-system pero enroscándose en unapostura superficial y meramente anecdótica, sin acometer una autocríticaque permita comprender hondamente porqué lo que denominamos ‘altaarquitectura’ ha cambiado la reivindicación humanista y social de lamodernidad por el cinismo del 'todo vale' neocapitalista. Pero que además,y principalmente, está absolutamente ciega a la evidencia de que esosprocesos que han definido la arquitectura de este periodo han sido, pese asu negatividad, efectivamente transformadores y han sentado las basesdesde las que será necesario dar el paso adelante para reformular enpositivo la presencia y definición activa de la arquitectura en la sociedadcontemporánea. ‘Más por menos’ ha afirmado las estructuras de la espectacularidad contralas que supuestamente su premisa de base reaccionaba. De otra manera,qué sentido tenía convocar a unos arquitectos que han tenido unprotagonismo de primer nivel presentándoles a través del lustre delPritzker. ¿No han acabado siendo los Pritzker uno de los factures crucialespara fomentar esa cultura del espectáculo arquitectónico que -parecíasobreentenderse - era algo contra lo que ese lema e intenciones de estecongreso pretendían reaccionar? ¿Tiene sentido, por esa misma razón,seguir otorgando credibilidad y sumo prestigio al premio que otorga unafundación privada, propiedad de una cadena hotelera?No obstante, si algún aspecto paradójicamente favorable pudo extraerse deesa concepción del debate desde la espectacularidad fue comprobar cómomuchas de las voces que han tenido de un mayor peso durante esa era deexcesos fueron puestos en evidencia, por su propia vanidad e inanidad,como individuos aislados en una esfera situada absolutamente fuera de estetiempo, dejando patente cómo la arquitectura necesita un profundo cambiode actitud y que éste no va a proceder de ninguno de esos que handetentado la hegemonía durante ese periodo que ha acabado conduciendo ala arquitectura a estado comatoso.Podría pensarse que el congreso de Pamplona se planteó como unatapadera, como una huida hacia adelante donde el conformismo y lafrivolidad de los discursos, con honrosas excepciones, fueron preocupantesescudos defensivos. En ningún momento, se trató de abrir el debate y sedio cabida a voces discordantes o discrepantes, acalladas desde la propiaconcepción de un panel en el que los acuerdos ideológicos o la correcciónpolítica impidieron crear puntos enclaves sobre los que cimentar unadiscusión creativa y productiva.La ausencia de auto-crítica y la marketinización de los discursos -dando más

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Sntgo Alb liked this
varasj liked this
fredymassad liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->