Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tito

Tito

Ratings: (0)|Views: 92|Likes:
Published by cpmacau
La Bibla de Nuestro Pueblo
La Bibla de Nuestro Pueblo

More info:

Published by: cpmacau on Jul 30, 2010
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/18/2014

pdf

text

original

 
Saludo
1
Pablo, siervo de Dios y apóstol deJesucristo para conducir a los elegi-dos de Dios a la fe y al conocimiento de laverdad religiosa,
2
con la esperanza de unavida eterna, que prometió desde antiguo el
1
Dios infalible
3
y manifiesta ahora de pala-bra con la proclamación que me han enco-mendado, por disposición de nuestro Diosy salvador,
4
a Tito, mi hijo legítimo en la fecomún: Gracia y paz de parte de Dios Pa-dre y de Cristo Jesús nuestro salvador.
1,1-4 Saludo.
En contraste con la brevedad del es-crito, el saludo de introducción es solemne y largo,apuntando ya al contexto en que se va a mover todala carta. Pablo, personificado por el autor anónimo dela misma, se presenta con todas sus credenciales deapóstol para impregnar de autoridad a las exhortacio-nes que va a dar a su discípulo Tito. Su responsabili-dad apostólica que contempla prologándose en la de«mi hijo legítimo en la fe común» (4), es de servicio a«los elegidos de Dios» que forman la «casa grande» (2Tim 2,20), la Iglesia, y que está cimentada «en el co-nocimiento de la verdad» (1) cuya manifestación yanuncio «me han encomendado, por disposición denuestro Dios y salvador» (3).La preocupación constante de las cartas pastoralesse centra en la Iglesia entendida como la casa-familiade Dios que debe ser bien administrada y protegidacontra las falsas doctrinas que perturban y ponen enpeligro la memoria de Jesús, transmitida por el testi-monio de los apóstoles –el de Pablo en este caso– ydonde la figura del obispo responsable y de sus ase-sores, los presbíteros, es de capital importancia. Al ím-
CARTA A
TITO
 
