Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
la economía en la colonia

la economía en la colonia

Ratings:

4.63

(8)
|Views: 75,273|Likes:
Published by mati9492

More info:

Published by: mati9492 on Jun 24, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/01/2013

pdf

text

original

 
La Cultura en el Reino de Chiles. XVII y XVIII
Siglo XVIIIniciado el nuevo siglo y transcurridos ya 50 años desde el comienzo de laguerra de Arauco, se puede decir que Chile era otro territorio incorporado a laCorona.En el Chile del siglo XVII no solo hubo invasores y defensores como en el sigloanterior, sino que además encontramos en él los primeros indicios de unasociedad mestiza, racial y culturalmente, con un sello hispánico muchísimo másmarcado y una desafortunada tendencia a subvalorar el aporte autóctono.
Religión
Una profunda fe en Dios, en el dogma católico, en la Virgen María y la cortecelestial alumbró el mundo espiritual del conquistador y el criollo.Las creaciones espirituales y culturales reposaron también en una acendradafidelidad al magisterio de la iglesia, que constituyó la fuente inspiradora de todala vida intelectual y religiosa. La estrecha unión de ésta con el Estadoconfundió los fines de ambos que aparecieron, por así decirlo, actuando en unsolo sentido.El saber tuvo una clara orientación religiosa, debía revelar la sabiduría humanapara conducir el entendimiento a la fuente originaria de donde emanaba. Elarte, en fin, encontró en esta temática su mejor medio de expresión y logrópermanecer casi invariable en un corto período de tiempo.IGLESIALa iglesia estuvo presente en Chile desde los primeros momentos de lafundación del país.El papel fundamental de la iglesia en América estuvo centrado en laevangelización de los naturales, tarea a la que se dedicó con fervor. Se tratabaasí no sólo de cristianizar al natural, sino también de defenderlo frente alabuso, crueldad y prepotencia de españoles y criollos. Las crónicas y relatos dereligiosos constituyen una rica vertiente para el conocimiento de las culturasprecolombinas.Llegaron al país distintas congregaciones de clérigos como la mercedaria, losfranciscanos, los dominicos, los agustinos y los jesuitas. De todas, fue laCompañía de Jesús la que rápidamente tomó el liderazgo en todos losaspectos, tanto confesionales como económicos y educacionales, llegando aconvertirse en los propietarios más importantes de tierras en Chile. Van a
 
destacar por sus métodos eficaces y audaces, Luis de Valdivia y Diego deRosales.Los jesuitas se preocuparon de aprender la lengua indígena e incluso editarongramáticas y catecismos en el idioma nativo, como lo hizo el padre Luis deValdivia. Los conventos tenían sus propias bibliotecas, destacándose las de losagustinos y jesuitas, que llegaron a tener 20 mil volúmenes.Las fiestas religiosas se hacen familiares, el santoral cada vez se tiene máspresente, las festividades son cada vez más coloreadas, constituyendo unsímbolo de la fusión de lo hispánico y lo aborigen. Los milagros y poderes delos santos se hacen ampliamente conocidos; cada familia, cada individuo teníauno o más de su devoción. Se les rendía un homenaje en las procesiones;éstas eran numerosas y como toda institución, tenían un carácter mixto dondesus finalidades abarcaban el ámbito civil y religioso.La cultura y toda la vida misma de cada habitante de este país va a ser en estesiglo, en cierto modo, el fruto de la acción evangelizadora. La evangelizacióntocó las raíces profundas de los chilenos, y podemos decir que a fines de siglola Iglesia Católica se había hecho presente hasta en las zonas más inhóspitasdel país. Logró entablar contacto con los mapuches más violentos y asumió elpapel de intermediaria entre los dos bandos en guerra.
Educación
Durante el transcurso del siglo XVII, la educación alcanzó un verdaderodesarrollo, los estudios se podían dividir en tres clases: la escuela de primerasletras, las escuelas de gramática y las universidades pontificias.Las primeras se multiplicaron por todo el país y los maestros laicos continúanteniendo importancia. Los permisos los otorgaba el respectivo cabildo y lasescuelas con más de 100 alumnos funcionaban en la casa del propio maestro.El texto en el cual se enseñaba a leer era la cartilla, impresa en Lima por elHospital de Nuestra Señora de Atocha. Se usaban también planchas de metalsostenidas por un mango, con las letras del alfabeto grabadas. La enseñanzaconsistía en adiestrar para leer y escribir, contar y el catecismo. El Cabildo,regulador de la vida ciudadana, había desarrollado un verdadero reglamentopara las escuelas de primeras letras (vigilando las escuelas, la idoneidad de losmaestros, la disciplina y el nivel de estudio). Mañana y tarde, concurrían losniños a la escuela donde se les tomaba la lección, los días viernes debíanconcurrir al convento de los jesuitas a escuchar la doctrina cristiana. Llegabanhasta la Compañía en grandes procesiones y cantando letanías; por último, elsábado, aprendían a ayudar en la misa. Ese era el programa semanal de losestudiantes de primeras letras.Pero la enseñanza no se reducía sólo a entregar conocimiento, era másimportante enseñar principios morales y cívicos. Diversas prohibiciones teníanlos estudiantes, así debían andar quietos en las calles (sin correr) y debíansaludar a sus mayores con corrección. No debían, so pena de azotes, echar maldiciones, mentir, jurar o decir palabras deshonestas. Junto con ello, teníanla obligación de rezar antes de acostarse, de quitarse el sombrero frente a los
 
