Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
valparaíso arquitectura y urbanismo

valparaíso arquitectura y urbanismo

Ratings: (0)|Views: 1,323|Likes:
Published by talleravanzado

More info:

Published by: talleravanzado on Sep 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

 
Conurbación
 
o
 
Metástasis
 
(¿)
 
Desde
 
muy
 
temprano
 
he
 
disfrutado
 
el
 
extraño
 
placer
 
de
 
vagar
 
por
 
lo
 
desconocido
 
de
 
las
 
ciudades,
 
esas
 
calles
 
que
 
llegan
 
a
 
la
 
nada
 
dentro
 
de
 
lo
 
hiperactivo
 
o
 
digno
 
de
 
revista
 
de
 
viajes
 
nacionales,
 
infaltables
 
para
 
mi
 
Padre,
 
un
 
Ingeniero
 
errante
 
por
 
antonomasia.
 
Pero
 
al
 
llegar
 
a
 
Viña
 
del
 
Mar,
 
luego
 
de
 
una
 
primera
 
existencia
 
que,
 
en
 
general,
 
se
 
desenvolvía
 
entre
 
Santiago
 
y
 
la
 
Ligua,
 
experimente
 
ante
 
mis
 
ojos
 
un
 
espectáculo
 
inexplicable,
 
fue
 
mi
 
primer
 
encuentro
 
directo
 
con
 
la
 
metástasis
 
urbana.
 
En
 
principio
 
llegamos
 
a
 
vivir
 
a
 
la
 
meseta.
 
En
 
un
 
barrio
 
de
 
pobres
 
camuflados
 
de
 
hombres
 
de
 
clase
 
media
la
 
clase
 
dominante
 
en
 
esta
 
urbe
,
 
y
 
contemplábamos
 
esta
 
ciudad
 
que
 
desde
 
lo
 
alto
 
se
 
veía
 
hermosa,
 
¡desde
 
un
 
avión
 
todo
 
se
 
ve
 
impecable!
 
Pero
 
el
 
ojo
 
errante
 
no
 
miente
 
y
 
ante
 
mi
 
primera
 
travesía
 
en
 
busca
 
de
 
perpetuar
 
mis
 
recorridos
 
en
 
busca
 
de
 
lo
 
alternativo,
 
estos
 
 jamás
 
llegaron
 
a
 
ser
 
tan
 
increíbles,
 
podría
 
decir
 
que
 
fui
 
el
 
primero
 
en
 
ver
 
las
 
ciudades
 
que
 
vio
 
el
 
L.S.D.
 
esta
 
pseudo
 
metrópoli
 
que
 
 juega
 
con
 
los
 
sentidos
 
con
 
situaciones
 
que
 
llaman
 
al
 
montañismo
 
y
 
el
 
parapente
 
como
 
transporte
 
de
 
preferencia
 
para
 
quien
 
busca
 
hacer
 
suya
 
la
 
ciudad
 
en
 
todas
 
sus
 
direcciones.
 
Trama
 
tejida
 
por
 
polillas
 
A
 
menudo
 
las
 
conurbaciones
 
que
 
he
 
visto
 
en
 
América,
 
como
 
Santiago
 
o
 
Sao
 
Paulo,
 
o
 
en
 
Europa
 
como
 
la
 
inolvidable
 
París
 
se
 
muestran
 
como
 
una
 
unidad
 
que
 
llega
 
incluso
 
a
 
desentenderse
 
de
 
haber
 
sido
 
alguna
 
vez
 
una
 
cantidad
 
de
 
pueblos
 
distintos,
 
esa
 
interrelación
 
de
 
actividad
 
que
 
las
 
entretejió
 
en
 
esencia,
 
incluso
 
antes
 
de
 
expresarse
 
en
 
una
 
manera
 
urbana,
 
es
 
algo
 
que
 
en
 
profundidad
 
no
 
ha
 
ocurrido
 
aquí.
 
