Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Francisco Arriaga - CTLLL - III Sábanas limpias

Francisco Arriaga - CTLLL - III Sábanas limpias

Ratings: (0)|Views: 0 |Likes:
Published by Francisco Arriaga
Cuando termine la lluvia.

Cuentario.

III: Sábanas limpias

Francisco Arriaga.
Cuando termine la lluvia.

Cuentario.

III: Sábanas limpias

Francisco Arriaga.

More info:

Published by: Francisco Arriaga on Sep 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/09/2010

pdf

text

original

 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
24
Sábanas
 
limpias
 
Él.
 
Siempre
 
él.
 
Tan
 
pronto
 
las
 
cosas
 
se
 
fueron
 
a
 
pique
 
se
 
olvidó
 
de
 
los
 
niños,
 
y
 
poco
 
a
 
poco
 
también
 
fue
 
olvidándose
 
de
 
ella,
 
quien
 
cada
 
noche
 
encontraba
 
algo
 
distinto,
 
un
 
‘no
 
 
qué’
 
flotando
 
en
 
el
 
aire,
 
enrareciendo
 
el
 
ambiente.
 
Algo
 
había
 
en
 
sus
 
besos,
 
en
 
sus
 
manos
 
irreconocibles
 
ya
 
entonces.
 
La
 
otra
 
estaba
 
presente
 
en
 
todo
 
momento,
 
a
 
la
 
hora
 
de
 
la
 
cena,
 
entre
 
las
 
risas
 
de
 
los
 
niños,
 
a
 
la
 
hora
 
de
 
dormir,
 
a
 
la
 
hora
 
de
 
la
 
ducha
 
compartida.
 
No
 
sabía
 
su
 
nombre
 
ni
 
tenía
 
su
 
dirección,
 
tampoco
 
sus
 
datos.
 
Armándose
 
de
 
valor
 
buscó
 
cualquier
 
indicio
 
en
 
el
 
registro
 
de
 
llamadas
 
y
 
el
 
directorio
 
del
 
teléfono
 
celular,
 
por
 
la
 
madrugada
 
escrutó
 
sin
 
cesar
 
la
 
cartera
 
en
 
busca
 
del
 
papelito
 
delator,
 
en
 
busca
 
del
 
nombre
 
o
 
los
 
nombres.
 
Él
 
era
 
meticuloso:
 
nada
 
retenía
 
que
 
permitiera
 
inculparlo,
 
por
 
la
 
mañana
 
pudo
 
ver
 
cómo
 
las
 
cosas
 
no
 
estaban
 
en
 
su
 
lugar,
 
revueltas
 
y
 
vueltas
 
a
 
acomodar
 
con
 
un
 
orden
 
que
 
no
 
era
 
el
 
suyo.
 
Sonrió
 
al
 
ver
 
aquello,
 
su
 
cartera
 
acomodada
 
como
 
si
 
fuera
 
la
 
cartera
 
de
 
su
 
mujer,
 
y
 
guardando
 
silencio
 
esperó
 
el
 
momento
 
y
 
la
 
excusa
 
para
 
mandarlo
 
todo
 
al
 
diablo.
 
El
 
día
 
llegó,
 
sin
 
más.
 
Aquella
 
noche,
 
antes
 
de
 
que
 
ella
 
comenzara
 
a
 
desvestirse,
 
le
 
dijo
 
a
 
quemarropa
 
‘ya
 
no
 
te
 
quiero’.
 
No
 
podemos
 
seguir
 
adelante,
 
no
 
soporto
 
más
 
seguir
 
viviendo
 
a
 
tu
 
lado,
 
será
 
mejor
 
que
 
me
 
vaya.
 
Es
 
mi
 
culpa,
 
esto
 
no
 
funciona,
 
qué
 
vamos
 
a
 
hacerle.
 
Ni
 
siquiera
 
se
 
despidió
 
de
 
los
 
niños;
 
siempre
 
estuvo
 
escatimándoles
 
caricias,
 
y
 
los
 
ratos
 
de
 
 juego
 
eran
 
sólo
 
requisitos
 
para
 
poseer
 
a
 
aquella
 
mujer
 
noche
 
tras
 
noche,
 
mientras
 
esperaba
 
encontrar
 
más
 
requisitos
 
en
 
otro
 
futuro,
 
al
 
lado
 
de
 
otra
 
mujer.
 
Llorar
 
fue
 
lujo
 
que
 
no
 
quiso
 
darse.
 
Ni
 
una
 
lágrima.
 
