Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
9Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
González 2005–2010

González 2005–2010

Ratings: (0)|Views: 5,299|Likes:

More info:

Published by: Premio Nacional de Crítica on Aug 18, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/28/2013

pdf

text

original

 
Gozález #1
circula en el departamento de arte, acultad de artes y humanidades, universidad de los andes
Los proesores jóvenes intentan enseñar más de lo que saben.Los proesores maduros enseñan lo que saben.Los proesores viejos enseñan lo que es posible enseñar.
El semestre pasado un estudiante, Felipe González, hizo pública—en las inmediaciones del Departamento de Arte y durante 16ocasiones— una hoja de papel con inormación impresa medianteotocopia. La publicación alternaba cada semana de nombre, unasemana se llamaba
 Proecías
y la siguiente se llamaba
resonancias
.Más allá de tratarse de un proyecto nal de grado del estudiante o, justamente por tratarse de un proyecto nal de grado, las publica-ciones cumplieron con precisión uno de sus objetivos: ser leídas.Semana tras semana, la lectura se hizo hábito y 
resonancias
 Proecías
ueron publicaciones que mientras eran leídas se ibanescribiendo en el Departamento de Arte, tanto así que el Editorialde
resonancias
#3 decía lo siguiente:
Algunas personas nos han acusado de ser una herramienta dela institución, otras han dicho que queremos atacarla. Ambasarmaciones son alsas.
A pesar de haber sido una resonancia la negación del editorialistaintuía una proecía. Con este primer número de
González
, la
insti-tución
ha demostrado un interés por este género de publicación.El primer número de González se publica como un mecanismode diálogo que es acorde a la naturaleza del Área de Proyectos delDepartamento de Arte, pero más allá de que la gestión de esta hojasalga de un lugar especíco dentro del ramaje del árbol administra-tivo, se espera que esta publicación sirva a todos los que reconocenel convenio que nos rige, ese contrato que esta amparado por esa
institución
que da sombra a la institución que la acoge: la
institución
 del arte.Si desea estar en
Gónzalez
, envíe su colaboración al correo electró-nico:hojagonzalez@gmail.comGonzález publica lo que se quiera hacer público. La única regla esusar un nombre, un apellido y aceptar las limitaciones de una hojade papel. Esta hoja circula al comienzo de cada semana del períodoacadémico de clases.
lunes 10 de octubre, 2005
ocho (8) resoacias+ocho (8) Proecías=diecisis (16) hojas
 
