Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
18Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Claves_090

Claves_090

Ratings: (0)|Views: 275 |Likes:
Published by sipuedor3
INCLUYE ARTICULO DE JON JUARISTI
INCLUYE ARTICULO DE JON JUARISTI

More info:

Published by: sipuedor3 on Aug 30, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/29/2013

pdf

text

original

 
DE RAZÓN PRÁCTICA
Directores
 Javier Pradera / Fernando Savater 
N.º
90
Marzo 1999Precio 900 pesetas. 5,41 euros
MR  O1  9  9  9  
 
PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ
Garantía judicial de los derechos humanos
 JUAN VELASCO ARROYO
La discriminación positiva
 ADAM MICHNIK
Diálogo conel Dalai Lama
 AURELIO ARTETA
Sobre la política lingüística vasca
MARCELO LASAGNA
Los límites de la democracia chilena
 JON JUARISTI
Entre el Evangelio y la neurología
 
SUMARIO
N Ú M E R O
90
M A R Z O
1999
ENTRE EL EVANGELIO Y 
 JON JUARISTI
2
LA NEUROLOGÍA
PERFECTO
GARANTÍA JUDICIAL
 ANDRÉS IBÁÑEZ
10
DELOSDERECHOSHUMANOS‘IN PRINCIPIO ERAT VERBUM’
 AURELIO ARTETA
18
Sobre la política lingüística vasca
FRANCISCO
EL FUTURO POLÍTICO DE EUROPA
RUBIO LLORENTE
28
2. El déficit democráticoLAS TRADICIONES DE LA IZQUIERDA
 JOAN SUBIRATS
38
 Y SUS PROBLEMAS ACTUALESLOS LÍMITES DE
MARCELO LASAGNA
45
LA DEMOCRACIA CHILENA
Entrevista 
Diálogo con el Dalai Lama 
 Adam Michnik
52
Mao, los comunistas y el budismo 
Historia de la cultura 
La literatura como testimonio 
Gabriel Jackson
57
Cinco novelistas del siglo XX 
Sociedad 
Luces y sombras de 
 Juan Carlos Velasco Arroyo
66
la discriminación positiva 
Teoría política 
María José Villaverde
72
Cosmopolitismo y patriotismo 
Semiótica 
 Jorge Lozano
75
Cultura y explosión 
Casa de citas 
Mauricio Bach
79
Paul Léautaud 
Correo electrónico:
claves@progresa.es
Internet:
 www.progresa.es/claves
Correspondencia:
PROGRESA.GRAN VÍA,32;2ª PLANTA.28013 MADRID.TELÉFONO 915 386104.FAX:915 222291.
Publicidad:
GDM.GRAN VÍA,32,7ª,28013MADRID.TELÉFONO 915 365500.
Impresión:
MATEU CROMO.
Depósito Legal:
M.10.162/1990.
Esta revista es miembro de ARCE(Asociación de RevistasCulturales Españolas)
Distribución:
ÍTACA LÓPEZ DE HOYOS,141.28002 MADRID.
Dirección
 JAVIER PRADERA Y FERNANDO SAVATER 
Edita
PROMOTORA GENERAL DE REVISTAS
Presidente
 JESÚS DE POLANCO
Consejero delegado
 JUAN LUIS CEBRIÁN
Director gerente
IGNACIO QUINTANA
Coordinación editorial
NURIA CLAVER 
Maquetación
ITALASPINETTI
Caricaturas
LOREDANO
Ilustraciones
PEDRO DOUGNAC(Granada, 1964)Su obra, influenciada por la escuelagranadina de principios de siglo, reflejaen el color y en los detalles arquitectó-nicos claras reminiscencias árabes;sin embargo, la composición, en laque predominan formas rectangulares y cuadradas, se rige por las pautasdel expresionismo abstracto.Dalai Lama
DE RAZÓN PRÁCTICA
Para petición de suscripciones y números atrasados dirigirse a:
Edisa. Torrelaguna, 60. 28043 Madrid. Teléfono 90225 35 40
 