Al
 
borde
 
de
 
la
 
cama
 
pasó
 
revista
 
a
 
la
 
vida
 
que
 
llevaron
 
 juntos
a
 
los
 
cinco
 
años
 
de
 
unión
 
libre
,
 
y
 
a
 
los
 
últimos
 
meses
 
cuando
 
los
 
detalles
 
fueron
 
evidentes,
 
imposible
 
ocultar
 
que
 
había
 
otra
 
y
 
que
 
esa
 
otra
 
estaba
 
ganando
 
la
 
partida.
 
No
 
saber
 
ni
 
su
 
nombre
 
y
 
no
 
conocerla
 
fue
 
un
 
regalo,
 
una
 
bendición,
 
y
 
lo
 
tomó
 
como
 
la
 
oportunidad
 
para
 
retomar
 
su
 
vida,
 
comenzando
 
desde
 
cero;
 
a
 
los
 
veintiséis
 
años
 
ella
 
le
 
daría
 
a
 
sus
 
hijos
 
el
 
amor
 
que
 
él
 
no
 
quiso
 
darles,
 
ocupando
 
también
 
su
 
lugar.
 
El
 
calvario
 
comenzó
 
poco
 
después.
 
La
 
búsqueda
 
de
 
trabajo,
 
terminar
 
los
 
estudios,
 
y
 
encontrar
 
en
 
la
 
boleta
 
de
 
calificaciones
 
un
 
par
 
de
 
materias
 
que
 
no
 
había
 
aprobado:
 
ni
 
noticia
 
de
 
esos
 
detalles
 
en
 
 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
25
el
 
centro
 
de
 
atención
 
escolar,
 
enviar
 
correos
 
electrónicos,
 
pedir
 
respuestas,
 
buscar
 
una
 
solución.
 
Quisiera
 
que
 
fuera
 
entonces
 
más
 
que
 
una
 
solución,
 
‘La
 
Solución’,
 
pero
 
tardaba
 
mucho
 
en
 
llegar.
 
En
 
la
 
casa
 
esperaban
 
los
 
niños,
 
y
 
también
 
los
 
abuelos
 
de
 
los
 
niños,
 
‘si
 
las
 
cosas
 
no
 
funcionaron
 
regrésate
 
a
 
la
 
casa,
 
nunca
 
te
 
cerraremos
 
las
 
puertas
 
y
 
si
 
podemos
 
ayudarte
 
en
 
algo,
 
lo
 
haremos
 
por
 
ti
 
y
 
nuestros
 
nietos’.
 
La
 
balanza
 
cruel
 
de
 
la
 
tarde
 
ponía
 
en
 
brazos
 
distintos
 
la
 
sonrisa
 
y
 
la
 
mirada
 
esperanzada
 
de
 
los
 
niños,
 
y
 
la
 
mirada
 
profunda
 
y
 
callada
 
de
 
los
 
abuelos.
 
Tampoco
 
fue
 
fácil
 
acostumbrarse
 
a
 
la
 
cama
 
enorme
 
y
 
vacía
 
ni
 
baño
 
solitario,
 
a
 
las
 
tardes
 
de
 
cine
 
con
 
los
 
niños
 
y
 
a
 
cuidarlos
 
mientras
 
manejaba
 
y
 
hacía
 
malabares
 
para
 
no
 
estrellarse
 
en
 
un
 
semáforo
 
mientras
 
la
 
niña
 
 jugaba
 
a
 
golpear
 
al
 
niño,
 
o
 
cuando
 
el
 
niño
 
respondía
 
a
 
dentelladas
 
sobre
 
el
 
brazo
 
de
 
su
 
hermana.
 
Fue
 
a
 
principios
 
de
 
mayo
 
cuando
 
supo
 
que
 
volvería
 
a
 
verlo,
 
sólo
 
por
 
necesidad.
 
Su
 
firma
 
era
 
indispensable
 
para
 
realizar
 
los
 
trámites
 
de
 
pasaportes
 
y
 
visas,
 
y
 
también
 
su
 
presencia
 
como
 
padre
 
biológico
 
era
 
requerida
 
por
 
el
 
gobierno
 
de
 
los
 
dos
 
países.
 
Así 
 
que
 
cuando
 
habló
 
con
 
él
 
recibió
 
una
 
excusa
 
débil
 
de
 
trabajo
 
y
 
ocupaciones.
 