Esa
 
unidad
 
aparente,
 
para
 
quien
 
mira
 
sin
 
observar,
 
es
 
en
 
realidad
 
un
 
tejido
 
urbano
 
de
 
enormes
 
barreras,
 
uno
 
que
 
da
 
respuesta
 
a
 
necesidades
 
eventuales
 
de
 
acercamiento
 
a
 
grupos
 
sociales
 
unidos
 
en
 
intereses
 
raramente
 
identificables,
 
una
 
red
 
de
 
conexiones
 
que
 
surge
 
de
 
la
 
desestima
 
solapada
 
y
 
manteniendo
 
ese
 
aislamiento
 
tan
 
propio
 
de
 
las
 
aberrantes
 
ciudades
 
satélites.
 
Entendiendo
 
la
 
urbanización
 
como
 
el
 
arte
 
de
 
unir
 
¿Están
 
entretejidos
 
nuestros
 
cerros
 
tan
 
estrechamente,
 
que
 
forman
 
una
 
única
 
totalidad
 
indisoluble?
 
Croquis
 
vs
 
Tiempo
 
La
 
trama
 
urbana
 
se
 
compone
 
de
 
hilos
 
que
 
vienen
 
del
 
pasado,
 
entretejidos
 
con
 
otros
 
formados
 
en
 
el
 
presente.
 
Desperdigados
 
entre
 
ellos,
 
todavía
 
invisibles
 
para
 
nosotros,
 
están
 
los
 
del
 
futuro.
 
Pero
 
qué
 
pasa
 
cuando
 
estos
 
símbolos
 
de
 
unión
 
entre
 
lugares
 
se
 
escriben
 
unos
 
sobre
 
otros,
 
proyectando
 
una
 
somera
 
apertura
 
que
 
se
 
malentiende
 
como
 
conurbación.
 
Es
 
aquí 
 
cuando
 
me
 
remonto
 
a
 
mis
 
tiempos
 
de
 
iniciado
 
en
 
el
 
estudio
 
de
 
la
 
arquitectura,
 
en
 
esos
 
momentos
 
en
 
que
 
se
 
nos
 
pedía
 
cumplir
 
con
 
una
 
enorme
 
cantidad
 
de
 
dibujos
 
que
 
se
 
van
 
convirtiendo
 
como
 
por
 
arte
 
de
 
neurosis
contrarreloj
 
en
 
croquis.
 
 
En
 
la
 
búsqueda
 
de
 
nuevos
 
espacios
 
se
 
nos
 
recomendaba,
 
en
 
el
 
mejor
 
de
 
los
 
casos,
 
seguir
 
las
 
vías
 
principales
 
de
 
la
 
ciudad
 
de
 
Valparaíso,
 
que
 
en
 
realidad
 
se
 
reducían
 
a
 
la
 
cota
 
100
 
para
 
rescatar
 
la
 
riqueza
 
de
 
espacios
 
del
 
casco
 
antiguo
 
en
 
altura.
 
Después
 
de
 
innumerables
 
dibujos,
 
pseudo
 
croquis
 
y
 
croquis
 
nuevamente
 
me
 
encontré
 
en
 
la
 
necesidad
 
de
 
ir
 
a
 
nuevos
 
lugares
 
que
 
escaparan
 
de
 
estos
 
cerros
 
que
 
ya
 
se
 
me
 
tornaban
 
demasiado
 
familiares
 
como
 
para
 
sentirme
 
feliz
 
realizando
 
mi
 
tarea.
 
Al
 
alejarme
 
hacia
 
el
 
este,
 
recordaba
 
como
 
esos
 
primeros
 
cerros
 
estaban
 
hermosamente
 
ligados
 
hasta
 
el
 
punto
 
de
 
encontrar
 
extraño
 
los
 
cambios
 
de
 
nombre
 
entre
 
unos
 
y
 
otros.
 
