Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
45Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Música para camaleones - Truman Capote

Música para camaleones - Truman Capote

Ratings: (0)|Views: 1,916 |Likes:
Published by isaimoreno
Libro de relatos de Truman Capote. Magistral como el total de su obra. Este libro es conocido por su prefacio, en el que el autor expone algunas de sus verdades respecto al arte de la escritura.
Libro de relatos de Truman Capote. Magistral como el total de su obra. Este libro es conocido por su prefacio, en el que el autor expone algunas de sus verdades respecto al arte de la escritura.

More info:

Published by: isaimoreno on Aug 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/15/2013

pdf

text

original

 
Truman Capote
 Música paracamaleones
Título original:
 Music For Chameleons
Traducción: Benito Gómez Ibáñez(salvo
 Handcarved Coffins
, por Rolando Costa Picazo)
 
Prefacio
Mi vida, al menos como artista, puede proyectarse exactamente igual que la graficade la temperatura: las altas y bajas, los ciclos claramente definidos.Empecé a escribir cuando tenía ocho años: de improviso, sin inspirarme en ejemploalguno. No conocía a nadie que escribiese y a poca gente que leyese. Pero el caso eraque solo me interesaban cuatro cosas: leer libros, ir al cine, bailar zapateado y hacerdibujos. Entonces, un día comencé a escribir, sin saber que me habla encadenado de porvida a un noble pero implacable amo. Cuando Dios le entrega a uno un don, también leda un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse.Pero, por supuesto, yo no lo sabía. Escribí relatos de aventuras, novelas decrímenes, comedias satíricas, cuentos que me habían referido antiguos esclavos yveteranos de la Guerra Civil. Al principio fue muy divertido. Dejé de serlo cuandoaverigüé la diferencia entre escribir bien y mal; y luego hice otro descubrimiento masalarmante todavía: la diferencia entre escribir bien y el arte verdadero; es sutil, perobrutal. ¡Y, después de aquello, cayó el látigo!Así como algunos jóvenes practican el piano o el violín cuatro o cinco horas diarias,igual me ejercitaba yo con mis plumas y papeles. Sin embargo, nunca discutí con nadiemi forma de escribir; si alguien me preguntaba lo que tramaba durante todas aquellashoras, yo le contestaba que hacia los deberes. En realidad, jamás hice los ejercicios delcolegio. Mis tareas literarias me tenían enteramente ocupado: el aprendizaje en el altarde la técnica, de la destreza; las diabólicas complejidades de dividir los párrafos, lapuntuación, el empleo del dialogo. Por no mencionar el plan general de conjunto, elamplio y exigente arco que va del comienzo al medio y al fin. Hay que aprender tanto,y de tantas fuentes: no solo de los libros, sino de la música, de la pintura y hasta de lasimple observación de todos los días.De hecho, los escritos mas interesantes que realice en aquella época consistieron ensencillas observaciones cotidianas que anotaba en mi diario. Extensas narraciones al piede la letra de conversaciones que acertaba a oír con disimulo. Descripciones de algúnvecino. Habladurías del barrio. Una suerte de informaciones, un estilo de «ver» y «oír»que mas tarde ejercerían verdadera influencia en mi, aunque entonces no fueraconsciente de ello, porque todos mis escritos «serios», los textos que pulía ymecanografiaba escrupulosamente, eran mas o menos novelescos.Al cumplir diecisiete años, era un escritor consumado. Si hubiese sido pianista,habría llegado el momento de mi primer concierto público. Según estaban las cosas,decidí que me encontraba dispuesto a publicar. Envié cuentos a los principalesperiódicos literarios trimestrales, así como a las revistas nacionales que en aquellos díaspublicaban lo mejor de la llamada ficción «de calidad» —Story,
The New Yorker, Harper's Bazaar, Mademoiselle, Harper's, Atlantic Monthly—,
y en tales publicacionesaparecieron puntualmente mis relatos.Mas tarde, en 1948, publique una novela:
Otras voces, otros ámbitos.
Bien recibidapor la crítica, fue un éxito de ventas y, asimismo, debido a una extraña fotografía delautor en la sobrecubierta, significó el inicio de cierta notoriedad que no ha disminuido alo largo de todos estos años. En efecto, mucha gente atribuyo el éxito comercial de lanovela a aquella fotografía. Otros desecharon el libro como si fuese una rara casualidad:«Es sorprendente que alguien tan joven pueda escribir tan bien.» ¿Sorprendente? ¡Sólohabía estado escribiendo día tras día durante catorce anos! No obstante, la novela fue unsatisfactorio remate al primer ciclo de mi formación.Una novela corta,
 Desayuno en Tiffany's,
concluyó el segundo ciclo en 1958.Durante los diez años intermedios, experimenté en casi todos los campos de laLiteratura tratando de dominar un repertorio de formulas y de alcanzar un virtuosismotécnico tan fuerte y flexible como la red de un pescador. Desde luego, fracase en

Activity (45)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
El Ema Ojeda liked this
TALOVINO liked this
Diana Palomino liked this
Diana Palomino liked this
Diana Palomino liked this
gracitadiaz liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->