Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Francisco Arriaga - CTLLL - V Líquido

Francisco Arriaga - CTLLL - V Líquido

Ratings: (0)|Views: 0 |Likes:
Published by Francisco Arriaga
Cuando termine la lluvia.

Cuentario.

V: Líquido

Francisco Arriaga.
Cuando termine la lluvia.

Cuentario.

V: Líquido

Francisco Arriaga.

More info:

Published by: Francisco Arriaga on Sep 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/09/2010

pdf

text

original

 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
36
Líquido
 
…el 
 
agua,
 
inocencia
 
de
 
la
 
naturaleza…
 
Heredia
 
Durmió
 
siete
 
horas.
 
Al
 
despertar
 
sintió
 
el
 
descanso
 
que
 
adormece
 
cálidamente
 
músculos
 
y
 
nervios,
 
aunque
 
el
 
dolor
 
en
 
el
 
pecho
 
y
 
la
 
sensación
 
de
 
tener
 
una
 
pelota
 
de
 
lana
 
atorada
 
en
 
la
 
garganta
 
no
 
pudieron
 
desaparecer
 
por
 
completo.
 
El
 
doctor
 
fue
 
claro
 
y
 
explícito,
 
sus
 
riñones
 
estaban
 
mal,
 
y
 
además
 
de
 
la
 
pancreatitis
 
el
 
hígado
 
estaba
 
en
 
las
 
últimas.
 
‘Es
 
un
 
milagro
 
que
 
pueda
 
seguir
 
manteniéndose
 
de
 
pie,
 
cualquier
 
otra
 
persona
 
estaría
 
guardando
 
cama
 
y
 
reposo’
 
comentó
 
el
 
médico,
 
intrigado
 
también
 
por
 
la
 
ausencia
 
de
 
síntomas
 
externos,
 
el
 
color
 
amarillento
 
que
 
la
 
piel
 
de
 
su
 
paciente
 
no
 
tenía,
 
o
 
la
 
claridad
 
de
 
las
 
órbitas
 
oculares
 
que
 
tampoco
 
debería
 
mostrar.
 
Intentó
 
no
 
pensar
 
en
 
eso
 
a
 
la
 
hora
 
del
 
desayuno
 
aunque
 
el
 
escenario
 
cargado
 
de
 
agujas,
 
monitores
 
parpadeantes,
 
y
 
sobre
 
todo
 
la
 
imagen
 
del
 
bisturí 
 
abriéndolo
 
en
 
canal
 
era
 
muy
 
fuerte
 
y
 
no
 
pudo
 
quitársela
 
ni
 
al
 
llegar
 
al
 
trabajo.
 
Para
 
colmo
 
de
 
males,
 
su
 
tarjeta
 
había
 
sido
 
movida
 
de
 
lugar:
 
el
 
reloj
 
chocador
 
no
 
detuvo
 
su
 
danza
 
y
 
siguió
 
con
 
su
 
tic
tac
 
mientras
 
realizaba
 
la
 
búsqueda
 
por
 
los
 
cuatro
 
tarjeteros,
 
detrás
 
de
 
cada
 
una
 
de
 
las
 
tarjetas
 
de
 
sus
 
compañeros.
 
Se
 
dijo
 
que
 
era
 
el
 
estrés,
 
una
 
pequeña
 
gota
 
salina
 
recorrió
 
su
 
frente,
 
y
 
fue
 
a
 
desplomarse
 
a
 
lo
 
largo
 
de
 
la
 
nariz,
 
culminando
 
en
 
una
 
gota
 
minúscula
 
que
 
se
 
extendió
 
sobre
 
el
 
labio
 
superior.
 
Al
 
encontrar
 
la
 
tarjeta
 
instintivamente
 
se
 
pasó
 
el
 
antebrazo
 
por
 
la
 
boca,
 
y
 
con
 
la
 
camisa
 
recién
 
planchada
 
se
 
limpió
 
buscando
 
librarse
 
de
 
aquella
 
sensación
 
de
 
humedad
 
incómoda,
 
que
 
de
 
todos
 
modos
 
dejó
 
una
 
huella
 
oscura
 
en
 
la
 
manga
 
izquierda
 
de
 
su
 
camisa.
 
Ya
 
en
 
su
 
cubículo,
 
en
 
el
 
monitor
 
apareció
 
el
 
mensaje
 
de
 
bienvenida,
 
y
 
un
 
par
 
de
 
campos
 
vacíos
 
dentro
 
de
 
un
 
formulario
 
que
 
restringía
 
el
 
acceso
 
a
 
la
 
computadora.
 
Tecleó
 
sus
 
datos
 
sin
 
ganas
 
y
 
sin
 
prisas
 
de
 
un
 
solo
 
tirón.
 