Una
 
vez
 
que
 
descubríamos
 
que
 
el
 
croquis
 
era
 
más
 
bien
 
un
 
rescate
 
de
 
esencias
 
y
 
no
 
un
 
dibujo
 
(propio
 
de
 
academias
 
de
 
bellas
 
artes),
 
se
 
nos
 
pedía
 
un
 
número
 
mayor
 
de
 
laminas
 
de
 
entrega
 
y
 
por
 
ende
 
la
 
búsqueda
 
de
 
espacios
 
se
 
hacía
 
frenética
 
por
 
las
 
calles,
 
y
 
de
 
pronto
 
descubrí 
 
que
 
la
 
ciudad
 
y
 
sus
 
pendientes
 
me
 
llevaron
 
a
 
una
 
epifanía.
 
Descubriendo
 
un
 
archipiélago
 
Qué
 
había
 
pasado,
 
por
 
qué
 
registrar
 
los
 
espacios
 
del
 
almendral
 
se
 
había
 
vuelto
 
más
 
difícil.
 
El
 
encuentro
 
constante
 
con
 
nuevas
 
realidades,
 
que
 
se
 
podía
 
experimentar
 
recorriendo
 
la
 
ciudad
 
en
 
la
 
altura
 
y
 
paulatinamente,
 
se
 
fue
 
perdiendo
 
por
 
una
 
trama
 
urbana
 
que
 
en
 
realidad
 
mostraba
 
una
 
tendencia
 
a
 
escapar
 
de
 
esa
 
continuidad
 
entre
 
un
 
cerro
 
y
 
otro
 
y
 
confluía
 
a
 
los
 
más
 
primitivos
 
núcleos
 
viales
 
del
 
 plan
 
(planicies
 
aledañas
 
al 
 
mar)
 
de
 
la
 
ciudad,
 
para
 
poder
 
ingresar
 
a
 
los
 
cerros
 
siguientes,
 
algo
 
que
 
en
 
términos
 
prácticos
 
era
 
ridículo.
 
Lograba
 
leer
 
con
 
sorpresa
 
que
 
esa
 
ansia
 
de
 
vínculo
 
entre
 
los
 
habitantes
 
y
 
gestores
 
de
 
la
 
vida
 
de
 
puerto
 
no
 
iba
 
más
 
allá
 
de
 
los
 
primeros
 
cerros
 
que
 
dieron
 
origen
 
a
 
esa
 
vida
 
de
 
porteños.
 
El
 
hombre
 
de
 
puerto
 
no
 
se
 
interesaba
 
por
 
el
 
del
 
nuevo
 
Valparaíso
 
más
 
ligado
 
a
 
la
 
industria
 
y
 
los
 
servicios
 
y
 
arrojaba
 
sus
 
calles
 
de
 
vínculo
 
paralelo
 
a
 
la
 
cota
 
cero.
 
Podría
 
decir
 
que
 
mis
 
piernas
 
se
 
dieron
 
cuenta
 
primero
 
que
 
mis
 
neuronas
 
de
 
que
 
algo
 
había
 
cambiado,
 
la
 
trama
 
urbana
 
mostraba
 
algo
 
del
 
carácter
 
del
 
hombre
 
que
 
estaba
 
impreso
 
en
 
ellas,
 
con
 
la
 
fuerza
 
del
 
trazo
 
del
 
hombre
 
primitivo
 
en
 
las
 
cavernas.
 
El
 
desligamiento
 
entre
 
los
 
cerros
 
del
 
puerto
 
y
 
los
 
del
 
Valparaíso
 
nuevo
 
era
 
patente
 
en
 
la
 
pendiente
 
como
 
símbolo
 
urbano
 
de
 
separación.
 
Sin
 
duda
 
el
 
carácter
 
de
 
una
 
época
 
o
 
las
 
formas
 
omnipresentes
 
de
 
ver
 
el
 
mundo
 
en
 
una
 
sociedad
 
dependen
 
del
 
grado
 
en
 
que
 
unos
 
u
 
otros
 
hilos
 
del
 
tejido
 
urbano
 
predominen.
 
