Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
12Activity
P. 1
SEFARAD o La Morada de Los Hijos de Los Dioses

SEFARAD o La Morada de Los Hijos de Los Dioses

Ratings: (0)|Views: 335|Likes:
Published by Marc
Ensayo de Jorge Maria Ribero Meneses acerca de la civilizacion de la Atlantida.
Ensayo de Jorge Maria Ribero Meneses acerca de la civilizacion de la Atlantida.

More info:

Published by: Marc on Aug 01, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/11/2013

pdf

text

original

 
TARTESSOS.INFO
 
SEFARAD O LA MORADA DE LOS HIJOS DE LOS DIOSES
 
RIBERO MENESES PRINCIPAL
 
Jorge Mª Ribero-Meneses
 
Música
 
on/off
 
- LA DESTRUCCIÓN DEL MUNDO PRIMIGENIO -
Hace alrededor de cincuenta mil años,
una civilización con centenares de miles de años a sus espaldas
, se vino repentinamenteabajo. Responsable de ello, una catástrofe natural de colosales proporciones. Un terremoto y un diluvio aunados, presumiblementeauxiliados en su labor destructora por un maremoto.Lo que hacía diferente este último cataclismo padecido por el mundo primigenio, de todos aquellos que le habían precedido, era sudimensión, su extraordinaria virulencia. Antes de él, los valles que circundaban a los montes "Asia", "Libia" y "Europa" -los tres macizosmontañosos o "continentes" que configuraban el mundo primigenio-, se veían periódicamente anegados por ingentes avenidas de aguaque devastaban cuanto hallaban a su paso, sembrando de muerte y de desolación aquellas tierras. Sin embargo, una vez remitía la furiade las aguas y las corrientes de los ríos volvían a la ortodoxia que les señalaban sus pedregosos cauces, la vida en todos aquellos vallesrenacía en todo su esplendor, espoleada, si cabe, por la extraordinaria humedad que la inundación pasada había dejado en lasesponjosas y mullidas praderas de ese feracísimo rincón de la geografía de nuestro planeta.Así se explica el que el hombre, aplicando sabiamente la exactitud de ese aserto castellano que pretende que "después de latempestad viene la calma", olvidara en seguida las calamitosas consecuencias del revés que acababa de sufrir, y volviese de nuevo alque ha sido y será siempre el principal motor de su comportamiento: la lucha por la subsistencia. La conservadora lucha por lasubsistencia.
 
De ahí el que la Humanidad, conservadora por naturaleza, olvidase pronto los estragos que regularmente le deparaba el solar ancestralde sus antepasados, y se aprestara a reemprender la marcha, obteniendo el máximo provecho posible de aquellas tierras que los dioseshabían "seleccionado" cuidadosamente para ella.Algunos individuos se marchaban, "desertaban" y no volvían jamás. Ciertamente. Pero eran los menos. Los más permanecían fieles a susraíces. Fieles a sus tradiciones. Fieles a sus dioses.Y es que el Paraíso era mucho mas que una montaña. Era la divinidad misma. Una divinidad protectora que tutelaba a los hombres quemoraban en torno a ella y que velaba por su felicidad y supervivencia. Y también, claro está, una divinidad justiciera, una divinidadenjuiciadora de los comportamientos humanos, dispuesta a castigarlos con todo rigor en el momento en que el hombre transgredía, demanera grave, sus dictados y prescripciones. Los dictados de rectitud y de moralidad que la conciencia humana entendía habían sidoestablecidos por Dios.Las catástrofes que periódicamente asolaban las tierras del mundo primigenio, no podían ser motivo de una deserción generalizada porparte de sus habitantes, en razón a que no tenían otro carácter que el de meros "ajustes de cuentas" de los dioses contra lasdesviaciones de los hombres. Ajustes de cuentas que el hombre encajaba "religiosamente", plenamente convencido de que se habíahecho merecedor de ellos. Ahora bien, de ahí a que se rebelase contra la divinidad y a que llegase a renegar de ella y a buscar nuevastierras de asentamiento, había un enorme trecho. Trecho que sólo algunos osados o descreídos -que siempre los ha habido "en la viñadel Señor"- se atrevían a recorrer, con mejor o peor fortuna y convencidos, en cualquier caso, de que con ello se estaban haciendomerecedores de la maldición divina o, lo que es lo mismo, de que al desertar del Paraíso, estaban renunciando a la protección y elamparo que el cielo les procuraba en tanto permaneciesen en él.Puede parecer infantil y hasta absurdo para la mentalidad del hombre contemporáneo, pero es un hecho que todo este "statu quo"religioso, urdido a base de remotísimas creencias y supersticiones, ha sido -junto con el originario carácter insular del Paraíso- el queha determinado el que la Tierra haya permanecido virtualmente despoblada hasta épocas muy próximas a nosotros, habiéndose
Página 1 de 3TARTESSOS.INFO: RIBERO MENESES - SEPHARAD O LA MORADA DE LO...23/12/2009http://www.tartessos.info/meneses/sepharad1.htm
 