En
 
ese
 
momento
 
pudo
 
constatar
 
que
 
sí,
 
estaba
 
sudando
 
como
 
endemoniado,
 
y
 
estaba
 
empapado
 
casi
 
por
 
completo.
 
Como
 
pudo
 
se
 
acomodó
 
la
 
camisa
 
para
 
mancharla
 
menos,
 
aunque
 
ya
 
el
 
agua
 
había
 
dejado
 
su
 
huella
 
en
 
el
 
respaldo
 
del
 
sillón
 
giratorio.
 
Se
 
levantó
 
de
 
un
 
golpe
 
y
 
fue
 
al
 
sanitario,
 
esperando
 
encontrar
 
unas
 
toallas
 
de
 
papel
 
y
 
con
 
ellas
 
limpiarse
 
la
 
frente,
 
que
 
dejaba
 
ver
 
una
 
capa
 
traslúcida
 
de
 
líquido
 
salino.
 
‘Demasiado
 
sudor,
 
necesito
 
calmarme.
 
No
 
es
 
para
 
tanto,
 
el
 
doctor
 
no
 
me
 
dijo
 
que
 
me
 
quedaran
 
sólo
 
meses
 
de
 
vida.
 
No
 
estoy
 
desahuciado’.
 
 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
37
Regresó
 
a
 
su
 
lugar
 
y
 
comenzó
 
a
 
teclear
 
los
 
reportes
 
que
 
le
 
pidiera
 
el
 
 jefe
 
de
 
sección
 
un
 
día
 
antes.
 
Serían
 
las
 
once
 
de
 
la
 
mañana
 
cuando
 
el
 
mismo
 
 jefe
 
le
 
ordenó
 
que
 
dejara
 
su
 
lugar
 
de
 
trabajo,
 
‘Martínez,
 
vaya
 
al
 
médico
 
para
 
que
 
lo
 
valoren.
 
Después
 
regresa
 
y
 
dependiendo
 
de
 
los
 
resultados
 
si
 
es
 
necesario
 
yo
 
mismo
 
le
 
autorizo
 
la
 
incapacidad’.
 
No
 
había
 
más
 
por
 
hacer.
 
Se
 
levantó
 
y
 
la
 
sensación
 
de
 
ahogo
 
que
 
sintió
 
en
 
la
 
mañana
 
seguía
 
allí.
 
Nada
 
almorzó,
 
no
 
tenía
 
sed
 
y
 
tampoco
 
hambre;
 
trató
 
de
 
consolarse
 
pensando
 
que
 
de
 
cualquier
 
modo
 
no
 
hubiera
 
podido
 
pasar
 
bocado,
 
ni
 
siquiera
 
un
 
trago
 
de
 
agua.
 
Al
 
llegar
 
al
 
estacionamiento
 
abrió
 
la
 
puerta
 
del
 
coche
 
siguiendo
 
la
 
parafernalia
 
de
 
siempre.
 
Subió
 
al
 
asiento
 
y
 
al
 
prepararse
 
para
 
colocar
 
los
 
pies
 
según
 
los
 
distintos
 
pedales
 
 –inconveniencias
 
de
 
los
 
modelos
 
de
 
transmisión
 
‘estándar’
,
 
sintió
 
que
 
dos
 
chorros
 
de
 
agua
 
salían
 
de
 
los
 
zapatos.
 
‘Chingado,
 
nomás
 
esto
 
faltaba’.
 
Al
 
deshacer
 
los
 
nudos
 
y
 
soltar
 
las
 
agujetas
 
pudo
 
oler
 
el
 
agua,
 
que
 
no
 
tenía
 
residuos
 
de
 
su
 
olor
 
propio:
 
el
 
agua
 
que
 
llenaba
 
los
 
zapatos
 
no
 
tenía
 
olor
 
a
 
pies.
 
Pensó
 
que
 
era
 
una
 
broma,
 
alguien
 
había
 
mojado
 
el
 
tapete,
 
o
 
quizá
 
él
 
mismo
 
dejó
 
toda
 
la
 
noche
 
los
 
vidrios
 
bajos
 
y
 
el
 
sereno
 
se
 
encargó
 
de
 
mojar
 
tapetes
 
y
 
asientos.
 
Pero
 
no
 
era
 
eso,
 
vio
 
inmediatamente
 
que
 
sobre
 
los
 
tapetes
 
sólo
 
aparecían
 
las
 
huellas
 
negras
 
y
 
bien
 
delineadas
 
de
 
sus
 
zapatos,
 
al
 
igual
 
que
 
en
 
el
 
respaldo
 
del
 
asiento
 
del
 
auto
 
el
 
agua
 
había
 
comenzado
 
a
 
formar
 
la
 
figura
 
de
 
un
 
murciélago,
 
 justo
 
a
 
la
 
altura
 
de
 
los
 
omóplatos.
 
