Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
66Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL DERECHO COLECTIVO DEL TRABAJO - SERGIO GAMONAL

EL DERECHO COLECTIVO DEL TRABAJO - SERGIO GAMONAL

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 12,628|Likes:
Published by jebus666

More info:

Published by: jebus666 on Jul 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/20/2014

pdf

text

original

 
ABREVIATURASABREVIATURAS
CLS Comité de Libertad Sindical de la OITCPR Constitución Política de la RepúblicaCT Código del Trabajod.l Decreto LeyDT Dirección del TrabajoIT Inspección del TrabajoOIT Organización Internacional del Trabajo
11
 
PRÓLOGOPRÓLOGO
1. La importancia del Derecho colectivo del trabajo en el contexto del DerechoLaboral e, incluso, en el del Derecho todo, es verdaderamente mayúscula. Esto lotuvieron claro varios de los maestros fundadores de la disciplina, mientras que en añosrecientes ha tendido a ser pasado por alto, sea por acostumbramiento (ya susinstitutos no son tan nuevos ni revolucionarios), sea por efecto del individualismopropio de la posmodernidad y del pensamiento económico dominante.Pero apenas profundizamos un poco, apenas sobrepasamos la trivialidad de lasapariencias y los lugares comunes de moda, podemos (re)tomar conciencia de lasingularidad y trascendencia insustituibles, al menos hasta hoy, del Derecho sindical.El mismo nace con el surgimiento de sus tres componentes esenciales (elsindicato, la negociación colectiva y la huelga), cuando por primera vez en la historiadel trabajo humano se conjugan, por un lado, la libertad jurídica de todos los individuosy, por otro, la posibilidad de aplicar el derecho de propiedad a los medios masivos deproducción y financiación los que, a la vez, habilitaban, a partir de la resoluciónindustrial, a producir en masa y acumular capital igualmente en masa. En talescircunstancias, los poseedores de esos medios contratan el trabajo humano de quienescarecen de ellos. Las conocidas malas condiciones de trabajo y explotación resultantes,más la circunstancia de que también por primera vez en la historia esa mano de obralaboraba en gran número conviviendo durante la mayor parte del día, generó suagrupación para oponer la fuerza del número al poder económico del empleador, y así presionó y suspendió colectivamente la labor para obtener mejores condiciones, ycuando tuvo éxito, acordó tales beneficios. Así surgieron el sindicato, la huelga y lanegociación colectiva, ese triángulo componente del Derecho colectivo del trabajo, queostenta la mayor singularidad que puede encontrarse en el Derecho de la épocamoderna.Véase, para empezar, que tanto el sindicato como la huelga –dos de sus pilares–nacieron al mundo del Derecho estatal como delitos y en menos de un siglo seconvirtieron no lo en derechos, sino en derechos humanos inherentes a lapersonalidad humana. Como enseña desde hace mucho tiempo José Martins Catharino,ninguna otra institución jurídica protagonizó una evolución semejante en tan cortolapso.Por su parte, el tercer pilar, que aparentemente es menos sorprendente,transgresor o revolucionario, porque a diferencia de la huelga y el sindicato no inició su"carrera jurídica" como delito es, en cambio, el responsable –¡nada menos!– de laruptura del monopolio estatal en la creación de Derecho objetivo. En efecto, lanegociacn colectiva apunta a crear reglas de derecho que concurren con lasemanadas del Estado y muy a menudo las desplaza. No hay otra rama del Derechocontemporáneo en el cual pueda verse un fenómeno semejante, lo que, por otra parte,ha permitido caracterizar al laboral como un Derecho "extraestatal". La negociacióncolectiva es la responsable de este carácter definitorio y distintivo de nuestra rama jurídica.2. Sin embargo, estas particularidades –que mantienen su frescura, originalidad yexcepcionalidad aun hoy–, pronto fueron legitimadas y reconocidas con el más altolinaje en el mundo del Derecho. En efecto, hoy nadie discute que la sindicalización, lanegociación colectiva y la huelga forman parte del elenco de los derechos humanos.Más aún, como ha destacado la doctrina, la libertad sindical fue el primero de losderechos humanos en ser consagrado por un tratado internacional especializado (elcélebre convenio 87), y ella fue, también, el primero de los derechos fundamentales encontar con un mecanismo internacional especializado y exclusivo de protección (eligualmente célebre Comité de Libertad Sindical).Esto permite apreciar de modo evidente, la doble consagración y trascendencia dela libertad sindical –contenido básico del Derecho colectivo del trabajo–: por una parte,su reconocimiento al más alto nivel –a pesar de su heterodoxia u originalidad– de la
22
 