En
 
su
 
voz,
 
conocida
 
a
 
la
 
perfección,
 
advirtió
 
de
 
inmediato
 
la
 
negación
 
y
 
lo
 
encubierto,
 
no
 
había
 
compromisos,
 
no
 
había
 
trabajos
 
ni
 
horas
 
extras.
 
Alguien
 
más
 
llegó
 
a
 
su
 
vida,
 
‘ojalá
 
el
 
bastardo
 
no
 
se
 
atreva
 
a
 
llevarla
 
a
 
la
 
oficina
 
de
 
migración’.
 
No
 
la
 
llevó,
 
pero
 
la
 
humilló
 
elegantemente
 
al
 
cubrir
 
sólo
 
los
 
gastos
 
de
 
notarios
 
y
 
papeles
 
firmados,
 
el
 
coste
 
del
 
trámite
 
lo
 
tuvo
 
que
 
pagarlo
 
ella.
 
‘Tú
 
eres
 
la
 
interesada,
 
hazte
 
cargo
 
de
 
ello’.
 
Platicando
 
con
 
la
 
abuela
 
se
 
quejó
 
de
 
lo
 
cansada
 
que
 
era
 
aquella
 
situación.
 
Buscarlo
 
y
 
encontrarlo
 
a
 
medias,
 
o
 
buscarlo
 
y
 
de
 
plano
 
no
 
encontrarlo.
 
Pero
 
sería
 
peor
 
si
 
al
 
buscarlo
 
tuviera
 
que
 
verlo
 
abrazando
 
a
 
otra,
 
besando
 
a
 
otra,
 
ésa
 
que
 
se
 
había
 
colado
 
sin
 
saber
 
cuándo
 
entre
 
ellos,
 
y
 
que
 
terminó
 
quedándose
 
con
 
él.
 
La
 
televisión
 
ocupaba
 
el
 
lugar
 
principal
 
en
 
la
 
sala,
 
frente
 
a
 
la
 
cocina.
 
Tardes
 
enteras
 
veían
 
cualquier
 
cosa
 
que
 
programara
 
el
 
Nickelodeon
 
o
 
el
 
Cartoonnetwork,
 
la
 
niña
 
estaba
 
por
 
salir
 
del
 
 jardín
 
de
 
niños
 
y
 
comenzar
 
a
 
estudiar
 
la
 
primaria,
 
y
 
el
 
niño
 
aún
 
se
 
quedaba
 
en
 
la
 
guardería
 
por
 
la
 
mañana,
 
hasta
 
que
 
el
 
abuelo
 
o
 
la
 
abuela
 
iban
 
a
 
recogerlo.
 
‘Ni
 
siquiera
 
te
 
importó
 
volver
 
a
 
verlos’
 
repetía
 
en
 
silencio
 
mientras
 
los
 
niños
 
corrían
 
alrededor
 
del
 
sillón
 
individual,
 
 jugando
 
a
 
perseguirse,
 
alcanzarse
 
y
 
hacerse
 
cosquillas.
 
‘Tengo
 
a
 
mis
 
hijos’
 
repetía
 
como
 
un
 
conjuro
 
por
 
la
 
noche
 
al
 
mirarse
 
en
 
el
 
espejo,
 
mientras
 
peinaba
 
lentamente
 
el
 
cabello
 
que
 
apenas
 
sentía
 
resbalar
 
por
 
sus
 
hombros.
 
‘Tengo
 
a
 
mis
 
hijos
 
y
 
no
 
necesito
 
nada
 
más’.
 
Sus
 
ojos
 
y
 
sus
 
labios
 
confesaban
 
otra
 
cosa,
 
su
 
frente
 
amplia
 
y
 
sin
 
arrugas,
 
los
 
pómulos
 
firmes
 
y
 
las
 
cejas
 
bien
 
delineadas
 
eran
 
pretextos
 
para
 
detenerse
 
un
 
poco
 
y
 
mirarse
 
 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
26
despacio
miradas
 
interminables
antes
 
de
 
ir
 
a
 
la
 
cama.
 
Perdió
 
la
 
costumbre
 
de
 
acomodar
 
sábanas
 
y
 
almohadas,
 
la
 
cama
 
sólo
 
servía
 
para
 
dormir,
 
y
 
sólo
 
sus
 
hijos
 
entraban
 
a
 
su
 
cuarto,
 
ni
 
sus
 
hermanos
 
ni
 
sus
 
padres
 
habían
 
puesto
 
 jamás
 
un
 
pie
 
en
 
el.
 
La
 
tarde
 
del
 
consulado
 
 jamás
 
podría
 
olvidarla.
 