ENTRE EL EVANGELIO Y LA NEUROLOGÍA 
La cultura española a finales del siglo XX 
 JON JUARISTI
1.
El fin del siglo XIX inventó todos los fi-nes de siglo tras inventarse, en primer lu-gar, él mismo. Nunca antes había transita-do por la cultura europea una categoría se-mejante. No puede comparársele, porsupuesto, la de
milenio
, cargada de conno-taciones apocalípticas.
 Milenio
es términovinculado a la escatología cristiana: los milaños que durará el reino mesiánico antesdel fin de los tiempos. De ese significadooriginal nació una desviación popular y quiliástica: el año mil de la era común ve-ría, a la vez, la Segunda Venida del Verboy la destrucción del mundo dominado porel Mal. Pasados los terrores del año encuestión, volvió la esperanza milenarista anutrir los sueños de las muchedumbresempobrecidas y a catalizar movimientoscolectivos que pretendían forzar la llegadadel reino de los cielos, el cual, según la en-señanza evangélica, sólo por la violenciahabría de ser logrado.La noción de fin de siglo nace, por elcontrario, en un contexto laicista, y en elpaís en que había culminado, antes queen cualquier otro, el proceso de seculari-zación iniciado en el Renacimiento. Sur-gió, en efecto, en Francia, bajo el mássecular de los regímenes políticos de laépoca: la tercera República.
Fin-de-siècle 
(la expresión se lexicalizó tempranamente,y de ahí el recurso a los guiones en aque-llos países –entre otros, el nuestro– dondefue importada en su lengua original) im-plica una idea de discontinuidad o ruptu-ra ausente de la fórmula inglesa que pare-ce corresponderle:
The Turn of the Cen-tury 
. Porque
turn
podría traducirse como“turno” o “sustitución”, o quizá inclusocomo “relevo”. Como relevo de una cen-turia por otra –sin que sea descabelladoleer aquí
centuria
en su antiguo sentidomilitar–, pero también como “vuelta”,“regreso” o “retorno” al origen. Vuelta aempezar. En el ámbito de la cultura victo-riana, reacia a la secularización, la visióndel tiempo conservaba aún el carácter cí-clico del viejo folclor agrario: el de los al-manaques y menologías que todavía cir-culaban entre los campesinos, el de lasediciones escolares de los poemas bucóli-cos de autores como John Clare y, desdeluego, el de las baladas tradicionales enque James Frazer encontraría abundantesalusiones a la muerte y resurrección delespíritu del grano. A este esquema, la altacultura anglicana superponía el de la his-toria sagrada con su expectativa escatoló-gica. El fin de siglo británico fue el de los“victorianos eminentes” que Lytton Stra-chey sometería a una inmisericorde revi-sión biográfica tras la Gran Guerra. El deFrazer, por supuesto. Pero también el delos grandes conversos a la Iglesia de Ro-ma: Manning, Newman, Chesterton…No muy distinto fue el fin de siglo es-pañol. O, mejor dicho, su
 Zeitgeist.
Latraducción del nuevo marbete francés re-sultaba aquí inevitablemente ambigua: in-cluso la palabra
siglo
no podía menos quedespertar asociaciones obligadas con la es-pera de la Segunda Venida, no en vanohabía sido
El Siglo Futuro
la cabecera delperiódico integrista más combativo de laRestauración. Pero el matiz semántico dereversibilidad que contaminaba la visióndel tiempo predominante en la España fi-nisecular no era deudor en exclusiva de laresistencia católica a la modernidad. Tam-bién las élites secularizadas jugueteabancon las grandes mitologías cíclicas del mo-mento: con el eterno retorno del Zaratus-tra nietzscheano o con las concepcionesreligiosas orientales, brahmánicas y búdi-cas, divulgadas en Europa por la filosofíade Schopenhauer y por la charlataneríaocultista de
madame 
Blavatsky y sus se-guidores. Miguel de Unamuno, al que se-ría difícil considerar un ejemplo de laicis-mo pero que, no obstante, tampoco enca- ja en la definición de un católico a lausanza tradicional española, desafió abier-tamente la linealidad de la historia secula-rizada –inseparable del mito decimonóni-co del progreso, del pensamiento hegelia-no vulgarizado por krausistas y marxistasy del evolucionismo de Spencer y Dar- win– en los primeros ensayos de
En tornoal casticismo
(1895). Según el escritor vas-co, las rupturas y espasmos revoluciona-rios pertenecen al orden de una historiapolítica que en nada turba la existenciaintemporal, intrahistórica, del puebloeterno. Si, para la mayoría de los españo-les, “fue el mismo sol después que el deantes del 29 de septiembre de 1868, lasmismas las labores, los mismos los canta-res con que siguieron el surco de la arada”,con mayor razón fueron idénticos soles,labores y cantares los de antes y despuésdel 1 de enero de 1900 o de 1901 (segúndónde se decida poner la censura entre lossiglos), fechas no marcadas en España poracontecimientos de desusada relevancia.En la tarde de San Silvestre de 1900,Indalecio Prieto, por entonces un joven y prometedor periodista, se dirigió a la bar-bería de su amigo Julián Laiseca, miem-bro como él de la Agrupación Socialistade Bilbao. Encontró al barbero y a otrosdos correligionarios atareados en compo-ner, ayudándose de una guitarra, una
 Marsellesa de la paz 
para saludar la llegadadel siglo XX. Concluida, con ayuda dePrieto, la labor de composición, el textofue impreso en la prensa del semanario
La lucha de clases 
y distribuido, esa mismatarde, por los locales de las agrupacionesobreras. Así recuerda el dirigente socialis-ta, 65 años después y desde su exilio me-xicano, la entrada del año 1901:
Mientras se acercaba la hora solemnísima enque, con indiferencia de Clío, moriría un siglo y na-cería otro, el vecindario echábase a la calle, yendodesde los cuatro puntos cardinales y con hachonesencendidos al paseo del Arenal, corazón de la villa.Hacia allí comenzaron a descender en masas com-pactas los trabajadores, cantando al unísono la
 Mar-sellesa de la paz 
. Yo caminé entre ellos. Otros grupos
2
CLAVES
DE RAZÓN PRÁCTICA
n
Nº90

Activity (18)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Eve Lar liked this
Jose Nuñez liked this
Jose Nuñez liked this
Gabrelius liked this
Gabrelius liked this
Azorín liked this
Azorín liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->