Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Felipe Portales. La Concertación de Explicaciones

Felipe Portales. La Concertación de Explicaciones

Ratings: (0)|Views: 656|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: adriana-goni-godoy-7822 on Aug 17, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2011

pdf

text

original

 
La Concertación debe explicaciones (III)
autor Felipe Portalesmartes, 10 de agosto de 2010
El liderazgo de la Concertación debiera explicarle también al pueblo chileno el regalo que hizo en 1989 a la futuraoposición de derecha de la inminente mayoría parlamentaria que le aguardaba al presidente Aylwin, de haber mantenidointacta la Constitución del 80. El que una coalición política haya preferido ser minoritaria en el parlamento constituye, muyprobablemente, un caso inédito en la historia.En efecto, la Constitución del 80 –en el obvio entendido de que Pinochet sería ratificado como presidente en elplebiscito del 88- estipulaba, mediante sus artículos 65 y 68, que el futuro presidente dispondría de mayoría parlamentariasimple teniendo mayoría en una cámara y solo un tercio en la otra. Considerando que la derecha chilena ha sidohistóricamente minoritaria y que el Senado original estaba formado por 26 senadores electos (2 por cada región del país) y9 designados directa o indirectamente por el propio Pinochet, este último habría contado con una mayoría en la cámaraalta; y gracias al sistema binominal hubiese contado demás con el tercio de la Cámara de Diputados.Sin embargo, dada la derrota de Pinochet en aquel plebiscito, el prospecto anterior favorecería inminentemente a laConcertación. Era prácticamente seguro que su candidato presidencial –Patricio Aylwin- sería electo a fines de1989; y lo mismo se esperaba en relación a las elecciones parlamentarias: La Concertación obtendría con creces–pese al sistema binominal- la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados; y también lograría con seguridad eltercio del Senado. Ella elegiría de todas maneras un senador por región (13), siendo el total de senadores 35, por lo queun tercio correspondería a 12.De tal manera que, dado el “error” de la dictadura de haber dejado la mayoría de los ámbitos económicos,sociales y culturales normados a través de leyes simples –solo la educación escolar y la minería quedaronimpuestos a través de leyes orgánicas constitucionales que requerían quórum mayores para su modificación-; laConcertación, sin que se hubiese variado una coma del texto constitucional de 1980, estaba en condiciones de reformarprofundamente, y tal como lo planteaba en su Programa, los sistemas sindical, laboral, previsional, de salud, etc.Y aquí vino lo aparentemente inexplicable: El liderazgo de la Concertación aceptó propuestas de reformas constitucionalesefectuadas por el propio gobierno de Pinochet que estipulaban mayoría absoluta en ambas cámaras para poder aprobarleyes simples. Es decir, ¡dicho liderazgo aceptó perder su mayoría parlamentaria!, porque era claro que era imposible quesu mayoría popular efectiva se tradujera en mayoría senatorial, dado los nueve senadores designados. La adición de queseis regiones se dividirían para dar lugar –manteniendo el sistema binominal- a doce senadores más (38 electos,en lugar de 26), no afectaba el regalo anteriormente mencionado.Y como en ese período todavía se necesitaba plebiscito para modificar la Constitución, aquel se realizó en julio de 1989, enel contexto de un “paquete” de 54 reformas cuya mayoría eran liberalizadoras, pero sin eliminar losprincipales “enclaves autoritarios” de la Carta Fundamental. Lo notable es que en el voto esas reformas nose especificaban; y que tampoco hizo mención de las que específicamente modificaban los artículos 65 y 68 la Declaracióndel 1 de junio que la Concertación entregó al país para justificar dicho paquete.Es decir, ¡la Concertación ocultó al país su regalo de la mayoría parlamentaria; y lo sigue ocultando hasta el día de hoy! ¡Ylos millones de adherentes a la Concertación que votaron por el Sí en aquel plebiscito lo hicieron sin saber que con elloestaban aprobando aquel regalo! ¡Y tanto ellos como el conjunto de la sociedad chilena lo sigue ignorando hasta el díade hoy, debido a que los grandes medios de comunicación que controlan lo que saben o no los chilenos no han querido,obviamente, informar de ello!Hasta la fecha los líderes de la Concertación han callado absolutamente sobre la materia. Y ciertamente que no fue eltemor lo que los llevó a efectuar lo anterior. El temor conduce a un actor político a utilizar su poder con extrema cautelarespecto de sus adversarios; pero en ningún caso a cedérselo, ya que en este caso quedaría en situación mucho másvulnerable. Atribuirlo a un temor irracional que se hubiese apoderado de aquellos líderes en ese momento a efectuarmodificaciones estructurales en la economía (recordemos que a mediados del 89 Pinochet ya no tenía ningún“piso”, ni nacional ni internacional, para haber efectuado un golpe) tampoco es sostenible, ya que muyposteriormente Lagos y Bachelet no hicieron nada con su mayoría parlamentaria simple para aplicar los cambioseconómico-sociales prometidos en 1989.De los líderes concertacionistas solo podemos sacar una deducción al respecto del libro de Edgardo Boeninger,“Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad”. Allí Boeninger, a propósito de la convergenciaentre el pensamiento económico de la derecha y del liderazgo concertacionista, señaló que aquella era “unaconvergencia que políticamente el conglomerado opositor no estaba en condiciones de reconocer” (Edit. AndrésBello, 1997, p. 369)Podemos deducir de ello que el haber tenido una mayoría parlamentaria habría sido tremendamente negativo para dicholiderazgo, ya que hubiera quedado en evidencia que aquel no quería llevar a cabo los cambios prometidos en elprograma presidencial. A su vez, sin la mayoría quedaba en condiciones de argüir plausiblemente (como de hecho ocurrió)
El Clarín de Chilehttp://www.elclarin.cl_PDF_POWERED_PDF_GENERATED 11 August, 2010, 12:14

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->