Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
14Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Helmut Frister - La causalidad de la acción respecto del resultado

Helmut Frister - La causalidad de la acción respecto del resultado

Ratings: (0)|Views: 442|Likes:
Published by pamela_chu

More info:

Published by: pamela_chu on Aug 23, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/09/2013

pdf

text

original

 
478
Friedrich-Christian
Schroeder
hacumplido
62
.En
vista
de la
elemental
fuerza
natural,
con la
que,
entretanto,
la
típica criminalidad
de
manual
de la
disminu-
ción
del
riesgo
ha
entrado incluso
en los
manuales breves, tuve
en
claro
que la fina
sensibilidad
de
nuestro
homenajeado
en
favor
dela
elegancia
y
exclusividad
es lo que lo ha
movido
a
escapar
de es-
te
lugar común
de la
nueva ciencia
del
Derecho penal.
62
Schünemann ha
revisado
una
vez, solamente,
la
cuestión
de si la
teoría
del
incrementodel riesgo
tiene
que ser
complementada,
en los
delitos
de
omisión,
conla
omisión
de
disminuir
el riesgo, y
rechaza esto
por
infringir
la
prohibición
de
ana-
logía
(StV,
1985,
pp. 229,232
s.).
</
'
HelmutFr¡ster(2007)'
La
causalidad
de la
acción respecto
del
resultado"
/
LA
DISTINCIÓN
ENTRE
CAUSALIDADE
IMPUTACIÓN
OBJETIVA
La
cuestión
de qué
relación tiene
que
guardar
una
acción
con
el
resultado
típico
de una ley
penal para causar
ese
resultado
de
modo
obj
etivamente típico
forma
parte
de los
problemas
de
la
teo-
a
general
del
delito
más
fuertemente discutidos
en las
últimas
décadas.
Durante
mucho tiempo,
la
jurisprudencia
y la
doctrinadominante partieron
de
labase
de
que
toda causación
de
un
resul-
tado
típico cumplía
el
tipo
objetivo
y que el
concepto
de
causacióndebía entenderse
en el
sentido
de la
llamada
teoría
de la
equiva-
lencia
1
.
Según esta teoría, todas
las
condiciones
de un
resultadotienen igual valor,
de
modo
que aun una
acción
que ha
producido
un
resultado
en
forma
extremadamente mediata,
en
virtud
de un
curso
totalmente
fuera
de lo
característico, casual, debe
ser
con-siderada causa
de ese
resultado.
La
aplicación única
de la
teoría
de
la
equivalencia
a la
definición
del
tipo
objetivo
tiene
la
conse-
cuencia
de que
éste
se
vuelve carente
de
límites. Según
esto, si A
ha
matado
aB,
también
sus
padres,
p.
ej.,
han
cumplido
el
tipo
ob-
jetivo
del
homicidio, porque ellos
han
procreado
a A y, por
medio
*
Profesor
de
Derecho Penal
de la
Universidad
de
Dusseldorf.
**
Die
Kausalitát
der
Handlung
für den
Erfolg.
Corresponde
al
capítulo
9.
2
de
la
obra:
Strafrecht,
Allgemeiner
Teil
(Derecho
penal, Parte
general),
2.-
ed., Verlag
C.
H.
Beck,
München,
2007. Traducción
de
Marcelo
A.
Sancinetti.
Las
referencias
a
esta
obra deben
ser
hechas
con
cita
del
número
de
capítulo, seguido
del
númeromarginal
(n.
9
m.)
correspondiente,
no
según
el
número
de
página
de
la
obra
original.
Ejemplo:
Frister,
AT,
9/12, significa:
lo que se
dice
en
este capítulo,
en el
n.
2
m. 12.
1
La
teoría
de la
equivalencia
se
origina
en
quien
más
tarde
fue
miembro
del
Tribunal
delReich,
v.
Buri,
bajo
cuya influencia ella
se
impuso desde
el
inicio
en la
jurisprudencia
del
Tribunal
delReich;
cf.
RGSt,
1.1,
p.
373,
y las
demás referencias
de
Roxin,
ATI,
n.
2
m.
11/8.
 
