Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
62Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
G K Chesterton-Ortodoxia

G K Chesterton-Ortodoxia

Ratings:

4.78

(23)
|Views: 5,788 |Likes:
Published by Librero
Libro apologetico del genial escritor inglés G.K. Chesterton
Libro apologetico del genial escritor inglés G.K. Chesterton

More info:

Published by: Librero on Mar 07, 2007
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/08/2014

pdf

text

original

 
ORTODOXIAG. K. CHESTERTON
 
G.K. Chesterton Ortodoxia 
2
 ÍNDICE
INTRODUCCIÓN EN DEFENSA DE TODO LO DEMÁS ........................... 6II. EL MANIÁTICO ........................................................................................ 9III. EL SUICIDIO DEL PENSAMIENTO ..................................................... 18IV. LA ÉTICA EN EL PAIS DE LOS ELFOS ............................................... 27V. LA BANDERA DEL MUNDO ................................................................. 39VI. LAS PARADOJAS DEL CRISTIANISMO ............................................. 48VII. LA ETERNA REVOLUCIÓN ................................................................ 60VIII. EL ROMANTICISMO DE LA ORTODOXIA ...................................... 72IX. LA AUTORIDAD Y EL AVENTURERO ............................................... 81
 
G.K. Chesterton Ortodoxia 
3
 
Por extraña casualidad, a la misma hora en que, en su vivienda campesina de Beaconsfield, fallecíaGilbert Keith Chesterton, anunciaba George Bernard Shaw, en Newcastle, que no hablaría más enpúblico.Con estos mosqueteros, que tantas veces midieron sus armas dialécticas, el espectáculo de larefriega ideológica perdió en Inglaterra sus dos más diestros, tenaces y fantásticos combatientes.Chesterton y Shaw nacieron tal para cual. Dotados del mismo vigor polémico. e idéntico afánproselitista, iguales en ingenio, no existía bajo el sol una sola cuestión frente a la cual sus opiniones no seencontraran en diametral oposición.La oposición de sus opiniones encendió y mantuvo encandilada, sin un momento de desmayo,durante dos generaciones, la más fragorosa batalla que engendró nunca la inventiva. Sus controversiaspúblicas eran como justas de la razón dirimidas con los fuegos artificiales de las paradojas, las sutilezas,los retruécanos y las imágenes, donde el público olvidaba el objeto de la riña y se dejaba fascinar por eldeslumbrante espectáculo.Shaw vencía en el arte de la dramatización de su causa, pero Chesterton le vencía en la sutileza queinfundía al argumento de la suya.Como si quisiera compensarle de la monstruosa corpulencia que levantó sobre sus pies, el Creadordotó el cerebro de Chesterton con el más ágil, elástico, fino entendimiento que puso en ninguno denuestros contemporáneos. Era tan gigantesco y pingüe que le llamaron "monumento andante de Londres",y en una ocasión, durante un banquete en su honor, Bernard Shaw dijo a la hora de los discursos: "Tangalante es nuestro agasajado, señores, que esta misma mañana les dejó su asiento en el tranvía a tresseñoras".Fantasía o imaginación no iban a la zaga de su figura en cuanto a exuberancia.Aunque, superficialmente considerada, la obra de Chesterton aparece sólo como un intentoingenioso de encontrar la verdad por procedimientos originales en los que el ingenio y la originalidadsemejan lo principal y la verdad lo secundario, en realidad ocurre todo lo contrario.Chesterton vivió perpetuamente desasosegado por la idea de la verdad, y sus paradojas no eran sinoel doble lazo con que pretendía coger por los cuernos tan elusivo toro.Su versatilidad estaba propulsada por el mismo desasosiego, el cual le llevaba del verso al artículode periódico; de éste al ensayo filosófico; del ensayo a la novela teológica, cuando no detectivesca, o aldiscurso proselitista y a la controversia.La búsqueda de la verdad le condujo al catolicismo en 1922 y, poco después, a la fundación delmovimiento distributista, en el que pretendía encarnar su ideología y al que, secundado por su fiel yveterano escudero el escritor casticista Hilario Belloc, dedicara la mayor parte de su astronómica energíadurante los diez últimos años.Chesterton odiaba tanto al capitalismo como al comunismo, porque ambos destruyen igualmente lapropiedad privada individual, el ejercicio de los oficios manuales que, para él, constituyen la base de lalibertad y el desenvolvimiento espiritual del hombre.En el imaginario "Reino distributivo" cada individuo es propietario de las herramientas con quetrabaja, ejerce su oficio individualmente y posee su vivienda. Para propulsar el triunfo del Estadodistributivo, que debe ser alcanzado por los medios constitucionales, "puesto que los ingleses aborrecen laviolencia", Chesterton fundó un semanario, excelente y brillantemente escrito, titulado "G. K's Weekly",es decir, "Semanario de Chesterton", donde colaboraba una pléyade escogida de jóvenes intelectualescatólicos.La concepción chestertoniana de la economía estaba íntimamente vinculada a la que tenía de lalibertad.

Activity (62)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
contexto2000 liked this
merlohi liked this
marceinspain liked this
Jose Castanedo liked this
bruce liked this
Nathalia Carrion liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->