Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las bondades del silencio o el grado cero de la escultura

Las bondades del silencio o el grado cero de la escultura

Ratings: (0)|Views: 39|Likes:
Published by juanmolina
Introducción al catálogo Cristina Garza. Las bondades del silencio. Museo Metropolitano de Monterrey, 2009
Introducción al catálogo Cristina Garza. Las bondades del silencio. Museo Metropolitano de Monterrey, 2009

More info:

Published by: juanmolina on Sep 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/30/2013

pdf

text

original

 
Cristina Garza: las bondades del silencio o el grado cero de la escultura
Would not the future artist be he who expressed throughan eternal silence an immense painting possessing no dimension?Yves Klein1-Objetos lacónicosLa obra de Cristina Garza me recuerda las bondades del silencio. Todo su trabajoescultórico está basado en la serenidad y el equilibrio. Y estos efectos dotan a sus esculturasde una presencia apacible y sobria. A pesar de toda su riqueza de sentidos, éstas son obrasmuy mesuradas y que no abusan de la componente discursiva. Me gusta percibirlas comoobjetos lacónicos y cada día más cercanos a una experiencia íntima de lo estético.Es cierto que gran parte de su obra está concentrada en las posibilidades de la esculturacomo signo de algo físico; pero lo que da el tono personal a su trabajo es la manera en quesabe concentrarse en las posibilidades de la escultura como signo de algo espiritual. Cadaopción pudiera llegar a determinar
 – 
de radicalizarse- un modelo de representacióndiferente; sobre todo en lo que tiene que ver con las referencias asociadas al signo, y por laconexión de esas referencias con determinados campos de la experiencia cognoscitiva y, enconsecuencia, con cierto campo de interacción simbólica con lo real.Ambas experiencias están unidas por el eje de la metáfora, bien en los casos en que lametáfora se sostiene sobre asociaciones referenciales que se mantienen dentro de laestructura de la obra, otorgándole cierta autosuficiencia (como si los referentes seresistieran a desprenderse del núcleo semántico de cada obra y del núcleo objetivo de cada
 
pieza) o bien en los casos en que la metáfora abre ese campo semántico y la obra pasa aenfatizar su referencia a elementos ausentes, a fenómenos externos a la pieza, haciendo másevidente la subjetividad del significado.Casi siempre estas opciones vienen combinadas. Podemos tomar al azar cualquiera de laspiezas realizadas en los últimos años y comprobar que desde el título ya se está señalandoun elemento referencial externo a la obra (unas montañas, en
 Los Cerros
, o un paisaje en
 Montaña con estrellas
, o el fluir del agua, en
 Río
, por poner varios ejemplos). Estareferencia que se propone desde el título, encuentra (o, al menos, busca) una justificaciónen la forma. Ése es el mecanismo básico en que se sostiene la metáfora visual. Pero ademásdel énfasis en la forma, esas esculturas siguen enunciándose a sí mismas como objetos, y enello influye el hecho de que también hay un énfasis en la materia. En la obra de CristinaGarza la materia se exhibe también como valor, en la medida en que se exhibe comodestino y como objeto de lo estético. Y también en la medida en que se exhibe comomateria elaborada y como manufactura.La combinación de todos estos factores contribuye a que cada obra se establezca sobre unsólido eje de relaciones entre significante-significado. De ahí que el acto de interpretar seconvierta en parte sustancial de la experiencia estética y en una clave para la relación obra-espectador. La evolución de la obra de Cristina Garza, durante los últimos años, se constatamás en el hecho de que la experiencia de lectura de la escultura se ha venido mezclandocon la importancia otorgada a una experiencia de la escultura como presencia. Es decir, elénfasis en el aspecto espiritual ha venido decidiendo que la presencia de la obra tenga unvalor
 per se
, para determinar el impacto en el espectador, independientemente de susignificado. O tal vez deberíamos decir, que su significado ya no se puede separar de eseimpacto que tiene la presencia.
 
 2-La presenciaEsta idea de presencia, que aquí he tratado de plantear de manera tan sencilla, se complicase la vemos a la luz de una discusión sobre lo ontológico de la obra de arte. En sus glosasde Deleuze, Jorge Brioso nos rec
uerda que “Lo primero que aprendemos delacontecimiento es su negación del sentido, de la dirección, y de la presencia.”
1
Hasta aquí puedo seguir jugando con la idea de que las esculturas de Cristina Garza se refugian en lapresencia. Y puedo sugerir incluso que se resisten a acontecer. Es decir, se resisten a pasar,se resisten a cruzar un umbral de tiempo y espacio con la promesa de un futuro o undestino. Y sin embargo, es cierto que toda presencia es efímera. Y en tal sentido, laexperiencia del objeto como objeto estético o como objeto de lo estético, es fugaz. Es decir,la presencia de esas esculturas es casi fantasmal, como algo que se percibe con el rabillo delojo. Los pedazos de madera pueden estar ante nuestros ojos durante un largo tiempo, peroese universo imaginario e intangible que es lo estético, sólo pasa eventualmente entre lamadera y nosotros.
En ese sentido acepto la idea de que “toda obra de arte que merezca este nombre suponeuna crítica sobre el propio concepto de presencia.” Pero sola
mente en la medida en que lacrítica no presupone la anulación. Una crítica del concepto de presencia, en un caso comoéste, implicaría, más que nada, la posibilidad de estacionarse en la paradoja. Y, si se mepermite la paráfrasis, toda obra de arte que se precie de serlo, reside en la paradoja. Elmismo Brioso llama la atención sobre el supuesto de que la obra de arte parece vivir en un
1
Ésta y las siguientes citas del texto de Brioso se refieren a: Jorge Brioso. Lógica del sentido. Serie I y SerieII. En La Habana Elegante. Revista digital. Número 39. Otoño de 2007.http://www.habanaelegante.com/Fall2007/Dicha.html 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->