Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
17Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
2 El espacio geográfico

2 El espacio geográfico

Ratings:

5.0

(2)
|Views: 8,212 |Likes:
Published by katiagelvis

More info:

Published by: katiagelvis on Jul 06, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/13/2013

pdf

text

original

 
La historia no da marcha atrásProceso civilizatorio y cambio histórico en Venezuela por Iraida Vargas-Arenas*,Mario Sanoja Obediente* Suramérica y el Caribe fueron y siguen siendo una civilizaciónoriginaria [3]. Su formación estuvo determinada por la existencia dediversos procesos civilizatorios cuyos ámbitos geográficos y persistencia histórica se reflejan de cierta manera en las diversasregiones geohistóricas contemporáneas.ABRIL DE2004DesdeCaracas(Venezuela)HerramientasImprimir Enviar PaísesVenezuela
 El espacio geográfico como una fuentede explicación afecta todas las realidadeshistóricas, todos los fenómenosespacialmente definidos.
 Fernand Braudel [2]Suramérica y el Caribe fueron y siguen siendo unacivilización originaria. [4] Su formación estuvo determinada por la existencia de diversos procesos civilizatorios cuyosámbitos geográficos y persistencia histórica se reflejan decierta manera en las diversas regiones geohistóricascontemporáneas. A partir del siglo XVI estuvieron sujetas a lainfluencia del tiempo histórico mundial, esto es, lasuperestructura de la historia universal, pero la coyuntura desu desarrollo, desde remotos tiempos, ha estado determinada por el ritmo de los tiempos históricos de sus propias ydiversas regiones geohistóricas.A la par de los Andes Centrales, el noroeste, el sureste deSuramérica, la región amazónica central, el norte delAmazonas, el noroeste de Colombia, las Guayanas, Venezuelay el Caribe conformaron desde hace milenios una extensamacroregión geohistórica cuya pertinencia, permitiríaentender el proceso civilizatorio que dio origen a esta Tierrade Gracia llamada Venezuela. [5]Las poblaciones originales arawakas colonizaron una gran parte del vasto espacio geográfico suramericano y caribeño.Ciertos lingüistas sitúan el origen de las lenguas arawakas omaipure entre el Amazonas, el piedemonte oriental andino ylas cuencas altas de los ríos Madeira y Ucayali, hace unos4500 a 5000 años antes de ahora, la posible existencia de unsegundo centro de origen en el occidente de Venezuela. Unosgrupos humanos parecen haberse desplazado desde aquellaregión hasta el Bajo Orinoco, 3000 años antes de ahora, yotras a lo largo de la costa noroccidental de Suraméricallegando al noroeste de Venezuela alrededor de 3000 añosantes de ahora.
 