Gozález #2
circula en el departamento de arte,acultad de artes y humanidades, universidad de los andes
martes 18 de octubre, 2005
El papel del papel
por r.g. [redacción gonzález]
En 1911 el escritor Thomas Mann acompaña a su esposa, que estabaenerma, a un sanatorio en Davos, Suiza. Al lugar asisten enermosde las naciones del mundo en busca de salud. En 1923 el escritor ter-mina
 La montaña mágica
, un libro que le tomó doce años de lectura y escritura. La novela cuenta la historia de Hans Castorp, un jóven queacude –primero como visitante y luego como enermo– a un sana-torio ubicado en una montaña de características similares a algunascimas de los Andes. A continuación citamos un ragmento del libro,que orma parte del capítulo
vii
y está bajo el subcapítulo titulado
 El gran embrutecimiento
.El lector, dado el lugar por donde circula esta hoja de papel, puedeleer con sospecha las siguiente palabras y expresiones (esto con el nde dar un contexto a este texto, es decir
interpretarlo
) : “condencias”,“idea ja”, “la vida a la ligera”, “viejo escultor”, “papel”, “omentar lostalentos pobres”, “proyecto”, “economía nacional”, “anatismo exor- bitante”, “viejo artista”, “poco en serio”, “realización”, “panacea”, “in- ventor”, “aturdido”. No siendo más, la cita dice:
Por otra parte, la naturaleza del excelente Hans Castorp le inclinabaa acoger benévolo las condencias de más de uno de sus compañerosque se hallaban presa de alguna idea ja y surían por no encontrarcomprensión cerca de los demás pensionistas, que tomaban la vida ala ligera.Un viejo escultor, natural de una provincia austríaca, de blanco bi-gote, nariz ganchuda y ojos azules, había concebido un plan nanciero–lo había caligraado subrayando con tinta china los párraos más im-portantes– que consistía en lo siguiente:Cada abonado a un diario debería estar obligado a entregar, el pri-mero de cada mes, una cantidad correspondiente a cuarenta gramosde papel viejo por día, lo que sumaría al año unos 14.000 gramos y en veinte años más de 288 kilos, lo que representaba, valorando el kilo a 20pennings, un importe de 57-62 marcos alemanes. Cinco millones deabonados proporcionaban, pues, en veinte años, la suma ormidable de288 millones de marcos, de los cuales las dos terceras partes serían de-ducidas del precio del nuevo abono, mientras que el resto, otra terceraparte, o sea 100 millones de marcos, estaría consagrado a obras huma-nitarias, a sostener sanatorios populares para enermos de pulmones,omentar los talentos pobres y otras cosas.El plan había sido elaborado de un modo muy completo. Su autorhabía representado, por medio de grácos, las tablas con arreglo a lascuales el organismo encargado de recoger el papel debía calcular, to-dos los meses, el valor, y hasta los ormularios taladrados que servíande recibo por las cantidades de papel entregadas. El proyecto estaba justicado y era undado desde todos los puntos de vista. El gasto in-sensato de papel y la destrucción de papel periódico que las gentes noadvertidas dejaba que se perdiera en las cloacas o por el uego repre-sentaba una alta traición para nuestras selvas, una herida causada a laeconomía nacional. Ahorrar el papel, economizar el papel, era ahorrar y economizar la celulosa, los bosques, el material humano que exigíala abricación de la celulosa y del papel. Como el papel viejo de perió-dicos podía adquirir un valor triple, con la producción de cartón paraembalajes, se podía convertir en objeto de impuestos de carácter scalmuy provechosos para el Estado y las municipalidades, y los lectores deperiódicos podrían ser desgravados de sus contribuciones.En una palabra, el proyecto era bueno, irreutable, y si tenía algo desiniestro y gratuito, de molesto e incluso de chocante, esto no era debi-do más que al anatismo exorbitante con que el viejo artista deendía,con exclusión de todo otro, un proyecto económico que, en realidad, élmismo se tomaba poco en serio, pues no hacía ninguna tentativa parasu realización.Hans Castorp escuchó a nuestro hombre con la cabeza inclinada,aprobaba cuando su interlocutor elogiaba ante él, con palabras ebriles y áciles, su panacea, y analizaba la naturaleza del desprecio y de la re-pugnancia que le impedían tomar la postura del inventor en un mundocompletamente aturdido.
Si desea estar con
Gónzalez
, envíe su colaboración al correoelectrónico: hojagonzalez@gmail.com
González
publica lo que se quiera hacer público. La única regla es usar un nombre,un apellido y aceptar las limitaciones de una hoja de papel. Esta hoja circula alcomienzo de cada semana del período académico de clases.
“en-deuda”
por juana anzellini
el silencio es tan preciso
”, pero no siempre y no tanto.alguno me dijo un día -y yo caminando- que más adelante, allá adentro,me dirían cómo y qué hacer
 juntos
. yo entré claro (tentada), y con eseatisbo de la generosa disponibilidad primera, encontré a algunos (queno son
todos
) sentados en el suelo y mirándose equidistantes las caras y cómo repitiendo la mesa que es redonda y todo ordenándose (quizásno con órdenes) sobre un mosaico ajedrezado. ya
habían
hablado y yollegué tarde; palabras y rases habían corrido ya (que yo no oí –y ello uequizás el presagio, que como una directriz seguiría marcándose en lotrazado: el silencio, lo que no
oímos
, lo que no
vimos
).
 frmamos
pues, unpacto (contrato, compromiso, tratado, transacción) con miradas y conpalabras: en el lapso de una semana entera y los días que restaban dela que corría se completaría el plazo para que cada uno de “ese
todos”
,llevara el viernes un “material libre” (de no más de cinco minutos) a lacasa de B., para que eventualmente
intentáramos
articularlo
todos jun-tos
en un solo hilo.
hablamos
un poco más nada más, algo se comentóolvidado y 
llegamos
nuevamente en el cajón que
dejamos
siempre apenassugerido: un soporte extracurricular, reunirse auera, operar distinto,hacerlo
 juntos
, abarcar otro plano de acción “extra-académico”, en n,cuántas veces(…).ahora, el nal, o la sucesión de esta situación no llegó nunca a conor-marse de ningún modo (ni como un sueño, ni como una rase, ni si-quiera como una palabra*). creo –y no me consta- que
nadie nunca
–y la armación es del todo incierta- dijo –mostró, elaboró, hizo (tantossinónimos)- ísicamente nada del “material libre” (de no más de cincominutos) -o por lo menos yo nunca vi nada-.hoy 
nos miramos
las caras (yo se las miro a los que salen en la lista decorreo) y 
sabemos
(sé) que
estamos todos endeudados
. y 
todos
seguimos per-didos
callados
.si,ni carceleros,ni carcelarios,ni absueltos en libertad,ni disuelta la condena.tautológicos.nada
añadimos
.*clímaco envió, y esto es de reconocer, unos cuantos correos de “tipoenmienda” que bordearon el vacío de esa deuda.- un nombre corto.
 
