Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
19Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La mentira de la colza

La mentira de la colza

Ratings:

4.33

(3)
|Views: 3,899|Likes:
Published by Rafita

More info:

Published by: Rafita on Jun 25, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

06/27/2013

pdf

text

original

 
LA MENTIRA DE LA COLZA
Andreas FABER-KAISER
La ocultaci´on de la verdadera causa del S´ındrome oxicoimpidi´o la curaci´on de miles de espa˜noles
Mientras la Ciencia a los 3 meses ya sab´ıa QUE NO POD´IA SER EL ACEITE DECOLZA, el Poder ACUSABA Y ENCARCELABA a los industriales del ACEITEDE COLZA. Mientras la Ciencia a los 8 meses ya sab´ıa COMO CURAR A LOSAFECTADOS, el Poder ocultaba a as de 60.000 enfermos la POSIBILIDADDE SU CURACI´ON.
Pacto de silencio
En la primavera de 1981 fueron envenenados m´as de 60.000 espa˜noles.as de 700 de ellos, murieron
1
. Desde entonces y hasta hoy, los gobiernosde UCD y del PSOE han centrado sus esfuerzos en impedir que el aut´enticocriminal salga a la luz p´ublica. Hab´ıa que borrar por todos los medios lashuellas que conduc´ıan al foco de la intoxicaci´on. Se lleg´o as´ı a un oscuromontaje de los distintos sectores del Poder y de los servicios de inteligencia,para conformar el efectivo
((
pacto de silencio
))
que deb´ıa evitar que se supieraque aqu´ı se aplic´o a seres humanos una nueva combinaci´on qu´ımica, aplicableen el futuro a una posible guerra qu´ımica.
Enfermedad nueva
Hagamos un poco de historia de este complejo asunto: a principios demayo de 1981 se detecta una enfermedad nueva en Espa˜na, que afecta r´api-damente a un creciente n´umero de individuos. En los primeros d´ıas surgendiversas hip´otesis de urgencia sobre el origen que desencaden´o la epidemia,
1
Actualmente sabemos que los muertos son m´as de 1.100, seg´un datos de la OCU
1
 
hasta que el gobierno anuncia por televisi´on que la culpa de todo la tiene unapartida de aceite de colza desnaturalizado, distribuido en venta ambulante.Los industriales y comerciantes que han intervenido en el proceso de impor-taci´on, manipulaci´on y distribuci´on de este aceite son quienes se sentaron en el banquillo de los acusados. Pero a lo largo de estos a˜nos ha habido unaserie de cient´ıficos que han evidenciado que el aceite pesuntamente oxico nopudo haber sido el causante de la tragedia.Simult´aneamente, otros investigadores han ido siguiendo una pista distin-ta, que conduce a un origen mucho m´as l´ogico para la epidemia, si tomamosen consideraci´on todos los elementos que conformaron la intoxicaci´on de-tectada en 1981. Esta pista tiene su punto de partida en una combinaci´oninsecticida, concretamente un combinado nematicida organotiofosforado queenvenen´o a las m´as de 60.000 v´ıctimas al consumir ´estas tomates de unadeterminada partida tratada con el aludido insecticida.La investigaci´on por v´ıa judicial de esta posibilidad, as´ı como de cual-quier otra hip´otesis plausible con respecto a la causa real de la enfermedad,investigaci´on que no deber´ıa de finalizar hasta lograr demostrar fehaciente-mente cu´al fue el indiscutible desencadenante de la tragedia, es el camino quedebe de desembocar en el aut´entico juicio del s´ındrome oxico, con repartode responsabilidades a quien realmente y en justicia corresponda.
La curaci´on no interesaba
La gravedad del problema se acent´ua por la circunstancia de que por lomenos desde finales de julio de 1981 el goberno estaba suficientemente bieninformado de que no era posible que el aceite fuera el causante de la eipdemia.Desde aquel momento cuando menos deb´ıa de haberse incentivado con todoslos recursos posibles el an´alisis de las otras posibilidades que se barajabanpara el posible origen de la enfermedad, posibilidades que ya estaban tambi´ena finales de julio de 1981 sobre la mesa de quienes empu˜nan las riendas delpoder. Eso era prioridad absoluta puesto que hab´ıa personas que se estabanmuriendo y se impon´ıa la urgente necesidad de conocer el origen del mal parapoder intentar la curaci´on adecuada de los afectados.Meses m´as tarde, pero siempre dentro del mismo a˜no 1981, el Ministeriode Sanidad queda ampliamente informado de la posibilidad de que deter-minado insecticida organotiofosforado podr´ıa haber desencadenado la nuevaenfermedad. Pero no act´ua en consecuencia.Y a mi entender la cosa se agrava a´un m´as cuando 8 meses despu´es de apa-recer el primer caso de s´ındrome t´oxico, un m´edico militar, el teniente coronelLuis S´anchez-Monge Montero, env´ıa al gobierno, al INSALUD,
((
para que lo2
 
