Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El-renacimiento-De La Literarura Aymara

El-renacimiento-De La Literarura Aymara

Ratings: (0)|Views: 67 |Likes:
Published by swann28

More info:

Published by: swann28 on Aug 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/25/2012

pdf

text

original

 
ESTUDIOS
 De las lenguas autóctonas de Sudamérica, laaymara es la tercera en cuanto a número dehablantes, con unos dos millones y medio en Bolivia, Perú y el norte de Chile. Pero, adiferencia del quechua, el guaraní y las principales lenguas indígenas mesoamericanas,la documentación histórica en aymara esmuchísimo más escasa, y se limita casiexclusivamente a textos elaborados por no-aymaras.Últimamente, sin embargo, hay una gran floración, proporcionalmente mayor que la quese da en otras lenguas autóctonas del continente.Este hecho se circunscribe dentro de otro fenómeno social más amplio: en Indoamérica el pueblo aymara es uno de los que muestramayores niveles de conciencia, una de cuyasexpresiones es precisamente esta nuevavaloración del idioma. Un rápido vistazo de estaevolución nos ayudará a explicar mejor elcambio operado.
Este trabajo es el avance de una
 Antología de literatura aymara
que elantropólogo y lingüista Xavier Albo ha preparado con el profesor de aymaraFélix Layme, de quien provienen la mayoría de los textos citados (Vol. I,prosa, La Paz, CIPCA, 1992; vol. II, en preparación). Se ha uniformado laescritura aymara según el alfabeto único aprobado por el decreto supremo20227 del 5 de mayo pe 1984.
Huellas precoloniales
Los "textos" más propios del aymara originario son enrealidad los diseños con mensaje en la cerámica
(qill-qa)
y en los tejidos, y por supuesto los célebres nudos
(chinu
en aymara,
khipu
en quechua) para contabilidady como apoyo de relatos orales. Pero estas técnicas,particularmente las primeras, son más cercanas a los jeroglíficos que a la escritura propiamente dicha.Además con el advenimiento de la colonia, muyrápidamente fueron reemplazadas por la escritura de loscolonizadores.Ya en la época colonial son varios los cronistasandinos que, en textos quechuas, nos permitenremontarnos a la literatura oral anterior. Pero no ocurrelo mismo con el aymara, y sólo un cronista indígena,Juan Santa Cruz Pachakuti Yamki, de la etnia de loscanas, parece tener cierto ancestro aymara. Su cróni-
El renacimiento dela literatura aymara
Xavier Albo y Félix Layme (BoiMa)
Centro de Investigación y Promoción del Campesinado, y Universidad Mayor de San Andrés, respectivamente.
4
 
ca, sin embargo, sólo se mueve en elámbito del quechua cuzqueño.Waman Puma (1615) es el únicoque nos ha dejado unas pocasmuestras de literatura aymara deorigen pre-colonial, no siemprefácil de interpretar. El siguientefragmento de "la fiesta de los CollaSuyos" es una buena muestra de lafuerza de aquella literatura hoyperdida. "Comiensa, tocan eltambor y canta las señoras ydonzellas" [sic]:
Jawiska, MallkuQhapaqa qulla, jawiskaJila QullasanaInka pachataThiya pachataMallkusanaQhapaqa MallkusanaJilawiriMallkuwiriKirkistan, Mallku
(...)
PachakutipanJani llakimtiAka markasanJichha uru kirkiskatanQullay pampa sanchalli
¡Ven, Rey!
¡Señor principal, ven!En nuestro Collao mayor  Desde el tiempo del Inka Desde el comienzo de los tiempos Nuestro Rey Nuestro Rey y Señor  AutoridadesGobernantes Bailamos pisando fuerte, Rey.Que ocurra el Pachakuti No te aflijasEn este nuestro Pueblo Hoy día bailamos pisando fuerteEl suelo Colla está temblando.
Mientras cantan así lasmujeres, los hombres bailan confuerte zapateo, imitando el temblorde tierra, símbolo del
Pachakuti,
elvuelco del mundo hacia una nuevasociedad.El vacío documental sobre laliteratura aymara original resultamás lamentable, porque sabemosque tenía una gran riqueza. En suclásica gramática de 1603, Berto-nio enfatiza repetidamente la"elegancia" y el potencial estilísticode esta lengua. Años antes, en elprimer libro impreso en Sudamé-rica, que incluye muchos textoscatequéticos en aymara, ya sesubrayaba lo mismo:"Esta lengua Aymara es copiosay de mucho artificio, y suave depronunciar; y en frases y modos estan elegante, y pulida como laQuichua en el Cuzco, y en la copiade vocablos, sinónimos, ycircunlocuciones mucho masabundante." ("Annotacionesgenerales de la lengua Aymara", enIII Concilio de Lima, 1584.)
"Esta lengua Aymara es copiosa y de mucho artificio, y suave de pronunciar; y en frases y modos es tan elegante, y pulida como la Quichua en el Cuzco, y en la copia de vocablos,sinónimos, y circunlocuciones mucho mas abundante." ("Annotaciones generales de la lengua Aymara", en III Concilio de Lima,1584 
El aymara conquistado yreducido
Sólo nos quedan desde entonces lostextos de clara elaboración colonial,con fuerte énfasis en eladoctrinamiento religioso. Así nació lo que modernamente LucyBriggs llama el "aymaramisionero", y que en términos másgenerales glosando a Meliápodríamos llamar un idioma aymara"conquistado y reducido".Se "cristianizaron" ciertostérminos religiosos ancestrales,mientras que otros la mayoría-quedaron "endemoniados". Inclusoa nivel lingüístico es válido aqueldicho de que los demonios y losbrujos son los dioses y lossacerdotes de la religión de lospueblos conquistados. Por ejemplo,el término quechua-aymara
supay(a),
que inicialmentesignificaba "espíritu del muerto", setransformó y ahora significa"diablo".Dentro del tema literario hayotro ejemplo ilustrador: tanto enquechua como en aymara laescritura tomó el nombre de
qillqa,
dando un nuevo significado altérmino con que antes se conocíanlos dibujos simbólicos de loscántaros. Y así sucesivamente entodos los campos del saber.La literatura aymara, pues, aque nos referiremos en las próximaslíneas, se limita inevitablemente aesta versión colonizada y reducidade la lengua original.En todo el período colonial elaporte más significativo a la lenguaaymara es, por mucho, el del jesuí-ta Ludovico Bertonio. Las sieteobras que nos legó, aparecidas en-tre 1603 y 1612, siguen siendo hastaahora la mejor aproximacióna lo que pudo haber sido esta len-gua anteriormente. En este con-texto valdría la pena analizar mi-nuciosamente la gran cantidad detérminos seguidos de la abrevia-
5
 
