Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
32Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Informe - El Caso Madre Mia - Nov 2009

Informe - El Caso Madre Mia - Nov 2009

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 2,537|Likes:
El Caso Madre Mia - Nov 2009. Violaciones a los derechos humanos en el Alto Huallaga. Informe de la CNDDHH
El Caso Madre Mia - Nov 2009. Violaciones a los derechos humanos en el Alto Huallaga. Informe de la CNDDHH

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/05/2014

pdf

text

original

 
1
CASO MADRE MÍA
VIOLACIONES A LOS DERECHOSHUMANOS EN EL ALTO HUALLAGA
EL CASO MADRE MÍA Y LA RESPONSABILIDADDE OLLANTA HUMALA
Noviembre 2009
CNDDHH - DOCUMENTO DE TRABAJO
 
CNDDHH - DOCUMENTO DE TRABAJO
Violaciones a los derechos humanos en el Alto Huallaga. El caso Madre Mía y laresponsabilidad de Ollanta Humala© Coordinadora Nacional de Derechos HumanosCalle Pezet y Monel 2467, Lima 14, PerúTeléfono: 419-111 Fax: 419-1112E-mail: info@dhperu.orgInternet: www.dhperu.org | blog.dhperu.org
 
3
CASO MADRE MÍA
Índice
1. Introducción pág. 52. El Alto Huallaga estuvo en medio de dos fuegos pág. 7
La población civil fue la más afectada. La Comisión de la Verdad y Reconciliación recogió casi cuatromil denuncias sobre muertes y desapariciones en la zona, la mayor parte come
t
das por SenderoLuminoso y efec
t
vos del Ejército.
3. El tes
t
monio 100168: confesión de parte pág. 14
Escalofriante confesión de un ex militar del Ejército —destacado en tres ocasiones a la regiónnororiental— en la que da detalles sobres detenciones irregulares, desapariciones forzadas, torturasy ejecuciones extrajudiciales come
t
das por miembros de las fuerzas del orden.
4. El Cuartel Los Laureles habría sido un centro de reclusión clandes
t
na pág. 16
Existen numerosos relatos de sobrevivientes y ex soldados que con
rman que en el destacamentomilitar se torturó y ejecutó extrajudicialmente a muchos de los detenidos.
5. Hubo entre 60 y 70 bases en el Frente Huallaga en 1992 pág. 19
Los o
ciales usaron seudónimos para protegerse; sin embargo, de acuerdo a las versiones ytes
t
monios recogidos, el anonimato fue muchas veces usado para detener, torturar, ejecutar ydesaparecer personas.
6. El capitán “Carlos” y Madre Mía pág. 22
Ollanta Humala admi
t
ó haber usado el seudónimo “Carlos” en 1992. Sus declaraciones, así comotes
t
monios de familiares y efec
t
vos militares destacados en la zona, hacen presumir que estuvocomo jefe de la base entre mediados de enero y julio de ese año, así como desde
nes de noviembrea enero de 1993.
7. La desaparición de Na
t
vidad y Benigno: un modelo para armar pág. 28
La Sala Penal Nacional decidió archivar de
ni
t
vamente la denuncia contra Ollanta Humala por ladesaparición de una pareja de convivientes, Na
t
vidad Ávila y Benigno Sullca, residentes de Pucaya-cu. Diversas pruebas que apuntaban a su responsabilidad quedarán sin deba
t
rse en un juicio oral.Tanto el
scal superior como la Sala Penal Nacional admi
t
eron que fueron detenidos por efec
t
vosmilitares y conducidos a la Base Militar de Madre Mía.
8. Ex soldados acusaron a Humala pág. 34
En base a declaraciones tes
t
moniales dadas en reserva por ex soldados que sirvieron en Madre Mía,los cuales no se habían visto por más de catorce años, el
scal de Tocache formuló denuncia penalcontra Ollanta Humala. El Cuarto Juzgado Supraprovincial de Lima inició, sobre esa base, el proceso judicial penal. Estos dos soldados brindan detalles sobre la detención de la pareja de convivientesBenigno Sullca y Na
t
vidad Ávila —así como de Jorge Ávila—, su traslado a la base militar y el lugaren donde permanecieron, además de su posible asesinato.
9. El sargento “Huaringa” habría sido el ejecutor pág. 38
Más de un tes
t
monio ha señalado que este sargento reenganchado fue el encargado de hacercumplir las órdenes del capitán “Carlos”, y era considerado como su mano derecha. Sin embargo, nose ha podido iden
t
car a esta persona hasta la fecha.
10. Tes
t
gos cambiaron sus versiones sorpresiva y misteriosamente pág. 40

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->