Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
18Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Blanqui, Adolphe - Historia de la economía política en Europa - Parte 2 [1839]

Blanqui, Adolphe - Historia de la economía política en Europa - Parte 2 [1839]

Ratings: (0)|Views: 251 |Likes:
Historia de la economía política en Europa desde los tiempos antiguos hasta nuestros días ; seguida de una bibliografía razonada de las principales obras de dicha ciencia / escrita en francés por Adolfo Blanqui ; traducida al castellano por José Carasa.- Madrid : Imprenta de Nicolás Arias, 1839.- Parte 2
Historia de la economía política en Europa desde los tiempos antiguos hasta nuestros días ; seguida de una bibliografía razonada de las principales obras de dicha ciencia / escrita en francés por Adolfo Blanqui ; traducida al castellano por José Carasa.- Madrid : Imprenta de Nicolás Arias, 1839.- Parte 2

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/27/2013

pdf

text

original

 
(
218 )
CAPITULO.
XXVI.
DeLministerío Colbert y de sus consecuencias
económicas.-- Edicto
y tarifa de
166
4.. --
Su verdadero
o!ijeto.--Edicto de
6 67.--Fo-i•
mento del matrimonio.--Bellas instrucciones dadas á los
embajado-
res.--Verdaderas
doctrinas de Colbert--Se le considera
sin
razon
como el fundador del sistema
prohibitivo.
Entre la administracion de Sully,
, y la de Colbert, hay
la•de
dos sacerdotes, Richelieu y Mazada
°, disipadores ambos aunque
por motivos diferentes y cuyas miras enteramente personales no
tienen nada de coman con la Economía política; pero hay
tambien'
el reinado de Isabel de Inglaterra y el desarrollo del poder comer-
cial de los Paises-bajos, magníficos episodios en la historia de la.ciencia y del mando. Colbert dominó estos. acontecimientos con
toda la elevacion de su genio, y el esplendor con que han brilla-do en Europa desapareció ante la re
l
acion de las grandes cosas
ejecutadas por el ministro de Luis XIV. Colbert es en efecto, el
solo ministro que ha seguido un sistema meditado completo y con--
secuente en todas sus partes, y para honor eterno de su nombre triun-
fó á despecho de obstáculos de toda clase.. Aunque su sistema estélejos de ser intachable en todas sus partes, era un progreso inmen-
so al tiempo de su aparicion , y no hemos tenido, desde entonces,quien pueda serle comparado en punto á amplitud y profundidad.Su organizacion parece haber conservado alguna cosa del respeto
que se dedica á las funciones religiosas; ella ha formado secta, y
esta secta cuenta hoy dia quizá otros tantos fieles como la grande
4;lesia que ha tomado por bandera el principio, inmortal
de la
bertad comercial.
Fue ¡atablen la necesidad de restablecer el
:
orden en la hacien
da , la que di(í origen á los ensayos de mejora egecutados, por Colbert.
Este ilustre ministro comprendió bien pronta que 'el
mas
seguro
medio de restablecer la fortuna publica era favorecer la fortuna
particular, y abrir á la produccion las vias, mas amplias y mas
liberales. Su principal mérito 'es haber puesto en perfecta armonia
todos los elementos que debian asegurar el
éxito. Uno de los prin-
pales actos de su*ministerio , 'él restablecimiento de 'cuotas
sobre
 
