Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sujeto, Objeto y Reflexibidad

Sujeto, Objeto y Reflexibidad

Ratings: (0)|Views: 3,459|Likes:
Published by Deigenitrix

More info:

Published by: Deigenitrix on Jul 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

 
1
SUJETO, OBJETO Y REFLEXIVIDAD
Mariano F. Enguita
Seminario-homenaje a Jesús Ibáñez, sesión del 14 de mayo de 1994: “Sociología crítica, crítica de lasociología”.Publicado en F. ALVAREZ-URÍA, ed.,
Jesús Ibáñez: Teoría y práctica 
, pp. 317-32, Madrid, Endymión,1997.
Toda actividad humana, sea práctica, simbólica o incluso imaginaria, es acción de alguien sobre algo oalguien, incluido sobre sí mismo. En ella pueden distinguirse, pues, en todo caso a efectos analíticos y en muchascircunstancias a efectos pragmáticos, sujeto y objeto. La sociología, como conocimiento de la sociedad, no escapaa esta característica, y en ella podemos discernir como figuras separadas al sujeto que conoce, el sociólogo, y elobjeto conocido, la sociedad. Puesto que el sociólogo es a su vez parte de la sociedad, es decir, puesto que elsujeto es parte del objeto, la sociología puede verse como un proceso por el cual la sociedad se observa, se analizay trata de comprenderse a sí misma. "Un sociólogo es un dispositivo de reflexividad. A través de él la sociedadreflexiona sobre sí."
1
Por supuesto, no es el único método del que se sirve para hacerlo, pues también cuenta conel sentido común y con otras ciencias sociales, pero la sociología se diferencia del primero por su caráctersistemático y su procedimiento científico y de las últimas por su carácter globalista, lo cual la convierte en elmedio principal de reflexividad de la sociedad.
2
La reflexividad así entendida, como reflexión sobre sí, no es, sinembargo, una característica distintiva ni exclusiva de la sociología ni de la sociedad, puesto que el pensamientoen su conjunto, y la ciencia en su conjunto, pueden considerarse, al mismo título, como formas de reflexividad dela vida, la naturaleza o la materia. La diferencia estriba en que el objeto de la sociología, la sociedad (o la acciónsocial, los actores sociales, etc.) puede descomponerse también, a su turno, en sujeto y objeto de la acción reflexi-va, mientras que el objeto de las ciencias naturales ya no puede ser sometido a una descomposición ulterior,porque es pura materia (incluso si se trata de materia viva). Esto modifica a su vez la relación global sujeto-objetoprimeramente considerada, es decir, la relación entre la sociología como ciencia y la sociedad como objeto deconocimiento. 
1
Ibáñez, 1985: 3.
 
2
La sociedad es a la vez sujeto y objeto del pensamiento y de la acción porque se piensa o, al menos, serepresenta a sí misma. Tanto da, a estos simples efectos, que lo veamos en la perspectiva de la acción, comoconducta con sentido, del individuo, como autor y actor de sus actos, o de la colectividad, como sociedad y cultura.La condición doble de esta separabilidad reside en el lenguaje y el trabajo, que permiten, como vimos en sumomento, objetivar la conducta y, con ello, subjetivar el pensamiento, si bien esto no debe llevarnos a olvidar queuna y otro, la conducta y el pensamiento, son dos facetas de una misma realidad: "Pensar y ser están, pues,diferenciados y, al mismo tiempo, en unidad el uno con el otro."
3
Esta diferenciación abre la posibilidad de quela conducta y su representación no coincidan, es decir, de que aquélla no responda adecuadamente a ésta o queésta no refleje fielmente a aquélla. Entonces se plantea el problema de la relación entre la "apariencia" y la malllamada "realidad" (mal llamada por cuanto que la apariencia es parte de la realidad). Sea designándola como"idola" (Bacon),
4
"ideología" (Marx),
5
"preconceptos" (Durkheim),
6
"racionalizaciones" (Freud),
7
"motivos pre-textados" (Weber),
8
"modelos heterónomos" (Elias)
9
o de cualquier otr forma, la sociología ha señalado una y otravez que la apariencia vela o puede velar la realidad para el actor social, sujeto-objeto del conocimiento. "Si elmundo sólo fuera apariencia no habría posibilidad de mejor sociología que el sentido común",
10
dice Pérez-Agote.También podría decirse lo mismo si el mundo sólo fuera "esencia". O, mejor aún: si el mundo sólo fuera esenciano habría mejor sentido común que la sociología. O bien: si esencia y apariencia sociales fuesen una misma cosa,sociología y sentido común también lo serían... momento en que ya debe resultar evidente la confusión entre larelación sujeto-objeto dentro del sujeto, o sea, aquí, en la actividad de conocer, y la relación sujeto-objeto dentrodel objeto, o sea, en la sociedad. La "apariencia" es distinta de la "esencia", si se nos permite esta taquigrafía deresonancias metafísicas, en cualquier esfera de la realidad: lo mismo puede tratarse de la astronomía (el sol girandoalrededor de la tierra o la tierra alrededor del sol), de la química (las aleaciones como nuevos elementos o como 
2
Giddens, 1987: 21. 
3
Marx, 1977: 147. 
4
Bacon, 1892, XLIII. 
5
Marx y Engels, 1972, passim. 
6
Durkheim, 1970: 66. 
7
Jones, 1908. 
8
Weber, 1977: I, 9-10. 
9
Elias, 1982: 19. 
10
Pérez-Agote, 1989: 159.
 