poblado tan sólo, de una manera definitiva, en el momento en que con la total destrucción del Edén, el hombre interpreta que sumontaña sagrada, su propio Dios, había muerto.
 
El Paraíso había perecido, como habían perecido buena parte de sus pobladores, en el momento en que toda la meseta, la acrópolisque coronaba su cumbre -y que como documenta Platón custodiaban celosamente las milicias atenienses-, se vino literalmente abajo,enterrando a cuantos moraban en ella.El cambio cualitativo es, pues, importante. No se trataba ya de un castigo divino. Eran los propios dioses quienes demostraban sufragilidad, al dejarse matar al mismo tiempo que los hombres. A partir de ese momento, ¿qué protección podía esperar el hombre deunas divinidades que habían dado tan elocuentes pruebas de debilidad? ¿Qué dioses eran ésos que resultaban tan vulnerables como loshombres?Aquel era, incuestionablemente, ese "fin del mundo" que la Humanidad ha presentido siempre como algo próximo e inevitable.Con ventaja sobre todos los diluvios y catástrofes conocidos y sufridos por el mundo primitivo, la destrucción de La Tierra originaria hasido, sin la menor duda, el episodio más trascendental de toda la historia de la Humanidad. De no haber sido por ella, ¿quién sabe sinuestro planeta no permanecería todavía despoblado, como de hecho lo ha estado prácticamente hasta ayer mismo y por espacio demuchos millones de años?Antes de la destrucción del mundo primigenio, la Humanidad fue una. Después de ella -tras el hundimiento de la "torre de Babel"-, laHumanidad se hizo varia, dispersa... e inevitablemente antagónica. Conservar la unidad y hasta una relativa armonía, resultaba posibleen tanto que todos los hombres permanecían próximos unos a otros. Perpetuar esa unidad resultaba utópico, en el momento en quecada pueblo se desperdigaba en una dirección determinada, sentando las bases, en un espacio geográfico concreto, de lo que había dellegar a constituir la esencia de su identidad nacional, . de su singularidad ante y frente a todos los demás pueblos. Aquí y así nacíanlos nacionalismos. Aquí y así nacían la violencia y la insolidaridad que, desde entonces, han presidido los destinos de la Humanidad.Recuérdese que antes del hundimiento de la "torre" de Babel, todos los pobladores de la "Tierra" (el mundo primigenio) hablaban unamisma lengua. A raíz de esa catástrofe, sin embargo, los pueblos se escindieron, se dispersaron, y en ese mismo momento, al tiempoque se modela ron las distintas lenguas, se consumó el fraccionamiento de la especie humana.La lengua es el principal vehículo de unión y, al mismo tiempo, el más enconado motivo de discordia. Hasta que un pueblo no poseeuna lengua propia, carece de verdadera identidad diferencial. Sin embargo, en el momento en que la posee, nace automáticamente enél la conciencia de su singularidad y su reticente o nula disposición a fundirse a otros pueblos.
 
Se comprenden bien los móviles netamente moralizantes que indujeron a la invención del esperanto y al intento ingenuo y utópico dellegar a implantado en todo el mundo. Sin embargo, una vez que la diferenciación se ha consagrado, una vez que la historia se hahecho, cualquier empeño que pretenda reconstruir el sentimiento de unidad que un día alentó entre todos los seres humanos, resultarávirtualmente imposible.
 