mayores y repetir palabras de buena educación frente al estornudo de losdemás.Al lado de las escuelas laicas, funcionaban las conventuales de primeras letras;mercedarios, franciscanos, dominicos y jesuitas las tenían.La educación de las mujeres se hizo en los conventos de monjas, ya desde elsiglo XVI. En ellos se educaban las “señoritas principales”.En estos colegios conventuales se enseñaba a leer, escribir y contar, aunqueen forma muy imperfecta. A ello se agregaban algunos ramos de adorno,destinados a preparar para la vida social y la vida del hogar, tales como “algode baile, un poco de música, saber hilar, coser, tejer, cortar un vestido y hacer cuanto puede ocurrir en una casa bien gobernada”.La mujer del pueblo no recibía ningún tipo de enseñanza.Las escuelas de gramática están casi enteramente reservadas a las ordenesreligiosas, que preparaban a sus novicios para los estudios superiores; a ellastambién podían concurrir los seglares que lo desearan. Se enseñaba, ademásde los estudios de gramática o humanidades, cursos especiales de teología yfilosofía moral.En las escuelas de gramática se aprendía el latín por el texto de Nebrija,geografía y geometría, estudios de retórica y métrica (a modo decomplementación); filosofía abstracta y metafísica, que los dominicosenseñaron según Santo Tomás y los jesuitas según Luis de Molina.En estas escuelas, equivalentes a estudios de actual enseñanza media, sedifundieron por el Reino. Los jesuitas abrieron las suyas en Concepción y LaSerena y los dominicos en Concepción.El origen de los estudios superiores en Chile, radica en los cursos especialesque las escuelas especiales dictaban a sus novicios. En 1608 en el ColegioMáximo de San Miguel los jesuitas agregaron una serie de clases a fin de quesus novicios pudieran ordenarse, pero los estudios superiores no se podíanterminar en el país. Los dominicos trataron por todos los medios de establecer una universidad pontificia. En 1619, Paulo V les concedió el privilegio, quetambién pidieron y alcanzaron en 1621 los jesuitas. Los alumnos de estasuniversidades, luego de terminar sus estudios, podían optar a los grados debachiller, licenciado, maestro y doctor en facultades de arte y teología, el gradoera conferido por el obispo.Los jesuitas tuvieron durante el siglo XVII en tal alto prestigio sus universidadesque el Obispo de Santiago les concedió la educación de los alumnos delseminario eclesiástico. Lamentablemente, estas universidades carecían decátedras de cánones y leyes; matemáticas y medicina; los chilenos debíancontinuar yendo a otros países a graduarse en derecho, ingeniería y medicina(debían ir a la universidad de San Marcos de Lima), que desde 1551, fecha desu fundación, era el centro indiscutido de la vida intelectual de la Américameridional).

Activity (0)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
fortiz2010 liked this
Melany Alejandra liked this
Anyury Kamila added this note
adonde vive
Kosiac Lda Alejandro added this note
vos ser muy amable..!!GRASIAS sonia$$$$$
Hans G Isuiza M liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->