Esto
 
determina
 
que
 
esta
 
sociedad
 
sea
 
urbanamente
 
conservadora,
 
estéril,
 
equilibrada
 
o
 
sectaria.
 
El
 
carácter
 
fuertemente
 
sectario
 
que
 
había
 
definido
 
la
 
ciudad
 
y
 
la
 
conurbación
 
urbana
 
desde
 
sus
 
inicios
 
explica
 
el
 
porqué
 
de
 
pronto
 
esta
 
ciudad
 
hermosamente
 
ligada,
 
incluso
 
salvando
 
los
 
saltos
 
más
 
graves
 
de
 
una
 
orografía
 
complicada,
 
rompe
 
con
 
este
 
deseo
 
y
 
se
 
retira
 
en
 
busca
 
de
 
la
 
separación
 
solapada
 
que
 
existe
 
en
 
el
 
retiro
 
a
 
un
 
mono
vínculo
 
vial
 
costero.
 
 
Huellas
 
de
 
un
 
paradigma
 
En
 
un
 
país
 
que
 
gira
 
en
 
torno
 
a
 
su
 
capital
 
de
 
una
 
manera
 
insana
 
he
 
de
 
suponer
 
que
 
tal
 
vez
 
más
 
de
 
alguna
 
vez
 
se
 
experimenta
 
el
 
recorrer
 
peatonal
 
o
 
rodado
 
de
 
sus
 
calles.
 
Esta
 
conurbación
 
se
 
presenta
 
con
 
una
 
pluralidad
 
de
 
situaciones
 
y
 
espacialidades
 
cívicas
 
que
 
dan
 
un
 
sabor
 
especial
 
al
 
traspaso
 
de
 
una
 
realidad
 
a
 
otra.
 
Haciendo
 
un
 
catastro
 
de
 
nuestra
 
ciudad,
 
sin
 
duda
 
que
 
está
 
también
 
presente
 
muchas
 
de
 
las
 
formas
 
arquitectónicas
 
públicas,
 
privadas
 
y
 
del
 
paisaje,
 
que
 
han
 
caracterizado
 
a
 
épocas
 
remotas
 
y
 
presentes
 
a
 
nivel
 
nacional.
 
Pero
 
las
 
huellas
 
de
 
nuestro
 
personal
 
paradigma
 
de
 
la
 
ciudad
 
archipiélago,
 
la
 
no
 
metrópoli
 
de
 
cerros
 
con
 
vidas
 
aisladas
 
en
 
clara
 
desunión
 
o
 
enfrentamiento
 
queda
 
patente
 
en
 
este
 
mismísimo
 
ejercicio
 
de
 
recorrer
 
en
 
todas
 
sus
 
formas
 
la
 
ciudad.
 
Caminando
 
por
 
nuestra
 
capital,
 
o
 
si
 
se
 
quiere
 
conduciendo,
 
corriendo
 
o
 
pedaleando,
 
de
 
seguro
 
se
 
podría
 
ir
 
de
 
una
 
plaza
 
a
 
otra,
 
o
 
de
 
una
 
iglesia
 
a
 
otra,
 
o
 
de
 
un
 
polo
 
comercial
 
a
 
otro,
 
a
 
buscar
 
distención,
 
consumo
 
o
 
elevar
 
el
 
espíritu.
 
Pero
 
qué
 
pasaría
 
si
 
un
 
día
 
cualquiera
 
el
 
habitante
 
de
 
un
 
cerro
 
como
 
Placeres
 
quisiese
 
caminar
 
hasta
 
la
 
plaza
 
de
 
Barón
 
o
 
uno
 
de
 
Esperanza
 
a
 
tomar
 
un
 
café
 
en
 
la
 
plaza
 
de
 
Recreo.
 
