Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Colosenses

Colosenses

Ratings: (0)|Views: 1,317|Likes:
Published by cpmacau
La Bibla de Nuestro Pueblo
La Bibla de Nuestro Pueblo

More info:

Published by: cpmacau on Jul 30, 2010
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/13/2013

pdf

text

original

 
C
olosas.
Era una pequeña ciudad de Frigia, en la provincia roma-na de Asia, situada a unos 200 km. al este de Éfeso y habitada porpobladores autóctonos, colonos griegos y judíos de la diáspora.Por lo que dice la carta, Colosas no fue evangelizada por Pablo, sino porEpafras, un discípulo suyo (1,7; 4,12s).
 Autor, lugar y fecha de composición de la carta.
La carta plantea dosproblemas serios y bastante discutidos: ¿Quién la escribió? Y, ¿quiénesson los maestros de errores que se menciona en ella?Sobre la primera pregunta, los biblistas no se ponen de acuerdo puestodos tienen buenas razones para afirmar o negar la autoría de Pablo. So-bre la segunda, se puede afirmar que son maestros de corte gnóstico, de-votos de misterios y sincretistas. A favor de la autoría de Pablo figurarían, entre otras razones, la coin-
CARTA A LOS
COLOSENSES
 
COLOSENSES1894cidencia de nombres y situación en que fue escrita la carta a Filemón y lacoherencia con muchas enseñanzas auténticas del Apóstol. En contra, laabundancia de un vocabulario peculiar; el estilo torpe; la falta de con-ceptos paulinos fundamentales, como fe, ley, justicia, salvación, revela-ción; y sobre todo, una cristología más avanzada, de signo cósmico, y unaeclesiología institucionalizada afín a las cartas pastorales.Si el autor es Pablo, la carta habría sido escrita en Éfeso, a finales delos años 50 o principios de los 60. Si el que la escribe es un discípulo dela siguiente generación que imita hábilmente la impostación epistolarpara abordar con autoridad prestada un problema nuevo, la fecha decomposición sería más tardía, hacia el año 80.
Los maestros de errores.
Es difícil trazar el perfil de éstos porque re-únen rasgos heterogéneos. La carta alude a ellos y a sus doctrinas en ne-gativo, es decir, refutándolos. De todas formas, y de modo general, habríaque hablar de un movimiento sincretista influido por especulaciones re-ligiosas venidas del Cercano Oriente, que se infiltró tanto en el paganis-mo griego como en el judaísmo.En las religiones paganas sustituyó las creencias ya desacreditadas so-bre los dioses por elementos y potencias cósmicas, convertidas, a su vez,en dioses a los que se tributaba culto en fiestas, rituales y celebraciones.En el judaísmo, muchos adoptaron y acomodaron esta corriente religio-so-filosófica a las fiestas y celebraciones judías, dando como resultado unprotagonismo excesivo a ángeles y potestades que personificaban talespotencias y elementos cósmicos, y que influían decisivamente sobre eldestino de los seres humanos.En resumidas cuentas, ese universo gnóstico, esotérico y seudo reli-gioso –algo así como la «Nueva Era» que tanto fascina a nuestro mundode hoy– estaba también amenazando a las comunidades cristianas ex-puestas al ambiente que las envolvía, como era el caso de la Iglesia deColosas. El autor de la carta da tres avisos: que nadie los engañe, que na-die los juzgue, que nadie los condene (2,4.8.16.18).
Contenido de la carta.
Frente a todas esas influencias, el autor afirmay desarrolla la centralidad de Jesucristo, no en categorías jurídicas de jus-ticia y liberación, ley y fe, sino en la visión de un Señor de todo lo crea-do, que incorpora a hombres y mujeres de toda raza o nación a sumuerte y resurrección, y que es cabeza de la Iglesia, su cuerpo y sacra-mento de esta salvación universal. Él es el vencedor de todos los poderescósmicos o históricos que pretenden señorear el mundo. Él no es «uno detantos» mediadores a través de los cuales Dios dispensa su poder salvífi-co, sino el único y definitivo Salvador.No estaban en juego cuestiones doctrinales abstractas, desligadas dela praxis de cada día, sino todo lo contrario. La carta es, en primer lugar,un alegato a favor de la salvación que Cristo nos ha traído y que nos li-bera de los temores y las angustias de un universo falsamente sacralizadoy misterioso que escapa a nuestra comprensión; y al mismo tiempo, unapalabra de aliento y de esperanza para no dejarse embaucar y poder así hacer frente, con nuestro testimonio cristiano, a todas las hegemonías po-líticas, económicas o religiosas que tratan de imponer su señorío sobre elmundo con falsos mesianismos.
 