480
Helrnut Frister
de
esto, causado la muerte de
B
—bien
que en forma extremada-mente
mediata—.
2
La teoría
antes
dominante creyó poder
tolerar
ese amplio des-
borde
del tipo
objetivo,
porque las necesarias restricciones de lapunibilidad resultaban,
de
todos
modos,
del
tipo subjetivo.
Efec-
tivamente, los padres de A, en el ejemplo mencionado, en todo ca-
so
no
podían
ser
castigados
por homicidio
—con
independencia
de
la interpretación del tipo
objetivo—,
porque no
habían
tenido do-
lo
dehomicidio. Pero,más
allá
deeso,se
plantea
aun lacuestión
de
si es correcto afirmar, en un caso de esa índole, el tipo
objetivo.
En contra de
ello
habla el hecho de que, en ese caso, ya el suceso
objetivo
no esvalorado negativamentepor elordenamiento
jurí-
dico.
Uno puede procrear
hijos,
aun a riesgo de que posteriormen-
te
vayan
a
matar
a
otros hombres
o a
cometer otros delitos,
y aun
cuando
se cuente con esa posibilidad.
3 Por
ello,
en la
doctrina
más
antigua
muchas veces
se
intentórestringir
el
concepto
mismo de causación, de
tal
modo que el tipo
objetivo
abarcara
sólo un suceso valorado
negativamente
por elordenamiento urídico.Lade mayor influencia
fue
la
llamada
teo-
ría
de la
adecuación'
2
',
que niega la relación causal
entre
acción yresultado, en todos los casos en que el resultado
se
ha producido so-lamente
en
virtud
de un
curso causal totalmente improbable,
no
previsible
al
momento
de la
acción. Pero
esta
restricción resuelve
sólo
una parte del problema, porque la valoración de acciones por
el
ordenamiento jurídico depende
no
sólo
de la probabilidad con
la
cual
la
acción respectiva pueda
causar
un
resultado típico.
En
atenciónal
gran
númerodemuertosen el
tránsito
vial,p.ej.,deningún
modo
es
improbable
matar
personas mediante
la
produc-
ción
de
automóviles.
Aun
así, también
esta
acción
está
permitidaen nuestro ordenamiento jurídico.
4
El
ejemplo
muestra que la valoración negativa de una acción
por
un resultado causado por ella no
sólo
depende de la relación
entre
la acción y el resultado, sino que es la consecuencia de una
ponderación
entre
el interés de la libertad que es afectada y el in-
2
La
teoría
de la
adecuación
fue
fundada
por el
lógico
y
médico
v.
Kries;
al
res-pecto,
cf.
ZStW,
t. 9
(1889),
p.
528.
La
causalidad
de la acción
respecto
delresultado
481
teres
por
evitar lesiones
de
bienes jurídicos.
Tal
ponderación
no se
puede
abarcar
adecuadamente con el concepto mismo de causa-
ción.
Por ello,enla doctrina más reciente
se
ha impuesto con razón
el
criterio de exigir una valoración negativa de la acción, debido alresultado causado
por
ella,
como
requisito autónomo
del
tipo
obje-
tivo,
junto
3
a la causalidad definida en el sentido de la teoría de laequivalencia. Según
la
teoría de la imputación
objetiva
4
"
recono-
cida
hoy ampliamente, una acción es objetivamente típica, prime-
ro,
si ha
causado
el
resultado típico
y,
segundo,
si
este
resultado
típico
esjurídicamente
reprobado debido ala causación.
En
lo quesigue
se
tratará
únicamente
elprimer
requisito.
El
segundo
será
expuesto separadamente, en el próximo capítulo.
//
EL
CONCEPTO
DE
CAUSALIDAD
1
¿
«
Candido
sine
qua non»
o
«condición
ajustada
a una
ley»?
La
causalidad
en sí
misma
es
entendida hoy,
en
general,
en el
sentido de la
teoría
de la equivalencia.
Según
la
"fórmula
de la con-
dicio
sine
qua
non"
aplicada
mayoritariamente
en
la
jurispruden-cia
5
,
una
acción
es
causa
del
resultado
típico,
sino
puede
ser
supri-.
mida
mentalmente
sin que ese
resultado desaparezca.
Por
tanto
j
p.
ej.,
si
A
le
aplica
aB
un
golpe
en
la
mandíbula,
a
consecuencia
de
lo
cual
JB
se
cae,
la
nuca golpea contra
una
piedra,
por el
impactoaquél padece
una
hemorragia cerebral
y de tal
hemorragia mue-re, poraplicación
de
lafórmula
de
la
condicio sine
qua non
hay que
preguntarse
si la
muerte
de
B
se
habría
producido
aun sin el
gol-pe
de A
dado
a la
mandíbula. Dado
que
B,
sin el
golpe
en la
man-
3
Ocasionalmente
se
propone
tambiénrenunciar
a
la causalidad
y,
enlugardeella, preguntarse
sólo
si la
acción
es
jurídicamente
reprobada
debido
al incrementode la
probabilidad
de
producción
del
resultado
que ha
producido (Hoyer,
Rudolphi-FS,
pp. 94
ss.).
Sinembargo,
esto
ya es
incompatible
con eltextode la ley
(cf.,
p.
ej.,
el §
222,
StGB)
y con la
estructura
de los
delitos
de
resultado.
4
Sobre la
evolución
de
esta
teoría,
cf. a
exposición
y las
referencias
de
Roxin,
ATl,n.
s
m.
11/50 s.
5
Cf.,
p.
ej.,
BGHSt,
1.1,
pp. 332,333; t. 2, pp.
20,24;
t. 7, pp.
112,114;
t. 31, pp.
96,98.
 
