Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
43Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
L.J. Smith, El Circulo Secreto 01 La Iniciacion

L.J. Smith, El Circulo Secreto 01 La Iniciacion

Ratings: (0)|Views: 13,028|Likes:
Published by lf_1000

More info:

Published by: lf_1000 on Aug 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

 
 
L. J. Smith
El Circulo Secreto
La iniciación
Capitulo 1
Se suponía que no debía estar caliente y húmedo en Cape Cod.Cassie lo había visto en la guía; se suponía que todo era perfecto aquí, comoen Camelot.Excepto por, -la guía lo agrego distraídamente-, la hiedra venenosa,garrapatas, moscas verde, mariscos tóxicos, y corrientes subterráneas deagua en el aparentemente tranquilo mar.El libro también había advertido contra hacer caminatas fuera en lasestrechas penínsulas porque la marea alta puede venir y llevarte con ella.Pero justo en ese momento, Cassie hubiera dado cualquier cosa por versevarada en algún lugar alejado del Océano Atlántico-lo más lejos posible de Portia-Cassie nunca había sido tan miserable en su vida.
 
 – y mi otro hermano, el numero uno en el equipo de debate MIT, el que fueal Torneo Mundial de Debate hace dos años en Escocia-. Estaba diciendoPortia.Cassie sintió sus ojos llorosos de nuevo y se deslizó otra vez en su miserabletrance. Ambos hermanos de Portia, fueron al MIT y a ambos les fueterriblemente mal, no sólo a nivel intelectual, sino también en las actividadesde atletismo.Portia iba a ser la menor en la escuela secundaria este año, como Cassie. Yaunque el tema favorito de Portia era la misma Portia, ella había pasadotodo el último mes diciéndole a Cassie todo sobre él.-Sólo una semana más-, Cassie se dijo a sí misma. Sólo una semana más ydespués podré ir a casa. El pensamiento la llenó de repente de un anhelo quehizo que las lágrimas vinieran a sus ojos.Casa, donde estaban sus amigos. Donde ella no se sentía como una extraña,infeliz, aburrida y estúpida solo porque no sabía lo que era un quahog.Donde podría reírse de todo esto: sus maravillosas vacaciones en la costaoriental.–Entonces mi padre dijo, –¿Por qué no solo lo compro para ti?– Pero yo dije,–No. bueno, tal vez- seguía diciendo PortiaCassie miro fijamente el océano.No es que no fuera hermoso el Cabo. El pequeño cedro, con las casas decampo y con rosas blancas y mecedoras en el porche. Con geranios colgandode las vigas, tan lindo como una tarjeta postal.Y el pueblo lleno de color verde, con sus iglesias y escuelas tan anticuadasque Cassie sintió como si estuviera en otra época.Pero cada día tenia que tratar con Portia. Y aunque cada noche pensó cosasdevastadoras que hacerle a Portia, en realidad nunca le hizo ninguna de ellas.Y algo mucho peor de lo que Portia podía hacer, Era tener la cruda sensaciónde no pertenecer al lugar. De ser una extraña aquí, varada en la costaequivocada, completamente fuera de su propio elemento. California habíacomenzado a parecer el cielo a Cassie.
 
Una semana más, pensaba. Solo tienes que estar aquí por una semana más. Yluego pensó en Mamá, tal pálida últimamente y tan tranquila. una punzadade preocupación atravesó a Cassie y rápidamente la alejo de ella.Probablemente es miserable aquí, igual que tu, aunque este es su estadonativo.-Es probable que este contando los días para irse a casa igual que tu-. Porsupuesto que así era, y es la razón por la que su madre parecía tan infelizcuando Cassie le habló sobre como extrañaba su casa. Su madre se sentíaculpable por traer a Cassie aquí, por hacer sonar este lugar como unasvacaciones en el paraíso. Todo volverá a estará bien cuando vuelva a casa,para ambas.–¡Cassie! ¿Estás escuchándome o soñando despierta de nuevo?– dijo Portia–OH, escuchando–¿Qué acabo de decir?–Cassie de debatió. Novios, pensaba desesperadamente, el equipo de debate,la universidad, el torneo de debate.Algunas personas suelen llamarla soñadora, pero no tanto como aquí.–Estaba diciendo que no deberían dejar a gente como esa en la playa, dijoPortia. –En especial no con perros. Quiero decir, sé que esto no es OysterHarbors, pero al menos es limpio. Y mira ahora.Cassie miró, siguiendo la dirección de la mirada de Portia. Todo lo quepodía ver era un tipo caminando por la playa. Ella miró de nuevo a Portiaconfusa.–Él trabaja en un barco de pesca-, dijo Portia, arrugando la nariz como sialgo oliera mal. – Lo vi esta mañana en el muelle de pesca, descargando. Nocreo que haya cambiado su ropa. Que desagradable y asqueroso.Él no le parecía asqueroso a Cassie. Tenía el pelo rojo oscuro, y era alto,incluso en esta distancia se podía ver que estaba sonriendo. Había un perroen sus talones.–Nosotros nunca hablamos con chicos de barcos pesqueros. Ni siquiera los

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->