Saludo y acción de gracias
1
Pablo, apóstol de Cristo Jesús porvoluntad de Dios, y el hermano Timo-teo
2
a los consagrados de Colosas, herma-nos fieles en Cristo: Gracia y paz a ustedesde parte de Dios nuestro Padre.
3
Siempre que rezamos por ustedes da-mos gracias a Dios, el Padre de nuestro Se-ñor Jesucristo,
4
porque estamos enteradosde su fe en Cristo Jesús y del amor que tie-nen a todos los consagrados,
5
a causa dela esperanza que les está reservada en elcielo.Ustedes alcanzaron esta esperanzacuando les llegó el mensaje verdadero de laBuena Noticia;
6
el cual está dando fruto ycreciendo en todo el mundo, lo mismo queentre ustedes, desde el día que oyeron ha-blar y conocieron de verdad la gracia deDios.
7
Así lo aprendieron de Epafras, mi que-rido compañero, fiel ministro de Cristo al
1
servicio de ustedes.
8
Él me ha informadodel amor que les inspira el Espíritu.
Oración por los colosenses
9
Por eso nosotros, desde que nos ente-ramos, no hemos dejado de orar por uste-des, pidiendo que Dios les haga conocerplenamente su voluntad y les dé con abun-dancia sabiduría y el sentido de las cosasespirituales;
10
que lleven una vida dignadel Señor, agradándole en todo, dando fru-to de buenas obras y creciendo en el cono-cimiento de Dios;
11
que él, con la fuerza desu gloria, los haga fuertes de modo quepuedan soportarlo todo con mucha fortale-za y paciencia;
12
que con alegría den gra-cias al Padre que los ha preparado paracompartir la suerte de los consagrados enel reino de la luz;
13
porque él los arrancódel poder de las tinieblas y los hizo entrar alreino de su Hijo querido,
14
por quien obte-nemos el rescate, el perdón de los pecados.
1,1-8 Saludo y acción de gracias.
El comienzo dela carta es ya conocido: saludo, acción de gracias ypetición. El remitente se presenta con toda la autori-dad apostólica que le ha conferido Dios Padre, con laque quiere confirmar a sus destinatarios, a quienes noconoce personalmente, en su fidelidad al Evangelioque han recibido por medio de «Epafras, mi queridocompañero, fiel ministro de Cristo» (7). El mismo DiosPadre es el que por medio de su apóstol saluda a loscristianos de Colosas con el don de la gracia y de lapaz (2).La acción de gracias expresa la satisfacción personaldel Apóstol por el dinamismo cristiano que vive lacomunidad y que se manifiesta en la fe que tienen enCristo y en el amor mutuo que se profesan los unos alos otros. La esperanza de la vida «que les está reser-vada en el cielo» (5) es la que sostiene esa fe y la queda frutos de amor. Es un futuro que ya se está hacien-do realidad en el presente de la vida concreta y diariade la comunidad.Todo el mensaje evangélico de Pablo apunta a esefuturo de gloria que nos espera, pero nunca como unahuida del compromiso de transformar la sociedad enque vivimos, sino todo lo contrario: como fuerza libe-radora que se concreta en la sociedad alternativa quedebe establecer ya, aquí y ahora, la comunidad de losque creen en Jesús.Finalmente, apuntando al tema que va a tratar en lacarta, el Apóstol dice que todo lo anterior ha sido po-sible porque recibieron el «mensaje verdadero de laBuena Noticia» (5). Y es esta verdad del Evangelio laque Pablo va a defender contra las influencias sin-cretistas y otras doctrinas erróneas, que se estaban in-filtrando en la comunidad y ponían en peligro lafidelidad a la Palabra de Dios que habían recibido.
1,9-14 Oración por los colosenses.
Es la prácticacristiana clara y consecuente, el objeto de la oraciónincesante de Pablo por sus cristianos de Colosas. Paraellos implora la sabiduría y el sentido de las cosas espi-rituales (9), dones del Espíritu que llevará a la comu-nidad a conocer a Dios personalmente y a discernir suvoluntad, «agradándole en todo, dando frutos de bue-nas obras» (10). La tarea no es fácil, por eso continúapidiendo a Dios que les conceda la resistencia activay el aguante que les capacite para la lucha diaria deextender el reino de Dios (11). Por último, les invita adar gracias al Padre que «los hizo entrar al reino de suHijo querido» (13), que es «reino de la luz» (12), des-pués de haber sido arrancados «del poder de las ti-nieblas» (13), es decir, de la vida de pecado quellevaban antes (cfr. Ef 1,7).Tinieblas, para la mentalidad hebrea, no es simpleignorancia u oscuridad mental, sino que significa lamuerte. Su opuesto, la luz, es la vida (cfr. Jn 8,12;11,9). Y no se trata solamente de muerte y vida futu-ras, sino también de realidades presentes que luchany se oponen en el mundo que vivimos. El hambre, laviolencia, la injusticia, la opresión de los débiles, ladestrucción del planeta son realidades de muerte. Lasolidaridad, la justicia, la equitativa distribución de losbienes de la tierra son las realidades de vida que el rei-no de Dios ya va haciendo presente entre nosotros.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
pfloresb liked this
Adriano Virgili liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->