Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SOLILOQUIO QUE NANCY NO VA A ESCUCHAR

SOLILOQUIO QUE NANCY NO VA A ESCUCHAR

Ratings: (0)|Views: 55 |Likes:
Published by manuelivanurbina
MANUEL IVAN URBINA SANTAFE
MANUEL IVAN URBINA SANTAFE

More info:

Published by: manuelivanurbina on Jun 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2014

pdf

text

original

 
WWW.
 
[Escribir la dirección de la compañía]Página 1
 
qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop
 
Soliloquioque Nancy no va a escuchar 
(Cuento)
Premio Binacional de Literatura Colombo-venezolana.San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela, 2003.www.letramaestra.blogspot.com MANUEL IVÁN URBINA SANTAFÉ.
 
 
    P    á   g   i   n   a
    2 
Soliloquioque Nancy no va a escuchar
Manuel IvánUrbina Santafé
El cuarto era pobre y ordinario,oculto encima de la equívoca taberna.Por la ventana se veía la calleja,estrecha y sucia. (...)Y allí sobre vulgar y humilde lechofue mío el cuerpo del amor...C
ONSTANTIN
P
ETROS
C
AVAFIS
 
[
DE LA FORMA
]
Para contar una historia, empozada en lo que dicen que es la memoria, esaespecie de arcón que llevamos dentro, o lo arrastramos, y puedenpulverizárnoslo fácilmente con un balazo, con unas cuantas copas, unaenfermedad terminal o haciéndonos zancadilla; en fin, para contar esetejido que vivimos trasteando y un día nos damos cuenta de que está ahí,porque alguien sin querer, eso dijo, hala lo que parecía una motita yresulta que se viene buena parte de la madeja, y en eso parece consistir laimaginación, o el pensamiento, o cualquiera de los signos e imágenes quese han usado para representar ese suéter viejo. Para contar lo que semueve en el pensamiento
 — 
démosle por ahora este nombre
 — 
, y contarlosin intermediarios, como se nos aparece en la cabeza cuando la siestatermina y el culpable que nos habita se va a continuar sus deberesmientras el ello se queda haciendo tiempo en la cama, se podrían omitir, side un problema gramatical se tratara, todos los signos de puntuación, o
 
 
    P    á   g   i   n   a
    3 
quedarse a lo sumo con la coma y el punto y seguido, que bien se puedereemplazar por alguna mayúscula no clasista, porque entre lospensamientos no hay mucha coordinación, ni les place subordinarse, sinoque se yuxtaponen, se vienen uno tras otro, uno sobre otro, se pisan, seempujan, se encaraman, sobrenadan, al principio como unos pececitosgrises, de lo más aburridos, luego como un cardumen multicolor, ymuchos de ellos vuelven a su color originario, a merced del olvido, queprotagoniza tempestades silenciosas
 — 
 y licenciosas
 — 
aparecen de barrigacada cierto tiempo, flotando en la superficie del cesto de la basura.
[
DEL CONTENIDO
]
Uno guarda sus desvalidas esperanzas, y no está exento de ciertopatetismo, una mezcla de miseria y tristeza. Algo al menos debería placerleal cielo que se hiciera realidad, pero generalmente no es así, o sucedeluego de que no hemos tenido reparos en humillarnos ante el destino, losenemigos, los seres amados, los prestamistas, o quien sea.Milimétricamente, lo que uno anhela no se cumple. Basta con desearlo, yalo dijo Betty Blue, para que nos sea negado. Y eso es más preciso cuandola felicidad depende de lo que otro haga. Hasta pensar en esas cosas puedeparecer una cursilería, pero así es, no deja de ser una evidencia cotidiana,cuando no le toca a uno, le toca a los vecinos, pero es mejor que nostoque, así no nos hacemos mala sangre con la culpa, con la conciencia ocon esa lástima que arranca pedazos de alma, nos inmoviliza y al cabo detodo no sirve para nada, no compromete, porque le basta al alma esedolorcito de meretriz que la limpia de pecados más negros que el cainismo, y la prepara para seguir siendo indiferente frente a otros crímenes, puestos ya por obra en ese prostibulito recargado de luces, ceremonias y adornosmaricones que es la vida.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Jose J Muñoz liked this
manuelivanurbina liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->