Nada de cuanto sucede, sucede en vano. y si la lengua se ha roto y la Humanidad se ha roto con ella, esa herida, supuesto que puedallegar a cicatrizar, no lo hará sino al cabo de muchísimo tiempo. Y ello, claro está, partiendo del principio de que la herida no sigasangrando, abierta una y otra vez por nuevas disensiones, por renovados motivos de discordia y de distanciamiento.
 
Así se viene escribiendo la Historia, desde que un diluvio y un terremoto aunados, dieron al traste con una civilización portentosa, conun mundo coherente y relativamente unido, que paradójicamente, estaba llamado a servir de germen, de imprevisto caldo de cultivopara esa civilización beligerante y "crispada" que hemos heredado.El Paraíso se rompió y la Humanidad se rompió con él. Sólo en ese sentido puede hablarse, en puridad, del hundimiento de la Atlántida.Aquella Atlántida, aquel mundo, aquella Humanidad, se hundió para siempre. La otra, las tierras que la configuraban, renaceríantiempo después, una vez que las aguas consiguieron abrirse paso a través de las rocas que impedían su normal discurrir y quemantenían anegados, por ende, los valles del mundo primigenio.
Página 2 de 3TARTESSOS.INFO: RIBERO MENESES - SEPHARAD O LA MORADA DE LO...23/12/2009http://www.tartessos.info/meneses/sepharad1.htm
 
 
ANTERIOR
|
SEPHARAD
|
SIGUIENTE
 
Pero cuando eso sucedía, ya era demasiado tarde. Cuando eso ocurría, el hombre, desde hacía varias generaciones, se habíaestablecido en otras montañas, en otras comarcas no demasiado distantes de su patria originaria. Había alumbrado nuevos mundos.Facilitaba el "trasvase", la conciencia de que el mundo primigenio había desaparecido, de que la "Atlántida", "Sepharad"... el Paraíso,se había hundido para siempre. De que era imposible retornar a un mundo que había dejado de existir.Se perdió el mundo primigenio, pero no se perdió la conciencia de su existencia. De ahí las milenarias peregrinaciones al norte deEspaña por parte de todas las naciones europeas, tratando, en definitiva, de reencontrar la Historia perdida, el mundo y el tiempoperdidos.
 
De ahí, también, el que la mayor parte de los pueblos de la antigüedad, en un momento u otro, decidieran establecerse en la PenínsulaIbérica, bien sea por vía de invasión, bien a través de una penetración pacífica. Y así, de esta guisa, la Península Ibérica volvería aconvertirse en el mosaico racial que originariamente fue, acogiendo en su geografía a pueblos europeos, asiáticos, africanos y, a. lapostre, incluso americanos, y recuperando de alguna manera la universalidad que perdiera un día.El pueblo judío, dentro de ese universo racial que iba a llegar a modelar la Península Ibérica, se revelaría como el más apegado y fiel asus raíces ancestral es. Y es que, en definitiva, "hebreos" lo fueron todos aquellos pueblos de la diáspora que siguió a la destrucción delmundo primigenio, que conservaron la conciencia de su ascendencia ibérica. Todas aquellas comunidades que, diseminadas por todo elplaneta, siguieron mostrándose fieles a la memoria y a las tradiciones de aquel mundo primigenio que floreciera en el ámbito delParaíso o Paradiso, de cierto macizo montañoso llamado
Záfara
o
Zepharad 
.Exactamente el mismo comportamiento mostrado por los sefardíes o "sepharadís", a raíz de la diáspora de 1492..
 
RIBERO MENESES PRINCIPAL
 
Jorge Mª Ribero-Meneses
 
Página 3 de 3TARTESSOS.INFO: RIBERO MENESES - SEPHARAD O LA MORADA DE LO...23/12/2009http://www.tartessos.info/meneses/sepharad1.htm

Activity (12)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
amigo1978 liked this
claudiota liked this
Marc liked this
Marc liked this
Marc liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->