ciencia jurídica toda y de las más importantes y universales normas; por otra parte, supapel central e insustituible en la dogmática y el funcionamiento del Derecho Laboral.Por cierto, si la función del Derecho del Trabajo es la protección del trabajador,ésta se persigue por dos vías. Una, la tutela heterónoma, a cargo del Estado, a travésde la legislación del trabajo, la Justicia laboral y la fiscalización administrativa. Otra, laautotutela colectiva, a través del sindicato, la negociación colectiva y la huelga. Con locual, estos tres institutos básicos del Derecho colectivo del trabajo no son otra cosaque la forma en que se manifiesta el principio protector en este sector del DerechoLaboral.Protección heterónoma del trabajador en la relación individual de trabajo con suempleador, por una parte, y autotutela colectiva, por la otra, son las dos formas de laacción tutelar y reequilibradora propia del Derecho del Trabajo.3. De ahí que ya en el planteamiento general al que se dedica el primer capítulo deesta obra, se destaque el "delicado equilibrio" entre autonomía colectiva y heteronomíaen el Derecho del Trabajo en general y en el colectivo en especial, dado que el binomioheteronomía en lo individual y autonomía de lo colectivo perfila el carácter protectoriode la disciplina.De ahí, además, la triangularidad del Derecho colectivo de trabajo –en el mismolugar subrayada por el autor–, que reposa en tres pilares esenciales: sindicato,autonomía colectiva y autotutela. Y de ahí también, la acertada observación de que a menudo la debilidad sindicaltolera o a veces hasta requiere mayor heteronomía, mientras que la fotaleza colectivatiende a valorar menos la tutela estatal. De ahí también la igualmente correctaconstatación de que en los países en los que el movimiento sindical es débil o se hadebilitado, el respeto de la libertad sindical no se alcanza con la simple abstención,sino que requiere la promoción, soporte o apoyo de la actividad sindical.Es, también, útil y destacable, la sistematización y ejemplificación de modelos deDerecho sindical en reglamentarista o interventor (como el chileno y la mayoría de loslatinoamericanos), el de autonomía colectiva plena (como el inglés y el italiano), y lossistemas mixtos. Y como, quiera que el referido equilibrio entre autonomía e intervención essiempre riesgoso y de difícil medición, es también de interés la afirmación de que elrespeto de la libertad sindical, tal como plasmada en los convenios internacionales deltrabajo e interpretada en la "jurisprudencia" del Comité de Libertad Sindical de la OIT,es el mejor pametro disponible para determinar el mite a partir del cual laheteronomía invade ilegítimamente la esfera de la autonomía colectiva, invasióninaceptable porque afecta un derecho fundamental.4. En efecto, como bien se desarrolla en el segundo capítulo, la libertad sindical –en su amplitud inclusiva de la negociacn colectiva y del derecho de huelga–constituye, por un lado, el principio sico del Derecho colectivo del trabajo desgranado en los "sub-principios" de autoconstitución sindical, de autonomía colectivay de autotutela–, los que, por otro lado, se erigen en derechos humanos reconocidoscomo tales en las grandes Declaraciones y Pactos internacionales, en los convenios dela OIT, en su Declaración de 1998 y en los textos constitucionales de un gran númerode países. Incluido Chile, que como bien fundamenta Gamonal, a partir del texto delbellísimo artículo 5.° inciso 2.° de la Constitución*, incorpora con ese rango al ConvenioInternacional del Trabajo N.° 87 y otras normas internacionales. En estos términos, elautor elabora el contenido de la libertad sindical vigente en Chile como derechohumano de rango constitucional - internacional.5. Los capítulos III a IX y XIII se dedican al sindicato propiamente dicho y a losaspectos de la libertad sindical referidos a su constitución, a la afiliación y desafiliaciónal mismo, a la autorregulación o –en la terminología del autor– a la "libertad colectivade reglamentación" del sindicato-, a las cuestiones que plantea el concepto dedemocracia sindical y a las facultades de representación del sindicato, a la "libertadcolectiva de disolución", a la "libertad colectiva de actuación sindical" (lo que incluye el
33

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->