1935TITO 2
Misión en Creta
5
Si te dejé en Creta fue para que resol-vieras los asuntos pendientes y para quenombraras ancianos en cada ciudad, segúnmis instrucciones.
6
Que sean irreprochables, fieles a sumujer, con hijos creyentes, no indisciplina-dos ni de mala fama.
7
Porque el que presi-de la comunidad, como administrador deDios, ha de ser irreprochable: no egoísta nicolérico ni bebedor, no pendenciero nimetido en negocios sucios;
8
antes bien,hospitalario, amante del bien, moderado, justo, devoto, controlado;
9
que se atenga ala doctrina auténtica, de modo que puedaexhortar con una doctrina sana y refutar alos que le contradicen.
10
Hay muchos insumisos, charlatanes yembaucadores, sobre todo entre los judíosconvertidos.
11
A ésos hay que taparles laboca porque destruyen familias enteras,enseñando lo que no deben por una vil ga-nancia.
12
Uno de sus profetas dijo de ellos: Cre-tenses, siempre embusteros, malas bestias,glotones ociosos.
13
Semejante descripciónes correcta. Por eso, repréndelos severa-mente, a ver si recobran la salud de la fe
14
y se dejan de fábulas judías y de precep-tos de hombres apartados de la verdad.
15
Para los puros todo es puro; para losincrédulos contaminados nada es puro,porque tienen contaminada la mente y laconciencia.
16
Afirman conocer a Dios y loniegan con las acciones; son odiosos y re-beldes, incapaces de cualquier obra buena.
Praxis cristiana de la comunidad
1
Tú, en cambio, explica lo quecorresponde a la sana doctrina:
2
quelos ancianos sean sobrios, dignos, modera-dos, sanos en la fe, el amor y la paciencia.
3
Asimismo las ancianas tengan unacompostura digna de la religiosidad; nosean esclavas de la murmuración ni de labebida; sean buenas maestras,
4
capacesde enseñar a las jóvenes a amar a los ma-ridos y los hijos,
5
a ser juiciosas, castas,hacendosas, bondadosas, sumisas al mari-do; de modo que la Palabra de Dios no sedesprestigie.
2
petu por evangelizar de la primera generación cristia-na, sucede el esfuerzo por mantener viva y limpia latradición recibida. Estamos en los comienzos de unanecesaria institucionalización de la comunidad cre-yente.
1,5-16 Misión en Creta.
La primera tarea de Titoen Creta será nombrar responsables para organizar lacomunidad, la gran preocupación de la segunda y ter-cera generación cristiana. Se trata de una especie desenado o consejo de «ancianos» –presbíteros–, que yaconocemos por Hch 14,23 y 1 Tim 5,17. El encarga-do o responsable supremo es el obispo, título espe-cífico que se daba a los líderes de las comunidadeslocales, a diferencia de los ministerios de otros líderesmás itinerantes, llamados apóstoles, profetas y maes-tros. Aunque los títulos de obispo y presbíteros resultenfamiliares a los lectores de hoy, no hay que deducir,sin embargo, que se trate ya de la misma organizacióneclesial que existe actualmente en la Iglesia.La fluidez de títulos y funciones de los responsablesde las comunidades cristianas es una constante de losprimeros siglos. De todas formas nunca ha existido niexistirá la Iglesia sin el carisma de la autoridad comoservicio a la comunidad.Es interesante el retrato ideal de un responsable dela Iglesia local que hace el autor de la carta. Como side un padre de familia se tratara, debe tener una vidaprivada intachable, pues será el testimonio de su inte-gridad personal el que le dé la autoridad moral paradirigir a la comunidad. Pero sobre todo, debe ser unhombre «que se atenga a la doctrina auténtica» (9), lagran preocupación de las cartas pastorales. Por losepítetos que usa a continuación contra los falsosmaestros, el peligro debía haber sido grave.La descripción que hace del grupo de aquellos «in-sumisos, charlatanes, embaucadores» (10), está agra-vada por la cita mordaz de un poeta pagano –quizásEpiménides, s. VI a.C.–. En cuanto al contenido deesas doctrinas falsas, el autor de la carta no se moles-ta en entrar en detalles, aludiendo a ellas con un des-pectivo: «fábulas judías y… preceptos de hombresapartados de la verdad» (14).Lo que verdaderamente estaba en juego era la pra-xis cristiana de la comunidad. Si a Pablo le preocu-paba, ante todo, la salvación por la fe, independien-temente de las obras de la ley, a la nueva generacióncristiana le preocupan las obras que brotan de la fe(cfr. Sant 2,14-26). En cambio, esos tales «afirman co-nocer a Dios y lo niegan con las acciones» (16), puesuna mente y conciencia contaminadas no puedenproducir el comportamiento auténtico de un seguidorde Jesús.
2,1-10 Praxis cristiana de la comunidad.
La sanadoctrina es inseparable de una sana praxis cristiana.Un responsable eclesial «modelo de buena conducta»(7), deberá exigir de su comunidad el mismo compor-tamiento. Esto es lo que recomienda el autor de la
 