ción "v.e.d." (vocablo en desuso) enun reciente diccionario de Manuelde Lucca (1983), que no quiererenunciar a la riqueza del antiguodiccionario de Bertonio. Veríamosasí cómo la Colonia fue castrandola vida política, económica, social ycultural de aquella vigorosa naciónaymara.Indirectamente, en esas obrasse pueden rastrear textos másautóctonos, debidos en granmedida a la creatividad de suprincipal colaborador, don MartínSanta Cruz, "Hanansaya del aylloCara, bien conocido en estaprovincia" (Juli, Perú), al queBertonio rinde el debido tributo ensus prólogos. Aun dentro de lacamisa de fuerza que le impone latraducción de temas religiosos, envarios de los textos se percibe elarte literario con que don Martínmaneja su lengua materna. Nótese,por ejemplo, como dice que Maríadio a luz sin dolor:
Jani atatay, ananay sasa... qullanayuqapa yuqachatayna
Sin decir ay, ay... a su bendito hijo había hecho-hijo.
Después de las dos primerasdécadas del siglo
Xvii
existe un granvacío de producción. Tenemos quehacer un salto hasta la segundamitad del siglo
XVIII
para encontraralgo de interés, incluso dentro delcampo artificial de la predicación.También en Juli otro jesuita,Francisco Mercier y Guzmán, en1760, reescribió textos de Bertoniocon una advertencia que muestra yalos cambios lingüísticos operadosen siglo y medio: El lenguaje deBertonio "ya bárbaro, inusitado, eininteligible se renueva, pule, yperfecciona al natural, y máselocuente modo de hablar de estostiempos".
Siglo
XIX
Hasta avanzado el siglo
XIX
en laliteratura aymara escrita no ocurrengrandes novedades, salvo tres va-riantes dentro del mismo estilo pocoauténtico, mayormente en manos debilingües no-aymaras: la fugazaparición de algunas proclamas dela Independencia artificialmentetraducidas al quechua y al aymara;las primeras traduccionesprotestantes de textos bíblicos, y loscantos religiosos de corte máspopular.Un pionero en la recopilaciónde este último tipo de material fue elcura orureño Luis Felipe Bel-trán através de sus numerosos folletospara la "civilización del indio",publicados en las últimas décadasdel siglo
XIX
. De allí se extrae lasiguiente estrofa, en que aparece unestilo corriente también en muchascoplas populares, a saber, laalternancia del castellano y elaymara:
Madre, ¿a quién me dejas?Sasan siktata
(diciendo me preguntarás)
A la Reina de la AsuntaSarakitänwa
(me estaba diciendo)
Primeros escritos deaymara popular
Tenemos que llegar al siglo xx paraencontrar los primeros escritosmodernos que reflejen unaproducción aymara realmentepopular. Casi todos ellos sonrecopilaciones de coplas y cantos, aveces más antiguos y tradicionales,a veces de reciente creación. Lamayor parte está en los cada vezmás abundantes cancionerospopulares que, en medio de muchomaterial castellano, entreverancoplas en aymara o quechua con lasescrituras más imprevisibles. Enotros casos, se trata de muestrascortas dentro de novelas u otrostextos costumbristas.Aquí reproducimos tres de es-tas muestras. La primera ha sidoextractada del novelista MaxMendoza:
Qhantati ururiSuma nayraniMistunimMunirimawaUtam punkumanJacht'aski
 Lucero de la mañana De ojos hermososVen acá afueraEl que te amaEn la puerta de tu casaEstá llorando
La segunda es un típico cantoque acompaña la conclusión del ritode la
irpaqa
o petición de mano.Esta variante fue recogida porGermán Villamor, prolífico autor decoplas populares:
Irpastäy, irpastäyJanq'u urpilita irpastäyUywawäy, uywawäyQuri taypina uywawayMunawäy, munawäyTaqi chuymampiw munawäy
Ya te voy a llevar 
(bis)
Palomita blanca, ya te voy a llevar Te estaré criando
(bis)
En medio de oro te iré criandoTe estaré amando
(bis)
 De todo corazón te iré amando.
La tercera se encuentra en undiccionario del P. Pedro Miranda(1970):
NayritamasaCh'iyar sululuLakitamasaChupik panqaraUka laykukiwMunasirismaChuyma manqharusUywasirisma
Esos tus ojitos Negras semillasEsa tu boquitaFlor escarlataYa por sólo esoTe quisieraY dentro del corazónTe criara.
Con la fundación de las llama-das escuelas indigenales, en los
6

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->