Con base a los conocimientos que poseemos en la actualidad,no se puede establecer con certitud la pertenencia de aquellasantiguas poblaciones larenses a la familia lingüística arawaka, pero sí sabemos que para el siglo XVI de la era cristiana elnoroeste de Venezuela estaba habitado por pueblos hablantesde lenguas arawakas. [6] Los antiguos pueblos arawakoscontribuyeron a iniciar y consolidar el proceso civilizatoriovenezolano expresado, particulamente, en una formaciónsocial aldeana sedentaria con base en la cual comenzó a tomar configuración el presente territorio de la nación venezolana.Las regiones subandinas del actual estado Lara, ocupadasdesde 10.000 años antes del presente por bandas derecolectores cazadores, fueron el asiento -hacia 3000 añosantes de ahora- de antiguas poblaciones agroalfareras como lade Camay, vinculadas a la Cultura Valdivia de la costaecuatoriana, las cuales parecen haber operado ladomesticación secundaria de razas locales de maíz, propiciando así el surgimiento de una forma de vidasedentaria fundamentada en el cultivo del maíz, de la auyama, posiblemente de la yuca amarga y de diversos frutales comola papaya o lechosa. De igual manera, parecen haber originado cultivos como el algodón cuyas fibras se empleaban para fabricar tejidos y telas diversas. La decoración de lasvasijas de barro sugiere que conocían también diversastécnicas para la manufactura de cestería, similares a las que seinfieren de la decoración de las vasijas manufacturadas por lasantiguas poblaciones valdivianas de la costa del Ecuador. [7]Durante el último milenio antes de Cristo, diversos gruposhumanos desprendidos de las antiguas poblaciones agro-alfareras del estado Lara, colonizaron la cuenca del lago deMaracaibo, estableciendo una red de aldeas sedentarias que se prolongaba hacia las planicies del territorio de la Guajira y elnoreste de Colombia. Para comienzos de la era cristiana ya sehabía constituido en el noroeste de Venezuela lo que podríamos considerar un oekumene arawako. El núcleo dedicha formación social se hallaba localizado en los vallessubandinos del estado Lara, donde se estaba produciendo paraaquella época la consolidación de una sociedad política, socialy culturalmente jerarquizada. La organización económica seapoyaba en una agricultura intensificada mediante lautilización de sistemas de regadío y cultivo en terrazasartificiales, lo que permitía obtener una importante producción exceden-taria. En el norte del lago de Maracaiboexistía una gran variedad de etnias arawakas o kaketías queincluían desde grupos de pescadores-recolectoresespecializados que explotaban las salinas que se formabannaturalmente, hasta cultivadores con cerámica que habitabanel actual litoral de la Guajira venezolana y los valles fluviales
 
de la Guajira colombiana. [8]A partir de inicios de la era cristiana, la antigua sociedadigualitaria larense comenzó a devenir desigual, al separarse lacomunidad original en linajes endógamos. Éstos eransegmentaciones de la sociedad original, individuos que sereconocían como descendientes de un antepasado mítico otótem, quienes preservaban su identidad grupal mediante lasuniones entre los miembros del mismo linaje. Ello contribuíano solamente a la preservación del patrimonio comunal, sinotambién de las relaciones de dominación política que ejercíansobre las personas del común. En estas antiguas sociedades jerárquicas larenses se produjo un proceso de acumulación defuerza de trabajo, particularmente artesanos que trabajaban lasconchas de moluscos marinos y terrestres, así como el hueso para producir una compleja industria de pectorales alados,cuentas de collar, pendientes, pulseras, cubre sexos, tapa ojos,etc., que eran utilizados como parafernalia funeraria. De igualmanera, rasgo que ya había aparecido desde siglos anteriores,se producía gran cantidad de cerámica funeraria que seutilizaba también para acompañar los enterramientoshumanos. A diferencia de las antiguas aldeas igualitarias,donde los muertos se enterraban al interior de las viviendas,comienzan a aparecer grandes necrópolis donde se enterrabancentenares de difuntos acompañados de complejas ofrendasvotivas. Ello funcionaba como un medio para el consumo noreproductivo de gran cantidad de bienes creados artesanal-mente. De esta manera, no solamente se mantenían los gruposde artesanos en permanente producción, sino que se reforzabala capacidad de poder y dominación que tenían los linajessobre el resto de la población, potenciándose el carácter de ladesigualdad social. Estas características se hacen patentes enla forma de organización social jerarquizada de la etniakaketía, stock arawako, que componía -en el siglo XVI- elSeñorío de Manaure. Dicha formación sociopolítica, que seextendía desde el mar Caribe hasta los llanos de Apure, eragobernada por un Señor o Diao que se consideraba tenía poderes civiles, militares y religiosos, así como control sobrelos fenómenos naturales. Por debajo de la autoridad principal,existía un sistema de jefes regionales y locales quegobernaban diferentes regiones y polis que formaban la jerarquía social y política que ejercía el poder dentro delSeñorío Kaketío del occidente de Venezuela. [9]Vecinos al señorío arawako, los pueblos conocidos comotimote habitaban la cordillera andina desde por lo menos lossiglos VIII y X de la era cristiana. Culturalmente, teníanmuchas afinidades con las antiguas poblaciones arawakas quehabitaban los valles subandinos del estado Lara, incluyendo la

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->