(2/9)
una base uniforme,
es
un
t
homenaje
rendido
a
los verdaderos
priu-
.cipios, y no se podrá dg.dar que todos los otros hubieran sido
conformes á este glorioso precedente, si la ciencia de las riquezas
hubiese estado, en aquella época, tan adelantada corno hoy dia. Col-
hert
hubiera ciertamente egTeutado en Francia lo que Mr, I-Iuskisson
,
habia comenzado en Inglaterra, en el momento en que la muertele arrebató. El fué quien empezó la mayor parte de las reformas,
cuyo complemento proseguimos al tras es de las dificultades que en
cierto modo creó, porque daba frecuentemente una mano y retira-
ba la otra, obligado á hacer mas de una
concesion
á las preocupa-ciones de sus
contemporaneos
y á las exigencias de su posicion. Pero
,su obra no es por eso menos digna de nuestros homenajes como
el mas hermoso monumento elevado á la ciencia por mano del po-
der
y
tambien como una prueba de que las teorías económicas
pueden ofrecer recursos al hombre de estado,
Ya, aun antes de su entrada en los negocios, las necesidades
de la industria y del comercio hablan hallado órganos elocuentes,
y no es inútil esponer rápidamente sus quejas para mejor apre-
ciar la inmensidad de las tareas debidas á Colbcrt, y el mérito
que él tubo en cumplirlas, Se
ha
visto que Sully,
, á pesar de su
.buen sentido y su fuerza de voluntad no habia padido conseguir
destruir una multitud de cuotas interiores que sujetaban el co-
mercio de provincia á provincia, y de las que algunas tales como
la
aduana de Valencia
habianllegado á ser verdaderas plagas.
Sus sucesores hablan aumentado la mayor parte de estas trabas
y aun las habían creado nuevas., acoinpailadas de formalidades
las mas molestas y de medios coercitivos los mas odiosos. Jamas
la
percepcion habia sido mas dura; se parecia mucho á
las
veja-
cíones de los colectores orientales, y muchos negociantes habianrenunciado al comercio para sustraerse de ellas: otras habian de-
jado la Francia.; y aquellos que habían podido resistir, apurados
por el fisco, velan disminuir cada dia
sus
recursos con sus capi-tales alambicados, La
agricultura misma, tau protegida por Sal/yhabia caldo en un profundo desaliento, Muchas tierras
permane-
clan eriales, los ganados eran abandonados, y la Francia comen-
zaba á .cubrirse de vagamundos y de mendigos, Se halla una pin-
tura
f
iel
;
de este .estado de cosas en la peticion prese
ntada
 
al
rey
1116 de enero de 1654, por las 6 corporaciones de comerciantes
 
(aao)
de París. "SeNor,, decian los peticionarios, la esperiencia enserid
que los impuestos
escesivos
no han aumentado
j
amas las rentas de
un estado, porque hacen perder al pormayor lo que se gana al por.
anenor
decir verdad, no hay mas que el comercio y la indas.-
tria que atraigan el oro y la plata con los que los ejércitos sub-
sisten
Si nuestros obreros sacan producto de su industria, no
es sin la ayuda de los estrangeros, que nos suministran todas las
lanas finas , porque nosotros no tenemos mas que toscas: asi comoR as drogas para los tintes, las especerias, los azúcares, los jabones
v los cueros, sin cuyos géneros no
se
puede pasar y no se hallan
en el reino. Los estrangeros no dejaran , para hacernos frente, de
cargar todas estas mercancias can grandes impuestos, de donde
sucederá que nosotros no sacaremos ya ó que prohibiran la entra-
da de nuestras manufacturas; por este medio nuestros obreros per-
manecerán sin trabajo,
y
el número de inútiles y de mendigos
se aumentará."
Colbert sondeó bien pronto la profundidad de esta llaga, y
las
medidas que adoptó probaron que tenia valor para curarla. El
edicto de setiembre de 1664 redujo los derechos de entrada y
de
salida sobre las mercancias á proporciones convenientes y supri-
mió las mas houeroSas. Nuestra intencion, decia el
rey, es
ha-
cer conocer á todos nuestros gobernadores é intendentes en que
-
consideracion tenemos al
presente
toda lo que puede mirar al co-
mercio y porque queremos que ellos empleen su autoridad en ad-
ministrar justicia á los comerciantes , á fin de que ellos no sean
separados de su tráfico por las
trampas
legales
emos convida-
do á todos los mercaderes por circulares á dirigirse directamente
á Nas para todas sus necesidades: los hemos convidado á diputar.algunos de entre ellos cerca de Nos para traernos todas las quejas
y sus proposiciones; y, en caso de dificultad, hemos establecido
una persona de nuestra comitiva para recibir todas sus quejas y
despachar todas sus solicitudes; hemos mandado que quede siem-
pre marcada en nuestra ausencia una casa de comercia para reci-
birlos en ella; hemos resuelto emplear todos los años un millar/
de libras para el restablecimiento de las manufacturas y el aumen-
to de la
navegacion; pero como el medio el mas sólido y el
mas
esencial para el restablecimiento del comercio es la disminueion
y el arreglo de bs derechos sobre todas
las m
ercancias
2
hemos

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->