Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Lenin roqueano

El Lenin roqueano

Ratings: (0)|Views: 17 |Likes:
Published by Luis Alvarenga
Una lectura de izquierda (o "débil") del pensamiento leninista en América Latina.
Una lectura de izquierda (o "débil") del pensamiento leninista en América Latina.

More info:

Published by: Luis Alvarenga on Aug 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/25/2010

pdf

text

original

 
El Lenin roqueanoLuis Alvarenga
Lenin es un autor que demuestra su buena salud. Sobreviviente del derrumbe delsocialismo real, el revolucionario ruso ha sido “redescubierto” por gente como SlavojŽižek o Raymond Geuss para reflexionar acerca de los problemas de la culturacapitalista contemporánea. Años antes, el poeta salvadoreño Roque Dalton, que,aparte de ser militante comunista también participó en el debate acerca de las vías dela revolución latinoamericana, mostraba que para ser revolucionarios “en el tiempo-ahora”, que diría Benjamin, había que ser leninistas de izquierda. Dalton lo hizo, no através de un artículo o de un ensayo como los que conforman
¿Revolución en larevolución? y la crítica de derecha,
sino a través de un poema:
Un libro rojo paraLenin.
¿Leninistas de izquierda? ¿Acaso puede haber leninismos de derecha? ¿No es unsolo leninismo? En este poema es evidente la intención del autor de hacer una “lecturade izquierda” de Lenin. Esta lectura se opone a la “lectura economificada” del mismo,que lleva irremisiblemente al autoritarismo estalinista y al inmovilismo político, esto es,al conservadurismo de izquierda. ¿Una lectura de izquierda de Lenin? ¿Acaso no esya suficiente
recurrir 
a Lenin para ser ubicado en la izquierda, en la revolución? Alplantear este tipo de dudas salta la misma provocacn que hace Dalton en
¿Revolución en la revolución? y la crítica de derecha:
El Partido Comunista —y, por extensión, cualquier partido o movimiento que proclame la necesidad de un cambiorevolucionario—
 puede
ser de “izquierda, de derecha o de centroderecha”. Laautodenominación de “comunistao “revolucionario” puede establecer un rumborevolucionario u ocultar una praxis conservadora en los hechos.Autodefinirse como “leninista” no basta para aclarar desde qué perspectiva seinterpreta a Lenin. La obra del dirigente bolchevique no es una obra monolítica, comosuele presentarla una versión simplista del leninismo. Es una obra que tiene muchossaltos, contradicciones e incluso retrocesos.
Un paso adelante, dos pasos atrás,
libroescrito en 1904, cuando Lenin defendía, en el seno del Partido ObreroSocialdemócrata Ruso, la formación de un partido revolucionario, es un título queresume la complejidad del desarrollo del pensamiento leninista. Como muchas de susobras,
Un paso adelante, dos pasos atrás,
es una obra escrita en medio de una crisis,no el resultado de una visión retrospectiva sobre los hechos, que tiene la ventaja de laquietud y con la cual es posible encontrarle un sentido, o cuando menos una justificación, al pasado, partiendo de las ventajas del presente.
 