TITO 21936
6
Anima también a los jóvenes a ser mo-derados.
7
En todo preséntate como mode-lo de buena conducta: íntegro y serio en laenseñanza,
8
proponiendo un mensaje sanoe intachable, de modo que el adversarioquede confundido al no encontrar nada dequé acusarnos.
9
Los esclavos sean sumisos a sus amosen todo, amables, no respondones,
10
no la-drones, sino dignos de toda confianza; paraque cobre prestigio ante todos la enseñan-za de nuestro Dios y salvador.
La gracia de la salvación
11
Porque la gracia de Dios que salva atodos los hombres se ha manifestado,
12
en-señándonos a renunciar a la impiedad y losdeseos mundanos y a vivir en esta vida contemplanza, justicia y piedad,
13
esperandola promesa dichosa y la manifestación de lagloria de nuestro gran Dios y de nuestrosalvador Jesucristo.
14
Él se entregó pornosotros, para rescatarnos de toda iniqui-dad, para adquirir un pueblo purificado, de-dicado a las buenas obras.
15
Habla de esto,exhorta, y reprende con plena autoridad.Que nadie te desprecie.
Conducta ciudadana ejemplar
1
Encárgales a todos que se sometany obedezcan a gobernantes y autori-dades, estando dispuestos a cualquier tareahonrada.
2
Que no hablen mal de nadie ni seanpendencieros, antes bien amables, y que semuestren bondadosos con todos.
Bondad y ternura de Dios
3
También nosotros éramos antes ne-cios, desobedientes, extraviados, esclavosde pasiones y placeres diversos, malicio-sos, envidiosos, odiosos y odiándonos mu-tuamente.
4
Pero cuando se manifestó labondad de nuestro Dios y salvador y suamor al hombre,
5
no por méritos que hu-
3
carta a Timoteo por boca de Pablo. Son virtudes sen-cillas, domésticas, que hacen posible y armoniosa laconvivencia de la comunidad como familia de Dios.Hay consejos específicos para todos y para todas, se-gún su edad y condición. Es curioso que el responsa-ble trate con los jóvenes y con las jóvenes sólo a travésde las ancianas, que tienen que ser «buenas maestras»(3). ¿Ejercían algunas de ellas la función de catequis-tas? (cfr. 1,9). Una virtud, sin embargo, se exige a to-dos los grupos: la moderación –incluso a lasancianas–, lo que nos lleva a pensar que la bebida eraun peligro para todos.El cristianismo, en definitiva, no ofrece una moralnueva, pero sí la revelación del poder que hace posi-ble y del horizonte final que da sentido a «vivir en estavida, con templanza, justicia y piedad» (12). Esto lohace el autor, ofreciéndonos, por boca de Pablo, laprimera síntesis doctrinal de la carta, como funda-mento de todas sus exhortaciones.
2,11-15 La gracia de la salvación.
Este poder es lagracia o favor de Dios que se ha manifestado en la en-carnación de su Hijo Jesús para la salvación de todos(cfr. 1 Tim 2,4) y en su muerte para «rescatarnos de to-da iniquidad» (14; cfr. Sal 130,8; 1 Pe 1,18s). Y el ho-rizonte final es la «manifestación de la gloria de nuestrogran Dios y de nuestro salvador Jesucristo» (13).Estas dos epifanías o manifestaciones de Dios deli-mitan el arco entero desalvación, que la comunidadcristiana vive en la fe y en esperanza como pueblo es-cogido por Dios. Sin embargo, esta manifestación dela gracia de Dios no es para poseerla en exclusividad,sino para proclamarla y testimoniarla a todos, siendoéste el deber y la razón de ser de la Iglesia y de la au-toridad de sus líderes responsables: «habla de esto,exhorta, y reprende con plena autoridad» (15). Sóloasí, la Iglesia será servidora de la Palabra de Dios y sa-cramento de la salvación universal.
3,1s Conducta ciudadana ejemplar.
La conductavirtuosa que ha recomendado anteriormente (2,1-10)la proyecta ahora el autor a la sociedad civil de la queforma parte la Iglesia.Un buen cristiano debe ser un buen ciudadano. Elprimer consejo, pues, dirigido a los levantiscos creten-ses es la sumisión a la autoridad civil (cfr. Rom 13,1-10) y a que colaboren al bien común con tal de quela tarea sea honrada. Las primeras generaciones cris-tianas que vivían a menudo en un ambiente hostil,eran especialmente sensibles a proyectar la imagen debuenos y honestos ciudadanos, sobre todo testimo-niando el comportamiento cívico fundamental quehace posible la convivencia humana: la bondad y laamabilidad para con todos.
3,3-11 Bondad y ternura de Dios.
En su segundasíntesis doctrinal, el autor de la carta nos habla de lafuente de la que procede este amor universal quedebe caracterizar a todo creyente: la aparición de la«bondad de nuestro Dios y Salvador y su amor alhombre» (4).Toda la tradición bíblica habla de la bondad deDios: a Moisés (cfr. Éx 33,19); a un pueblo entre mu-chos (cfr. Dt 7,7s); a todas las criaturas (cfr. Sab 11,24).De la bondad de Dios hablan los salmos (cfr. 25,7;27,13; 31,20; 145,7). Ahora Cristo ha revelado elamor universal, definitivo, gratuito y sin condicionesde Dios. Sin méritos nuestros, según la doctrina bási-ca de Pablo.

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
poiuytrewqpedro liked this
pfloresb liked this
Adriano Virgili liked this
mavalome liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->