Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
28Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Arbol

El Arbol

Ratings: (0)|Views: 4,696|Likes:
Para mas info. Visita www.laultimageneracion.com
Para mas info. Visita www.laultimageneracion.com

More info:

Published by: laultimageneracion.com on Jul 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/12/2013

pdf

text

original

 
TESTIGO
 
DE
 
MI
 
VIDA
 
NATURAL:
 
El
 
árbol
 
consuelo
 
de
 
batallas
 
espirituales
 
“El árbol lo escribí en el tiempo que acudía hacia el jardín de mi hogar buscando refugio y consuelo delas batallas espirituales que acontecían en casa en laépoca de mi adolescencia, cuando nos encontramosagobiados por difíciles pruebas o simplemente por loagobiante de la rutina del ajetreo de la vida, enmuchas ocasiones queremos acudir hacia algún lugary rodearnos de la naturaleza para despejar un tantonuestra mente y reflexionar un poco acerca denuestras acciones”
 
Carolina
 
Rodas
 
de
 
 Archila.
 
03/02/2010
 
 
 
TESTIGO
 
DE 
 
MI 
 
VIDA
 
NATURAL:
 
Ha llegado la primavera y las plantas del jardín ostentan renuevos, ramas, capullosy flores abiertas.Como dueño y señor del jardín, pero cada vez que me encuentro frente a él,titubeo, entiendo que la poda es buena para el árbol, sin embargo me restrinjo acortar cualquiera de sus ramas u hojas, porque ha compartido mis penas y alegríasdurante mucho tiempo. Los rayos solares se posan sobre las tiernas hojas verdes,el follaje refleja de tal forma la exuberancia de la vida que sentía expandiese en micorazón.A medida que crecía lo conserve apreciando su hermosura sin medida sufrondosidad que refleja su grandeza, sintiéndose ser el rey de la selva con todo laabundante luz solar y el rocío lo hicieron crecer robusto y frondoso.Al poco tiempo era más alto que yo y nos abanicaba con sus ramas y hojas, en losmomentos que había quietud en casa me posaba en la cima del jardín disfrutandode la serenidad, lejos del ajetreo de la vida, la naturaleza me envía una sutilfragancia y el olor de los libros y las tintas se torna más puro y grato, en ocasionesapagaba las lámparas y luces artificiales para ver el fliteo entre las ramas y hojasdel árbol el claro de la luna. Las hojas se sacudían y danzaban en vaivén mientrasque caía al suelo la traviesa luz de la luna que no daba en el blanco. Acostumbrabaa charlar largamente bajo la copa desnuda o cubierta de hojas, casi siempre defilosofías de hombres, tratando de encontrarle valor y sentido a la vida.Aquellos momentos eran como si hubiese caído sin sentido, como un ave reciénnacida que cayó del nido, al caer perdí el conocimiento por breve tiempo,persuadida al escuchar el sonido de los tambores de ellos me deje llevar como unahoja por el viento, absorbida por lo profundo del abismo que le separa de Dios sintocar fondo, mi alma desespera inundada de llanto al no encontrar su razón deexistir, pues ha nacido para adorarle día y noche, al tocar el suelo alce mis ojos alcielo y vi mi vida como una hoja llevada por la corriente de este mundo efímero yhostil, mi alma desespera más mi espíritu envalentonado le grita: ¡Se libre!, Selibre!, ¡Se libre!La luz de mis ojos se había apagado, aun mi corazón se atreve a brillar y recordarla dulzura y la calidez del sol en su mirada de amor está sobre mi día y noche,aunque mis ojos enceguecidos no le podían ver a causa de mi caída. Temí por elque recorre el mundo talando a diestra y siniestra, escuche el sonido del viento queagitan las hojas, escuche el sonido de las risas de los niños y llore lagrimas amargasporque ya no hay árboles tan hermosos, ellos juegan entre escombros.
 
En el principio mis pensamientos estaban desordenados y mi corazón sufría unprofundo vació, al contemplar las maravillas naturales que me rodeaban mispreguntas eran como de un niño:¿Quién soy?, ¿De dónde vengo y hacia dónde voy?, ¿Cual es mi nombre?, ¿Porquenací en este lugar y en medio esta familia?,¿Quién me trajo hasta aquí?, ¿Que generación me ha tocado vivir?, ¿Cual es elpropósito de mi vida y mi razón de existir? Todo esto mientras conversaba acercade mi niñez, amigos, enemigos, sueños y metas hacia el futuro.Recibiendo a cambio respuestas de palabras dulces que consolaban mi alma yapaciguaban mi espíritu. Nunca recibí un reproche o algo parecido, sino alcontrario siempre recibía esperanza y apoyo mutuo, confianza y sobre todoprotección, corregía mis errores con sutileza y amor despejando mi mente yhaciéndome comprender y recapacitar, tomando sus consejos sabios y de granvalor.La casita se torno bulliciosa y conflictiva, máxime cuando cada uno de sushabitantes tiene puntos de vista distintos, debí echar mano de todo mi valor einteligencia para arrostrar la situación, día tras día tenía la sensación de estarviviendo en un campo de batalla, todo esto significo para mí la miseria, tantoespiritual como material. El rey de la selva se convierte en mi refugio, muchasveces me senté a llorar bajo su sombra, el consuelo es instantáneo su brisa secarápidamente mis lagrimas y la paz inunda mi corazón, recurría a él como un niñoen aflicción, el tronco del árbol era entonces lo suficientemente robusto para que yome apoyara en el, las flores exhalan su fragancia y me consolaban en silencio.Muchas veces me refugie bajo su sombra. Finalmente comprendí que el árbolesconde mucho más sabiduría que los hombres naturales de este siglo, este fuetestigo antes que él, y es capaz de vivir mucho más años que los hombres sobre latierra, los grandes sabios de argumentos y pensamientos humanistas consideranque la sabiduría del hombre natural se añade con el tiempo y es manifiesta en laadultez, solamente se obtiene con el uso del razonamiento y conciencia humana, yaunque su conciencia le delate sus razonamientos tratan de encubrirlo en vano, lacual viene como empaquetada y digerida por otros en diferentes dosis en ideaspuramente naturales, y un tanto espirituales, sin embargo comprobé que un niñoes capaz de ver mucho más allá que la sabiduría de la mente natural.El tiempo el mejor director de la vida en el hombre natural, asigna distintospapeles a través de los años, yo había representado una hija, una hermana, unaalumna en distintas facetas de la vida; El rey de la selva era mi público fiel y todolo verde que le rodeaba testigo de cada detalle de mi actuación, mi árbol presenciomuchas cosas, tejimos mil sueños juntos y maravillosos.Como una madre con el corazón acongojado de dolor y resignación arregla elcuello de la camisa de su hijo que está a punto de irse del hogar, me separaría de el

Activity (28)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Miguel liked this
neilrelease1523 liked this
Efrain Velazquez liked this
Piipe Rodriguez liked this
nelsitotovar liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->