3
mezclas), de la biología (la reproducción humana como asexual o sexual) o de cualquier otra ciencia natural, quede la economía (la moneda como dinero o como medio de pago), la antropología (el potlach como dispendioirracional o como seguro de la comunidad y afirmación de la jerarquía), la sociología (la compraventa de fuerzade trabajo como intercambio de equivalentes o desigual) o cualquier otra ciencia social. La diferencia no está enel binomio apariencia-"esencia" en sí, sino en que, en el caso de las ciencias sociales y sólo en él, ese binomio sereproduce dentro de la "esencia", o dentro de la "realidad". El sol y los planetas, el cloro y el sodio, losespermatozoides y los óvulos no tienen opiniones sobre sus relaciones mutuas, luego no pueden verse influidospor ellas; los compradores y los vendedores, los ricos y los pobres de la tribu, los empresarios y los asalariados,en cambio, sí que las tienen, y de ellas depende en parte su conducta. Pero la inexistencia de una "apariencia" quemedie la acción de los cuerpos astrales, los elementos químicos o las células sexuales no hace que el sentidocomún coincida con la ciencia. La diferencia entre la naturaleza y la sociedad es que en el interior de la primerano hay dualidad sujeto-objeto, pues ésta sólo aparece cuando alcanzamos el nivel psico-social. Pero si, en lugarde las realidades natural y social, comparamos las ciencias naturales y las ciencias sociales, entonces ambaspueden ser concebidas como relaciones sujeto-objeto, pues en ambos casos hay un sujeto que conoce y un objetode conocimiento, aunque sólo el objeto de las ciencias sociales se vuelve a desdoblar como sujeto y objeto parasí mismo. (El sujeto se desdobla en ambos casos, pero sobre esto volveremos luego.) El binomio [sujeto]-[objeto]que se da en todo proceso de conocimiento se despliega, para las ciencias naturales, como [sujeto (sujeto-objeto)]-[objeto] y, para las ciencias sociales, como [sujeto (sujeto-objeto)]-[objeto (sujeto-objeto)]. El segundo paréntesis,relación interna dentro del segundo término de la relación sociología-sociedad, es lo que distingue especialmentea la sociedad como realidad reflexiva y a la sociología como ciencia reflexiva.Esta diferencia está preñada de consecuencias, pero en primer lugar debemos señalar una: el científicosocial tiene que apartar la apariencia y explicar la realidad; el sociólogo tiene que separar la apariencia, volver aintegrarla en la realidad y explicar ambas.
11
Como el científico natural, el científico social debe evitar tomar laapariencia por la realidad, pero, puesto que hay dos sujetos: el sociólogo que investiga y el actor consciente,también hay dos apariencias: la forma en que la conducta del actor aparece para el observador y la forma en que 
11
Beltrán, 1991: cap. I.

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jhoan Andres liked this
Jpscribd liked this
Jpscribd liked this
Joelle Ortega liked this
Jpscribd liked this
Clory León liked this
Rosane Brustolin liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->