Avanzó
 
lentamente,
 
no
 
había
 
tráfico
 
a
 
esa
 
hora
 
pero
 
el
 
sudor
 
escurriendo
 
por
 
los
 
párpados
 
le
 
nublaba
 
frecuentemente
 
la
 
vista,
 
era
 
como
 
si
 
hubiese
 
neblina
 
cerrada
 
sobre
 
la
 
ciudad.
 
‘Necesito
 
detenerme,
 
necesito
 
serenarme,
 
los
 
exámenes
 
son
 
mañana
 
y
 
mañana
 
necesito
 
estar
 
bien’.
 
Se
 
detuvo
 
a
 
un
 
costado
 
de
 
la
 
carretera,
 
precisamente
 
sobre
 
el
 
acotamiento.
 
A
 
los
 
pocos
 
minutos
 
un
 
agente
 
de
 
tránsito
 
estaba
 
levantándole
 
una
 
infracción.
 
‘No
 
me
 
lo
 
llevo
 
nomás
 
porque
 
veo
 
que
 
necesita
 
ver
 
al
 
médico,
 
si
 
nó,
 
olvídese,
 
derechito
 
p’al
 
corralón’.
 
‘Carajo’,
 
pensó
 
al
 
ver
 
su
 
imagen
 
en
 
el
 
espejo
 
retrovisor,
 
no
 
había
 
absolutamente
 
ningún
 
lugar
 
ni
 
espacio
 
seco
 
en
 
todo
 
su
 
rostro,
 
húmedo
 
cual
 
si
 
acabara
 
de
 
bañarse.
 
La
 
camisa
 
ya
 
completamente
 
pegada
 
a
 
la
 
piel
 
entorpecía
 
más
 
sus
 
movimientos,
 
era
 
mediodía
 
cuando
 
llegó
 
al
 
estacionamiento
 
de
 
su
 
casa.
 
Ni
 
vecinos
 
ni
 
curiosos
 
en
 
la
 
calle,
 
faltaba
 
poco
 
para
 
la
 
hora
 
de
 
salida
 
de
 
las
 
escuelas,
 
y
 
hasta
 
entonces
 
nadie
 
asomaría
 
las
 
narices
 
fuera
 
de
 
casa,
 
el
 
maldito
 
calor
 
persuadía
 
a
 
cualquiera.
 
Desistió
 
de
 
bajar
 
las
 
carpetas
 
con
 
documentos
 
y
 
llevarlas
 
consigo,
 
al
 
poner
 
sobre
 
ellas
 
sus
 
manos
 
sendas
 
marcas
 
de
 
agua
 
aparecieron,
 
y
 
extendiéndose
 
por
 
el
 
papel
 
dejaron
 
una
 
hendidura
 
ondulada,
 
molde
 
exacto
 
de
 
sus
 
palmas.
 
Hizo
 
un
 
esfuerzo
 
sobrehumano
 
para
 
que
 
las
 
llaves
 
no
 
 
Francisco
 
Arriaga
 
 –
 
Cuando
 
termine
 
la
 
lluvia
 
Francisco
 
Arriaga.
 
©
 
Todos
 
los
 
derechos
 
reservados.
 
38
resbalaran
 
y
 
se
 
le
 
cayeran
 
al
 
piso.
 
Decidió
 
quitarse
 
los
 
zapatos
 
al
 
subir
 
la
 
escalera,
 
nunca
 
el
 
tramo
 
de
 
catorce
 
escalones
 
le
 
pareció
 
tan
 
largo
 
y
 
desesperante.
 
Sobre
 
el
 
suelo
 
fue
 
dejando
 
la
 
huella
 
húmeda
 
de
 
sus
 
pies,
 
al
 
detenerse
 
frente
 
a
 
la
 
puerta
 
y
 
hacer
 
el
 
intento
 
de
 
abrir
 
la
 
cerradura
 
no
 
tuvo
 
problemas,
 
las
 
llaves
 
empapadas
 
en
 
sudor
 
se
 
insertaron
 
inmediatamente
 
en
 
la
 
chapa,
 
donde
 
giraron
 
sin
 
ningún
 
contratiempo.
 
Un
 
charco
 
cristalino
 
y
 
oscuro
 
en
 
el
 
piso
 
reflejaba
 
su
 
imagen,
 
invirtiéndola,
 
‘pinche
 
madre,
 
la
 
gente
 
va
 
a
 
creer
 
que
 
me
 
oriné
 
aquí 
 
mismo,
 
frente
 
a
 
la
 
puerta’.
 