Vacíos
 
Urbanos
 
Los
 
grados
 
de
 
importancia
 
relativa
 
y
 
la
 
continuidad
 
son
 
las
 
cuestiones
 
que
 
plantean
 
el
 
verdadero
 
reto
 
urbanístico
arquitectónico
 
que
 
no
 
se
 
ha
 
asumido,
 
de
 
hecho
 
aún
 
se
 
extiende
 
el
 
carácter
 
fraccionado
 
de
 
la
 
ciudad
 
en
 
una
 
situación
 
de
 
constancia
 
a
 
la
 
generación
 
de
 
cambios
 
que
 
no
 
apuntan
 
al
 
libre
 
flujo
 
del
 
hombre
 
y
 
sus
 
transportes
 
como
 
masa
 
arquitectónica
 
cuyos
 
movimientos
 
definen
 
el
 
carácter
 
de
 
conurbación.
 
Aparte
 
de
 
la
 
erección
 
de
 
la
 
vivienda
 
en
 
altura
 
y
 
la
 
creación
 
de
 
autopistas
 
ajenas
 
a
 
la
 
vida
 
inter
 
barrios,
 
las
 
situaciones
 
de
 
aproximación
 
y
 
reactivación
 
de
 
la
 
vida
 
en
 
los
 
cerros
 
esencialmente
 
no
 
presentan
 
cambio
 
alguno,
 
más
 
aún
 
si
 
consideramos
 
que
 
la
 
nueva
 
vivienda
 
en
 
altura
 
no
 
es
 
más
 
que
 
un
 
objeto
 
de
 
consumo
 
que
 
permanece
 
en
 
gran
 
parte
 
desocupado
 
la
 
mayor
 
parte
 
del
 
año
 
y
 
que
 
las
 
nuevas
 
autopistas
 
de
 
gran
 
velocidad
 
solo
 
apuntan
 
a
 
cubrir
 
grandes
 
distancias
 
y
 
no
 
las
 
necesidades
 
de
 
vínculo
 
entre
 
los
 
cerros
 
en
 
sus
 
distintas
 
cotas.
 
En
 
el
 
fondo
 
el
 
desarrollo
 
apunta
 
a
 
la
 
generación
 
de
 
una
 
ciudad
 
de
 
contornos,
 
que
 
desconoce
 
la
 
necesidad
 
de
 
un
 
vínculo
 
integral
 
de
 
los
 
cerros
 
y
 
la
 
vida
 
propia
 
de
 
cada
 
uno
 
de
 
ellos,
 
la
 
que
 
se
 
va
 
anquilosando
 
en
 
un
 
evidente
 
deterioro
 
propio
 
del
 
carácter
 
estanco
 
de
 
micro
 
centros
 
urbanos
 
que
 
no
 
interactúan
 
con
 
fluidez.
 
En
 
esta
 
situación
 
es
 
que
 
se
 
ha
 
suprimido
 
y
 
rechazado
 
el
 
desarrollo
 
de
 
los
 
entornos
 
arquitectónicos
 
y
 
urbanos
 
que
 
posibilitarían
 
la
 
realización
 
de
 
una
 
verdadera
 
conurbación.
 
En
 
la
 
época
 
presente
 
el
 
problema
 
de
 
la
 
inconstancia
 
en
 
el
 
libre
 
flujo
 
humano
 
por
 
la
 
ciudad
 
reviste
 
especial
 
importancia,
 
porque
 
los
 
hilos
 
pasados
 
del
 
tejido
 
urbano
 
han
 
sido
 
desestimados
 
por
 
una
 
demanda
 
incesante
 
de
 
cambio
 
por
 
el
 
cambio
 
que
 
extiende
 
la
 
pseudo
 
metrópolis
 
del
 
Gran
 
Valparaíso
 
por
 
un
 
único
 
hilo
 
conductor
 
de
 
movimientos
 
que
 
no
 
rescata
 
la
 
actividad
 
que
 
realiza
 
el
 
hombre
 
en
 
los
 
sectores
 
remotos
 
al
 
borde
 
costero.
 
De
 
hecho
 
los
 
planes
 
de
 
la
 
llamada
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->