Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
43Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Sociedad Abierta

La Sociedad Abierta

Ratings: (0)|Views: 1,286|Likes:
La sociedad abierta y sus enemigos de Karl Popper
La sociedad abierta y sus enemigos de Karl Popper

More info:

Published by: Fabio Augusto Vanegas Bovea on Jul 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/12/2013

pdf

text

original

 
,1111
1<.
POPPER
(1902-1994), sin
duda uno de
los
pensadoresmás inllu
( I I I ( ' ~ ;
 
dt"
nuestra
época,
es
también
autor de
El
mito del mareo conuu¡
"'''1(1111"1/.1".)/
refutaciones,
En busca de un mundo mejor,
El
mundo de
PIII""'/II¡'¡n,
'/
1/((1
/II))I/i/
mente
o
La
responsabilidad de
vivir,
todos
ellos
igualmente
'111I1í(
.ulos
por
Paidós.
/S/lN
84-493-/847-5
82020
~ I
 
"/88449"318474
11I.11
....
1
...
711._
•••
'
:i!,t".
. q ~ I ' l n
 
afirma
su
propio autor,
este
libro
esboza
algunas de
las
dificultades m.is
11
portantes
que
debe afrontar nuestra
civilización,
una
civilización
que
no
St"
L\
recobrado todavíacompletamente de
la
conmociónde
su
nacimiento,
dt"
I
I
ransición
de la
sociedad tribal
o «cerrada»,
con
su
sometimiento
a las fUt"r/.as
1;'1ÓCaS,
a la «sociedad abierta»,
que pone
en
libertad
las
facultades
cri¡ icas
dt"1
ornbre,
Popper
intenta demostrar, asimismo,
que
la
conmoción producida
., Ir
esta transiciónconstituye uno
de los
factores
que
hicieron
posible
LI
I
»nición
de
aquellos
movimientos
reaccionarios
que trataron,
y
tratan
11)(bv
ia,
('
destruir
la
civilización
para
volver
a la
organización
tribal:
en
el
f(lIldo, lo
I
w
hoy
llamamos totalitarismo pertenece
a
una
tradición
quc
no es n
í
11l:lS
¡"j;l
ni
s
joven
que
nuestrapropia
civilización.
El
libropuederesultar
-ok-mico
e
intranquilizador (sobre todo por su tratamiento
de
Platón,
I
kgd
l\Iarx),
pero
su
sinceridad
filosófica, su
erudición
y el
vigor
de.sus aq.nIll1l'llllls
)Lrccn
completamente invulnerable, una de
las
obras
trasccndcm
ales dt"
\;1
l
.t
~ )
 
Illem
poraneidad.
'1
1
lila
obra
de
primerísima
importancia que debeser
leída
por
su lllag-islro"
111
'"
,',
I
11
ica
de
los
enemigosde
la
democracia, antiguos
y
modernos.'
p;
~ l l t T I { A N D
 
RUSSELL
;1;
Ii"
\
IV,
paidos.com
J
~ ! i
 
~ ,
 
~
 
~ ~ :
 