Gozález #3
circula en el departamento de arte,acultad de artes y humanidades, universidad de los andes
lunes 24 de octubre, 2005
Formas del discurso
por r.g.
En arte es saludable ver con sospecha el uso del término
investigación
.Lo podemos entender como categoría, pues las categorías sirven paraorganizar las cosas, pero debemos desentendernos del término cuan-do se usa con toda seguridad para decir “mi investigación consisteen...”; las categorías sirven para organizar las cosas pero cuando seusan para asegurar las cosas, ya no sirven.Es relevante el ejemplo del cuento
 La carta robada
escrito por EdgarAllan Poe. En el relato alguien que ocupa una alta posición políticaha robado una carta que le da poder sobre otra persona de poder. Sesupone que el ladrón ha escondido la carta en su casa para poder tenerel documento a su alcance en cualquier momento. Todo esto ormaparte de un diálogo donde un preecto de policía narra los caminosciegos por donde lo ha llevado su
investigación
. El preecto de policíaha usado todos los métodos que su lógica le indica para la búsquedade la carta y se ha preocupado por mantener una objetividad que leevite ser descubierto. Con gran sigilo los muebles, el suelo, los libros y cualquier posibilidad de escondite en la casa del ladrón han sidorevisados y nada se ha encontrado. En este momento Auguste Dupin,el protagonista del cuento, demuestra interés por el caso. Luego deser inormado sobre el estado inructuoso de la investigación Dupindice:
Cuando más pensaba en el audaz, decidido y característico ingenio de D...[el ladrón que robó la carta], en que el documento debía hallarse siemprea la mano si pretendía servirse de el para sus nes, y en la absoluta seguri-dad proporcionada por el preecto de que el documento no se hallaba ocultodentro de los límites de las búsquedas ordinarias de dicho uncionario, másseguro me sentía de que, para esconder la carta, el ministro había acudidoal más amplio y sagaz de los expedientes: no ocultarla
 Y a continuación Dupin, para asombro del lector y del preecto de po-licía, encuentra la carta en un tarjetero que esta encima de la repisa dechimenea y que esta “dividido en tres o cuatro compartimentos y concinco o seis tarjetas de visitantes”. La carta esta totalmente a la vista y ha sido arrojada ahí con descuido, “casi se diría que desdeñosamente”como lo anota el protagonista.No se debe usar este ejemplo para abogar por un arte de lo obvio oadentrarnos en un oscurantismo de lo ilógico; o para plantear unamoraleja sobre la visión y hacer un nuevo llamado al autismo reti-nal; se menciona este cuento para no desatender la gura del detalle y hacer notar como
lo que esta ahí 
desaparece. Cierta
lógica investigativa
—similar a la de un preecto de policía— tiende a ignorar la orma y convierte todo diálogo sobre el objeto de arte en un discurso antas-magórico de mucha utilidad para la retórica pero poco aortunadopara los hacedores, para todos los que tienen el talento de poder darleorma a una idea.Para terminar este comentario no sobra recordar un cruce de pa-labras entre el preecto de policía y Dupin que se da al comienzo delcuento. Dice el preecto:
Por cierto este es un asunto muy sencillo y no dudo de que podremos resol- verlo perectamente bien por nuestra cuenta; de todos modos pensé que aDupin le gustaría conocer los detalles, puesto que es un caso muy raro.–Sencillo y raro– dijo Dupin–Justamente. Pero tampoco es completamente eso. A decir verdad, todos es-tamos bastante conundidos, ya que la cosa es sencillísima y, sin embargo,nos deja perplejos.–Quizá lo que los induce a error sea precisamente la sencillez del asunto–observo mi amigo.–¡Que absurdos dice usted!–repuso el preecto, rienda a carcajadas.–¡Quizá el misterio es un poco demasiado sencillo–dijo Dupin.–Oh Dios mío! ¿Cómo se le puede ocurrir semejante idea?–Un poco demasiado evidente.–¡Ja, ja! ¡Oh, Oh! –reía el preecto, divertido hasta más no poder – Dupin,usted acabara por hacerme morir de risa.–Veamos ¿de qué se trata? –pregunté.
Si desea estar con
Gónzalez
, envíe su colaboración al correo electrónico:hojagonzalez@gmail.com
González
publica lo que se quiera hacer público. La única regla es usar un nombre, un apellido y aceptar las limitaciones de una hoja de papel. Esta hoja circula al comienzo de cada semanadel período académico de clases.
 Tres semiarios
por daisy marie smith corner
Walkscapes. Arte y ley. Toma cinco Fotográfca Bogotá.
Común denominador: Presencia casi nula o más bien los mismos desiempre.
caso 1
Walkscapes
. El departamento orecía pagar la mitad de 10 entradas a losinteresados en el tema y que tuvieran un proyecto relacionado con elseminario. Resultado: sólo 5 personas respondieron, entradas gratuitaspara los 5! Gracias por no escribir. Sí era de noche pero no salíamos amedia noche y tampoco era tannn caro, si es por tiempo o plata la au-sencia.
caso 2
arte y LEY 
. Sólo costaba 10.000 pesos, sí salíamos de noche pero no en lamadrugada. Otra vez casi las mismas personas. Alguien hizo la cuentaera como el 20 % de los estudiantes de arte los que habían asistido.
caso 3
 Fotográfca Bogotá 
. Había descuentos para estudiantes, 45.ooo pesos noes tanto. Sí hay allas y salimos de noche pero nadie se queda a dormir.Cuantos somos? Como cinco?..........
conclusión
Creo que para algunas personillas no es importante la actividad no uni- versitaria o sólo para algunos pocos, que no es de vida o muerte, perocreo que la presencia en estos eventos podría ser mucho mayor tomandoen cuenta los benecios que traen……… pero de pronto todo se debe a laausencia de vino y galletitas.

Activity (9)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
PODAtron liked this
Fernando Noriega liked this
antivaho liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->