La pluralidad de lecturas de Lenin se encuentra ilustrada en el fragmento III,“Concurso en el Tercer Mundo”, del libro de Dalton. Veamos algunas de ellas:
Una lectura “filosófica”, que raya en lo libresco:
“Me preguntan quién fue Vladimir Ilich Ulianov, llamado Lenin, o más bien dicho Ene Lenin, que era el seudónomo queusara en la clandestinidad y para firmar muchos artículos. Como todo el mundo sabe,Lenin fue quien aplicó el marxismo al problema de la toma del poder en Ruisa y a laconstruccn del primer Estado proletario del mundo. En su libro fundamental,
Materialismo y empirio-criticismo,
página 52 de la edición rusa, Lenin dice...”
Una lectura reaccionaria:
“¿Lenin? El anticristo, sin lugar a dudas. tengo unpequeño opúsculo, con base rigurosamente bíblica, que lo pruebadeterminantemente”.
Una lectura estalinista:
“El camarada Lenin fue el genial discípulo y continuador de Marx, maestro del camarada Stalin, fundador de la patria del proletariado mundial,padre de todos los trabajadores del mundo”. Esta es una lectura teleológica de lahistoria del pensamiento marxista. Se ubica en un tiempo presente (Stalin) para leer alpasado (Marx y Lenin) como etapas necesarias para llegar a ese presente, el cual setoma como un estadio de plenitud histórica. Igualmente estalinista es estainterpretación: “Lenin salvó al bolchevismo del trotskismo”.
Por supuesto que también cabe una lectura trostskista:
“Lenin fue el fundador dela teoría de la revolución permanente”
1
;una
lectura economicista:
“El compañero Leninfue, como todo estudioso sabe, antes que nada, el autor del par de libros másimportantes de la historia del pensamiento económico moderno:
El desarrollo del capitalismo en Rusia
y
El imperialismo, fase superior del capitalismo” 
.
Una lectura “espontaneísta”, “aventurerista de izquierda”, o “voluntarista”:
“Elcamarada Lenin fue quien ordenó a los destacamentos revolucionarisoa armarse ‘por sí msmos y con lo que puedan (fusil, revólver, bombas, cuchillos, manoplas, garrotes,trapos impregnados en kerosene para provocar incendios, cuerdas o escaleras desogas, palas para construir barricadas, minas de piroxilina, alambres de púas, clavoscontra la caballería, etcétera, etcétera)’. Y fue quien agregó: ‘En ningún caso sedeberá esperar la ayuda indirecta, de arriba, de afuera: todo deberá obtenerse por medios propios’ (1905)”.
Y, la última, pero no la menos importante, la lectura conservadora que se da enlas vanguardias tradicionales:
“Lenin fue simplemente un hombre serio y disciplinado.Un hombre de sentido común. Es decir: todo lo contrario de un aventurero. Lo que
1
 
Op. cit.,
p. 388.
 
pasa es que esas virtudes, tan necesarias en un conductor, no se encuentran ya juntas en estos tiempos.”Dalton opone a estas lecturas esta reflexión:
¡Ay de los que creen que porque la verdad es concretaella es sólo como una piedra, como un bloque de hormigóno un ladrillo! Una bicicleta,un jet,una astronave,son cosas concretas como la verdad.Lo mismo que un rompecabezas.Y un combate cuerpo a cuerpo.
Walter Benjamin cuenta que Brecht había pintado en un pilar de su estudio laleyenda “La verdad es concreta” y que tenía un burrito de madera con un cartelito querezaba: “También yo debo entender”. La verdad es concreta, en oposicn a lasupuesta verdad abstracta del idealismo filosófico. Pero esta verdad no es un sólidobloque de hormigón, sino “un rompecabezas”, un burrito que reclama para sí lanecesidad de entender la realidad, un “combate cuerpo a cuerpo” dialéctico.Žižek define el leninismo en oposición al conservadurismo estalinista en estostérminos:“¿Y si la diferencia que separa la era de Lenin del estalinismo fuera,además, la que hay entre la vida y la muerte? Hay un rasgo aparentementemarginal que marca claramente este punto: la actitud sica de uncomunista estalinista es la de seguir la línea recta del partidista, en contrade toda desviación ‘derechista’ o ‘izquierdista’, en resumen, conducir por elseguro carril del medio. En contraste con este personaje, para el leninismoauténtico hay una única desviación, la desviación centrista, la elección del‘juego seguro’, de evitar con actitud oportunista el riesgo de ‘tomar partido’clara y excesivamente.”A manera de ejemplo de lo anterior, Žižek recuerda el viraje leninista del“comunismo de guerra” a la “Nueva Política Económica” (NEP), “un desesperadozigzag estratégico entre la línea izquierdista y la línea derechista; como lo dijo elmismo Lenin en 1922, los bolcheviques cometieron ‘todos los errores posibles’. Meparece que Dalton intenta presentar a un Lenin en ese zigzag vital. De ahí su repudioal cadáver que se venera en el Mausoleo de Moscú junto al bien preservado muertoque era Stalin. Žižek da una definición de lo que podríamos llamar “actitud leninista” ycon la cual, posiblemente, Dalton se hubiera encontrado como en casa:“Este excesivo ‘tomar partido’ esta oscilación permanente de zigzag esfinalmente la vida (revolucionaria política) misma: para un leninista, elnombre último de la derecha contrarrevolucionaria es el ‘centro’ mismo, eltemor a introducir un desequilibrio radical en el edificio social. Es una típica

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->