Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Apuntes metodológicos para una historia local del Bicentenario en Atacama

Apuntes metodológicos para una historia local del Bicentenario en Atacama

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 35 |Likes:
Published by museoatacama
Apuntes Metodologicos Para una Historia Local del Bicentenario
Apuntes Metodologicos Para una Historia Local del Bicentenario

More info:

Published by: museoatacama on Sep 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/28/2010

pdf

text

original

Apuntes metodológicos para una historia local del Bicentenario en Atacama.
Por José Miguel Lagos H.

En la hist oriografía act ual, lo local ha emergido como un rasgo de época. El paradigma ha transitado desde una historia cuantitativa a una cualitativa, desde una historia de los grandes t emas (polít icos, económicos, sociales) hacia una visión cult ural y relat ivist a, en fin, desde lo macro hacia lo micro. Si las Ciencias Sociales del pasado se han ocupado de realizar “ ejercicios de t raducción”1, los hist oriadores cult urales de las últ imas décadas han caído en la cuent a que cada realidad es única e incomparable, puest o que cada una de ellas posee caract eríst icas y variables que le son propias. Por lo demás, las últ imas décadas han sido testigos de una multiplicación de objetos de estudio dentro de la ciencia hist órica, product o t al vez del proceso de descolonización o el ascenso de loper i f ér i co y

marginal, lo que ha desencadenado un descent ralización de las áreas de int erés, de los
act ores sociales y, por ciert o, de quienes invest igan el pasado.

Dicho lo anterior, nos preguntamos aquí ¿de qué manera podemos, desde la disciplina hist órica, acercarnos al t ema del Bicent enario en nuest ra Región de At acama? En primer lugar, debemos consignar que la celebración del Bicent enario es un event o compart ido no solo por todos los chilenos, sino también por una importante porción de Latinoamérica, por cuant o el proceso de Independencia iniciado hacia 1810 no es exclusivo de Chile, sino que pert enece t ambién a México, Argent ina, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela.

En segundo lugar, y siguiendo lo ant erior, al abordar el Bicent enario desde la experiencia local o regional estamos cayendo en una suert e de contradicción epistemológica, una aporía disciplinaria. La razón es muy sencilla: mient ras que la celebración de 200 años de la nación es un hecho macro, nacional e incluso int ernacional, nuest ro acercamient o a ella desde lo local o regional es una const rucción micro. En efect o, la hist oria local y regional posee un tiempo propio. Est o no significa que no se insert e en el t iempo cronológico que gobierna a t odos los seres humanos, pero el t iempo que le es propio posee ot ro rit mo, ot ra densidad respect o del t iempo nacional. Est o se mat erializa en est e caso a t ravés de las celebraciones del Bicent enario que se llevan a cabo a lo largo de t odo el país, en los cuales los símbolos dechi l eni dad se van manifestando con las formas más variadas, aunque todas ellas respondan a uni magi nar i o patriótico bien específico. En ambos niveles, el nacional y el local, los acontecimientos se viven en forma distinta y, por consiguient e, la hist oria que se const ruye es t ambién diversa.

1 Este concepto ha sido utilizado por Clifford Geertz, a propósito del acercamiento a un objeto de estudio
que pueda ser ent endido y comparado con otros. En el mismo sentido Oct avio Paz menciona el concept o
ejercicio de t ransposición” , est o es, el traslado de un objeto a diferentes lenguajes.

En tercer lugar, un acontecimiento como la Emancipación nacional suscita sentimientos patrióticos en gran parte de nuestro país. Pero no en lat ot al i dad del país. Dentro del universo propio que es lal ocal i dad, es muy posible que para algunas comunidades el Bicentenario sea un símbolo que no tiene ninguna significación particular, ni menos provoque un sent imient o de pat riot ismo (en algunos casos, ocurre t odo lo cont rario).

La Independencia de Chile fue un proceso que no se consolidó en 1810, con la Primera Junt a de Gobierno, aunque ese acont ecimient o t iene la import ancia de ser el primer paso para la emancipación; es fecha más certera 1818, con la victoria definitiva de la causa patriota2, aunque muchos pensadores concuerdan en que el colonialismo se prolonga incluso hast a nuest ros días, con lo cual t oda celebración de est a índole sería algo baladí.

Sin ent rar en mayores det alles al respect o, result a int eresant e const at ar que la nación no surge en forma espontánea en los jóvenes países, sino que resulta de la construcción deliberada de la élite político-intelectual de la época. Y desde el mismísimo origen de estas entidades político-culturales, se ha buscado aquello de original e identitario3. En efect o, la const rucción de la nación surge de un esfuerzo conscient e llevado a cabo por un grupo social específico, la élit e capit alina4.

¿Qué pasaba en Copiapó en aquellos años? Con aproximadamente 8 mil habitantes, y luego de haber sufrido t erremot os e inundaciones, Copiapó se insert a dent ro de la hist oria nacional con fuerza gracias al descubrimient o del mineral de Chañarcillo, gracias a cuya riqueza surgiría una clase social con mayor participación polít ica. Hasta ese entonces, Copiapó se había caract erizado más bien por su desint erés polít ico, al menos hast a 1863 en que se funda el Partido Radical. Durante los tercios finales del siglo XIX, Copiapó experimenta un gran crecimiento: se construye la cárcel, la Catedral y otras iglesias, la Int endencia y un t eat ro. Se const ruye el import ant e ferrocarril Caldera-Copiapó. Se funda el diario El Copiapino y décadas después aparece El Amigo del País. La ciudad ahora ya t iene alumbrado público a gas. Se const ruye la Escuela de Minas, el Liceo de Copiapó, el

2 El 5 de abril de 1818 ocurre la Bat alla de Maipú, en que el ejércit o de San Martín logra derrot ar al ejércit o

realista de Osorio, impidiendo para siempre un nuevo ataque de éstos a Santiago. Desde este acontecimiento se iniciaría la Expedición Libertadora del Perú, hito definitivo que terminaría con el dominio español, y Chile se organizaría al fin como Est ado-Nación independient e.

3 Resulta interesante constatar que mientras cada Estado-Nación busca su propia identidad, éstas en su

conjunt o han perseguido la realización de un proyect o lat inoamericano, algo así como un dest ino común de los nacientes países latinoamericanos. Recordemos que – como bien han señalado autores como Arturo Andrés Roig y, con post erioridad, Carlos Alt amirano – en América Latina ha t enido t ant o peso elser como el

deber ser.
4 En consecuencia, lat r adi ci ón construye unamemor i a a partir dei mágenes seleccionadas que se hacen

visibles, a la vez que oculta otras bajo la sombra delol vi do. Siguiendo a Pierre Nora, lamemor i a histórica corresponde a un esfuerzo consciente de un grupo humano por vincularse con un pasado. Dicho pasado puede ser real o imaginario, sin embargo, es deliberadament e valorizado desde el present e.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->