482
Helmut
Frister
díbula,
no
habría
caído,
entonces, no se
habría
golpeado
con
la nu-caenla
piedra,
y, de ese
modo,
no
habría
sufrido
la
hemorragia
que
condujo
a la
muerte,
A,
con
el
golpe,
puso
una
condición necesariapara
la
muerte
de
B, y,
entonces,
la
causó.Aunque
esta
consecuencia,
como
derivada
de la
teoría
de la
equivalencia,
hoy
está
fuera
de
discusión,
la
fórmula
de la
condi-
f*c¿o
sine qua non
es muy
criticada
en
la bibliografía. Se le
reprocha
1
que es
engañosa,
por
pasar
por
alto
que la
causalidad
no se
puede
I
establecer conceptualmente, sino sólo aplicando reglas generales
|de
la
experiencia
6
.
En
efecto,
si uno no
sabe,
p.
ej.,
si el
tomar
de-
terminado medicamento
durante
el embarazo es apropiado, engeneral, para
causar
malformaciones,no esposible responderlapregunta
de
si
en el
caso concreto se
habría
producido
una
malfor-
|
mación,
aun
cuando
no
se
tomara
el
medicamento
7
.
Por
ello,
una
I
parte
de
la doctrina quiere renunciar por completo
a
la
fórmula
de
I
lacondicio sine qua non y,
en
su lugar,
definirla
causalidad
tan
so-
lo
según
que la
acción
conforme
a
leyes
naturales
conocidas
fue-
I
ra,
respecto
del
resultado,
una
"condición
ajustada
a la
ley"
8
.
"~
Pero
así es
vendido
el
burro para comprar
la
albarda*.
El
reco-
nocer
que lacausalidad sólosepuede establecer aplicando reglasgenerales de experiencia, no libra de la necesidad de definir
exac-
tamente
el
concepto
de
causalidad.
Para
establecer
si una
acción
ha causado el resultado típico no sólo hay que disponer del
cono-
i
cimiento empírico necesario, sino también saber
qué se
debe
en-
1
!
tender
por
causa.
Y,
en esa
medida,
el
concepto
de
"condición
ajus-
tada
a una
ley"
deja
abierta
precisamente
lapregunta
decisiva.
La
pregunta
de
cómo
tiene
que
estar
constituida
la
relación entre
6
Cf.
Jakobs,
AT,
n.
9
m.
7/9,
y
Roxin,
AT1,
n.
9
m.
11/12,
ambos
con
otras
refe-
rencias.
7
Se
plantea esta pregunta
en el
caso
de la
ingestión
del
somnífero "Conter-
gan";
cf.
sobre
este
caso,
LGAachen,
JZ,
1971,
pp. 507,510 ss.
8
Esta
definición conceptual
de la
causalidad
se
remonta
a la
fundamental
in-
vestigación de
Engisch,
Die
Kausalitat ais
Merkmal derstrafrechtlichen
Tatbestan-
de
(1931);
cf.
además
Jakobs,
AT,
n.
9
m.
7/12,
y
Roxin,
AT 1,
n.
9
m.
11/15,
ambos
con
otras
referencias.
* Se
hace aquí
una
traducción libre
de la
expresión
alemana
,,das
Kind mit
dem Bade
ausgeschütten"
("verter
al
niño
con la
tina"),
en
razón
de que la
versión
literal
no
tiene
un
sentido comprensible
en
castellano.
[N. de
T.].
La causalidad de la acción respecto del resultado