No
 
llegó
 
con
 
la
 
otra,
 
ni
 
siquiera
 
la
 
mencionó.
 
Cuando
 
los
 
niños
 
vieron
 
su
 
papá
 
se
 
acercaba
 
al
 
carro
 
gritaron
 
en
 
coro
 
‘papi,
 
papi’,
 
pero
 
él
 
se
 
dirigió
 
inmediatamente
 
a
 
la
 
ventanilla
 
del
 
conductor.
 
‘No
 
tengo
 
tu
 
tiempo,
 
así 
 
que
 
démonos
 
prisa,
 
lo
 
que
 
menos
 
quiero
 
es
 
que
 
estos
 
cabrones
 
del
 
departamento
 
de
 
migración
 
me
 
tengan
 
esperando
 
como
 
su
 
pendejo’.
 
El
 
abuelo
 
sintió
 
que
 
la
 
sangre
 
se
 
agolpaba
 
en
 
su
 
rostro,
 
la
 
abuela
 
guardó
 
silencio
 
y
 
trató
 
de
 
calmar
 
el
 
ánimo
 
de
 
los
 
niños.
 
‘No
 
mis
 
niños,
 
su
 
papá
 
sí 
 
los
 
quiere,
 
lo
 
que
 
pasó
 
es
 
que
 
no
 
pudo
 
verlos
 
sentados
 
aquí 
 
atrás
 
y
 
tiene
 
prisa.
 
Ya
 
los
 
irá
 
a
 
visitar
 
después
 
a
 
la
 
casa’.
 
Que
 
a
 
ella
 
la
 
ignorara
 
era
 
lo
 
menos
 
que
 
esperaba,
 
pero
 
no
 
que
 
a
 
los
 
niños
 
los
 
hiciera
 
a
 
un
 
lado
 
actuando
 
como
 
si
 
no
 
existieran.
 
‘Está
 
enojado,
 
hija,
 
por
 
eso
 
te
 
da
 
donde
 
más
 
te
 
duele’
 
le
 
dijo
 
la
 
abuela
 
por
 
la
 
noche.
 
Al
 
terminar
 
de
 
peinarse
 
destapó
 
uno
 
por
 
uno
 
los
 
tubos
 
de
 
cremas
 
y
 
maquillajes.
 
Con
 
cuidado
 
se
 
aplicó
 
la
 
mascarilla
 
sobre
 
el
 
rostro,
 
después
 
un
 
tratamiento
 
para
 
los
 
ojos
 
y
 
para
 
el
 
rictus.
 
Claro
 
que
 
no.
 
No
 
había
 
llorado
 
antes
 
por
 
él,
 
tampoco
 
lloraría
 
esta
 
noche
 
ni
 
por
 
él
 
ni
 
por
 
nadie.
 
No
 
podía
 
darse
 
el
 
lujo
 
de
 
llorar.
 
Entrecerrando
 
los
 
ojos
 
pasó
 
un
 
algodón
 
humedecido
 
en
 
loción
 
astringente
 
por
 
los
 
párpados,
 
y
 
limpió
 
los
 
residuos
 
del
 
maquillaje.
 
Su
 
rostro
 
 joven,
 
piel
 
de
 
durazno
 
resurgió
 
en
 
el
 
fondo
 
del
 
espejo.
 
Sus
 
ojos
 
no
 
habían
 
dejado
 
de
 
brillar,
 
pero
 
eran
 
ojos
 
que
 
no
 
miraban
 
a
 
nadie,
 
ni
 
querían
 
ver
 
a
 
nadie.
 
Deslizando
 
poco
 
a
 
poco
 
la
 
bata
 
para
 
dormir
 
fue
 
acercándose
 
a
 
la
 
cama.
 
Al
 
llegar
 
al
 
pie
 
la
 
dejó
 
caer
 
por
 
completo,
 
y
 
un
 
suspiro
 
involuntario
 
le
 
brotó
 
de
 
alguna
 
parte
 
del
 
pecho.
 
Ante
 
sí,
 
una
 
cama
 
vacía,
 
dos
 
almohadas,
 
las
 
sábanas
 
limpias
 
pero
 
sin
 
doblar.
 
Al
 
recostarse
 
en
 
el
 
lecho
 
quiso
 
dormir
 
por
 
siempre,
 
no
 
despertar
 
 jamás.
 
No
 
lloraba,
 
pero
 
le
 
dolían
 
sus
 
hijos.
 
Y
 
aunque
 
no
 
quería,
 
también
 
le
 
dolía
 
él.
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->