~ ~
 
~
 
'!i
~ ~
 
~ ~ - o
 
sr.
('tI
:4
!lo'
.....
~
IJI
e:
lfi
9
S
....
( ~
 
rJl
UnlwI'11dllll 1
',111m
1I1
lit
1\
la,
1
id
I)
\
16,2
POPK
Karl
R.
er
 
La sociedad abierta
,y
sus
enemigos
I'aidm¡
,
'11I·(0.'\
20
 
Segunda parte
LA
PLEAMAR
DE
LA PROFEcíA
EL
SURGIMIENTO
DE
LA
FILOSOFÍA
ORACULAR
Capítulo
11.
Las raíces aristotélicas del hegelianismo
219
Capítulo
12.
Hegel
y
el
nuevo tribalismo.
. .
..
244
EL
MÉTODO
DE
MARX
Capítulo
13.
El determinismo sociológico de Marx
.'.
296
Capítulo
14.
La
autonomía
dc la sociología.
304
Capítulo
15.
El historicismo económico
315
Capítulo
16. Las clases .326
Capítulo
17.
El sistema jurídico
y
social
333
LA
PROFEGÍA
DE
MARX
Capítulo
18. El advenimiento del
socialismo.
350
Capítulo
19.
La revolución social .361
Capítulo
20. El capitalismo
y
su destino . . .
380
Capítulo
21.
Valoración de la profecía de Marx
406
LA
ÉTICA DE
MARX
Capítulo
22. La teoría moral del historicismo
............
412
LA
COSECHA
Capítulo
23. La sociología del
conocimiento.
. . . . . . . . . .
425
Capítulo
24. La filosofía oracular
y
la rebelión
contra
la
razón.
437
CONCLUSIÓN
Capítulo
25.
¿Tiene
la
historia algún significado?
471
Notas
..
493
Adenda.
799
8
PREFACIO
Si en este libro se habla
con
cierta
dureza
de algunos de los más grandesrectores intelectuales de la humanidad, el motivo
que
nos ha
movido
a ha-cerlo
no
es, ciertamente, el deseo de rebajar sus méritos. Tal actitud surge,más bien, de la convicción de
que
si nuestra civilización ha de subsistir, de-bemos
rompercon
la
deferencia hacia los grandes
hombres
creada
por
el
hábito. Los grandes
hombres
pueden
cometer
grandes errores y, tal
como
esta
obra
trata de demostrarlo, algunas de las celebridades más ilustres
del
pasado llevaron
un
permanente
ataque
contra
la libertad
y
la razón. Su in-fluencia, rara vez contrarrestada,
continúa
impulsando
por
una
senda equi-vocada a aquellos de quienes
depende
la defensa de la civilización, suscitan-do divisiones en su seno. La responsabilidad
por
esta división trágica,
y
posiblemente fatal, recaerá
sobre
nosotros,
si nos
mostramos
blandos en lacrítica de lo que reconocidamente
forma parte
de
nuestro patrimonio
inte-lectual.
Pero
nuestra renuencia a
censurar una parte
del mismo
puede
de-
terminar
su destrucción total.Este libro
constituye una introducción
crítica a la filosofía de la política
y
de la historia,
como
así
también
un
examen de algunos de los principiosde la reconstrucción social.
En
la
Introducción
se indican su objetivo y
el
método
de estudio empleado.
Aun
cuando
a veces nos referimos al pasado,los problemas tratados
son
los problemas de nuestra
propia
época;
por
ellohe
procurado con
todas mis fuerzas plantearlos
con
la
mayor
sencillez
po-
sible, a fin de aclarar los males que a
todos nos
aquejan
por
igual. Si bieneste libro nada
presupone
sino
amplitud
de criterios
por
parte
del lector, suobjeto
no
es tanto
el
de
difundir
el
conocimiento de las cuestiones tratadas
como
la resolución de las mismas.
No
obstante, en
una
tentativa de servir a
ambos
fines, he
reunido
todos
los temas
que
encierran
un
interés más espe-cializado, en las
Notas,
que
el
lector
encontrará
al final del libro.
9
 
PREFACIO
A LA
EDICIÓN
REVISADA
Si
bien
gran
parte
del
contenido
de este
libro
había
adquiridoforma
en
una
fecha
anterior, tomé
la decisión final de escribirlo en
marzo
de 1938, eldía en
que
me llegaron las noticias de la invasión de Austria. La tarea de re-dactarlo se
extendió
hasta 1943, de
modo
q ~ l e
 
el
hecho
de
que
la
mayor
par
te de la
obra
fuera escrita
durante
los graves años en
que
todavía era incier-to el
resultado
final de la guerra,
puede
explicar
que
algunas de las críticas
aquí
expresadas resulten de
untono
más
apasionado
y
acerbo
de lo
que
se-ría de desear.
Pero
no
estaban los
tiempos
entonces
como
para
medir
las
pa-
.labras, o
por
lo
menos
esto era lo
que yo
entendía. En el
libro
no se hacía
mención
explícita ni de la
guerra
ni de
ningún
otro
suceso
contemporáneo,pero
se
procuraba comprender
dichos hechos
y el
marco que
les servía de
fondo,
como
así
también
algunas de las consecuencias
que habrían
de
sur
gir,
probablemente,
después de
terminada
la guerra. La posibilidad de
que
el
marxismo
se convirtiese en
un
problemafundamental
nos llevó a tratarlo
con
cierta extensión. En
medio
de la
oscuridad
que
ensombrece
la situación
mundial
en 1950, es
probableque
la crítica del
marxismo que aquí
se
inten
ta realizar se
destaque sobre
el resto,
como
punto
capital de la
obra.
Una
vi-sión tal de la misma,
quizá
inevitable, no estaría del
todo
errada, si
bien
losobjetivos del
libroson
de
un
alcance
mucho
mayor.
El
marxismo solamen
te
constituye
un
episodio,
uno
de los
tantos
errores
cometidos
por
la
hu
manidad
en su
permanente
y peligrosa lucha
para construir
unmundo
me-
jor
y más libre.
Tal
como
lo había previsto, algunos críticos me
han
acusado de
mostrarme
demasiado
severo
con
Marx, en
tanto que otros contrastaron
lo
queconsideraron
mi benevolencia hacia
Marxcon
la violencia de mi
ataque
a
Platón.
Sin
embargo,
sigo
creyendo
necesario
juzgar
a
Platón
Con
un
espí-
ritu
altamente
crítico,
precisamente
porque
la
veneración
general profesadaal
«Divino
Filósofo»
encuentra
un
fundamento
real en su
abrumadora obra
intelectual. A
Marx,
por
el
contrario,
se le ha atacado
con
demasiada fre-cuencia
sobre
un
terrenopersonal
y moral, de
modo
que
lo
que
aquí
hacefalta es, más bien,
una
severa crítica racional de sus teorías
combinada con
la
comprensión
afectiva de su
sorprendente
atracción
moral
e intelectual.
11
'""'"'"'
-'mnwr