Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
BUEN Y MAL GUSTO

BUEN Y MAL GUSTO

Ratings: (0)|Views: 42 |Likes:
Published by Mauro Miguel Melo

More info:

Published by: Mauro Miguel Melo on Aug 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/28/2013

pdf

text

original

 
EL BUEN Y EL MAL GUSTO, AQUÍ ENTRE NOS
1
Marisela Hernández H. (mhernand@usb.ve)María Elisa Hernández A. (mehernandez@usb.ve)Sección de Psicología SocialDepartamento de Ciencia y Tecnología del ComportamientoUniversidad Simón Bolívar. CaracasII Jornadas de la Sección de Estudios Venezolanos de Latin American Studies Association(LASA). Caracas, mayo 2008INTRODUCCIÓN
Presentamos una breve caracterización de la noción de
gusto
, noción compleja y de gran valor enlos juicios estéticos cotidianos. Como de juicios se trata, nos remitimos al buen y al mal gusto ysu pariente, el
kitsch
. Dado que el gusto exige ser trabajado en sus contextos socioculturales deaparición y evaluación, nos ocupamos de él entre nosotros, los venezolanos. 
SOBRE GUSTOS Y COLORES NO HAN ESCRITO LOS AUTORES
Este dicho popular da cuenta de la dificultad de los intentos por describir, comprender y explicarel gusto, tema que ha sido además de polémico, importantísimo para las diferentes esferasculturales, entre ellas la cotidiana. En ciertas tradiciones de pensamiento, el gusto se destacacomo facultad para discernir lo que es bello de lo que no lo es; dicha facultad funciona deacuerdo con reglas diferentes a las del entendimiento o el raciocinio, pues es indisoluble de laimaginación, la sensación y la emoción; y no dispone de baremos conceptuales generales de
1
Una versión de este trabajo fue publicada en la Revista de Ciencias Sociales (LUZ) Vol. X (1), enero-abril 2004.Contamos con la autorización de la revista para realizar esta presentación.
 
 2 corrección o error. El gusto es ejercitado siempre en relación con objetos o asuntos concretos,particulares; acepta o rechaza sin conciencia reflexiva.Antes del siglo XVIII, la idea de gusto es más moral que estética (Gadamer, 1977), de acuerdocon la visión romana centrada en el sentido común como capacidad de juzgar según exigenciaséticas ciudadanas; tales juicios darían cuenta de un buen gusto, es decir, de un hombre cultivado,capaz de distanciarse de sus preferencias privadas en pro de un bien común, atributos todosinseparables de un buen paladar; lo injusto disgusta, al igual que lo feo.Baltasar Gracián dice en el siglo XVII que la cultura no sólo se debe al ingenio sino también algusto de los hombres. El gusto entonces es una manera de conocer y de actuar, de vivir encolectivos; por tanto se entreteje con lo que es verdadero, bello y bueno para una ciertacomunidad de sentido (en Gadamer, 1977: 61-69). El gusto juzga conocimientos y costumbrestanto como objetos, artes y naturaleza.Debemos a Gadamer los argumentos a favor de la comprensión del gusto como actividadcolectiva, cultural e históricamente interpretable, indisoluble de la vida cotidiana, del arte y lafilosofía; también la vindicación de lo decorativo, del adorno como “acompañamiento vivaz” dequien lo porta, por lo que no es un adosamiento sino parte de su modo de presentarse.Puede decirse a manera de ejemplo, que una ciudad se presenta a su observador-intérprete comocalles con fachadas coloreadas y relieves de muchas formas y tamaños; como gente vestida ymaquillada que marcha a variados pasos y ritmos; como multiplicidad de luces y sonidos; es
 
 3 decir, como ciudad adornada y no sólo como cifras de habitantes, viviendas y volúmenes deventas (aunque estos últimos elementos también la decoran); esa ciudad no existe conindependencia de sus adornos. También puede afirmarse que el peinado, la indumentaria y losademanes que decoran a una persona, son intrínsecos a su modo de aparecer (y por tanto de ser)ante sí misma y los otros, y que esos adornos no son menos valiosos que sus ideales y pasiones.Desde ciertas perspectivas, el gusto se ha vinculado a una simbología de distinción social, deexclusividad, de élites: es el
buen gusto
. O por el contrario, a una simbología de vulgarización,masificación, popularización: es el
mal gusto
. El buen gusto busca separarse de las necesidadesde la vida práctica y conectarse con la contemplación, lo sublime y el disfrute, cayendo entrampas del mercado que vende estos atributos a un alto precio, bajo la forma de lo exclusivo. Elmal gusto andaría de la mano de objetos producidos en serie, baratos, inseparables de utilidadesmás o menos justificables: tacitas
 para
tomar café, afiches
 para
adornar paredes, música
 para
 bailar o descansar.
EL KITSCH
A propósito del mal gusto, el
kitsch
ha funcionado como su sinónimo. El término esoriginalmente alemán y se aplica a lo que es copia de algo, a lo que no es original.Sintonizamos con la idea de que el
kitsch
trasciende lo artístico para configurar
“un modo de ser,más que un objeto o un estilo (...) es un estado del espíritu que, eventualmente, se cristaliza en

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
titoroque liked this
titoroque liked this
titoroque liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->