483
acción
y resultado, para que la acción sea una causa del
resulta-1
do,
no se
responde
con el
concepto incoloro
de
condición
9
.
Por
ello,
j
si bien la teoría
de
la
condición
ajustada a
una
ley acentúa, con
ra-
zón,
la
importancia
del
saber empírico para establecer
la
causali-
dad,
desconoce
que no por
ello
deviene prescindible
la
fórmula
dela
condicio sine
qua
non.
Apartir
de
ella resulta
que la
acción
tié-*f
ne
que ser una
condición necesaria
del resultado, según el
saben
empírico
general.
f
Sin
embargo, justamente
la
definición
precisa
de la
causa
co-
mo
condición necesaria
es una
razón
más de que la
fórmula
de la
condicio
sine qua non
haya caído en la crítica. Pues el entendi-
miento
estricto
de la
causa
como
condición
necesaria
en
parte
conduce
—como
enseguida
se
mostrará
(n.
9
m. 9/9 ss. y
9/14
ss.)—
a
consecuencias problemáticas, que a primera vista parecen ina-
ceptables.
Para
solucionar estos casos problemáticos la fórmula
de
la
condicio
sine qua non
es
dotada, tradicionalmente,
de
reglasadicionales
que son
difíciles
de
fundamentar
a
partir
de su
ideabásica.
La
teoría
de
la
condición ajustada
a
una
ley no
necesita
de
tales reglas adicionales,
cuestionables
10
.
Sin
embargo,
la
razón
de
¡
eso
es tan
sólo
el
hecho
de que
ella
no
define con
más
detalle
el
con-!cepto de
condición
y, por
ello, puede
y
tiene
que
decidir
los
casos
]
problemáticos,de
todos
modos,
sólo según
el
sentimiento
jurídi-
¡
co.
Eso,
en
un
Derecho penal orientado
al
tratamiento igualitario
|
y
a
la
calculabilidad,
es una
cuestionable
"ventaj
a". De ese
modo,
las
dificultades efectivamente
existentes
del
concepto
de
causali-!
dad sólo son
disimuladas, pero
no
realmente superadas.
j
2
La
causalidad
alternativa
La
definición
de
causa
como
condición necesaria puede condu-cir a consecuencias que parecen problemáticas, cuando varias ac-
ciones
han contribuido al resultado. Ejemplo académico es el ca-
so
en
que
A y
B,
independientemente uno de otro, envenenan la
bebida de C, que
muere
al
tomarla.
Si
sólo
por la
concurrencia
de
las cantidades de veneno puestas en la bebida
por
A
y
B
ha resul-
9
Al
respecto,conmayor
detalle,
NK/Pwppe,
previoal §
13,n.
9
m.
96.
10
MünchKommfFrevnd,
previo
al § 13, n.
9
m. 312 s., con
otras
referencias.
8

Activity (14)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
1 thousand reads
Horacio Miron liked this
Horacio Miron liked this
Horacio Miron liked this
Horacio Miron liked this
mruizcenturion liked this
jimenezdeasua liked this
Claudio Jeandet liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->