leyera Valenciano
))
, me dir´ıa, refieri´endose con ello al Dr. Luis Valenciano, ala saz´on Director General de la Salud P´ublica, un informe en el que afirmabaque el origen de la grave enfermedad radicaba en un veneno que bloqueabala colinesterasa, y en el que explicaba c´omo hab´ıa que curar a los enfermos.Mas adelante definir´ıa este veneno como un compuesto organofosforado. Nose trataba de una aventurada teor´ıa: el Dr. S´anchez-Monge ya hab´ıa curadopara entonces particularmente a unos cuantos afectados. Lo cual quiere de-cir que tal vez no todas, pero decididamente muchas de las 60.000 v´ıctimaspodr´ıan estar curadas desde 1982. Pero nadie reacciona en el INSALUD nien la Direcci´on General de la Salud P´ublica. Mas la gravedad de la inhibi-ci´on oficial no termina all´ı. El Dr. anchez-Monge env´ıa tamben un informesobre sus evaluaciones y curaciones a la publicaci´on especializada
((
Tribunaedica
))
, que lo reproduce en la p´agina 8 de su n´umero 937, correspondienteal 19 de marzo de 1982. Yo me imagino que el Ministerio de Sanidad debe deestar puntualmente informado de cuantas noticias interesantes se publican enun semanario de las caracter´ısticas de
((
Tribuna edica
))
. De modo que meimagino al Sr. Ministro enterado de que hay un edico que est´a afirmandohaber curado a una serie de pacientes de la enfermedad conocida por s´ındro-me t´oxico, enfermedad nueva y desconocida en cuanto a su tratamiento, yque en aquellos momentos configuraba el problema n´umero uno planteado ala Sanidad espa˜nola con car´acter de extrema urgencia permanente, hasta sutotal resoluci´on. me imagino que en estas circunstancias el m´aximo respon-sable de la salud de sus conciudadanos lo dejar´a todo para leer lo que escribeun m´edico que afirma haber logrado la curaci´on de unos cuantos afectados.Y al minuto siguiente de concluir esta lectura, me imagino al aludido veladorde nuestra salud telefoneando al edico en cuesti´on, para tenerlo al cabode una hora en el Ministerio de Sanidad y discutir con ´el sus experienciascon la finalidad de aplicarlas —en el supuesto de que realmente resultaranpositivas— al resto de la poblaci´on afectada por la misma epidemia. Pues no.Nadie, ni desde el INSALUD ni desde el Ministerio de Sanidad, se acerc´o aver que m´as ten´ıa que decir el ´unico edico espnol que hab´ıa logrado salvar vidas y aliviar a enfermos de la masiva intoxicaci´on.De lo que se trataba precisamente —a la vista de toda la evoluci´on delproblema, y tal y como lo documento ampliamente en el libro Pacto de Si-lencio (Compa˜n´ıa General de las Letras, Barcelona, marzo 1988)— era de nocurar a los enfermos, para evitar as´ı el que se descubriera el verdadero or´ıgendel envenenamiento.Solamente as´ı cobra sentido el trato oficial dado al Dr. Antonio Muro yFern´andez-Cavada, director en funciones del Hospital del Rey, en Madrid.Cuando el Ministerio de Sanidad todav´ıa segu´ıa dictando que el origen de laenfermedad hab´ıa que buscarlo en un micoplasma, de transmisi´on erea, y3

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
n220476 liked this
Victor Navarro liked this
Celia Rm liked this
Victor Navarro liked this
Xaero Quiroz liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->