Decidió
 
tomar
 
una
 
ducha,
 
la
 
cita
 
con
 
el
 
médico
 
era
 
hasta
 
las
 
seis
 
de
 
la
 
tarde.
 
Al
 
abrir
 
las
 
llaves
 
de
 
la
 
regadera
 
fue
 
modulando
 
el
 
chorro
 
hasta
 
dejar
 
tibia
 
la
 
temperatura.
 
Así 
 
estuvo
 
varios
 
minutos,
 
sintió
 
deseos
 
de
 
quedarse
 
toda
 
la
 
tarde
 
allí,
 
bajo
 
el
 
chorro
 
constante
 
del
 
agua,
 
y
 
no
 
salir
 
de
 
casa
 
nunca
 
más.
 
Después
 
de
 
usar
 
cuatro
 
toallas
 
se
 
dio
 
por
 
vencido,
 
seguía
 
sudando
 
sin
 
poder
 
parar.
 
El
 
hambre
 
y
 
la
 
sed
 
no
 
regresaban,
 
en
 
el
 
estómago
 
tenía
 
la
 
misma
 
sensación
 
de
 
saciedad
 
que
 
sentía
 
al
 
ir
 
a
 
cenar
 
con
 
los
 
compañeros
 
de
 
oficina,
 
o
 
al
 
ir
 
a
 
las
 
fiestas
 
que
 
hacían
 
con
 
cualquier
 
motivo
 
absurdo:
 
el
 
catorce
 
de
 
febrero,
 
el
 
día
 
de
 
san
 
Patricio,
 
el
 
día
 
de
 
la
 
secretaria.
 
Pensó
 
llamarla,
 
decirle
 
lo
 
que
 
estaba
 
pasando.
 
Se
 
arrepintió
 
al
 
instante.
 
‘Lo
 
que
 
menos
 
necesito
 
es
 
una
 
mujer
 
que
 
esté
 
por
 
compasión
 
a
 
mi
 
lado,
 
si
 
aguantaste
 
diez
 
años,
 
pues
 
aguanta
 
esta
 
semana
 
de
 
análisis
 
 
solito,
 
cabrón’.
 
Se
 
vistió
 
con
 
ropa
 
sport.
 
Un
 
short
 
de
 
natación
 
y
 
una
 
camiseta
 
abierta
 
de
 
tirantes.
 
Así 
 
recorrió
 
su
 
casa
 
desde
 
su
 
habitación
 
hasta
 
el
 
patio,
 
donde
 
el
 
trapeador
 
empolvado
 
mantenía
 
su
 
figura
 
tiesa
 
y
 
reseca.
 
No
 
pudo
 
recordar
 
cuándo
 
fue
 
la
 
última
 
vez
 
que
 
lo
 
había
 
usado.
 
Hizo
 
el
 
intento
 
de
 
limpiar
 
el
 
agua
el
 
líquido
 
aquel
:
 
en
 
dos
 
cubetas
 
plásticas
 
donde
 
antaño
 
hubiera
 
pintura
 
iba
 
vertiéndolo
 
y
 
vio
 
con
 
asombro
 
cómo
 
se
 
llenaban
 
poco
 
a
 
poco
 
hasta
 
llegar
 
a
 
los
 
bordes.
 
‘Es
 
imposible,
 
ya
 
me
 
hubiera
 
deshidratado
 
por
 
completo,
 
no
 
he
 
tomado
 
agua
 
en
 
nueve
 
horas
 
y
 
sigo
 
sudando’.
 
La
 
desesperación
 
no
 
tardó
 
mucho
 
en
 
llegar,
 
su
 
intento
 
de
 
hablar
 
por
 
teléfono
 
con
 
el
 
médico
 
resultó
 
frustrado
 
por
 
el
 
líquido
 
que
 
brotaba
 
gota
 
por
 
gota
 
de
 
cada
 
poro
 
de
 
su
 
piel.
 
El
 
teléfono
 
se
 
estropeó,
 
al
 
igual
 
que
 
su
 
teléfono
 
celular.
 
Y
 
por
 
primera
 
vez
 
sintió
 
miedo,
 
supo
 
que
 
estaba
 
atrapado
 
por
 
algo
 
contra
 
lo
 
que
 
no
 
podía
 
luchar
 
ni
 
defenderse.
 
‘Necesito
 
tranquilizarme
 
y
 
salir
 
de
 
aquí,
 
rápido,
 
antes
 
de
 
que
 
sea
 
demasiado
 
tarde,
 
aún
 
hay
 
tiempo,
 
necesito
 
que
 
el
 
doctor
 
me
 
revise
 
de
 
nuevo’.
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->